Cos­ta Rica. El pue­blo recha­zó el acuer­do con el FMI

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de octu­bre de 2020.

La deci­sión del Gobierno de Cos­ta Rica de no seguir ade­lan­te con la ini­cia­ti­va de prés­ta­mo de 1.750 millo­nes de dóla­res, que se nego­cia­ba con el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), estu­vo moti­va­da, al decir del pre­si­den­te Car­los Alva­ra­do, en la aten­ción al cla­mor popular.

Cier­ta­men­te, miles de per­so­nas se mani­fes­ta­ron en con­tra del prés­ta­mo, con­vo­ca­dos por los 34 sin­di­ca­tos esta­ble­ci­dos en el país, así como por dife­ren­tes fuer­zas polí­ti­cas, como el Fren­te Amplio de Cos­ta Rica.

¿Qué impli­ca­cio­nes tenía la ini­cia­ti­va des­es­ti­ma­da para el pue­blo cos­ta­rri­cen­se? ¿Por qué gene­ró el recha­zo evi­den­cia­do en las calles?

Incre­men­to de los impuestos

Como par­te de las obli­ga­cio­nes que con­trae­ría Cos­ta Rica para acce­der al prés­ta­mo del FMI, se encon­tra­ba el incre­men­to de obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias, en el orden del 85 por cien­to de mane­ra global.

La tra­duc­ción más repre­sen­ta­ti­va de ese incre­men­to era la impo­si­ción de tri­bu­tos del 0,3 por cien­to a todas las ope­ra­cio­nes finan­cie­ras, díga­se trans­fe­ren­cias ban­ca­rias, cobro de che­ques, etc., tan­to por per­so­nas natu­ra­les como por empre­sas y demás cla­ses de instituciones. 

Ana­lis­tas loca­les como Elié­cer Fein­zaig y Gerar­do Corra­les, cita­dos por la pren­sa cos­ta­rri­cen­se, indi­can que esta medi­da des­es­ti­mu­la el uso de ope­ra­cio­nes finan­cie­ras ban­ca­rias, en detri­men­to del uso del efec­ti­vo, cues­tión opues­ta a la ban­ca­ri­za­ción de la socie­dad que se pro­mue­ve en el país y en el mundo.

A su vez, tie­ne un efec­to nega­ti­vo en el acce­so al recur­so finan­cie­ro, ya que la mayor deman­da de efec­ti­vo redu­ce las posi­bi­li­da­des de su cap­ta­ción, vién­do­se más afec­ta­dos aque­llos sec­to­res más vulnerables.

El acuer­do tam­bién pre­veía impues­tos sobre todos los sala­rios supe­rio­res al equi­va­len­te a 1.400 dóla­res men­sua­les, así como incre­men­tar las con­tri­bu­cio­nes terri­to­ria­les en un 200 por cien­to, medi­das que afec­tan direc­ta­men­te a los tra­ba­ja­do­res y sec­to­res más vulnerables.

¿Reduc­ción del gas­to público?

Aun­que el acuer­do pre­veía la reduc­ción del gas­to públi­co en un 15 por cien­to, ana­lis­tas con­si­de­ran que es insu­fi­cien­te, así como que en este apar­ta­do está la cla­ve de la recu­pe­ra­ción del défi­cit fis­cal del Estado.

El eco­no­mis­ta José Joa­quín Fer­nán­dez cita como ejem­plo que, con un cre­ci­mien­to esti­ma­do en el 5,03 por cien­to del Pro­duc­to Interno Bru­to en 2020, el Plan de Gas­tos del Eje­cu­ti­vo para el 2021 cre­ce un 4,8 por cien­to. “Este cre­ci­mien­to es total­men­te irres­pon­sa­ble e injus­ti­fi­ca­do des­de cual­quier pun­to de vis­ta y le qui­ta toda auto­ri­dad moral al Gobierno para soli­ci­tar nue­vos impues­tos y más endeu­da­mien­to”, expre­só Fernández.

El cre­ci­mien­to sos­te­ni­do del gas­to públi­co des­de 2018, pese a la infla­ción y la deu­da que afec­tan al país, per­mi­ten afir­mar, según Fer­nán­dez, que la inten­ción del Gobierno con el prés­ta­mo ya des­es­ti­ma­do era man­te­ner sus nive­les de ero­ga­ción públi­ca y no finan­ciar el con­trol de la pandemia.

Esa es la razón, según el ana­lis­ta, de que se acu­die­ra a un prés­ta­mo del FMI con impli­ca­cio­nes pre­su­pues­ta­rias, y no a ges­tio­nar la efi­ca­cia de las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas como vía para con­tro­lar y redu­cir el gasto.

Medi­das que no fue­ron teni­das en cuenta

El cri­te­rio de Fer­nán­dez sobre el inte­rés del Gobierno de man­te­ner el gas­to públi­co en nive­les cre­cien­tes, se sus­ten­ta tam­bién en la exis­ten­cia de medi­das cuya apli­ca­ción no ha sido teni­da en cuen­ta, pese a que han sido traí­das a cola­ción, antes aún de la pandemia.

El secre­ta­rio gene­ral de la Aso­cia­ción Nacio­nal de Emplea­dos Públi­cos y Pri­va­dos de Cos­ta Rica, Albino Var­gas, afir­mó que el mon­to del cré­di­to que se espe­ra­ba del FMI pue­de ser obte­ni­do sin nece­si­dad de some­ter­se a las con­di­cio­nes leo­ni­nas de esa institución.

Var­gas indi­có que esa can­ti­dad de dine­ro lle­ga­ría a las arcas esta­ta­les eli­mi­nan­do la eva­sión fis­cal de las gran­des empre­sas, cal­cu­la­da en el ocho por cien­to del PIB, mien­tras con la pro­pues­ta aban­do­na­da sólo se obten­dría un seis por ciento. 

Fer­nán­dez, por su par­te, pro­po­ne como solu­ción al défi­cit fis­cal el incre­men­to del estí­mu­lo a la inver­sión y al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Un cre­ci­mien­to de la ren­ta, expli­có el exper­to, redun­da­ría en un incre­men­to de la recau­da­ción tri­bu­ta­ria, palian­do el défi­cit fiscal. 

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *