Para­guay. Raquel Rodrí­guez: «El modo COVID de vivir no son tapa­bo­cas sino cam­biar el mode­lo productivo”

Por Agus­tín Barúa Caf­fa­re­na, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de octu­bre de 2020.

Den­tro del espa­cio radial del pro­gra­ma Río de Pala­bras – Radio Fe y Ale­gría, que el com­pa­ñe­ro Fran­cis­co de Pau­la Oli­va cede a ALAMES Para­guay (Aso­cia­ción Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na Social), con­ver­sa­mos sobre qué es lo que encien­de las lla­mas en Para­guay.
En medio de los 48,8 gra­dos en Asun­ción y los cie­los de puro humo, com­par­ti­mos las refle­xio­nes que hicie­ra nues­tra entre­vis­ta­da, la médi­ca Raquel Rodrí­guez, a par­tir de su gran expe­rien­cia en ambien­ta­lis­mo y salud públi­ca.
“No están los demás incen­dios”, empie­za a cues­tio­nar Raquel, res­pec­to a la actua­li­za­ción que die­ra el jue­ves el Ins­ti­tu­to Fores­tal Nacio­nal (INFONA) que cuan­ti­fi­ca­ba en 12.282 los focos de calor en Para­guay. Aña­de que esta cifra no inclu­ye a los incen­dios no rura­les (de inter­fa­se urbano rural, pro­vo­ca­dos por la que­ma no con­tro­la­da de pas­ti­za­les, bos­ques, mato­rra­les, ras­tro­jos, cam­pos natu­ra­les y otros).
Raquel seña­la que, en Para­guay, todo incen­dio (que­ma no con­tro­la­da) está prohi­bi­do “ni siquie­ra la basu­ri­ta: por eso podés ir pre­so”, “que Ña Jua­na la veci­na, por igno­ran­cia que­mé, no está bien”, pero enfa­ti­za en dife­ren­ciar las res­pon­sa­bi­li­da­des.
Dife­ren­ciar res­pon­sa­bi­li­da­des
Nues­tra entre­vis­ta­da hace notar que la enor­me mayo­ría de los incen­dios son pro­vo­ca­dos y finan­cia­dos por 4 gru­pos de intere­ses: los inmo­bi­lia­rios, los lati­fun­dis­tas gana­de­ros, los de mono­cul­ti­vo exten­si­vo, espe­cial­men­te de soje­ros y los nar­cos vin­cu­la­dos al rubro de la marihua­na.
Recuer­da y cues­tio­na la “gue­rra” que des­ata­ron des­de la UIP , los gana­de­ros y los agro­ex­por­ta­do­res, ante el aumen­to de la inver­sión social de un 5%, duran­te el Gobierno de Fer­nan­do Lugo (2008 – 2012).

Jar­dín Botá­ni­co. Foto­gra­fía: Agus­tín Martínez.

“Es un sui­ci­dio colec­ti­vo como espe­cie”
Recor­dá­ba­mos una inter­ven­ción del enton­ces can­ci­ller boli­viano David Cho­quehuan­ca, quien hace unos años decía en una pre­sen­ta­ción en el aula mag­na de la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca de Asun­ción, hablan­do de las polí­ti­cas del gobierno de Evo Mora­les, que “al capi­ta­lis­mo le intere­sa el lucro, al socia­lis­mo el hom­bre, a noso­tros nos intere­sa la Tie­rra: No que­re­mos dere­chos huma­nos, que­re­mos dere­chos cós­mi­cos”, a lo que Raquel res­pon­de que “nos olvi­da­mos que es el pla­ne­ta el que nos per­mi­te vivir como espe­cie.
Habla que esta des­truc­ción es un “sui­ci­dio colec­ti­vo como espe­cie” ya que, más allá de la huma­ni­dad, “el pla­ne­ta Tie­rra murió y se recu­pe­ró varias veces”.

“No pode­mos resol­ver todo con mone­di­tas”
Seña­la que las auto­ri­da­des polí­ti­cas (men­cio­na a los 3 pode­res del Esta­do) no cum­plen su tarea que es defen­der el bien­es­tar colec­ti­vo, bana­li­zan­do la polí­ti­ca públi­ca.
Este bien­es­tar no se refie­re solo a lo humano sino a todo el pla­ne­ta, ni tam­po­co solo al pre­sen­te pues tam­bién inclu­ye a las gene­ra­cio­nes veni­de­ras.
Ella valo­ra los esfuer­zos de los bom­be­ros volun­ta­rios, la soli­da­ri­dad en las comu­ni­da­des, pero enfa­ti­za que nece­si­ta­mos polí­ti­cas públi­cas ambien­ta­les en serio.

¿Qué es y quié­nes se resis­ten al Acuer­do de Esca­zú?
Raquel men­cio­na las difi­cul­ta­des para el apo­yo guber­na­men­tal para­gua­yo al Acuer­do Regio­nal sobre el Acce­so a la Infor­ma­ción, la Par­ti­ci­pa­ción Públi­ca y el Acce­so a la Jus­ti­cia en Asun­tos Ambien­ta­les en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (o Acuer­do de Esca­zú).
Este acuer­do bus­ca “garan­ti­zar la imple­men­ta­ción ple­na y efec­ti­va en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be de los dere­chos de acce­so a la infor­ma­ción ambien­tal, par­ti­ci­pa­ción públi­ca en los pro­ce­sos de toma de deci­sio­nes ambien­ta­les y acce­so a la jus­ti­cia en asun­tos ambien­ta­les” (6) .
En Para­guay son dos voces las que están fre­nan­do la rati­fi­ca­ción del Acuer­do fir­ma­do en setiem­bre de 2018, nos remar­ca nues­tra entre­vis­ta­da, la jerar­quía cató­li­ca a tra­vés del arzo­bis­po de Asun­ción Edmun­do Valen­zue­la, quien lo rela­cio­nó con “el abor­to y la ideo­lo­gía de género”(7) y la Unión de Gre­mios de la Pro­duc­ción (UGP), que habría con­si­de­ra­do que “pue­de ser una barre­ra aran­ce­la­ria al no reque­rir­se una base cien­tí­fi­ca”, afec­tan­do sus intere­ses.
A par­tir de estos dos suje­tos polí­ti­cos que se posi­cio­nan abier­ta­men­te en con­tra de rati­fi­car este acuer­do, pode­mos per­mi­tir­nos la infe­ren­cia sobre cuá­les son los sec­to­res a los que el Gobierno (8) privilegia.

Suge­ren­cias para este tiem­po
Si bien las res­pon­sa­bi­li­da­des tie­nen diver­sas dimen­sio­nes, al con­sul­tar­le res­pec­to a los cui­da­dos per­so­na­les que se pue­den adop­tar ante el reto que repre­sen­ta res­pi­rar, por miles de incen­dios en el país, Raquel sugie­re dejar reci­pien­tes con agua en los espa­cios habi­ta­dos, para que los hume­dez­can. Tam­bién una ali­men­ta­ción “anti infla­ma­to­ria”: ensa­la­das de cebo­lli­ta de ver­deos con zanaho­ria ralla­das, 3 fru­tas al día, reem­pla­zar el pan con man­dio­ca o bata­ta, no azú­ca­res; no empa­que­ta­dos, fri­tu­ras y enla­ta­dos; len­te­jas y poro­tos en vez de car­nes.
Con­ver­sá­ba­mos sobre el dra­ma que sig­ni­fi­ca que se ago­te el agua en el pla­ne­ta, sin embar­go, la dis­cu­sión que se impo­ne en este momen­to, es que lo que pri­me­ro se ago­te sea el aire.
Comen­tá­ba­mos que la salud no se pue­de seguir guian­do por cri­te­rios mer­can­ti­lis­tas, del tipo “para ele­gir una espe­cia­li­dad médi­ca, veo antes en dón­de hay más pacien­tes ren­ta­bles. Si por COVID 19, eli­jo neu­mo­lo­gía, si hay por daño ambien­tal, eli­jo onco­lo­gía”.
Por esto, qui­zás su prin­ci­pal suge­ren­cia para este momen­to es que “el modo COVID de vivir no son tapa­bo­cas: es cam­biar el mode­lo pro­duc­ti­vo actual, esta moda­li­dad domi­nan­te de lo eco­nó­mi­co. Cam­biar impli­ca ir hacia un mode­lo soli­da­rio que inclu­ya la salud para todos”.

Fuen­te: EA

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *