Pen­sa­mien­to Crí­ti­co. EE.UU. y Colom­bia: con estas demo­cra­cias, no se nece­si­tan dictaduras

Por Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de octu­bre de 2020.

El fin de sema­na pasa­do con pas­mo­sa coin­ci­den­cia fue­ron publi­ca­dos dos artícu­los que mues­tran sin cor­ta­pi­sas las com­pli­ca­das situa­cio­nes que se des­pren­den de la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal y el défi­cit demo­crá­ti­co de dos nacio­nes que se ven­den como ejem­plos a seguir en esas materias.

Para nadie es un secre­to que Esta­dos Uni­dos y Colom­bia con­fi­gu­ran el dúo diná­mi­co fun­da­men­tal a tra­vés del cual gira la eje­cu­ción de la polí­ti­ca inter­ven­cio­nis­ta con­tra Venezuela.

Más allá de que ambos paí­ses son admi­nis­tra­dos por gobier­nos de la ultra dere­cha extre­mis­ta que con carac­te­rís­ti­cas pro­pias, en lo interno, desa­rro­llan polí­ti­cas de apo­yo de los sec­to­res mino­ri­ta­rios que se encuen­tran en el pinácu­lo de la socie­dad, y en lo externo son rey y peón en la agre­sión a otros paí­ses. Algu­nos ana­lis­tas se pre­gun­tan si lo que acon­te­ce, no es más bien, expre­sión de las pro­pias cri­sis inter­nas que atra­vie­san a su socie­dad y su Estado.

En este sen­ti­do, el fin de sema­na pasa­do con pas­mo­sa coin­ci­den­cia fue­ron publi­ca­dos dos artícu­los que mues­tran sin cor­ta­pi­sas las com­pli­ca­das situa­cio­nes que se des­pren­den de la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal y el défi­cit demo­crá­ti­co de dos nacio­nes que se ven­den como ejem­plos a seguir en esas materias.

El pri­me­ro, un artícu­lo titu­la­do “Esta­dos Uni­dos. Rece­ta para el caos: las elec­cio­nes de 2020 ame­na­zan con rom­per a un país ya lle­va­do al lími­te”, escri­to el pasa­do sába­do 26 de sep­tiem­bre por David Smith corres­pon­sal del perió­di­co bri­tá­ni­co The Guar­dian en Washing­ton, hace un lar­go aná­li­sis res­pec­to de la osten­si­ble caren­cia de garan­tías elec­to­ra­les de cara a las pró­xi­mas elec­cio­nes en el país norteamericano.

El perio­dis­ta aler­ta que estas elec­cio­nes “podrían que­brar a Esta­dos Uni­dos”, un dile­ma que supera la defi­ni­ción de quien ocu­pa­rá la Casa Ban­ca por los pró­xi­mos cua­tro años.

Smith opi­na que: “Exis­te una sen­sa­ción gene­ra­li­za­da de que el des­tino de la demo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal más anti­gua del mun­do está en jue­go”. Cree, que a los efec­tos de la pan­de­mia de coro­na­vi­rus, el colap­so eco­nó­mi­co y el reme­zón pro­du­ci­do por el recha­zo al racis­mo, se le suma aho­ra la posi­bi­li­dad de una elec­ción que no ofre­ce garan­tías demo­crá­ti­cas, todo lo cual reúne “una rece­ta para el caos”.

En todo esto, el ele­men­to más per­tur­ba­dor es la acti­tud del pre­si­den­te Trump que ha esta­do crean­do con­di­cio­nes para jus­ti­fi­car lo que él lla­ma “la elec­ción más mani­pu­la­da de la his­to­ria”, ante la cual se ha nega­do a con­fir­mar si en caso de per­der, per­mi­ti­rá una trans­fe­ren­cia paci­fi­ca del poder.

En esta situa­ción, el país podría ser con­du­ci­do a una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal de iné­di­tas con­se­cuen­cias, que podría sig­ni­fi­car inclu­so el enfren­ta­mien­to arma­do si las hues­tes de Trump salen a la calle a mani­fes­tar­se a favor de su “enga­ña­do” líder.

Los ins­tru­men­tos de Trump para gene­rar des­con­fian­za res­pec­to del voto por correo que se supo­ne será mayo­ri­ta­rio a favor de los demó­cra­tas, ha pasa­do por el nom­bra­mien­to de Louis DeJoy, un donan­te repu­bli­cano como nue­vo direc­tor gene­ral de correos. DeJoy se apre­su­ró a tomar medi­das para hacer que el voto por correo sea más difí­cil, inclu­yen­do “la eli­mi­na­ción de los buzo­nes de correo de las calles y la codi­fi­ca­ción de las máqui­nas clasificadoras”.

En este sen­ti­do, Smith cita a Neil Sro­ka, por­ta­voz del gru­po pro­gre­sis­ta Demo­cracy for Ame­ri­ca, quien afir­mó que: “Donald Trump tie­ne los dedos en las palan­cas del poder y cla­ra­men­te las está manio­bran­do de todas las for­mas posi­bles, lega­les y posi­ble­men­te ile­ga­les, para tra­tar de ase­gu­rar una vic­to­ria estre­cha en noviem­bre”, agre­gan­do que: “La ame­na­za de supre­sión de votan­tes es muy real. Ya esta­mos vien­do lla­ma­das auto­má­ti­cas en luga­res como Pen­sil­va­nia que disua­den a las per­so­nas de votar anti­ci­pa­da­men­te, votar en ausen­cia o divul­gar infor­ma­ción errónea”.

Estas accio­nes están enca­mi­na­das a mos­trar en pri­me­ra ins­tan­cia a un Trump triun­fan­te en las urnas cuyos resul­ta­dos son obte­ni­dos el mis­mo día de las elec­cio­nes, de mane­ra que cuan­do se comien­cen a regis­trar la mayo­ría de votos demó­cra­tas pro­ve­nien­tes del correo, ya el pre­si­den­te haya decla­ra­do su vic­to­ria gene­ran­do en la opi­nión públi­ca la idea de que tal modi­fi­ca­ción de las cifras son pro­duc­to de un fraude.

El perio­dis­ta bri­tá­ni­co avi­zo­ra que este esce­na­rio podría tam­bién ejer­cer una tre­men­da pre­sión sobre los medios de comu­ni­ca­ción, que evi­ta­rán mani­fes­tar­se como hicie­ran la noche de las elec­cio­nes de 2000 entre Geor­ge W. Bush y Al Gore.

En otro ámbi­to de este con­flic­ti­vo esce­na­rio se ins­cri­be el reem­pla­zo de la falle­ci­da jue­za libe­ral de la Cor­te Supre­ma Ruth Bader Gins­burg, por­que si como todo indi­ca va a ser sus­ti­tui­da por la ultra con­ser­va­do­ra Amy Coney Barrett rom­pe­rá el equi­li­brio en la corre­la­ción de fuer­zas den­tro de la máxi­ma ins­tan­cia judi­cial del país que sería el ente encar­ga­do de defi­nir una even­tual con­tro­ver­sia en rela­ción al resul­ta­do electoral.

Smith recuer­da que en el año 2000, fue la Cor­te Supre­ma la que deci­dió a favor de Bush y en con­tra de Gore en una vota­ción 5 – 4 “siguien­do líneas ideo­ló­gi­cas”. Si las elec­cio­nes de 2020 se dispu­tan de mane­ra simi­lar, el tri­bu­nal podría vol­ver a ser el árbi­tro final, en una con­tien­da mucho menos reñi­da si se con­fir­ma el nom­bra­mien­to de Coney Barret que con­fi­gu­ra­rá una corre­la­ción 6 – 3 a favor de los republicanos.

De ahí la pri­sa de Trump por nomi­nar a la nue­va jue­za, lo cual según Smith “ha ali­men­ta­do un sen­ti­do más pro­fun­do de défi­cit demo­crá­ti­co, un abis­mo cre­cien­te entre el gobierno de la mino­ría blan­ca de dere­cha y los valo­res de la mayo­ría diver­sa. Trump per­dió el voto popu­lar ante Hillary Clin­ton por casi 3 millo­nes de bole­tas, y su últi­mo nom­bra­mien­to en la Cor­te Supre­ma sig­ni­fi­ca­rá que la mayo­ría de los jue­ces fue­ron nomi­na­dos por un pre­si­den­te que ini­cial­men­te no ganó el voto popular”.

Ade­más, la mate­má­ti­ca elec­to­ral en el sis­te­ma polí­ti­co esta­dou­ni­den­se expo­ne una fal­sa mayo­ría en el Con­gre­so si se par­te de la base de que todos los esta­dos eli­gen dos sena­do­res inde­pen­dien­te­men­te de su pobla­ción. Por ejem­plo, Mon­ta­na con un millón de votos tie­ne la mis­ma repre­sen­ta­ción que Cali­for­nia con cua­ren­ta millo­nes, eso hace que los 53 sena­do­res repu­bli­ca­nos repre­sen­ten 15 millo­nes menos de votos que los 47 demócratas.

Final­men­te, el artícu­lo exte­rio­ri­za el peli­gro que sig­ni­fi­ca que Trump se nie­gue a aban­do­nar el car­go ante una pro­ba­ble derro­ta. El pre­si­den­te ha dicho que: “La úni­ca for­ma en que vamos a per­der esta elec­ción es si está ama­ña­da”, lo cual es enten­di­do como que hará uso de todos los ins­tru­men­tos lega­les o ile­ga­les para no aban­do­nar el poder.

Al res­pec­to, el autor del escri­to cita a Rashad Robin­son, pre­si­den­te de Color of Chan­ge, una orga­ni­za­ción de jus­ti­cia racial quien al refe­rir­se a Trump dice que: “Lo que sí tie­ne de su lado es que con­tro­la la infra­es­truc­tu­ra fede­ral y enton­ces la pre­gun­ta será, ¿usa esa infra­es­truc­tu­ra fede­ral para hacer tram­pa? Y lo que sabe­mos sobre Donald Trump es que no ha hecho nada en su vida sin hacer trampa”

Esta situa­ción obli­ga a los demó­cra­tas a una amplia vic­to­ria si quie­ren vol­ver a la Casa Blan­ca. Es la úni­ca mane­ra de anu­lar los ins­tru­men­tos ile­ga­les que el pre­si­den­te uti­li­za­rá para sos­te­ner­se en el poder. La incer­te­za de que se pro­duz­ca esa dila­ta­da dife­ren­cia es lo que está gene­ran­do incer­ti­dum­bres, dudas y angus­tias res­pec­to del futu­ro inme­dia­to en la que se ha auto­de­no­mi­na­do la más per­fec­ta demo­cra­cia del planeta.

En tono simi­lar pero no refe­ri­do de mane­ra direc­ta a una diná­mi­ca elec­to­ral inme­dia­ta, el domin­go 27 de sep­tiem­bre el sena­dor colom­biano Gus­ta­vo Petro escri­bió un artícu­lo en el por­tal Cuar­to de Hora al que titu­ló “Un Con­gre­so de la Repú­bli­ca de paco­ti­lla” en el que advier­te res­pec­to al peli­gro­so rum­bo que ha toma­do su país, sus­ten­tan­do su pun­to de vis­ta en: “La debi­li­dad mani­fies­ta de Duque, tan­to para gober­nar como para ganar­se el apo­yo popu­lar; la deba­cle polí­ti­ca de Uri­be y del uri­bis­mo que ya no tie­nen pro­pues­tas serias para sol­ven­tar la cri­sis que vive la socie­dad colom­bia­na, como no sea entre­gar más y más recur­sos a las gran­des cor­po­ra­cio­nes pri­va­das del país sin impor­tar la rui­na de la eco­no­mía o del pue­blo hambriento”.

Tan atre­vi­da ase­ve­ra­ción se fun­da­men­ta en que el país está sien­do con­du­ci­do hacia la extre­ma dere­cha que se pro­po­ne “cons­truir una dic­ta­du­ra vio­len­ta” a par­tir de la “des­truc­ción físi­ca de sus oponentes”.

El sena­dor de la Colom­bia Huma­na seña­la en su artícu­lo que el minis­tro de defen­sa Car­los Hol­mes se ha dedi­ca­do a pro­yec­tar su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial ante el fra­ca­so de Duque y el des­pres­ti­gio cre­cen­te de Uri­be. Sin embar­go, opi­na que lo está hacien­do “sim­ple­men­te dejan­do matar gen­te por la fuer­za públi­ca, que sin estra­te­gia algu­na, ter­mi­na en manos de la corrup­ción, la vio­len­cia y el ase­si­na­to” y ase­ve­ra en for­ma deter­mi­nan­te que: “La cam­pa­ña polí­ti­ca de Hol­mes Tru­ji­llo le ha cos­ta­do muchos muer­tos al país”.

Pero lo que resul­ta más peli­gro­so es que según Petro la cri­sis del gobierno y del uri­bis­mo se pre­ten­de resol­ver en pri­mer lugar, con­cen­tran­do todo el poder públi­co y en segun­do, a tra­vés de un quie­bre cons­ti­tu­cio­nal que se mani­fies­ta aen “la masa­cre de Bogo­tá, la muer­te de Julia­na [Giral­do, por un miem­bro del ejér­ci­to], y el des­aca­to repe­ti­do del minis­tro de defen­sa a la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia”, seña­lan­do que todo esto es pro­duc­to de la des­mo­ra­li­za­ción de la fuer­zas de segu­ri­dad a par­tir de la for­ma­ción que reci­ben, enmar­ca­da en una doc­tri­na sus­ten­ta­da en el ensa­ña­mien­to con­tra el pue­blo a par­tir de su defi­ni­ción como enemi­go, here­da­da de la gue­rra fría que aún se man­tie­ne en Colombia.

Seña­la que la exal­ta­ción de esta doc­tri­na por par­te de los polí­ti­cos con­du­ce a que se mili­ta­ri­ce la lucha con­tra el deli­to y se comien­ce a con­si­de­rar a los lucha­do­res socia­les como cri­mi­na­les. De la mis­ma mane­ra, se nece­si­ta revi­vir enemi­gos exter­nos para ser usa­dos como “chi­vos expia­to­rios” que le per­mi­tan sos­te­ner su polí­ti­ca, entre ellos rese­ña “al comu­nis­mo sovié­ti­co, a Cas­tro, a Chávez…”

Con­si­de­ra que la mayor cau­sa de debi­li­dad de la demo­cra­cia es la des­igual­dad social que en el caso de Colom­bia “es la ter­ce­ra más alta del mun­do”, con­clu­yen­do que: “La arti­cu­la­ción de doc­tri­nas de extre­ma dere­cha, enemi­go interno, vio­len­cia, mili­ta­ri­za­ción del nar­co­trá­fi­co, régi­men de pri­vi­le­gios, gene­ra el ambien­te pro­pi­cio para la dic­ta­du­ra” que se comien­za a expre­sar como un quie­bre cons­ti­tu­cio­nal, el cual a su vez se mani­fies­ta como des­aca­to a la jus­ti­cia, masa­cres y bur­la de los ase­si­na­dos por los gobernantes.

En otra aris­ta del pro­ble­ma apun­ta que la pren­sa renun­ció a jugar su papel de freno a los des­ma­nes del poder, trans­for­mán­do­se en pro­pa­gan­dis­ta del mis­mo, “defen­so­ra a ultran­za de Uri­be, des­truc­to­ra de la inde­pen­den­cia judi­cial y macar­ti­za­do­ra de la juven­tud que se rebela”.

Final­men­te, en lo que pare­cer ser el aspec­to más impor­tan­te de su deses­pe­ra­do aná­li­sis, el Sena­dor le atri­bu­ye al Con­gre­so el papel más tris­te en este con­tex­to al renun­ciar a ser con­tra­pe­so del gobierno. En este aspec­to denun­cia que el par­la­men­to se some­tió a un auto silen­cio que ha per­mi­ti­do el des­aca­to del minis­tro de defen­sa ante la para­li­za­ción que se ha impues­to el máxi­mo ente legis­la­ti­vo para lo cual inven­tan “cuan­ta excu­sa sea posi­ble para evi­tar que los par­la­men­ta­rios se reúnan en su sede”. Con­si­de­ra que este silen­cio “es el sím­bo­lo de la dictadura”.

Denun­cia que la alian­za entre Duque y el pre­si­den­te del con­gre­so Artu­ro Char, ha logra­do para­li­zar ese ente, hacién­do­lo inexis­ten­te e impo­si­bi­li­tán­do­lo de hacer cam­bios en la situa­ción por­que sus mayo­rías están acos­tum­bra­das a “orde­ñar” al Esta­do “a par­tir de cupos de con­tra­ta­ción [y] de la entre­ga de sec­to­res esta­ta­les a sus bolsillos…”

Petro con­clu­ye afir­man­do que la cri­sis de Colom­bia se ve refle­ja­da en la cri­sis del Con­gre­so que carac­te­ri­za como “de paco­ti­lla” y de “haz­me­rreir per­ma­nen­te” al man­te­ner un silen­cio cóm­pli­ce ante lo que ocu­rre en el país.

El Sena­dor opo­si­tor cree que el pre­si­den­te del Con­gre­so es cóm­pli­ce de la muer­te de esa ins­tan­cia par­la­men­ta­ria y en gene­ral de la demo­cra­cia, ins­tan­do a su defen­sa y a la derro­ta de la dic­ta­du­ra para per­mi­tir que Colom­bia se trans­for­me en “un país pací­fi­co, pro­duc­ti­vo y libre”.

Vene­zue­la, un país que como todos, tie­ne muchos pro­ble­mas por resol­ver, debe­ría medi­tar ante la posi­bi­li­dad que estos dos paí­ses que se han asu­mi­do como nues­tros prin­ci­pa­les enemi­gos, nos quie­ran impo­ner a tra­vés de la vio­len­cia y la fuer­za estos mode­los de “demo­cra­cia” que a todas luces ado­le­cen de algu­nos de los más ele­men­ta­les sus­ten­tos que la pue­den hacer acree­do­ra de tal condición.

Fuen­te: Al Maya­deen

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *