Gua­te­ma­la. Para que la ver­dad sal­ga a la luz y haya justicia

Por Sofía Duyos. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de octu­bre de 2020.

Entre 1978 y 1984, Gua­te­ma­la fue esce­na­rio de un geno­ci­dio que has­ta la fecha sigue impu­ne. El dic­ta­dor Efraín Ríos Montt y su cúpu­la mili­tar tra­za­ron un plan secre­to para exter­mi­nar al pue­blo Maya Ixil. Se cal­cu­la que más de 100.000 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das duran­te el desa­rro­llo de este plan de ani­qui­la­ción. El nom­bre cla­ve de una de la ope­ra­cio­nes era «Ope­ra­ción Sofía», y este es el nom­bre del libro que bus­ca finan­cia­ción colectiva

En el año 2006, una mano anó­ni­ma hizo lle­gar a una ONG gua­te­mal­te­ca el expe­dien­te de Ope­ra­ción Sofía. Los men­sa­jes secre­tos que con­te­nía pro­por­cio­na­ron una prue­ba cru­cial en el jui­cio por geno­ci­dio que se ade­lan­ta­ba enton­ces con­tra el ya ex dic­ta­dor Ríos Montt. En 2013, Ríos Montt fue con­de­na­do por geno­ci­dio, pero diez días más tar­de el jui­cio fue decla­ra­do nulo ile­gal­men­te. Ríos falle­ció de muer­te natu­ral en 2018.

Des­de la anu­la­ción de la sen­ten­cia con­tra Ríos, he dedi­ca­do todo mi tiem­po dis­po­ni­ble a ana­li­zar e inves­ti­gar sobre Ope­ra­ción Sofía.
¿En qué con­sis­tió? ¿Quié­nes die­ron las órde­nes de ani­qui­lar al pue­blo Maya Ixil? ¿Quié­nes las eje­cu­ta­ron? ¿Quié­nes cola­bo­ra­ron con ellos den­tro y fue­ra del país? ¿Por qué todos siguen libres?

A lo lar­go de más de 400 pági­nas, abor­do estas pre­gun­tas para des­en­tra­ñar cómo se lle­vó a cabo metó­di­ca­men­te el exter­mi­nio del pue­blo Maya Ixil. Ana­li­zo la ope­ra­ción apor­tan­do prue­bas docu­men­ta­les, inclui­dos mapas des­ple­ga­bles que sitúan los luga­res don­de se lle­va­ron a cabo masa­cres, se que­ma­ron aldeas y se esta­ble­cie­ron las así lla­ma­das «aldeas mode­lo», autén­ti­cos cam­pos de con­cen­tra­ción don­de se con­fi­nó a los sobre­vi­vien­tes. El libro inclu­ye tam­bién fotos de los esce­na­rios del geno­ci­dio en Nebaj, toma­das por Jean-Marie Simon y Ulf Aneer, reco­no­ci­dos pro­fe­sio­na­les y cono­ce­do­res del tema que visi­ta­ron el país duran­te las masacres.

La impu­ni­dad agra­va y pro­lon­ga aún el dolor de las víc­ti­mas del geno­ci­dio.
Un geno­ci­dio impu­ne es una heri­da abier­ta para toda la huma­ni­dad.
Por eso estoy pidién­do­te ayu­da para publi­car mi libro.

Des­crip­ción del pro­yec­to. Carac­te­rís­ti­cas, for­ta­le­zas y diferenciales.

El obje­ti­vo fun­da­men­tal de esta cam­pa­ña es sacar a la luz cómo se lle­vó a cabo el geno­ci­dio del pue­blo Maya Ixil.

Aun­que exis­ten otras publi­ca­cio­nes sobre el tema, has­ta la fecha nin­gún libro ha exa­mi­na­do con este nivel de deta­lle, y con base en prue­bas docu­men­ta­les, el modus ope­ran­di del apa­ra­to mili­tar que decla­rón a los ixi­les enemi­gos del Esta­do e inten­tó exterminarlos.

Las foto­gra­fías y los mapas resal­tan has­ta qué pun­to se tra­tó de una cam­pa­ña coor­di­na­da y metó­di­ca cuyas víc­ti­mas no tenían nin­gu­na posi­bi­li­dad de defen­der­se de las fuer­zas de segu­ri­dad de su pro­pio país.
El libro, en con­jun­to, pone tam­bién de mani­fies­to con cuán­ta faci­li­dad el racis­mo y la codi­cia pue­den desem­bo­car en la des­hu­ma­ni­za­ción del otro: para Ríos Montt y sus coman­dan­tes, al igual que para todos aque­llos que eje­cu­ta­ron sus órde­nes, los ixi­les no eran hom­bres y muje­res, niñas y niños, sino obje­ti­vos mili­ta­res, sin dere­chos, ni vidas ni sueños.

Que sus víc­ti­mas fue­ran indí­ge­nas fue deter­mi­nan­te para que los vic­ti­ma­rios no temie­ran ren­dir cuen­tas. El racis­mo estruc­tu­ral está al ori­gen del geno­ci­dio es asi­mis­mo res­pon­sa­ble de que con­si­guie­ran mini­mi­za­ro y ocul­tar­lo, no solo en la pro­pia Gua­te­ma­la sino ante bue­na par­te del mun­do supues­ta­men­te civilizado.

La cam­pa­ña, en este sen­ti­do, bus­ca denun­ciar una vez más estos crí­me­nes que aten­tan con­tra la huma­ni­dad. Con un len­gua­je acce­si­ble, el libro rela­ta la his­to­ria de la gue­rra de ani­qui­la­ción con­tra los ixi­les, de modo que pue­dan leer­la y con­sul­tar­la no solo juris­tas espe­cia­li­za­dos e inves­ti­ga­do­res, sino tam­bién pro­fe­so­res y alum­nos uni­ver­si­ta­rios, líde­res socia­les, defen­so­res y defen­so­ras de dere­chos huma­nos y todos aque­llos que quie­ran cono­cer la ver­dad de lo que ocurrió.

Con esta cam­pa­ña de crowd­fun­ding, aspi­ro a cubrir los cos­tes de la edi­ción, maque­ta­ción e impre­sión de mi libro, Los pape­les secre­tos del geno­ci­dio en Gua­te­ma­la. Así­mis­mo, aspi­ro a poder pre­sen­tar­lo en Gua­te­ma­la, en Espa­ña y en Sue­cia, los tres paí­ses que de momen­to están apo­yan­do la publi­ca­ción. Para quie­nes donen duran­te la cam­pa­ña he dise­ña­do tam­bién pos­ta­les y pós­ters que ayu­dan a difun­dir esta his­to­ria de bar­ba­rie que tuvo lugar en Guatemala.

Para que la ver­dad del geno­ci­dio sal­ga a la luz.
Para que las víc­ti­mas no cai­gan en el olvi­do.
Por eso estoy pidién­do­te ayu­da para publi­car mi libro.

Moti­va­ción y a quién va diri­gi­do el proyecto

De acuer­do con el Dere­cho Inter­na­cio­nal, las víc­ti­mas y sobre­vi­vien­tes de crí­me­nes que afec­tan a toda la huma­ni­dad, como el geno­ci­dio, tie­nen dere­cho a la ver­dad, la jus­ti­cia y la repa­ra­ción. En Gua­te­ma­la, ni las víc­ti­mas ni los sobre­vi­vien­tes del geno­ci­dio han vis­to reco­no­ci­dos nun­ca sus dere­chos por par­te del Estado.

La ver­dad no solo dig­ni­fi­ca a las víc­ti­mas y ali­via el sufri­mien­to de los super­vi­vien­tes. Cono­cer­la es tam­bién una nece­si­dad fun­da­men­tal de la demo­cra­cia, pues una socie­dad que no reco­no­ce su pasa­do, ni repa­ra a las víc­ti­mas ni con­de­na a sus vic­ti­ma­rios está abo­ca­da a repe­tir su his­to­ria. En Gua­te­ma­la, la impu­ni­dad sigue cam­pan­do a sus anchas y corroe la cre­di­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes cada vez más hun­di­das en la corrup­ción y la violencia.

Publi­car la his­to­ria secre­ta del geno­ci­dio supo­ne denun­ciar tam­bién la injus­ti­cia y el racis­mo estruc­tu­ra­les que aún impreg­nan las ins­ti­tu­cio­nes y las fuer­zas de segu­ri­dad gua­te­mal­te­cas, invo­lu­cra­das coti­dia­na­men­te en deli­tos y crí­me­nes que van des­de la corrup­ción has­ta la eli­mi­na­ción de líde­res sociales.

La cam­pa­ña, al igual que el libro, bus­can ser una urgen­te lla­ma­da de aten­ción. *A fecha de hoy, es per­fec­ta­men­te posi­ble que se come­ta otro geno­ci­dio en Gua­te­ma­la. Por eso mis­mo, todos y todas tene­mos que hacer cuán­to esté en nues­tras manos para evitarlo.

Expe­rien­cia pre­via y equipo

La inves­ti­ga­ción para escri­bir mi libro me ha toma­do cer­ca de una déca­da.
He vol­ca­do en ella mi expe­rien­cia pro­fe­sio­nal como inves­ti­ga­do­ra en Dere­chos Huma­nos y como abo­ga­da espe­cia­li­za­da en Dere­cho Penal , Coope­ra­ción al Desa­rro­llo, Migra­cio­nes y Dere­cho Humanitario.

Entre 2008 y 2013, tuve cono­ci­mien­to direc­to del expe­dien­te como abo­ga­da liti­gan­te ante la Audien­cia Nacio­nal de Espa­ña en el caso del geno­ci­dio gua­te­mal­te­co. Para­le­la­men­te, ase­so­ré al Cen­tro de Acción Legal en Dere­chos Huma­nos (CALDH) en el pro­ce­so con­tra el ex pre­si­den­te Ríos Montt y su direc­tor de inte­li­gen­cia Rodrí­guez Sán­chez, que se lle­va­ba a cabo en Guatemala.

A lo lar­go de estos años, he escri­to artícu­los sobre géne­ro, defen­sa y vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos y ha coor­di­na­do diver­sas publi­ca­cio­nes sobre el tema. Tam­bién he teni­do la opor­tu­ni­dad de inves­ti­gar las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos en otros paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca, entre ellos Colom­bia, Hon­du­ras y México.

La cam­pa­ña para que esta lar­ga labor vea sus fru­tos no sería posi­ble sin el apo­yo de dos orga­ni­za­cio­nes gua­te­mal­te­cas y dos espa­ño­las: la Ofi­ci­na de Dere­chos Huma­nos del Arzo­bis­pa­do de Gua­te­ma­la (ODHAG) y la Pla­ta­for­ma Inter­na­cio­nal con­tra la Impu­ni­dad, ambas con sede en Gua­te­ma­la, y en Espa­ña, la Fun­da­ción Madrid Paz y Soli­da­ri­dad y la Fun­da­ción Abo­ga­cía Espa­ño­la. Reco­no­ci­das inter­na­cio­nal­men­te por su lar­ga labor en defen­sa de los dere­chos huma­nos, las cua­tro me han brin­da­do apo­yos cru­cia­les para difu­sión de la campaña.

El mag­ní­fi­co pró­lo­go del libro es obra de Vir­gi­lio Álva­rez Ara­gón, doc­tor en socio­lo­gía, licen­cia­do en peda­go­gía y cien­cias de la edu­ca­ción y pro­fun­do cono­ce­dor del con­flic­to arma­do en Gua­te­ma­la. El epí­lo­go lo escri­be el abo­ga­do Nery Rode­nas, direc­tor de la Ofi­ci­na de Dere­chos Huma­nos del Arzo­bis­pa­do de Gua­te­ma­la (ODHAG). El libro cuen­ta con las pala­bras del abo­ga­do Manuel Ollé, pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio exper­to y liti­gan­te en casos de Jus­ti­cia Uni­ver­sal y de Anto­nio Gar­cía, ex direc­tor de los ser­vi­cios jurí­di­cos de Comi­sio­nes Obre­ras, que pre­sen­tó la denun­cia por el geno­ci­dio gua­te­mal­te­co ante la Audien­cia Nacio­nal de España.

Enri­que­cen tam­bién el libro las foto­gra­fías de Jean- Marie Simon y Ulf Aneer, dos ico­nos de la foto­gra­fía inter­na­cio­nal exper­tos en Guatemala.

Fuen­te: Goteo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *