Cul­tu­ra. Cora­zón Febril un pod­cast que trae voces de pasio­nes pandémicas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de octu­bre de 2020.

Esta­mos en una pan­de­mia y, aun­que el mun­do que cono­cía­mos pare­ce anun­ciar el fin de todo o de algo, el amor ‑en sus múl­ti­ples ver­sio­nes- sigue deco­ran­do los tra­zos de los días. Para bien y para mal, hay ensa­yos para desear, amar, sufrir y coger en tiem­pos de bar­bi­jos y dis­tan­cia­mien­tos. Cora­zón Febril es un pod­cast que nos trae voces de pasio­nes pandémicas. 

“Comen­zó como un jue­go, una char­la hot de lo que nos haría­mos cuan­do nos vié­ra­mos, esa pro­me­sa esté­ril y casi capi­ta­lis­ta. ‘Ah, pero cuan­do te vea…’. Qué paté­ti­co. ‘Cuan­do nos vea­mos, será mejor’. Quién pue­de asegurarlo”.

Cora­zón Febril es un pod­cast que sur­ge de un gru­po de jóve­nes cor­do­be­ses que se reen­con­tra­ron en la pan­de­mia. Ma Lena Sba­ra­to, Pola Hala­ban, Alba Cra­ve­ro, Fran­cis­co Bel­tran y Gui­lano Peset­ti nece­si­ta­ban con­tar his­to­rias. Se cono­cen des­de hace muchos años y algu­nes ya habían tra­ba­ja­do jun­tes. Son acto­res, per­for­mers, hacen músi­ca, diri­gen, escri­ben y encon­tra­ron en el for­ma­to pod­cast fic­cio­nal un espa­cio de con­ver­gen­cia entre estos len­gua­jes. Des­de La tin­ta, con­ver­sa­mos con elles, que nos con­ta­ron de qué va esta aventura.

“La pan­de­mia nos lle­nó de una infi­ni­dad de viven­cias que no podía­mos con­ver­tir en esce­nas tea­tra­les o en anéc­do­ta para el bar. A la vez, esas eran his­to­rias que, pro­ba­ble­men­te, nun­ca hubié­ra­mos vivi­do ni oído si esos espa­cios no nos hubie­ran sido arre­ba­ta­dos por esta situa­ción extra­or­di­na­ria”, rela­ta Alba, quien plas­mó su uni­ver­so de amor en la gráfica. 

Pola, una de las pro­duc­to­ras, nos cuen­ta que la idea sur­gió entre los pri­me­ros días de la cua­ren­te­na en medio de las pri­me­ras video­lla­ma­das de sal­va­ta­je: “Con Male, hablá­ba­mos sobre los víncu­los en el encie­rro y la difi­cul­tad como artis­tas de encon­trar una mane­ra para seguir conec­ta­des con la pro­duc­ción artís­ti­ca del tea­tro, que es la herra­mien­ta prin­ci­pal por la cual nos expre­sa­mos”. Enton­ces, en ideas entre­la­za­das, se pre­gun­ta­ron: ¿Y por qué no reto­mar el radioteatro? 

corazon-febril-podcast-2

Ma Lena, otra de las pro­duc­to­ras, nos cuen­ta que les intere­sa­ba inda­gar sobre el lugar de inter­cam­bio con otres en el ais­la­mien­to y las for­mas posi­bles de resig­ni­fi­car las rela­cio­nes. Tam­bién, de qué modo nos influen­cian los encuen­tros no-físi­cos en la cons­truc­ción de víncu­los. “Reco­lec­ta­mos his­to­rias de expe­rien­cias de pasio­nes duran­te la pan­de­mia y, a par­tir de esos rela­tos, crea­mos los guio­nes para los epi­so­dios. La inten­ción es crear un mapa sen­si­ble que pue­de ser inter­pre­ta­do como un regis­tro de los víncu­los de este tiem­po y tam­bién como un canal de comu­ni­ca­ción con otras per­so­nas y con otras his­to­rias que ofre­cen un uni­ver­so refe­ren­cial com­par­ti­do”. Con estas pala­bras, Ma Lena con­tor­nea los sen­ti­dos del proyecto.

Lla­ma­ron a otres cole­gas y así les fue nacien­do esta expe­rien­cia de con­for­mar un colec­ti­vo de artis­tas que, en medio de la pan­de­mia, ponen a rodar his­to­rias. “Cora­zón Febril gene­ra un espa­cio don­de escu­char his­to­rias de amor, fic­ti­cias o reales. Un pod­cast don­de podés encon­trar rela­tos escri­tos y envia­dos por dis­tin­tas per­so­nas, y don­de, en cada capí­tu­lo, hay una voz dis­tin­ta que abre y cie­rra el pro­gra­ma, ade­más de otra que inter­pre­ta la his­to­ria. Todes somos esas voces, unos minu­tos para encon­trar­se en la voz de un otre, que la his­to­ria de un otre te refle­je o te recha­ce, y te encuen­tre pen­sán­do­te a vos en tus víncu­los”, dice Pola. Male tra­jo la idea de apro­ve­char el for­ma­to del pod­cast para reto­mar la lógi­ca del radio­tea­tro, en vis­ta de la afec­ta­ción que la pan­de­mia tuvo sobre las artes escé­ni­cas y su desenvoltura”. 

Mien­tras com­pro los bom­bo­nes, pelea­mos por­que Julio no entien­de que tam­bién tie­ne que tapar­se la nariz.
-Dame dos “Dos cora­zo­nes”, Julio.
-¿Para quién es? Pre­gun­ta siem­pre.
Y siem­pre le res­pon­do: “Aún no lo sé”.

¿Cómo no hablar de amor en medio de una pandemia?

“Uno de los pun­tos más trau­má­ti­cos de la cua­ren­te­na fue jus­ta­men­te el des­en­cuen­tro con las per­so­nas que ama­mos. La pan­de­mia atra­ve­só la diná­mi­ca de todos nues­tros víncu­los y nos vol­vi­mos, ante un mun­do dete­ni­do, extre­ma­da­men­te vul­ne­ra­bles ante nues­tras emo­cio­nes. No se me ocu­rre un terreno más fér­til para el dra­ma y la fic­ción que ese”, dice Alba.

La cua­ren­te­na como con­se­cuen­cia de la pan­de­mia tra­jo nue­vos órde­nes para el mun­do de los afec­tos que aún esta­mos pro­ce­san­do, a la vez que enten­dien­do o sobre­vi­vien­do. Las diná­mi­cas vin­cu­la­res se modi­fi­ca­ron: “¿Quién no reva­lo­ri­zó los víncu­los en esta situa­ción?, nos pre­gun­ta Pola y nos deja en un remo­lino de esce­nas pro­pias y aje­nas. Bueno, Cora­zón febril, nos dice, se sitúa en los víncu­los pasio­na­les por­que nos gus­ta el dra­ma y el amor está lleno.

No te conoz­co y tam­po­co sé si algu­na vez te cono­ce­ré, ¿de qué habla­mos cuan­do deci­mos cono­cer? (…) No sé a qué saben tus besos, no sé qué tan grue­sa y rica es tu piel, no sé si sabés men­tir y tam­po­co sé si te gus­to. Pero me lo ima­gino, lo percibo”.

“La pan­de­mia poten­ció un mon­tón la comu­ni­ca­ción vía pla­ta­for­mas, apps, videos, etc. Acu­di­mos a lo tec­no­ló­gi­co como herra­mien­ta de comu­ni­ca­ción. Y eso pone en ries­go algo de lo “pal­pa­ble” den­tro de los víncu­los sexo-afec­ti­vos. Al escu­char otras his­to­rias, sean fic­cio­na­les o reales, se nos abren pre­gun­tas sobre nues­tros víncu­los y tam­bién sobre nues­tra mane­ra de enten­der el amor en los víncu­los sexo-afec­ti­vos”, expli­ca Pola.

Cora­zón Febril no pre­ten­de roman­ti­zar la cua­ren­te­na, afir­ma con algu­nas cer­te­zas Ma Lena, y agre­ga: “Que­re­mos más bien ofren­dar los encuen­tros, tor­nan­do audi­bles las narra­ti­vas que nos per­mean duran­te este perio­do con las angus­tias, mie­dos, mise­rias y vul­ne­ra­bi­li­da­des que las com­po­nen, sin per­der el humor ni la ter­nu­ra. Habla­mos de amor por­que, en la épo­ca en la que el encuen­tro sig­ni­fi­ca peli­gro, que­re­mos afir­mar la poten­cia­li­dad que exis­te en el acto de arro­jar­se a y con otres”. 

“Hoy, todo está en imá­ge­nes, pero, ¿hace cuán­to no pro­yec­tás las propias?”.

Auto­ges­tión, una de las for­mas del amor 

Este gru­po de jóve­nes está crean­do y expe­ri­men­tan­do nue­vas posi­bi­li­da­des de crea­ción en la dis­tan­cia, fun­cio­nan como una coope­ra­ti­va de tra­ba­jo auto­ges­ti­va y gene­ran pro­yec­tos con las herra­mien­tas que dis­po­nen. Ma Lena plan­tea que este con­tex­to cla­ra­men­te se vol­vió un desa­fío para actuan­tes de las artes escé­ni­cas: “Muches esta­mos inten­tan­do expe­ri­men­tar la uti­li­za­ción de herra­mien­tas que ya esta­ban dis­po­ni­bles para poder ade­cuar­las a nue­vas nece­si­da­des, sin per­der de vis­ta que vol­ve­re­mos y nos trans­for­ma­re­mos de las mane­ras y las veces que sean necesarias”. 

Fran, que es quien hace la arte­sa­nal tarea de edi­ción, nos cuen­ta que, para elles, la auto­ges­tión y coope­ra­ción es un modo de resis­ten­cia fren­te al ais­la­mien­to, y nos expli­ca: “Hay una grie­ta en la ten­den­cia al indi­vi­dua­lis­mo y al empren­de­du­ris­mo que fomen­ta la pro­duc­ti­vi­dad, un dis­cur­so muy pre­sen­te en la roman­ti­za­ción de la cua­ren­te­na ‑sobre todo, cuan­do nadie sabía que esta ter­mi­na­ría sien­do tan lar­ga-. Así, nos halla­mos entre­la­za­des. Hoy más que nun­ca, cuan­do el úni­co entorno en que pode­mos pro­yec­tar nues­tro arte es el vir­tual, com­ba­tir la visión empren­de­du­ris­ta don­de pri­ma la pro­duc­ción de “con­te­ni­do” es vital. Esta visión es peli­gro­sa por­que ocul­ta los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, que son don­de se encuen­tra final­men­te la rique­za del arte. Músicxs, téc­nicxs, per­for­mers, escri­torxs inter­cam­bian, no para gene­rar con­te­ni­do, sino por la coope­ra­ción mis­ma, por el DoIt­Your­self, que es nuestro”. 

Para Ma Lena, la situa­ción dejó en evi­den­cia la vul­ne­ra­bi­li­dad de les tra­ba­ja­do­res del área cul­tu­ral ‑así como de muchas otras áreas- y de una orga­ni­za­ción que no prio­ri­za el desa­rro­llo de la mis­ma. Y entien­de que “el carác­ter bidi­men­sio­nal y ensi­mis­ma­do que el mun­do pare­ce haber adqui­ri­do con más fuer­za, des­de que la pan­ta­lla del celu­lar se ha con­ver­ti­do en inter­lo­cu­to­ra pro­ta­go­nis­ta, y se pre­sen­ta como una vidrie­ra que nos esti­mu­la a pro­du­cir nues­tras ver­sio­nes edi­ta­das en el que la apa­rien­cia jue­ga un rol pro­ta­go­nis­ta en las cons­truc­cio­nes de afec­tos, que­re­mos crear un espa­cio que res­ca­te el acto de la escu­cha en cone­xión con la otredad”. 

No que­da nada más para decir, solo que se dejen lle­var entre los rela­tos aje­nos que nos refle­jan el mun­do pro­pio, de estas voces pan­dé­mi­cas. Buen viaje.

Decir lo que nun­ca se dijo no es sen­ci­llo. Pero todo se ali­via­na expre­san­do, expul­san­do. Lo hice. Comen­cé direc­to: ‘Quie­ro sólo tener sexo virtual’”.

Escu­chá los epi­so­dios de Cora­zón Febril

Cora­zón Febril. Arte de tapa: Alba | Músi­ca, sono­ri­za­ción y musi­ca­li­za­ción: yull (Giu­liano Peset­ti) | Edi­ción: pas­cual (Fran­cis­co Bel­tran) | Idea y Pro­duc­ción: Ma Lena Sba­ra­to y Pola Halaban 

Fuen­te: La tin­ta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *