Arme­nia-Azer­bai­yán. Nagorno-Kara­baj, la ver­dad ya ha muerto

Por Gua­di Cal­vo*, Resu­men Medio Orien­te, 4 de octu­bre de 2020-.

A una sema­na de ini­cia­da la gue­rra entre Arme­nia y Azer­bai­yán, nin­gu­na de las par­tes pare­ce estar dis­pues­ta a acep­tar un alto el fue­go pedi­do por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, en el caso que esa ente­le­quia existiera.

Rusia, Esta­dos Uni­dos y Fran­cia, que copre­si­den un gru­po de media­ción no ha con­se­gui­do una reso­lu­ción polí­ti­ca al con­flic­to. Las dos par­tes tie­nen serios recla­mos para no cejar en sus posi­cio­nes, aun­que Eri­ván, quien habría ini­cia­do esta nue­va esca­la­da mili­tar, dijo estar pre­pa­ra­da a com­pro­me­ter­se con los media­do­res, por lo que sería Azer­bai­yán, quien está lle­van­do la delan­te­ra en el cam­po de bata­lla, tie­ne las pos­tu­ras más intran­si­gen­tes ya que quie­re recu­pe­ra el área en dispu­ta, que tras la gue­rra (1988−1994) que dejó 30 mil muer­tos, que­dó bajó el con­trol de los sepa­ra­tis­tas arme­nios, por lo que aho­ra exi­ge que la nación cris­tia­na aban­do­ne por com­ple­to la región antes de nego­ciar un alto el fuego.

Mien­tras los enfren­ta­mien­tos se inten­si­fi­ca­ron a lo lar­go de la sema­na con los con­si­guien­tes recla­mos de vic­to­rias y el siem­pre arti­lu­gio de denun­ciar las “gran­des pér­di­das” pro­du­ci­das al enemi­go. Una vez más Esqui­lo tuvo razón: “La ver­dad es la pri­me­ra víc­ti­ma de la guerra”.

Ambos ban­dos se han denun­cia­do mutua­men­te que áreas civi­les de sus terri­to­rios están reci­bien­do ata­que de arti­lle­ría, mien­tras que el inter­cam­bia­ron de cohe­te­ría se extien­de en dife­ren­tes zonas de la frontera.

En Nagorno-Kara­baj, según lo denun­ció Eri­ván, des­de el día vier­nes la ciu­dad de Ste­pa­na­kert, la capi­tal de la región sepa­ra­tis­ta y la segun­da ciu­dad más gran­de de Azer­bai­yán, con unos 60 mil habi­tan­tes, al igual que la aldea de Agh­da­ra, de 4600 pobla­do­res están bajo fue­go de la arti­lle­ría aze­rí, cues­tión que se ha vuel­to a repe­tir en las pri­me­ras horas de este domin­go cua­tro. Algu­nas fuen­tes des­de Ste­pa­na­kert, con­fir­man que se pro­du­cen explo­sio­nes regu­la­res, al tiem­po que nubes de humo negro se levan­tan des­de dife­ren­tes par­tes de la ciu­dad, don­de los resi­den­tes se esta­ban refu­gian­do en sóta­nos. Ver­sio­nes arme­nias insis­ten con que pobla­cio­nes civi­les están sien­do ata­ca­das con avia­ción y drones.

Por su par­te el Minis­te­rio de Defen­sa de Azer­bai­yán infor­mó que Gan­ja, una ciu­dad de más de 330 mil habi­tan­tes en el oes­te azer­bai­yano, tam­bién esta­ba sien­do some­ti­da a inten­sas des­car­gas de arti­lle­ría, al igual que las pobla­cio­nes de Ter­ter y Gora­diz con­tra los que los sepa­ra­tis­tas están uti­li­zan­do arti­lle­ría pesa­da y cohe­tes. Las fuer­zas pro arme­nias de Nagorno-Kara­baj a su vez dicen haber des­trui­do una base aérea aze­rí cer­ca­na a la ciu­dad de Gan­ja, lo que Bakú a negan­do, aun­que insis­te con que lo que están sien­do ata­ca­dos son los encla­ves civi­les, lo que tam­bién ase­gu­ró Tur­quía. País, quien ha garan­ti­za­do todo su apo­yo a Azer­bai­yán, con el con­cep­to: “una nación, dos estados”.

Por su par­te el pre­si­den­te de la Repu­bli­ca de Artsaj (Nagorno-Kara­baj), la que no es reco­no­ci­da por nin­gún país inclui­do Arme­nia, Ara­yik Harut­yun­yan, quien el sába­do dijo el sába­do decla­ró que no nego­cia­ría nada antes de con­tar con el reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal como “el úni­co camino hacia la paz y la segu­ri­dad en la región”. Ade­más de anun­ciar que per­so­nal­men­te diri­gi­ría a sus hom­bres en el fren­te, advir­tien­do que “serán con­si­de­ra­das como obje­ti­vos mili­ta­res legí­ti­mos todas las gran­des ciu­da­des aze­ríes”, por lo que le pidió a los civi­les que las aban­do­nen. Al res­pec­to fun­cio­na­rios azer­bai­ya­nos afir­ma­ron este domin­go que Harut­yun­yan había sido gra­ve­men­te heri­do en un bún­ker al ser alcan­za­do por un bom­bar­deo. Lo que obvia­men­te fue des­men­ti­do des­de sus oficinas.

El pasa­do sába­do tres el Pri­mer Minis­tro arme­nio Nikol Pashin­yan, en un men­sa­je tele­vi­sa­do a todo dijo que el país esta­ba vivien­do un “momen­to deci­si­vo”, y pidió la uni­dad de toda la nación.

Arme­nia reco­no­ció la muer­te de 51 com­ba­tien­tes sepa­ra­tis­tas, ele­van­do el núme­ro a casi 250, entre los que se inclu­yen 30 civi­les, cuán­do a ape­nas cua­tro días de ini­cia­do el con­flic­to ya se habla­ba de más de 2300 com­ba­tien­tes entre muer­tos y heri­dos solo en el ban­do arme­nio (Ver: Nagorno-Kara­baj la gue­rra pri­va­da de Erdoğan).

Mien­tras que Azer­bai­yán denun­ció que el domin­go dos civi­les habían muer­to en la ciu­dad de Bey­la­gan, al sur del país, mien­tras infor­mes perio­dís­ti­cos des­de esa ciu­dad hablan de que los pobla­do­res bus­can sobre­vi­vien­tes entre las casas des­trui­das por el enemigo.

El Obser­va­to­rio Sirio de Dere­chos Huma­nos (SOHR) con sede Lon­dres, que había denun­cia­do que los ser­vi­cios secre­tos tur­cos esta­ban tras­la­dan­do mer­ce­na­rios libios y sirios des­de el nor­te de Siria a Azer­bai­yán, infor­mó que más de 70 de esos com­ba­tien­tes ya habían muer­to en dife­ren­tes com­ba­tes en el área de Nagorno-Karabaj.

El pasa­do vier­nes dos, el pre­si­den­te fran­cés Ema­nuel Macron, ya con un fuer­te entre­di­cho con Anka­ra por otros con­flic­tos regio­na­les, denun­cio al Recep Erdoğan, el pre­si­den­te tur­co, de per­mi­tir que más de 300 com­ba­tien­tes vin­cu­la­dos a gru­pos fun­da­men­ta­lis­tas sirios cru­za­sen por su terri­to­rio rum­bo a Azer­bai­yán, exi­gién­do­le una expli­ca­ción, ya que ha cru­za­do una muy peli­gro­sa línea.

El frio silen­cio de Washington

El gobierno de Donald Trump, envuel­to en la monu­men­tal cri­sis que ha pro­du­ci­do la pan­de­mia, que ya ha gene­ra­do cer­ca de 210 mil muer­tos, que lo han hecho tam­ba­lear la posi­bi­li­dad de su reelec­ción que dispu­tara el pró­xi­mo tres de noviem­bre, al tiem­po que en estas horas el mis­mo, se encuen­tra inter­na­do en Cen­tro Médi­co Mili­tar Wal­ter Reed, en Mary­land, afec­ta­do del virus que tan­to des­pre­ció, guar­da un atro­na­dor silen­cio fren­te a la cri­sis del Cáu­ca­so sur. Ponien­do a car­go de las dis­cu­sio­nes a un fun­cio­na­rio de segun­do orden como lo es el ex diplo­má­ti­co Carey Cava­naugh, espe­cia­lis­ta en reso­lu­ción de con­flic­tos y con­trol de armas, que care­ce de la enver­ga­du­ra polí­ti­ca para dis­cu­tir los pre­si­den­tes de Rusia y Fran­cia, quie­nes están diri­gien­do per­so­nal­men­te las dis­cu­sio­nes para alcan­zar un alto el fuego.

Cava­naugh, solo se limi­tó a “comen­tar” la situa­ción acla­ran­do lo obvio: “Esta­dos Uni­dos no estu­vo en esa dis­cu­sión”. Por lo que se cree­ría que Washing­ton está dejan­do hacer, cuan­do más allá del des­or­den con­que la admi­nis­tra­ción Trump ha lle­va­do la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na, se entien­do que per­mi­tir una gran esca­la­da de esa gue­rra, que se libra a las puer­tas de sus dos gran­des enemi­gos Rusia e Orán, ade­más de vol­ver a poner en cri­sis la pro­vi­sión de gas y petró­leo hacia Euro­pa, no deja de ser muy beneficiosa.

Tho­mas de Waal, un espe­cia­lis­ta en la cues­tión del Cáu­ca­so miem­bro senior de Car­ne­gie Euro­pe para la Paz Inter­na­cio­nal, con sede en Bru­se­las, dijo: “Los esta­dou­ni­den­ses se han reti­ra­do de este tema” y agre­gó toda­vía más enfá­ti­co: “Si Trump ha oído hablar de Azer­bai­yán, es por­que es un lugar en el que que­ría cons­truir una torre Trump”.

Por su par­te Mike Pom­peo, Secre­ta­rio de Esta­dos, le qui­tó impor­tan­cia des­cre­yen­do de la posi­bi­li­dad de la inter­na­cio­na­li­za­ción de con­flic­to. Hacien­do algu­nas tenues afir­ma­cio­nes que por saber de quién vie­nen son rotun­das men­ti­ras: “Cree­mos que los foras­te­ros debe­rían que­dar­se fue­ra” e “Ins­ta­mos a un alto el fue­go, que­re­mos que ambos retro­ce­dan. Hemos habla­do con los líde­res de cada uno de los dos paí­ses y les hemos pedi­do que hagan pre­ci­sa­men­te eso”.

De pro­yec­tar estas afir­ma­cio­nes en el mapa de con­flic­to mun­dia­les, por acción direc­ta o dele­ga­ción, como Siria, Irak, Pales­ti­na, Yemen, Afga­nis­tán, Libia, Soma­lia y el Sahel, e habría que estar pre­pa­ra­do para una lar­ga gue­rra en el Cáu­ca­so sur.

En 2017 cuan­do Esta­dos Uni­dos nom­bró a Andrew Scho­fer como su nue­vo repre­sen­tan­te en el Gru­po de Minsk, (OSCE), con­for­ma­do por una doce­na de paí­ses entre ellos Rusia, Esta­dos Uni­dos Fran­cia y Rei­no Uni­do, para la solu­ción del con­flic­to de Nagorno-Kara­baj, Washing­ton, ni siquie­ra le dio ran­go de emba­ja­dor a su repre­sen­tan­te deján­do­lo por deba­jo del resto.

En abril 2016, duran­te la admi­nis­tra­ción de Barak Oba­ma, tras el últi­mo gran esta­lli­do en el Cáu­ca­so que se cono­ció como “la gue­rra de los cua­tro días”, el enton­ces Secre­ta­rio de Esta­do John Kerry, se apu­ró a inter­ve­nir en el con­flic­to, comu­ni­cán­do­se de mane­ra inme­dia­ta con los dos jefes de esta­do, para des­pués par­ti­ci­par per­so­nal­men­te con sus pares de Rusia y Fran­cia en la pri­me­ra cum­bre de los pre­si­den­tes de Azer­bai­yán y Arme­nia. pudien­do alcan­zar algu­nas medi­das para paci­fi­car la situa­ción y evi­tar nue­vas esca­la­das. Lo que evi­den­te­men­te a Donald Trump, no le ha intere­sa­do mantener.

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *