Argen­ti­na. Tra­ba­ja­do­res del Bauen: «acá no ter­mi­na nada, acá empie­za todo»

Por Jonathan Raed, Tiem­po Argen­tino /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 4 de octu­bre de 2020.

Dejan atrás el edi­fi­cio don­de se for­jó un hito colec­ti­vo, gol­pea­dos por el veto a la expro­pia­ción, los tari­fa­zos y la pan­de­mia, pero se lle­van a otra par­te, intac­ta, la cons­truc­ción de 17 años de lucha.

(Foto: Pedro Pérez) 

“Acá, no ter­mi­na nada. Acá, empie­za todo”, sen­ten­cia la car­ta que las y los tra­ba­ja­do­res del hotel coope­ra­ti­vo Bauen publi­can en esta edi­ción de Tiem­po, a fin de com­par­tir con la socie­dad la dolo­ro­sa y nece­sa­ria deci­sión de aban­do­nar el míti­co edificio.

“La cate­dral del coope­ra­ti­vis­mo” está de mudan­za. Si uno se acer­ca a Callao 360, se encon­tra­rá con una fami­lia emba­lan­do cosas, arman­do una feria ame­ri­ca­na para sacar­le unos man­gos a aque­llo que ya no ten­drá uti­li­dad en el nue­vo hogar. Como en toda mudan­za, hay estrés, sen­sa­cio­nes encon­tra­das y hay tam­bién nos­tal­gia por los recuer­dos que inva­den la men­te al dete­ner la mira­da en cada pared, en cada espejo.

A fuer­za de vetos, tari­fa­zos y clau­su­ras ensa­ña­das, el macris­mo dejó un hue­co de deu­das en el cora­zón de la coope­ra­ti­va. La pan­de­mia, en tan­to, hizo lo que mejor sabe y le dio el gol­pe de gracia.

Lo expli­ca Fede­ri­co Tona­re­lli, vice­pre­si­den­te de la coope­ra­ti­va Bauen y pre­si­den­te de la fede­ra­ción Argen­ti­na de Coope­ra­ti­vas de Tra­ba­ja­do­res Auto­ges­tio­na­dos (FACTA): “Veni­mos de una suce­sión de cues­tio­nes que ter­mi­nan con­flu­yen­do en esta situa­ción, que nadie espe­ra­ba ni supo­nía. La fun­da­men­tal es la acción per­ma­nen­te del macris­mo con­tra la coope­ra­ti­va Bauen, en todas sus for­mas. No solo con­tra lo que repre­sen­tó siem­pre sim­bó­li­ca­men­te, sino con cla­ros intere­ses mate­ria­les como par­te del con­flic­to. La máxi­ma expre­sión de ese accio­nar fue el veto de Mau­ri­cio Macri a la Ley de Expropiación”.

...
(Foto: Pedro Pérez)

Eva Los­sa­da es la pre­si­den­ta de la coope­ra­ti­va. Entre lágri­mas, apun­ta: “Bauen, en ale­mán, sig­ni­fi­ca ‘cons­truc­ción’. Todo lo que cons­trui­mos no va a ser en vano, por­que ya está gra­ba­do a fue­go. Siem­pre fui­mos gol­pea­dos, y eso nos unió, nos dio fuer­za. Es muy dolo­ro­so, pero el edi­fi­cio no es todo”.

Remar­ca las bru­ta­les con­se­cuen­cias de las polí­ti­cas del macris­mo, pero tam­bién advier­te: “Acá no tene­mos ban­de­ra par­ti­da­ria. Nues­tra ban­de­ra es la del tra­ba­jo y es la que levan­ta­mos siem­pre. Hay sec­to­res de este gobierno que se lava­ron las manos con noso­tros. Ni siquie­ra tra­je­ron gen­te para asis­tir en el hotel, con la can­ti­dad de camas que hay, en la pan­de­mia. Estu­vi­mos siem­pre a dis­po­si­ción para cola­bo­rar con la aten­ción a pacien­tes leves, pero nada. Solo el Par­ti­do Soli­da­rio y los tra­ba­ja­do­res del Cre­di­coop nos die­ron una mano”.

Pese a todo, Eva eli­ge que­dar­se con el enor­me apren­di­za­je de estos 17 años. “Apren­dí mucho. Si tra­ba­jás bajo patrón, tenés has­ta un ran­go; o sea, si sos muca­ma, lle­gás has­ta ama de lla­ves y de ahí no pasás. En la coope­ra­ti­va no pasa eso. Para mane­jar la par­te admi­nis­tra­ti­va tuve que apren­der un mon­tón de cosas de las que antes no tenía idea. Y tuve que saber para pelear por mis compañeros”.

...
(Foto: Pedro Pérez)

La cri­sis sani­ta­ria puso en jaque a muchas acti­vi­da­des. En el Bauen, pro­vo­có la tor­men­ta per­fec­ta: “Tene­mos la difi­cul­tad de con­cen­trar los que qui­zás sean los tres rubros más impac­ta­dos por la pan­de­mia: turis­mo, gas­tro­no­mía y espec­tácu­los”, ana­li­za Tona­re­lli, y defi­ne: “Sol­tar la mano del edi­fi­cio impi­de que se lle­ve pues­to todo lo cons­trui­do en estos 17 años. Es una deci­sión difí­cil, pero abso­lu­ta­men­te cons­cien­te. La cons­truc­ción que hici­mos la vamos a lle­var a otra par­te de la ciudad”.

El com­ple­jo cooperativo

El Bauen no solo alber­ga a los tra­ba­ja­do­res del hotel, sino tam­bién a otras cua­tro coope­ra­ti­vas que con­for­man el com­ple­jo coope­ra­ti­vo: El Des­cu­bri­dor, el Movi­mien­to Popu­lar La Dig­ni­dad, el colec­ti­vo La Pode­ro­sa y la revis­ta Cítrica.

Nacho Levy, refe­ren­te de La Pode­ro­sa, des­cri­be: “El Bauen es el nido del que nacie­ron casi todas las ban­da­das que vola­ron atrás de un sue­ño. De no haber exis­ti­do el Bauen, no exis­ti­ría La Pode­ro­sa. En Callao y Corrien­tes encon­tra­mos un hogar, allá por el 2004. Y un hogar no se com­po­ne sola­men­te de cua­tro pare­des y un techo, sino de cali­dez, con­ten­ción, humanidad”.

...
(Foto: Pedro Pérez)

Levy plan­tea, ade­más, que “el com­pro­mi­so, la res­pon­sa­bi­li­dad y la obli­ga­ción del cam­po popu­lar es trac­cio­nar todas las res­pues­tas polí­ti­cas que sean nece­sa­rias para que el nom­bre del Bauen viva eter­na­men­te en el hori­zon­te de todas aque­llas per­so­nas que soña­mos un mun­do mucho más pare­ci­do al Bauen que a la eco­no­mía de mercado”.

Agus­tín Colom­bo, perio­dis­ta de la revis­ta Cítri­ca, da su pun­to de vis­ta: “El Bauen dejó de ser sola­men­te un hotel para pasar a ser un espa­cio que aglu­ti­nó a dis­tin­tas coope­ra­ti­vas, con el fin de for­mar algo mucho más gran­de: un hogar basa­do en la soli­da­ri­dad”. En ese sen­ti­do, ejem­pli­fi­ca: “Este hotel daba alo­ja­mien­to a per­so­nas del inte­rior que venían a hacer­se tra­ta­mien­tos médi­cos a Bue­nos Aires, en hos­pi­ta­les como el Garrahan, sin recu­rrir a una ero­ga­ción gran­de por los 15, 30 y has­ta 60 días que debían estar las fami­lias para tra­tar­se. No tenían el dine­ro para pagar un hotel y el Bauen les brin­da­ba ese servicio”.

Hora­cio Lalli, socio fun­da­dor de la coope­ra­ti­va Bauen, obser­va todo des­de la recep­ción: ”No habla­mos des­de la dema­go­gia, por­que lo más impor­tan­te del Bauen no somos los tra­ba­ja­do­res, sino las per­so­nas que nos acom­pa­ña­ron. No hubié­ra­mos podi­do hacer nada si un día León Gie­co no nos metía cin­co mil per­so­nas en la puer­ta para que no nos pudie­ran des­alo­jar. No pode­mos vin­cu­lar a la coope­ra­ti­va Bauen con el hotel, es una cues­tión mera­men­te comer­cial. El Bauen tie­ne muchas cosas más impor­tan­tes que el alqui­ler de habitaciones”.

...
(Foto: Pedro Pérez)

El actor Manuel Callau es el pre­si­den­te de la coope­ra­ti­va El Des­cu­bri­dor, que se unió al com­ple­jo hace tres años. “Si uno se pone fren­te a la cons­truc­ción del Bauen, pue­de tener dos mira­das dife­ren­tes. Están quie­nes no se intere­san para nada por los tra­ba­ja­do­res y quie­ren tomar las estruc­tu­ras por­que les intere­sa el poder y el dine­ro. Y esta­mos los tra­ba­ja­do­res, que cons­trui­mos un espa­cio que exce­de la idea del edi­fi­cio. Parar­se fren­te a esta idea de la cons­truc­ción defi­ne los dos mun­dos que están hoy en pug­na, en la Argen­ti­na y en el mun­do”, analiza.

Callau remar­ca: “Estoy con­ven­ci­do de que este espa­cio coope­ra­ti­vo tie­ne una pro­yec­ción en el tiem­po que va a gene­rar nue­vas cosas, en el mar­co de esta nece­si­dad de reela­bo­ra­ción de para­dig­mas en el que vivi­mos. Esta cons­truc­ción no tie­ne en su eje la des­truc­ción del hom­bre por el hom­bre, sino al ser humano y a la solidaridad”.

El secre­ta­rio de El Des­cu­bri­dor, Nacho Iam­brich, des­ta­ca: “El Bauen ha sufri­do ame­na­zas de clau­su­ra, con ata­ques per­ma­nen­tes de un sec­tor polí­ti­co-eco­nó­mi­co con­cen­tra­do, que tie­ne como obje­ti­vo poner de rodi­llas a los tra­ba­ja­do­res por­que ven inad­mi­si­ble que en pleno cen­tro de Bue­nos Aires estén demos­tran­do que se pue­den hacer las cosas de otra mane­ra. Con la fuer­za del tra­ba­jo y sin que nadie se apro­ve­che de otro; sin un patrón vivien­do en Puer­to Made­ro y un gru­po de labu­ran­tes con ape­nas lo jus­to para vivir”.

...
(Foto: Pedro Pérez)

“Esta­mos tra­ba­jan­do con el INAES en la bús­que­da de un nue­vo espa­cio. Tam­bién esta­mos en con­ver­sa­cio­nes con otros orga­nis­mos del Esta­do, como el Minis­te­rio de Cul­tu­ra. Has­ta la apa­ri­ción del nue­vo espa­cio, tra­ba­ja­re­mos en la par­te admi­nis­tra­ti­va en las ofi­ci­nas del Movi­mien­to Coope­ra­ti­vo y tam­bién en la sede de la CTA de la Ciu­dad de Bue­nos Aires”, fina­li­za Tona­re­lli. Toda­vía no sabe dón­de, pero el Bauen sigue. Joa­quín Sabi­na resu­mi­ría: “Pero todo se aca­ba, ya es hora de decir­te ciao /​Me ha cita­do la luna en Corrien­tes, esqui­na Callao”. «

Cró­ni­ca de un vacia­mien­to que visi­bi­li­za­ron los trabajadores

Para el Mun­dial de 1978, la fir­ma Bauen S.A. con­si­guió un cré­di­to blan­do por par­te del gobierno de fac­to para cons­truir el hotel y alber­gar a turis­tas. El titu­lar de la com­pa­ñía era Mar­ce­lo Iur­co­vich, quien tenía flui­dos con­tac­tos con la Arma­da Argentina.

“Es una his­to­ria tris­te, bas­tan­te oscu­ra. Todo ese gru­po que con­du­cía el país por aque­llos años arma­ba empre­sas para des­pués esta­far al Esta­do. Y esto no se visua­li­zó sino a tra­vés de la coope­ra­ti­va Bauen, por­que nun­ca el Esta­do recla­mó lo que legí­ti­ma­men­te le per­te­ne­ce, que es este edi­fi­cio”, resu­me Hora­cio Lalli.

...
(Foto: Pedro Pérez)

El cré­di­to blan­do jamás fue paga­do y el hotel pasó por varias ven­tas dudo­sas. El Esta­do podría recla­mar­lo, pero esto nun­ca ocu­rrió. En más de una opor­tu­ni­dad, los tra­ba­ja­do­res del Bauen pro­mo­vie­ron la opción de que el Esta­do recla­me el hotel y dé la con­ce­sión a los tra­ba­ja­do­res, pero esto tam­po­co prosperó.

Según la inves­ti­ga­ción del perio­dis­ta Gui­ller­mo Bera­sa­te­gui, Iur­co­vich tenía un vicio: “Cam­biar el nom­bre de su fir­ma para que los emplea­dos per­die­ran dere­chos y bene­fi­cios socia­les, lo que ori­gi­nó una amplia red de empre­sas fan­tas­ma que, entre otras cosas, lo ayu­da­ron a evadir”.

Nacho Iam­brich apun­ta: “Duran­te 20 años, hubo una empre­sa que lucró y se lle­vó mucho dine­ro. Abrió otros hote­les en otros paí­ses y apro­ve­chó lue­go una cri­sis del país para vaciar el edi­fi­cio”. En los ’90, una empre­sa chi­le­na com­pró el hotel, pero solo pagó una par­te y fue a la quie­bra. Iur­co­vich pidió devol­ver el dine­ro reci­bi­do y que­dar­se con el hotel, pero nun­ca lo devol­vió. Hoy, su empre­sa Mer­co­te­les S.A. recla­ma la pro­pie­dad del hotel y, según últi­ma reso­lu­ción de la jue­za que lle­va la cau­sa, debe­rá pagar una indem­ni­za­ción a los tra­ba­ja­do­res cuan­do estos deci­dan irse.

“Cam­bia­ron cin­co veces de razón social, levan­ta­ban hipo­te­cas por un día –afir­mó Lalli – . Ese es nues­tro dolor, que el edi­fi­cio se lo que­den estos tipos y no el Esta­do, que es el legí­ti­mo dueño”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *