Nación Mapu­che. Tamshi­ya­cu: Piden con­fir­mar sen­ten­cia con­tra empre­sa que defo­res­tó bos­ques en Loreto

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de octu­bre de 2020

Cacao del Perú Nor­te (aho­ra Tamshi S.A.C.) ape­ló sen­ten­cia de 2019 que con­de­na­ba a la empre­sa a pagar una repa­ra­ción de más de S/​15 millo­nes por deli­tos vin­cu­la­dos a la defo­res­ta­ción. Exge­ren­te con­de­na­do a 8 años de pri­sión sigue prófugo.

Momen­to cla­ve en el pro­ce­so con­tra Cacao del Perú Nor­te S.A.C., actual­men­te Tamshi S.A.C, empre­sa denun­cia­da por defo­res­tar cer­ca de 2 mil hec­tá­reas de bos­que para ins­ta­lar una plan­ta­ción de cacao en la loca­li­dad de Tamshi­ya­cu, en la pro­vin­cia de May­nas, región Loreto.

En 2019, la Cor­te Supe­rior de Jus­ti­cia de Lore­to con­de­nó a la empre­sa vin­cu­la­da al Gru­po Mel­ka al pago de S/​15 millo­nes de repa­ra­ción civil por los deli­tos de trá­fi­co ile­gal de pro­duc­tos fores­ta­les made­ra­bles y obs­truc­ción del pro­ce­di­mien­to. Ade­más, dic­tó 8 años de pri­sión para Rubén Anto­nio Espi­no­za, geren­te que actual­men­te se encuen­tra pró­fu­go. Otros dos tra­ba­ja­do­res, Ernes­to Vega Del­ga­do y Gio­van­ni Cubas Ramí­rez reci­bie­ron penas suspendidas.

Dicha sen­ten­cia se con­si­de­ró his­tó­ri­ca, por ser la pri­me­ra san­ción penal para deli­tos de este tipo. Sin embar­go, los con­de­na­dos en pri­me­ra ins­tan­cia ape­la­ron el fallo. Aho­ra la deci­sión es de los jue­ces que inte­gran la Sala de Ape­la­cio­nes de Lore­to. Este vier­nes esta­ba pro­gra­ma­da una audien­cia, pero se pos­pu­so para el miér­co­les 14 de octubre.

Casi cua­ren­ta orga­ni­za­cio­nes exi­gen que se con­fir­me la sen­ten­cia en pri­me­ra ins­tan­cia con­tra Tamshi S.A.C. El caso de Tamshi­ya­cu es cali­fi­ca­do como emble­má­ti­co para la lucha con­tra la deforestación.

La defen­sa de la empresa

«Bási­ca­men­te son dos los prin­ci­pa­les medios de prue­ba que están pre­sen­tan­do en su ape­la­ción. En el caso de Tamshi S.A.C. está rela­cio­na­da con el pago de la indem­ni­za­ción. Ellos han pre­sen­ta­do un estu­dio de valo­ra­ción que con­tra­di­ce al que ela­bo­ró la Pro­cu­ra­du­ría en su momen­to», expli­ca Jean Pie­rre Arau­jo, direc­tor de la Ini­cia­ti­va de Jus­ti­cia Ambien­tal de la Socie­dad Perua­na de Dere­cho Ambien­tal (SPDA). Como se recuer­da, los S/​15 millo­nes fue­ron esti­ma­dos en base a los per­jui­cios cau­sa­dos en las hec­tá­reas deforestadas.

En diá­lo­go con Way­ka, el abo­ga­do pre­ci­só tam­bién que la Fis­ca­lía y la Pro­cu­ra­du­ría del Minis­te­rio del Ambien­te no ha teni­do tiem­po aún de pre­sen­tar medios de defen­sa ante esas ale­ga­cio­nes. «Por eso creo que la audien­cia de este vier­nes sería más de orde­na­mien­to de los pasos que van a seguir las par­tes», seña­ló Arau­jo. Es decir que la Sala aún tie­ne infor­ma­ción que ana­li­zar antes de dar una decisión.

Por otro lado, la defen­sa del pró­fu­go Rubén Anto­nio Espi­no­za bus­ca­ría demos­trar que él no tenía víncu­lo labo­ral con la empre­sa. «Recor­de­mos que Cacao del Perú era miem­bro de un gru­po, un hol­ding, y hay un geren­te que mane­ja varias empre­sas pero no nece­sa­ria­men­te tie­ne una rela­ción con cada una de las ellas. Al pare­cer esa sería su estra­te­gia ante la ausen­cia de un con­tra­to direc­to con Cacao del Perú», expli­ca Jean Pie­rre Araujo.

Un lar­go proceso

La tala de bos­que pri­ma­rio por par­te de Cacao del Perú Nor­te habría ini­cia­do en 2013. No con­ta­ban con un Estu­dio de Impa­co Ambien­tal (EIA) ni otro per­mi­so. Ante las denun­cias de ciu­da­da­nos de Tamshi­ya­cu, la Fis­ca­lía Espe­cia­li­za­da en Mate­ria Ambien­tal reali­zó un ope­ra­ti­vo en las ins­ta­la­cio­nes de la empre­sa pero esta no per­mi­te la entrada.

Un vue­lo sobre el terri­to­rio con­fir­mó las gran­des dimen­sio­nes de área defo­res­ta­da median­te imá­ge­nes sate­li­ta­les. Con una orden judi­cial, la Fis­ca­lía reali­zó un alla­na­mien­to en los pre­dios de Cacao del Perú Nor­te S.A.C. para dete­ner la defo­res­ta­ción. Un año des­pués, el Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Rie­go orde­nó para­li­zar las acti­vi­da­des agrí­co­las de esta empre­sa en Tamshiyacu.

Ape­nas en 2018 ini­ció el jui­cio oral por el caso y la con­de­na se dic­tó en agos­to de 2019. La Fis­ca­lía anun­ció medi­das de pro­tec­ción para el fis­cal Alber­to Cara­za Ato­che, quien enfren­ta­ba una cam­pa­ña de des­pres­ti­go lue­go de lograr la sen­ten­cia del caso de Tamshiyacu.

Tamshiyacu
Foto: Fis­ca­lía Espe­cia­li­za­da en Mate­ria Ambien­tal – Maynas

FUENTE: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *