Esta­dos Uni­dos. Fre­ne­sí contrarrevolucionario

Por Ángel Gue­rra Cabre­ra , Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de octu­bre de 2020.

Al mar­gen de coyun­tu­ras elec­to­ra­les, la des­truc­ción de las revo­lu­cio­nes Cuba­na y Boli­va­ria­na está entre los obje­ti­vos pri­mor­dia­les de polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos y su gigan­tes­co apa­ra­to de inte­li­gen­cia y subversión.

Las últi­mas arre­me­ti­das eco­nó­mi­cas y otros tra­ji­nes tru­cu­len­tos de Esta­dos Uni­dos con­tra Vene­zue­la y Cuba lle­van un incon­fun­di­ble tufo elec­to­ral. Los 29 votos elec­to­ra­les del esta­do de Flo­ri­da sue­len ser deci­si­vos para ganar una elec­ción apre­ta­da, como la que pare­ce estar­se con­fi­gu­ran­do y Trump tra­ta de con­quis­tar, sin impor­tar cómo, el voto ultra­de­re­chis­ta de las nutri­das colo­nias vene­zo­la­na y cuba­na que allí residen.

El fenó­meno de actuar sin la míni­ma con­si­de­ra­ción éti­ca para cachar sufra­gios es tra­di­cio­nal en la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do se acer­can los comi­cios pre­si­den­cia­les. Por eso se habla tan­to de la “sor­pre­sa de octu­bre”, por lo gene­ral refe­ri­da a una acción mili­tar lle­va­da a cabo el mes pre­vio a las elec­cio­nes de noviem­bre, diri­gi­da a uni­fi­car al país en torno al pre­si­den­te y a trans­fe­rir­le así una can­ti­dad impor­tan­te de votos, emi­ti­dos prin­ci­pal­men­te por mie­do. Lo que es nue­vo con la admi­nis­tra­ción de Trump es el gra­do de deses­pe­ra­ción y, fre­cuen­te­men­te, ama­teu­ris­mo, con que se con­du­cen las accio­nes de cace­ría de votos, o para el caso, todas sus accio­nes. Al pun­to que a veces move­rían a risa si no deri­va­ran en crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, más en medio de una pan­de­mia, tan­to la asfi­xia eco­nó­mi­ca como las accio­nes arma­das y terro­ris­tas que las carac­te­ri­zan, las últi­mas en el caso de Vene­zue­la. Cuba sufrió déca­das de san­grien­to terro­ris­mo de la CIA y de las orga­ni­za­cio­nes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias de pan­ta­lla crea­das por ella. Yén­do­nos más a fon­do, lo que ocu­rre en el caso del mag­na­te es que tan­to él como su equi­po más cer­cano son fiel refle­jo de la extre­ma­da­men­te pro­fun­da y ya irre­ver­si­ble cri­sis moral, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que expe­ri­men­tan el sis­te­ma impe­ria­lis­ta de Esta­dos Uni­dos y las ins­ti­tu­cio­nes que ges­tio­nan la “demo­cra­cia” de ese país. A la vez, expre­san la gue­rra civil en ger­men entre impor­tan­tes gru­pos de poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co que se dispu­tan hoy, no una elec­ción, sino el con­trol y el rum­bo defi­ni­ti­vo de la nave impe­ria­lis­ta yan­qui en el momen­to más crí­ti­co de su his­to­ria. Difí­cil encon­trar una mejor prue­ba de la gene­ra­li­za­ción de esta cri­sis que el deca­den­te y vul­gar pri­mer deba­te entre Trump y su rival demó­cra­ta Joseph Biden. Habría que aña­dir tam­bién, que en la con­duc­ta del mul­ti­mi­llo­na­rio tie­ne una enor­me influen­cia la irre­fre­na­ble y pato­ló­gi­ca obse­sión de con­ti­nuar en la Casa Blan­ca cua­tro años más no impor­ta los medios, mis­mo pro­pó­si­to de su círcu­lo cer­cano, fre­né­ti­co por que­dar­se en el gobierno, tan­to por razo­nes de nego­cios como de impul­sar por lar­go tiem­po su agen­da ultra­de­re­chis­ta a esca­la local e internacional.

En la recien­te gira anti­ve­ne­zo­la­na ‑y anti­chi­na, habría que aña­dir- de Pom­peo, el secre­ta­rio de Esta­do fue a ins­ti­gar a los nue­vos pre­si­den­tes de Suri­nam y Guya­na con­tra Vene­zue­la, a la vez que calen­ta­ba las fron­te­ras bra­si­le­ña y colom­bia­na con ese país. En esta son fre­cuen­tes las accio­nes de para­mi­li­ta­res y ban­das cri­mi­na­les, recha­za­das fir­me­men­te por la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na pero que han cos­ta­do san­gre de sus miem­bros. Para­le­lo al via­je de Pom­peo se daba a cono­cer el bochor­no­so infor­me de dere­chos huma­nos de la “misión inde­pen­dien­te de deter­mi­na­ción de hechos”, coci­na­do por el pes­ti­len­te Gru­po de Lima a espal­das y en con­tra de la acti­vi­dad que rea­li­za en Vene­zue­la, con todas las garan­tías, un gru­po de la Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do de la ONU para Dere­chos Huma­nos. En esos días los órga­nos de segu­ri­dad boli­va­ria­nos cap­tu­ra­ron un agen­te grin­go, mer­ce­na­rio de la empre­sa MVM inc., en labo­res de espio­na­je y pre­pa­ra­ción de actos terro­ris­tas con­tra refi­ne­rías, líneas eléc­tri­cas y otros impor­tan­tes obje­ti­vos. Todo lo antes men­cio­na­do diri­gi­do a incre­men­tar la gue­rra irre­gu­lar con­tra Vene­zue­la y a exa­cer­bar nue­va­men­te el ambien­te de lin­cha­mien­to inter­na­cio­nal con­tra la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. A crear un cli­ma pro­pi­cio a la jus­ti­fi­ca­ción de accio­nes terro­ris­tas, o aca­so, algún tipo de ata­que de mayor esca­la con­tra su terri­to­rio. Un obje­ti­vo fun­da­men­tal de este con­jun­to de accio­nes es impe­dir, o hacer fra­ca­sar, las estra­té­gi­cas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de diciem­bre en la patria de Bolívar.

Mien­tras, Washing­ton era derro­ta­do igno­mi­nio­sa­men­te en su inten­to de impe­dir que Cuba fue­ra elec­ta al Comi­té Eje­cu­ti­vo de la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud y Trump decre­ta­ba un cie­rre total a la posi­bi­li­dad de que los pocos esta­dou­ni­den­ses que reci­ben auto­ri­za­ción de via­jar a la isla se alo­jen en hote­les del Esta­do, par­ti­ci­pen en even­tos o com­pren haba­nos y ron, que enci­ma de otras medi­das ante­rio­res, sig­ni­fi­ca la casi impo­si­bi­li­dad para estos de visi­tar Cuba.

Un asun­to debe que­dar cla­ro: Al mar­gen de coyun­tu­ras elec­to­ra­les, la des­truc­ción de las revo­lu­cio­nes Cuba­na y Boli­va­ria­na está entre los obje­ti­vos pri­mor­dia­les de polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos y su gigan­tes­co apa­ra­to de inte­li­gen­cia y sub­ver­sión. Esto se des­pren­de de muchos de los docu­men­tos secre­tos ya des­cla­si­fi­ca­dos de la CIA, el Pen­tá­gono y otras agen­cias, y es cada vez más explí­ci­to en el dis­cur­so imperialista.

Fuen­te: Rebe­lion

Twitter:@aguerraguerra Ima­gen de por­ta­da: Mapa de inter­fe­ren­cia de EE.UU. en cam­bios de gobierno en el mun­do y en pro­ce­sos elec­to­ra­les. Crea­ti­ve Com­mons Attri­bu­tion-Sha­re Ali­ke 4.0 International

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *