Cuba. Medi­das en La Haba­na apun­tan a la economía

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de octu­bre de 2020.

Lue­go de un mes de refor­za­mien­to de las medi­das res­tric­ti­vas se ha redu­ci­do el núme­ro de even­tos acti­vos, con­tro­les de focos, enfer­mos y pacien­tes gra­ves con covid-19.

Sin bares, dis­co­te­cas, gim­na­sios ni via­jes inter­pro­vin­cia­les, La Haba­na, aún en fase de trans­mi­sión autóc­to­na limi­ta­da de la epi­de­mia, entra en una nue­va eta­pa de fle­xi­bi­li­dad de las medi­das y bus­ca reac­ti­var la eco­no­mía lue­go de un mes de cua­ren­te­na con toque de queda.

“Eso había que hacer­lo ya, no hay eco­no­mía que aguan­te. La gen­te tie­ne que poner­se a tra­ba­jar ya por­que has­ta cuán­do, con lo que está cos­tan­do la covid-19”, dijo Rolan­do Arcia, pro­fe­sor jubilado.

Has­ta el momen­to, los gas­tos aso­cia­dos a la pan­de­mia en la capi­tal ascien­den a 125 millo­nes de pesos, fun­da­men­tal­men­te en ali­men­ta­ción en cen­tros de ais­la­mien­tos, medi­ca­men­tos, pres­ta­cio­nes mone­ta­rias a los tra­ba­ja­do­res, trans­por­ta­ción e higie­ne, dijo en la tele­vi­so­ra local Jor­ge Villa, al fren­te de la eco­no­mía en el gobierno provincial.

Sin embar­go, más que los gas­tos, pesan sobre el pre­su­pues­to los ingre­sos deja­dos de cap­tar debi­do a las medi­das adop­ta­das des­de mar­zo para con­te­ner la pandemia.

Según Villa, entre estos se encuen­tran los pre­ve­nien­tes de las ven­tas mino­ris­tas de ali­men­tos, indus­tria­les y mate­ria­les de cons­truc­ción; gas­tro­no­mía, el apor­te de las empre­sas por con­cep­to de uti­li­da­des y ren­di­mien­tos de la inver­sión, por la reduc­ción de los nive­les de actividad.

“Des­de el ini­cio de la pan­de­mia a la fecha, apro­xi­ma­da­men­te el 13 por cien­to del pre­su­pues­to ini­cial pre­vis­to en cuan­to a los ingre­sos, ha sido afec­ta­dos”, sen­ten­ció Villa, quien seña­ló que los mon­tos deja­dos de ingre­sar serían de unos 680 millo­nes de pesos.

En esa suma se inclu­yen cer­ca de 201 millo­nes de pesos aso­cia­dos al tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia, en el cual en los casi sie­te meses que dura la epi­de­mia se han regis­tra­do 130 000 sus­pen­sio­nes tem­po­ra­les y afec­ta­cio­nes a los nive­les de acti­vi­dad, sobre todo en aque­llos vin­cu­la­dos al alo­ja­mien­to, la gas­tro­no­mía y el transporte.

Regre­sar a la nue­va normalidad

Según el res­pon­sa­ble de la eco­no­mía en La Haba­na, los gas­tos y el impac­to en los ingre­sos jus­ti­fi­can la nece­si­dad de reac­ti­var la eco­no­mía y la entra­da en vigor de nue­vas medi­das a par­tir del pri­me­ro de octu­bre, lue­go de un cie­rre casi total de la ciu­dad por un mes.

Con el regre­so del trans­por­te públi­co y pri­va­do de pasa­je­ros des­de el 3 de octu­bre, la mayo­ría de las per­so­nas regre­sa­rán a sus pues­tos, mien­tras se espe­ra que otras 120.671 se man­ten­gan labo­ran­do a dis­tan­cia o en la moda­li­dad de teletrabajo.

El gober­na­dor de la ciu­dad, Rei­nal­do Gar­cía, dio a cono­cer a medios de pren­sa que se ana­li­za­rá la pro­ba­ble rein­cor­po­ra­ción a sus cen­tros labo­ra­les de unos 53.666 tra­ba­ja­do­res inte­rrup­tos, de los que fue­ron reubi­ca­dos ape­nas alre­de­dor de 10.182.

De acuer­do con Villa, reci­ben tra­ta­mien­to sala­rial 21.022 madres que cui­dan en sus casas a hijos peque­ños, 17.021 tra­ba­ja­do­res en ries­go y 12.942 per­so­nas ais­la­das, que cobran algu­na garan­tía sala­rial. Del total, más de 15.000 cobran la tota­li­dad del sala­rio y más de 26.000 per­ci­ben el 60 por ciento.

Otras medi­das en camino

Ade­más del levan­ta­mien­to de las prohi­bi­cio­nes rela­cio­na­das con la movi­li­dad de las per­so­nas y los equi­pos, la reac­ti­va­ción del comer­cio y el res­ta­ble­ci­mien­to del trans­por­te por ómni­bus, lan­chas y metro­bús –para el tras­la­do de ciclos por el túnel de la bahía de La Habana‑, se han adop­ta­do otras medi­das sectoriales.

Recien­tes infor­ma­cio­nes indi­can que entre el 15 y el 20 de octu­bre se pro­ce­de­rá a la desin­fec­ción de ins­ta­la­cio­nes del sec­tor de la edu­ca­ción y el tras­la­do de pro­fe­so­res de pro­vin­cias orien­ta­les que pres­tan ser­vi­cios en escue­las haba­ne­ras, para la reanu­da­ción del cur­so esco­lar el 2 de noviembre.

Medios loca­les die­ron a cono­cer que los cines abri­rán des­de el 3 de octu­bre, mien­tras que los tea­tros pro­gra­ma­rán fun­cio­nes progresivamente.

Según tras­cen­dió, se espe­ran otras medi­das rela­cio­na­das con el sec­tor de la salud.

Algu­nos criterios

Las medi­das anun­cia­das por el gober­na­dor en el pro­gra­ma tele­vi­si­vo Mesa Redon­da son toda­vía el pla­to fuer­te en los diá­lo­gos de la ciu­da­da­nía. Para unos, son ade­cua­das, mien­tras otros las con­si­de­ran exa­ge­ra­das o des­acer­ta­das, y muchos lo expre­sa­ron en los foros vir­tua­les de los medios de comunicación.

Sonia Jimé­nez escri­bió en la web del perió­di­co local Tri­bu­na de La Haba­na: “con­si­de­ro que La Haba­na no está en con­di­cio­nes para la entra­da en vigor de nue­vas medi­das, como acce­so a pla­yas y pis­ci­nas y la dero­ga­ción de otras que se toma­ron. Aún hay focos abier­tos y a pesar de las mul­tas, el dis­tan­cia­mien­to local no se cumple”.

En Cuba­de­ba­te, el inter­nau­ta que fir­ma como Ojo con­si­de­ró “un error garra­fal” el levan­ta­mien­to de la prohi­bi­ción de las fies­tas, pues “al final de dos tra­gos nadie se acuer­da del naso­bu­co”. Mien­tras Pedro seña­ló: “gra­cias por abrir, mi eco­no­mía y mi cere­bro lo necesitaban”.

Des­de su per­fil de la red social Face­book, la cineas­ta cuba­na Marilyn Sola­ya comen­tó: “Nadie está obli­ga­do a ir a la pla­ya, pis­ci­nas, fiestas…La nue­va nor­ma­li­dad impli­ca ¡Res­pon­sa­bi­li­dad ciu­da­da­na! ¡Tene­mos que seguir adelante!”.

Fuen­te: Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *