Hai­tí. Al con­ce­der­le la inde­pen­den­cia, Fran­cia le robó el futuro

Por Mar­le­ne Daut, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 octu­bre 2020.

Tras el ase­si­na­to con tras­fon­do racis­ta de Geor­ge Floyd en Esta­dos Uni­dos, mucha gen­te ha exi­gi­do la reti­ra­da de los fon­dos a los depar­ta­men­tos poli­cia­les del país o inclu­so reti­rar varias esta­tuas. Otro tema que tam­bién ha resur­gi­do son las com­pen­sa­cio­nes por la esclavitud.

La mayor par­te del deba­te sobre este tipo de indem­ni­za­cio­nes ha gira­do en torno a la idea de si Esta­dos Uni­dos y Rei­no Uni­do debe­rían final­men­te recom­pen­sar a algu­nos de sus ciu­da­da­nos por los cos­tos eco­nó­mi­cos y socia­les de la escla­vi­tud que aún per­du­ran a día de hoy.

Pero en mi opi­nión no exis­te nin­gún caso más cla­ro a favor de las com­pen­sa­cio­nes por escla­vi­tud que el de Hai­tí.

Soy exper­ta en colo­nia­lis­mo y escla­vi­tud y lo que Fran­cia hizo al pue­blo hai­tiano tras la Revo­lu­ción de Hai­tí es un ejem­plo par­ti­cu­lar­men­te noto­rio de robo colo­nial. Fran­cia lle­vó la escla­vi­tud a la isla en el siglo XVII, pero a fina­les del siglo XVIII la pobla­ción escla­vi­za­da se rebe­ló y final­men­te decla­ró su inde­pen­den­cia. Sin embar­go, de algu­na mane­ra duran­te el siglo XIX en Fran­cia lle­ga­ron a la con­clu­sión de que los colo­nos que se habían apro­ve­cha­do del uso de escla­vos debían de ser recom­pen­sa­dos, y no al revés.

La alucinante historia del Reino de Haití, el Wakanda americano que sí existió

Del mis­mo modo que el lega­do de la escla­vi­tud en Esta­dos Uni­dos ha crea­do una gran dis­pa­ri­dad eco­nó­mi­ca entre esta­dou­ni­den­ses negros y blan­cos, el impues­to para la liber­tad que Fran­cia impu­so a Hai­tí (deno­mi­na­do en su momen­to «indem­ni­za­ción») per­ju­di­có gra­ve­men­te la capa­ci­dad del nue­vo país para poder prosperar.

El cos­te de la independencia

Hai­tí decla­ró ofi­cial­men­te su inde­pen­den­cia de Fran­cia en el año 1804. En octu­bre de 1806 el país se divi­dió en dos par­tes: una con Ale­xan­dre Pétion gober­nan­do en el sur y otra con Hen­ri Chris­tophe en el nor­te del país.

A pesar de que ambos gober­nan­tes habían par­ti­ci­pa­do en la revo­lu­ción hai­tia­na, los fran­ce­ses nun­ca se habían dado del todo por ven­ci­dos en la recon­quis­ta de su anti­gua colonia.

En el año 1814 el rey Luis XVIII, quien había ayu­da­do a derro­car a Napo­león a prin­ci­pios de dicho año, envió tres comi­sio­na­dos a Hai­tí para eva­luar la volun­tad de los gober­nan­tes del país de ren­dir­se. Chris­tophe, habién­do­se nom­bra­do a sí mis­mo rey en 1811, se man­tu­vo en sus tre­ce ante el anun­cio de que Fran­cia iba a vol­ver a intro­du­cir la escla­vi­tud. Ame­na­zan­do con la gue­rra, el miem­bro más pro­mi­nen­te del gabi­ne­te de Chris­tophe, el Barón de Vas­tey, no se echa­ba para atrás: «¡Nues­tra inde­pen­den­cia esta­rá garan­ti­za­da por las pun­tas de nues­tras bayonetas!».

En cam­bio, Pétion, el gober­nan­te del sur, esta­ba dis­pues­to a nego­ciar con la espe­ran­za de que el país pudie­ra pagar a Fran­cia por el reco­no­ci­mien­to de su independencia.

File 20200515 138620 1v80y3z

En el año 1803 Napo­león había ven­di­do el esta­do de Lui­sia­na a los Esta­dos Uni­dos por 15 millo­nes de fran­cos. Pétion uti­li­zó esta cifra como refe­ren­cia, pro­po­nien­do pagar dicha can­ti­dad por la inde­pen­den­cia. Sin que­rer com­pro­me­ter­se con aque­llos a los que con­si­de­ra­ba como «escla­vos fugi­ti­vos», el rey Luis XVIII recha­zó la oferta.

Petión falle­ció de for­ma repen­ti­na en el año 1818, pero Jean-Pie­rre Boyer, su suce­sor, man­tu­vo las nego­cia­cio­nes. Sin embar­go, las con­ver­sa­cio­nes con­ti­nua­ron estan­ca­das debi­do a la obs­ti­na­da opo­si­ción de Christophe.

«Cual­quier tipo de indem­ni­za­ción hacia los anti­guos colo­nos», afir­ma­ba el gobierno de Chris­tophe, era «inad­mi­si­ble».

Cuan­do Chris­tophe murió en octu­bre de 1820, Boyer pudo reuni­fi­car las dos par­tes del país. Sin embar­go, inclu­so una vez que el obs­tácu­lo de Chris­tophe hubo des­apa­re­ci­do, Boyer fra­ca­só repe­ti­da­men­te en sus inten­tos de que Fran­cia reco­no­cie­ra la inde­pen­den­cia del país. Deci­di­do a con­se­guir por lo menos el pro­tec­to­ra­do sobre la isla (algo que hubie­ra con­ver­ti­do a Hai­tí en un pro­tec­to­ra­do de Fran­cia), el suce­sor de Luis XVIII, Car­los X, repren­dió a los dos comi­sa­rios envia­dos a París por Boyer en 1824 para tra­tar de nego­ciar una indem­ni­za­ción a cam­bio del reconocimiento.

El 17 de abril de 1825, el rey fran­cés cam­bió repen­ti­na­men­te de opi­nión y emi­tió un decre­to en el que se decla­ra­ba que Fran­cia reco­no­ce­ría la inde­pen­den­cia de Hai­tí, pero sola­men­te a cam­bio de un pago de 150 millo­nes de fran­cos (10 veces más de lo que los Esta­dos Uni­dos habían paga­do por el terri­to­rio de Lui­sia­na). La suma esta­ba des­ti­na­da a com­pen­sar a los colo­nos fran­ce­ses por la pér­di­da de ingre­sos tras la abo­li­ción de la esclavitud.

La guerra más corta y absurda de la historia: la del Imperio Británico contra Zanzíbar

El Barón de Mac­kau, a quien Car­los X envió a entre­gar dicha orde­nan­za, lle­gó a Hai­tí en julio acom­pa­ña­do por un escua­drón de 14 ber­gan­ti­nes de gue­rra con más de 500 cañones.

El recha­zo de la orde­nan­za pro­ba­ble­men­te sig­ni­fi­ca­ría la gue­rra. No se tra­ta­ba de diplo­ma­cia, sino de extorsión.

Con la posi­bi­li­dad de un con­flic­to vio­len­to sobre sus cabe­zas, el 11 de julio de 1825, Boyer fir­mó el docu­men­to fatí­di­co en el que se leía que: «Los actua­les habi­tan­tes de la par­te fran­ce­sa de San­to Domin­go paga­rán… en cin­co cuo­tas igua­les… la suma de 150.000.000 fran­cos des­ti­na­da a indem­ni­zar a los anti­guos colonos.»

La pros­pe­ri­dad de Fran­cia a cos­ta de la pobre­za en Haití

Artícu­los perio­dís­ti­cos de la épo­ca reve­lan que el rey de Fran­cia sabía que el gobierno hai­tiano ape­nas podría per­mi­tir­se ese dine­ro, pues­to que el total era más de 10 veces el pre­su­pues­to anual de Hai­tí. El res­to del mun­do pare­cía estar de acuer­do en que la can­ti­dad era absur­da y un perio­dis­ta bri­tá­ni­co seña­la­ba que el «enor­me pre­cio» cons­ti­tuía una «suma que pocos esta­dos de Euro­pa podrían per­mi­tir­se sacrificar».

Obli­ga­dos a pedir pres­ta­dos 30 millo­nes de fran­cos a los ban­cos fran­ce­ses para afron­tar los dos pri­me­ros pagos, nadie se sor­pren­dió cuan­do Hai­tí no pudo hacer fren­te a los pagos poco des­pués. Aún así, el nue­vo rey fran­cés envió otra expe­di­ción en 1838 con 12 buques de gue­rra para for­zar la mano del pre­si­den­te hai­tiano. La enmien­da de 1820, deno­mi­na­da inco­rrec­ta­men­te «Tra­ta­do de Amis­tad», redu­jo la deu­da pen­dien­te a 60 millo­nes de fran­cos, pero el gobierno hai­tiano se vio obli­ga­do una vez más a pedir prés­ta­mos des­co­mu­na­les para hacer fren­te a dicha deuda.

File 20200515 138639 Aqm00i

Aun­que los colo­nos afir­ma­ban que la indem­ni­za­ción sola­men­te cubri­ría la docea­va par­te del valor de sus pro­pie­da­des per­di­das, inclui­das las per­so­nas que recla­ma­ban como sus escla­vos, la can­ti­dad total de 90 millo­nes de fran­cos era en reali­dad cin­co veces el pre­su­pues­to anual de Francia.

El pue­blo hai­tiano sufrió las con­se­cuen­cias del robo de Fran­cia: Boyer impu­so impues­tos dra­co­nia­nos para pagar los prés­ta­mos y, mien­tras Chris­tophe había esta­do ocu­pan­do desa­rro­llan­do un sis­te­ma de esco­la­ri­za­ción nacio­nal duran­te su rei­na­do, bajo el man­da­to de Boyer y los pre­si­den­tes sub­si­guien­tes tales pro­yec­tos tuvie­ron que ser pues­tos en espe­ra. Ade­más, inves­ti­ga­do­res han des­cu­bier­to que la deu­da de la inde­pen­den­cia y el con­si­guien­te dre­na­je del teso­ro hai­tiano fue­ron direc­ta­men­te res­pon­sa­bles, no sólo de la fal­ta de finan­cia­ción de la edu­ca­ción en Hai­tí duran­te el siglo XX, sino tam­bién de la fal­ta de aten­ción sani­ta­ria y la inca­pa­ci­dad del país para desa­rro­llar una infra­es­truc­tu­ra públi­ca.

Ade­más, según los aná­li­sis con­tem­po­rá­neos de la situa­ción, los intere­ses de todos los prés­ta­mos, que no fue­ron paga­dos en su tota­li­dad has­ta 1947, hicie­ron que los hai­tia­nos aca­ba­ran pagan­do más del doble del valor de las recla­ma­cio­nes de los colo­nos. Reco­no­cien­do la gra­ve­dad de este escán­da­lo, el eco­no­mis­ta fran­cés Tho­mas Piketty reco­no­cío que Fran­cia debe­ría devol­ver al menos 28.000 millo­nes de dóla­res a Hai­tí en con­cep­to de indemnización.

Una deu­da tan­to moral como material

Los pre­si­den­tes fran­ce­ses de las últi­mas déca­das, des­de Jac­ques Chi­rac a Nico­las Sar­kozy o Fra­nçois Hollan­de, cuen­tan con un his­to­rial de cas­ti­gar, elu­dir o res­tar­le impor­tan­cia a las peti­cio­nes hai­tia­nas de indemnización.

En mayo de 2015, cuan­do el pre­si­den­te fran­cés Fra­nçois Hollan­de se con­vir­tió en el segun­do jefe de esta­do fran­cés en visi­tar Hai­tí, admi­tió que su país nece­si­ta­ba «sal­dar la deu­da». Más tar­de, al dar­se cuen­ta de que sus comen­ta­rios habían dado pie a deman­das lega­les ya pre­pa­ra­das por el abo­ga­do Ira Kurz­ban en nom­bre del pue­blo hai­tiano (el ex pre­si­den­te hai­tiano Jean-Ber­trand Aris­ti­de había exi­gi­do una indem­ni­za­ción for­mal en 2002) Hollan­de acla­ró que en reali­dad que­ría decir que la deu­da de Fran­cia era sim­ple­men­te «moral».

Entre salvar la economía o vidas humanas, la historia sugiere que la economía suele salir ganando

Negar que las con­se­cuen­cias de la escla­vi­tud tam­bién fue­ron mate­ria­les es negar la pro­pia his­to­ria fran­ce­sa. Fran­cia abo­lió tar­de la escla­vi­tud en el año 1848 en las colo­nias res­tan­tes de Mar­ti­ni­ca, Gua­da­lu­pe, Reu­nión y Gua­ya­na fran­ce­sa, terri­to­rios que siguen for­man­do par­te de Fran­cia en la actua­li­dad. Pos­te­rior­men­te, el gobierno fran­cés demos­tró una vez más su com­pren­sión de la rela­ción de la escla­vi­tud con la eco­no­mía cuan­do se encar­gó de indem­ni­zar a los anti­guos «pro­pie­ta­rios» de los esclavos.

La bre­cha de rique­za racial resul­tan­te no es una metá­fo­ra. En la Fran­cia metro­po­li­ta­na el 14.1% de la pobla­ción vive por deba­jo del umbral de la pobre­za, mien­tras que en Mar­ti­ni­ca y Gua­da­lu­pe, don­de más del 80% de la pobla­ción es afro­des­cen­dien­te, las tasas de pobre­za son del 30% y 46%, res­pec­ti­va­men­te. La tasa de pobre­za en Hai­tí es aún más gra­ve, con un 59%. Mien­tras que los ingre­sos medios anua­les de una fami­lia fran­ce­sa ascien­den a 31.112 dóla­res, en el caso de una fami­lia hai­tia­na ape­nas lle­gan a los 450 dólares.

Estas dis­cre­pan­cias son la con­se­cuen­cia espe­cí­fi­ca de la mano de obra roba­da a gene­ra­cio­nes de afri­ca­nos y sus des­cen­dien­tes. Tenien­do en cuen­ta que la indem­ni­za­ción paga­da por Hai­tí a Fran­cia fue la pri­me­ra y úni­ca vez que un pue­blo escla­vi­za­do tuvo que com­pen­sar a quie­nes lo habían escla­vi­za­do, Hai­tí debe­ría estar en el epi­cen­tro del movi­mien­to mun­dial para exi­gir indem­ni­za­cio­nes de este tipo.

Fuen­te: Meg­net

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *