Para­guay. La Gre­mial de Abo­gadxs denun­cia el accio­nar encu­bri­dor de las fis­ca­lías de ese país

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 01 de octu­bre de 2020.

En bus­ca del escla­re­ci­mien­to sobre la eje­cu­ción de Lilian Maria­na y María Car­men Villal­ba por tro­pas del ejér­ci­to para­gua­yo en Yby Ya’ú, el pasa­do 2 de sep­tiem­bre, las madres de las niñas se pre­sen­ta­ron, por inter­me­dio de su abo­ga­da, ante las dis­tin­tas fis­ca­lías del Para­guay inter­vi­nien­tes.
En las pre­sen­ta­cio­nes, se soli­ci­tó tener acce­so a los expe­dien­tes rela­cio­na­dos con: 1) el supues­to ope­ra­ti­vo de la FTC (Fuer­za de Tarea Con­jun­ta) que tuvo como úni­co resul­ta­do los ase­si­na­tos de María y Lilian; y 2) con la pre­ten­di­da inves­ti­ga­ción de dichos ase­si­na­tos que debe­ría rea­li­zar una fis­ca­lía espe­cia­li­za­da en Dere­chos Huma­nos.
Entre ayer y hoy, final­men­te, se cono­cie­ron las res­pues­tas.
En ambos casos, las fis­ca­lías insis­ten en cues­tio­nar la filia­ción de las niñas y la rela­ción de paren­tes­co de las mis­mas con sus madres y con la fami­lia Villal­ba.
El esta­do argen­tino ya ha res­pon­di­do opor­tu­na­men­te dejan­do ofi­cial y defi­ni­ti­va­men­te esta­ble­ci­da y zan­ja­da la cues­tión: las niñas eran hijas de Myrian y Lau­ra Villal­ba y eran argen­ti­nas. El pro­pio esta­do para­gua­yo había esta­ble­ci­do que no eran para­gua­yas.
Se tra­ta de una manio­bra nega­cio­nis­ta, que pre­ten­de “emba­rrar la can­cha” con la úni­ca inten­ción de con­ti­nuar la tarea de encu­bri­mien­to de los crí­me­nes y sus ideó­lo­gos, per­pe­tra­do­res y cóm­pli­ces. El gobierno para­gua­yo, sus mili­ta­res y su poder judi­cial bus­can deses­pe­ra­da­men­te salir impu­nes, piso­tean­do el dere­cho para­gua­yo, el dere­cho inter­na­cio­nal y la pro­tec­ción uni­ver­sal a los Dere­chos Huma­nos, en par­ti­cu­lar de las niñas y niños.
En el camino, la gro­tes­ca fis­ca­lía de Dere­chos Huma­nos (que, a la inver­sa de las fis­ca­lías que per­si­guen a cam­pe­si­nos y lucha­do­res popu­la­res, nun­ca con­si­guió la con­de­na a nadie) deja cla­ro cómo son y cómo van a ser las cosas:
– A menos de un mes de los hechos y cuan­do, según sus pala­bras, ni siquie­ra tie­ne los infor­mes de los médi­cos foren­ses; cuan­do no ha lla­ma­do a decla­rar a nadie ni ha rea­li­za­do acti­vi­dad inves­ti­ga­ti­va algu­na; cuan­do se nie­ga a que la fami­lia vea el expe­dien­te; ya dice que las niñas murie­ron en un enfren­ta­mien­to ocu­rri­do el 2 de sep­tiem­bre entre la FTC y el EPP. Es decir, repi­te la ver­sión de los mili­ta­res inves­ti­ga­dos y la da como cier­ta. ¡Típi­co “enfren­ta­mien­to” de las fuer­zas de segu­ri­dad y mili­ta­res en nues­tro con­ti­nen­te: 2 niñas de 11 años muer­tas de un lado; un supues­to ras­gu­ño de un sol­da­do, del otro!
– Con­si­de­ra “de suma impor­tan­cia para la inves­ti­ga­ción acre­di­tar” cir­cuns­tan­cias rela­cio­na­das con la iden­ti­dad e iden­ti­fi­ca­ción de las niñas y, como no las con­si­de­ra “acre­di­ta­das”, nie­ga a la fami­lia el acce­so al expe­dien­te. La fis­ca­lía entien­de que para inves­ti­gar el ase­si­na­to de dos niñas que fue­ron pre­sen­ta­das por el ejér­ci­to y el pre­si­den­te del Para­guay como si fue­ra tro­feos de gue­rra, no hace fal­ta hacer con urgen­cia una autop­sia que nun­ca se reali­zó; soli­ci­tar toda la infor­ma­ción res­pec­to al cum­pli­mien­to de los pro­to­co­los esta­ble­ci­dos para los ope­ra­ti­vos mili­ta­res; esta­ble­cer las cir­cuns­tan­cias del supues­to enfren­ta­mien­to des­pe­jan­do la mara­ña de ver­sio­nes con­tra­dic­to­rias que die­ron los mili­ta­res, fis­ca­les y médi­cos inter­vi­nien­tes; iden­ti­fi­car y citar a decla­rar a los mili­ta­res que habrían inter­ve­ni­do; etc. No. Nada de eso. Para la fis­cal, lo real­men­te impor­tan­te es inves­ti­gar a Lilian y María.
La agen­te fis­cal de la Fis­ca­lía con­tra el cri­men orga­ni­za­do (no lle­va­do ade­lan­te median­te orga­nis­mos ofi­cia­les, debe enten­der­se), por su lado, pre­fie­re arre­me­ter y poner en duda las cer­ti­fi­ca­cio­nes que el esta­do argen­tino, en cum­pli­mien­to de las nor­mas inter­na­cio­na­les en la mate­ria, exten­dió para vali­dar el poder otor­ga­do por la fami­lia Villal­ba en Argen­ti­na a la abo­ga­da Daisy Ira­la; cues­tio­nan­do inclu­so el papel del con­su­la­do argen­tino en Asun­ción que, como corres­pon­de, vie­ne acom­pa­ñan­do a la fami­lia de las dos niñas argen­ti­nas en su bús­que­da des­es­pe­ran­za­da pero deci­di­da de escla­re­ci­mien­to del cri­men y jus­ti­cia para María Car­men y Lilian.
Esta­mos ante una no por pre­vi­si­ble menos gro­se­ra manio­bra de tra­bar el recla­mo de la fami­lia, para­li­zar cual­quier inten­to de inves­ti­ga­ción y con­se­guir la impu­ni­dad, en defi­ni­ti­va, para ellos mis­mos: los y las fis­ca­les, los mili­ta­res, el poder judi­cial, el gobierno; el esta­do para­gua­yo.
Repe­ti­mos lo que nues­tra Gre­mial de Abo­ga­dos y Abo­ga­das vie­ne dicien­do: la con­su­ma­ción del hecho cri­mi­nal es sólo una par­te, tal vez la menos carac­te­rís­ti­ca, del terro­ris­mo de esta­do; el encu­bri­mien­to, la com­pli­ci­dad de todos los esta­men­tos del esta­do en la bús­que­da de la impu­ni­dad, es, tal vez, más tras­cen­den­te. Y lo que com­ple­ta el cua­dro es, siem­pre, el escar­nio a las víc­ti­mas direc­tas y a sus fami­lia­res. La mafia que tie­ne secues­tra­do el Para­guay no se pri­va de nin­guno de esos mise­ra­bles actos.

Gre­mial de abo­ga­dos y abo­ga­das

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *