Bra­sil. Volks­wa­gen indem­ni­za­rá a sus emplea­dos per­se­gui­dos duran­te la dic­ta­du­ra militar

Por Gus­ta­vo Vei­ga. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de octu­bre de 2020.

Entre las com­pa­ñías denun­cia­das están, ade­más de Volks­wa­gen, John­son & John­son, Esso, Pire­lli, Texa­co, Pfi­zer y Sou­za Cruz. La auto­mo­triz ale­ma­na tie­ne una lar­ga his­to­ria de impu­tacio­nes por vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos des­de el nazis­mo has­ta hoy. El acuer­do es por U$S 6,4 millo­nes y abre la puer­ta para deman­dar a otras empresas.

Un acuer­do iné­di­to, arran­ca­do a la filial bra­si­le­ña de Volks­wa­gen por sus ex tra­ba­ja­do­res – víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra y de la pro­pia empre­sa entre 1964 y 1985 – des­co­lo­ca al pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro que rei­vin­di­ca des­de siem­pre al régi­men mili­tar. La auto­mo­triz admi­tió su com­pli­ci­dad en la per­se­cu­ción, secues­tro y tor­tu­ras a emplea­dos de su plan­ta en São Ber­nar­do do Cam­po, en las afue­ras de San Pablo y fir­mó un acuer­do para indem­ni­zar­los por 36 millo­nes de reales (unos 6,4 millo­nes de dóla­res). El hecho adqui­rió un peso sim­bó­li­co muy fuer­te en el país de la región que menos pro­gre­só en polí­ti­cas de memo­ria, ver­dad y jus­ti­cia. La razón es obvia: sigue vigen­te la Ley de Amnis­tía de 1979 que impi­de juz­gar a los res­pon­sa­bles del Terro­ris­mo de Estado. 

El con­ve­nio tie­ne su con­tra­par­te para la mul­ti­na­cio­nal ale­ma­na. Se cerra­rán tres deman­das civi­les con­tra ella y cual­quier even­tual jui­cio que se le enta­bla­ra en el futu­ro no pros­pe­ra­ría. La medi­da que tomó la com­pa­ñía pue­de ser un pre­ce­den­te para que otras empre­sas invo­lu­cra­das en el gol­pe de Esta­do de hace 56 años – la Comi­sión de la Ver­dad de 2014 esta­ble­ció que hubo unas 53 – sean lle­va­das a la Jus­ti­cia también.

“Esta­mos cele­bran­do este acuer­do por­que cam­bia una pági­na impor­tan­te de la his­to­ria y se da en un momen­to polí­ti­co de tinie­blas por el que pasa Bra­sil”, seña­ló Tar­ci­sio Tadeu Gar­cía Perei­ra, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Hein­rich Plag­ge en diá­lo­go con Efe. Esa orga­ni­za­ción que repre­sen­ta a las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra y de la pro­pia Volks­wa­gen reci­bi­rá 3 millo­nes de dóla­res del total de la indem­ni­za­ción. Lle­va ese nom­bre por un ex tra­ba­ja­dor que falle­ció el 7 de mar­zo de 2018. Acti­vis­ta sin­di­cal y pro­fe­sio­nal téc­ni­co con doce años en VW, ter­mi­nó en las salas de tor­tu­ra del DOPS (Depar­ta­men­to de Orden Polí­ti­co y Social). “Alre­de­dor de las dos de la tar­de del 8 de agos­to de 1972, Plag­ge fue lla­ma­do a la ofi­ci­na del direc­tor Ruy Luiz Gio­met­ti, don­de dos des­co­no­ci­dos ya lo espe­ra­ban para ser arres­ta­do. Lo lle­va­ron al DOPS, don­de fue tor­tu­ra­do duran­te trein­ta días y lue­go tras­la­da­do a la pri­sión de Tira­den­tes”, se expli­ca su his­to­ria en el libro Empre­sas ale­ma­nas en Bra­sil: el 7 × 1 en la eco­no­mía, del perio­dis­ta ger­mano Chris­tian Rus­sau. Una inves­ti­ga­ción sobre las rela­cio­nes comer­cia­les entre los dos paises.

Ade­más del dine­ro que cobra­rá la Hein­rich Plag­ge, dos millo­nes de dóla­res se des­ti­na­rán a refor­zar las polí­ti­cas de Jus­ti­cia Tran­si­cio­nal, con pro­yec­tos para pre­ser­var la memo­ria de las víc­ti­mas y el res­to – 1,6 millo­nes de dóla­res – lo per­ci­bi­rá el lla­ma­do Fon­do Fede­ral y Esta­tal para la Defen­sa y Repa­ra­ción de Dere­chos Difu­sos (FDD). Crí­ti­co del con­ve­nio por­que sos­tie­ne que es limi­ta­do y bene­fi­cio­so para la empre­sa, Jair Krisch­ke, del Movi­mien­to de Jus­ti­cia y Dere­chos Huma­nos de Bra­sil, le dijo a Página/​12: “El acuer­do fir­ma­do se que­da cor­to con lo nego­cia­do en los últi­mos cin­co años. Corre el ries­go de reba­jar el nivel de repa­ra­cio­nes que se reque­ri­rán en nue­vas ini­cia­ti­vas para res­pon­sa­bi­li­zar a las empre­sas por la comi­sión de gra­ves vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos duran­te la dictadura”.

Entre las com­pa­ñías denun­cia­das están, ade­más de Volks­wa­gen, John­son & John­son, Esso, Pire­lli, Texa­co, Pfi­zer y Sou­za Cruz. La auto­mo­triz ale­ma­na tie­ne una lar­ga his­to­ria de impu­tacio­nes por vio­la­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos des­de el nazis­mo has­ta hoy. Sobre­vi­vien­tes del holo­caus­to la deman­da­ron en 1998 jun­to a miles de empre­sas ale­ma­nas y aus­tría­cas por tra­ba­jos for­za­dos y some­ti­mien­to a la escla­vi­tud en sus dife­ren­tes plan­tas de Euro­pa. En el libro Volks­wa­gen y sus tra­ba­ja­do­res duran­te el Ter­cer Reich, se publi­ca­ron fotos de jóve­nes muje­res, sobre todo de la ex Unión Sovié­ti­ca y Polo­nia, rea­li­zan­do sus tareas des­cal­zas en pleno invierno. En ese tra­ba­jo se denun­ció que hubo unos 16 mil pri­sio­ne­ros de gue­rra que se desem­pe­ña­ron en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas en VW, fun­da­da en 1937 duran­te el Ter­cer Reich e ins­ta­la­da en Bra­sil el 23 de mar­zo de 1953.

La mul­ti­na­cio­nal se refi­rió al acuer­do con­se­gui­do la sema­na pasa­da y del que par­ti­ci­pa­ron la Fis­ca­lía fede­ral y esta­tal y el Minis­te­rio de Tra­ba­jo. Hil­trud Wer­ner, una eje­cu­ti­va de VW, comen­tó: “Lamen­ta­mos los atro­pe­llos con­tra los dere­chos huma­nos del pasa­do. Para Volks­wa­gen es impor­tan­te asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de ese capí­tu­lo nega­ti­vo en la his­to­ria de Bra­sil y pro­mo­ver la trans­pa­ren­cia”. Lo que fir­mó la empre­sa se cono­ce jurí­di­ca­men­te como Tér­mino de Ajus­te de Con­duc­ta (TAC) y la obli­ga ade­más a publi­car una soli­ci­ta­da en los medios. Aho­ra fal­ta que lo rati­fi­que la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca (PGR). Sobre el pro­ce­di­mien­to, los fis­ca­les dije­ron en un comu­ni­ca­do de pren­sa que “es iné­di­to en la his­to­ria de Bra­sil” y agre­ga­ron que se tra­ta de un hecho que “tie­ne una impor­tan­cia enor­me para la pro­mo­ción de la Jus­ti­cia de la tran­si­ción en Bra­sil y el mundo”.

Tam­bién es inusual la inves­ti­ga­ción que le encar­gó la pro­pia com­pa­ñía al his­to­ria­dor ale­mán Chris­topher Kop­per, un pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bie­le­feld. Cuan­do se divul­gó su tra­ba­jo hace tres años, un dato cla­ve que arro­jó fue cómo VW cola­bo­ró con la DOPS y puso su per­so­nal de Segu­ri­dad a per­se­guir tra­ba­ja­do­res como Hein­rich Plag­ge entre 1969 y 1979. Estos últi­mos habían ini­cia­do la deman­da en 2015 que moti­vó la con­tra­ta­ción de Kop­per por la auto­mo­triz para que hicie­ra su infor­me de 126 pági­nas en una repli­ca muy rápi­da a las denun­cias que recibía.

Krisch­ke seña­la que “quie­nes acom­pa­ña­ron la inves­ti­ga­ción, pre­sen­ta­ron la docu­men­ta­ción, reu­nie­ron tes­ti­gos y lucha­ron por el desa­rro­llo del caso no fue­ron escu­cha­dos. Esto fue posi­ble por el pro­duc­to de la enor­me pre­sión de muchas per­so­nas y el tra­ba­jo con­ti­nuo de años. Ade­más se impu­so la con­fi­den­cia­li­dad sobre los tér­mi­nos del acuer­do. Ni siquie­ra se les infor­mó de la fecha en que se fir­ma­ría el TAC”.

La mul­ti­na­cio­nal que a nivel regio­nal con­du­ce el argen­tino Pablo Di Si, un ex fut­bo­lis­ta de Hura­cán que se for­mó en Esta­dos Uni­dos – es gra­dua­do de Har­vard Busi­ness School- inten­ta este enja­bo­na­do y lava­do de ima­gen mien­tras en Bra­sil des­pi­de tra­ba­ja­do­res. “Tene­mos una exce­den­cia que corres­pon­de a un turno en cada fábri­ca. Son medi­das muy duras, que van a impac­tar direc­ta­men­te en nues­tra fuer­za de tra­ba­jo, en todas las loca­li­da­des”, expli­có el CEO en una comu­ni­ca­ción inter­na que publi­có hace unos días el dia­rio Ambi­to Finan­cie­ro. En el país vecino, VW tie­ne unos diez mil emplea­dos dis­tri­bui­dos en cua­tro plan­tas. Es el mis­mo Bra­sil que en 2016, cuan­do la empre­sa le encar­ga­ba la inves­ti­ga­ción al pro­fe­sor Kop­per, tenía un dipu­tado que decía: “El error de la dic­ta­du­ra fue tor­tu­rar y no matar”. Hoy es el pre­si­den­te de la repú­bli­ca y sigue jus­ti­fi­can­do al terro­ris­mo de Esta­do que con la cola­bo­ra­ción de Wolks­wa­gen Bra­sil per­si­guió, tor­tu­ró y encar­ce­ló a sus trabajadores.

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *