Argen­ti­na. Fallo his­tó­ri­co con­tra fumi­ga­cio­nes a menos de 1000 metros

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 02 de octu­bre de 2020.

En el mar­co de un ampa­ro ambien­tal, un juez falló a favor de la pro­tec­ción de la comu­ni­da­des de la pro­vin­cia de San­ta Fe y prohi­bió las asper­sio­nes terres­tres de todo tipo de agro­tó­xi­cos, a mil (1.000) metros de la plan­ta urba­na de la ciu­dad de Sas­tre y Ortiz. De esta mane­ra, el muni­ci­pio está obli­ga­do a legis­lar y con­tro­lar las fumi­ga­cio­nes. “Apro­ve­chan­do la zona de res­guar­do, podría pro­fun­di­zar mode­los pro­duc­ti­vos diver­si­fi­ca­dos, sin agro­tó­xi­cos, que garan­ti­cen rura­li­dad, sue­los fér­ti­les, mer­ca­dos de cer­ca­nía, sobe­ra­nía y segu­ri­dad ali­men­ta­ria para la loca­li­dad” dice la Mul­ti­sec­to­rial Paren de Fumi­gar­nos. Por ANRed

El juez en lo Civil, Comer­cial y Labo­ral Nº 1 de Rafae­la, Dui­lio Hail, resol­vió en pri­me­ra ins­tan­cia, ale­jar las asper­sio­nes terres­tres de todo tipo de agro­tó­xi­cos, a mil (1.000) metros de la plan­ta urba­na de la ciu­dad de Sas­tre y Ortiz. La actua­ción fue comu­ni­ca­da a las par­tes del jui­cio ambien­tal colec­ti­vo con­tra la Muni­ci­pa­li­dad, que inclu­ye a otros/​as 40 vecinos/​as como demandantes.

La Mul­ti­sec­to­rial Paren de Fumi­gar­nos San­ta Fe cele­bra el fallo por tra­tar­se de “una dig­na deci­sión de hacer jus­ti­cia” ya que seña­lan que es la pri­me­ra vez que una medi­da judi­cial pro­te­ge a toda una pobla­ción de San­ta Fe y obli­ga al muni­ci­pio a legis­lar y con­tro­lar en consecuencia.

La dis­po­si­ción fue apli­ca­da en el mar­co de un recur­so de ampa­ro pre­sen­ta­do el 29 de noviem­bre de 2018 en los Tri­bu­na­les de San Jor­ge, tras un recla­mo de la fami­lia de Zoe Girau­do, una niña de dos años que se encuen­tra en tra­ta­mien­to onco­ló­gi­co como con­se­cuen­cia de estar expues­ta a las fumi­ga­cio­nes con agrotóxicos.

“Feli­ci­ta­mos a los ampa­ris­tas por la deci­sión de patro­ci­nar­se con el Defen­sor Ofi­cial y apo­ya­mos deci­di­da­men­te este ejem­plo digno de defen­sa de los dere­chos a la vida y a la salud, prio­ri­za­dos por sobre intere­ses eco­nó­mi­cos” dice el comu­ni­ca­do de la Multisectorial.

Las evi­den­cias cien­tí­fi­cas que res­pal­dan la medi­da pro­vie­nen de dis­tin­tas fuen­tes: el cam­pa­men­to sani­ta­rio del Ins­ti­tu­to de Salud Socio­am­bien­tal de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Rosa­rio, los estu­dios del reco­no­ci­do Doc­tor en Cien­cias Natu­ra­les y Licen­cia­do en Bio­di­ver­si­dad Rafael Laj­ma­no­vich, los más de 1100 estu­dios cien­tí­fi­cos (solo del gli­fo­sa­to), que demues­tran su toxi­ci­dad, entre muchas otras.

Des­de la Mul­ti­sec­to­rial afir­man que con este fallo his­tó­ri­co “se abre una gran opor­tu­ni­dad que la Muni­ci­pa­li­dad de Sas­tre y Ortíz no debe­ría dejar pasar” y opi­nan que aho­ra que está pau­ta­da una zona de res­guar­do, el muni­ci­pio “podría pro­fun­di­zar mode­los pro­duc­ti­vos diver­si­fi­ca­dos, sin agro­tó­xi­cos, que garan­ti­cen rura­li­dad, sue­los fér­ti­les, mer­ca­dos de cer­ca­nía, sobe­ra­nía y segu­ri­dad ali­men­ta­ria para la loca­li­dad. Acom­pa­ñar a pro­duc­to­ras y pro­duc­to­res que ya lo están hacien­do y esti­mu­lar a otras/​os”.

El pre­ce­den­te de la medi­da fue el fallo de San Jor­ge de 2009; cuan­do un juez de pri­me­ra ins­tan­cia hizo lugar a un ampa­ro colec­ti­vo y prohi­bió fumi­gar en dos cam­pos del Barrio Urqui­za, en una dis­tan­cia no menor a 800 metros para fumi­ga­cio­nes terres­tres y de 1.500 para fumi­ga­cio­nes aéreas, “con nin­gún tipo de agro­quí­mi­cos o pro­duc­to de los rela­cio­na­dos”. La medi­da fue ape­la­da por la pro­vin­cia de San­ta Fe pero el fallo que­dó firme.

Aho­ra la Mul­ti­sec­to­rial cele­bra este nue­vo fallo que pro­te­ge a la pobla­ción de Sas­tre y Ortiz ampa­ra­do en el dere­cho a un ambien­te sano, con­sa­gra­do en el Art. 41 de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal, así como de pac­tos inter­na­cio­na­les a los que el país sus­cri­be pero sub­ra­yan que “mere­cen una res­pues­ta tam­bién de la polí­ti­ca”. Y seña­lan que la mis­ma, “debe ser una nue­va ley pro­vin­cial que ante­pon­ga la salud, como dice el enca­be­za­do de la ley 11.273 (mal lla­ma­da de fito­sa­ni­ta­rios), del año 1995”.

“Es urgen­te su modi­fi­ca­ción y nece­sa­ria­men­te debe ser ade­cua­da den­tro del mar­co de la actual pan­de­mia. Por­que, es de públi­co cono­ci­mien­to, tam­bién, que los coc­te­les de vene­nos que se uti­li­zan en la pro­duc­ción agrí­co­la, debi­li­tan noto­ria­men­te el sis­te­ma inmu­no­ló­gi­co, deján­do­lo total­men­te vul­ne­ra­do ante la ame­na­za del Covid-19”.

Fuen­te: Anred

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *