Uru­guay. El Sena­do des­es­ti­mó el pedi­do de des­afue­ro a Gui­do Mani­ni Ríos

Por Gui­do Miguel Vas­sa­llo, 01 de octu­bre de 2020.

Sal­va­vi­das para el exco­man­dan­te del ejér­ci­to y alia­do de Luis Laca­lle Pou

Lue­go de casi 14 horas de una inten­sa sesión, el Par­la­men­to uru­gua­yo votó en con­tra del des­afue­ro del sena­dor de Cabil­do Abier­to, Gui­do Mani­ni Ríos. El fis­cal Rodri­go Moro­so­li pre­ten­día impu­tar­lo por omi­tir la admi­sión del repre­sor José Nino Gavaz­zo en un Tri­bu­nal de Honor de 2018 (cuan­do Mani­ni Ríos era coman­dan­te en jefe del Ejér­ci­to). Allí Gavaz­zo reco­no­ció que había hecho des­apa­re­cer el cuer­po del tupa­ma­ro Rober­to Gomen­so­ro en febre­ro de 1973. Duran­te el deba­te se le con­ce­dió una hora a Mani­ni Ríos para rea­li­zar su des­car­go. Apro­ve­chó para vic­ti­mi­zar­se denun­cian­do un «hos­ti­ga­mien­to» y una «ope­ra­ción polí­ti­ca» en su con­tra, cuyo obje­ti­vo es des­gas­tar la coa­li­ción mul­ti­co­lor que inte­gra y lle­vó a Luis Laca­lle Pou a la pre­si­den­cia. Pre­vio a su dis­cur­so, había dicho que los fami­lia­res de los des­apa­re­ci­dos viven «pri­sio­ne­ros del odio«, lo que le valió el repu­dio de la agru­pa­ción Madres y Fami­lia­res de Dete­ni­dos Des­apa­re­ci­dos, que a par­tir de las diez de la maña­na se con­cen­tró en las inme­dia­cio­nes del Pala­cio Legislativo.

La apro­ba­ción del des­afue­ro se pre­su­mía difí­cil de ante­mano. El artícu­lo 114 de la Cons­ti­tu­ción uru­gua­ya mar­ca que se nece­si­tan dos ter­cios de los 31 sena­do­res para apro­bar una medi­da de este tipo. Pero sólo los 13 legis­la­do­res del Fren­te Amplio y dos de Ciu­da­da­nos, fac­ción del Par­ti­do Colo­ra­do, emi­tie­ron votos favo­ra­bles. Uno de los pri­me­ros en hablar fue el sena­dor fren­team­plis­ta Char­les Carre­ra, quien leyó las actas en las que José Nino Gavaz­zo reco­no­ció haber tira­do al río Negro el cuer­po del tupa­ma­ro Gomen­so­ro. «Este ple­na­rio tie­ne por delan­te resol­ver una cues­tión fun­da­men­tal: dar lugar o no a la ver­dad y la jus­ti­cia», dijo Carre­ra. En tan­to el sena­dor y dos veces pre­si­den­te de Uru­guay, Julio María San­gui­net­ti, defen­dió su posi­ción en con­tra del des­afue­ro de Mani­ni Ríos. «No veo una inten­ción cri­mi­nal, de ocul­ta­mien­to, en la con­duc­ta del coman­dan­te en jefe», manifestó.

La sena­do­ra del Par­ti­do Nacio­nal, Car­men Asiaín, argu­men­tó en con­tra y sos­tu­vo que cua­tro abo­ga­dos habían ana­li­za­do el caso y ava­la­do esa pos­tu­ra. Ade­más, dijo que esta­ba en con­tra del des­afue­ro pero nece­si­to acla­rar que repu­dia­ba los hechos vin­cu­la­dos con la dic­ta­du­ra. «Tuve un tío que fue tor­tu­ra­do» en un régi­men auto­ri­ta­rio, seña­ló. «La con­se­cuen­cia del des­afue­ro es gra­ví­si­ma. Le esta­mos enmen­dan­do la pla­na a la ciu­da­da­nía. El sena­dor Mani­ni fue elec­to por el pue­blo», agre­gó Asiaín. Tam­bién hubo tiem­po para una áspe­ra dis­cu­sión entre el sena­dor fren­team­plis­ta Óscar Andra­de y el de Cabil­do Abier­to, Gui­ller­mo Dome­nech.

«Vamos a ser sin­ce­ros, vamos a decir las cosas como son, a la Jus­ti­cia se la aca­ta, no es que se le ten­ga con­fian­za, yo creo en Dios, no creo en la Jus­ti­cia, la aca­to. Que eso es lo que debe hacer un repu­bli­cano y un demó­cra­ta. Cla­ro que muchos de los que acá se ras­gan las ves­ti­du­ras son par­ti­da­rios de las peo­res dic­ta­du­ras que han exis­ti­do», ase­gu­ró Dome­nech lue­go de expre­sar­se con­tra el des­afue­ro. Ese comen­ta­rio moles­tó a Andra­de, quien le res­pon­dió: «Me gene­ra una enor­me sor­pre­sa que para ampa­rar en los fue­ros al sena­dor Mani­ni se ten­ga que recu­rrir a la Gue­rra Fría». Aun­que su cie­rre fue más lapi­da­rio: «Que quien nos ven­ga a dar cáte­dra en dic­ta­du­ra era abo­ga­do suma­rian­te de docen­tes es un poco grueso». 

Cer­ca de la madru­ga­da habló el últi­mo ora­dor ano­ta­do, el expre­si­den­te José «Pepe» Muji­ca. Si bien en un pri­mer momen­to Muji­ca dijo que vota­ría en con­tra del des­afue­ro, ter­mi­nó votan­do a favor para res­pe­tar los linea­mien­tos del Fren­te Amplio. «No me gus­ta tocar los fue­ros. No me gus­ta vic­ti­mi­zar. Estas refle­xio­nes no son estra­té­gi­cas, son expe­rien­cias tác­ti­cas reco­gi­das en el andar», dijo en el sen­ti­do en que se venía expre­san­do en las últi­mas sema­nas, aun­que dejó una fra­se con­tun­den­te: «Se con­si­guen mas ver­da­des en los casi­nos de ofi­cia­les que en la jus­ti­cia».

«Cam­pa­ña de enchastre»

El pro­pio Mani­ni Ríos pidió el uso de la pala­bra duran­te la sesión extra­or­di­na­ria en la Cáma­ra de Sena­do­res. En un dis­cur­so poco con­ci­lia­dor seña­ló que está «con­ven­ci­do de que hay una ope­ra­ción para divi­dir, para frac­tu­rar la coa­li­ción de gobierno, sacan­do del medio a uno de sus prin­ci­pa­les sos­te­ne­do­res». Recor­dó su pro­me­sa elec­to­ral de no ampa­rar­se en los fue­ros par­la­men­ta­rios, pero argu­men­tó que hay «nue­vos ele­men­tos que sur­gie­ron» des­de aquel entonces

Mani­ni Ríos acu­só una «cam­pa­ña de enchas­tre» que lle­va varios meses y mani­fes­tó su «más pro­fun­do recha­zo a la muer­te de un dete­ni­do des­apa­re­ci­do». Lue­go pasó a expre­sar­se sobre temas que poco tenían que ver con su des­afue­ro, lo que irri­tó a la pre­si­den­ta del Sena­do, Bea­triz Argi­món. «Quie­nes siem­pre, duran­te déca­das, han enve­ne­na­do el alma de gene­ra­cio­nes de uru­gua­yos ali­men­tan­do una frac­tu­ra fun­cio­nal a sus intere­ses polí­ti­cos han sem­bra­do a dies­tra y sinies­tra que Cabil­do Abier­to es una ame­na­za a la demo­cra­cia, que somos extre­mis­tas, fas­cis­tas, nos­tál­gi­cos de la dic­ta­du­ra, epí­te­tos que hace déca­das le endil­gan a cual­quie­ra que se resis­te a acep­tar su rela­to o sus ideas, de neto cor­te tota­li­ta­rio y des­truc­to­ras de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes», dis­pa­ró Mani­ni Ríos.

El exco­man­dan­te en jefe cri­ti­có a quie­nes «iza­ron la ban­de­ra con la hoz y el mar­ti­llo, la ban­de­ra sovié­ti­ca a la som­bra de la cual dece­nas de millo­nes de per­so­nas paga­ron con su vida la lucha por la liber­tad«. Pos­te­rior­men­te, Mani­ni Ríos dijo que «habría que pro­fun­di­zar» en las cau­sas que lle­va­ron que el gobierno de la épo­ca decla­ra­ra «el esta­do de gue­rra interno el 15 de abril de 1972». Fue allí cuan­do la pre­si­den­ta del Sena­do no sopor­tó más y le dijo: «Señor, ¿le pue­do pedir que los minu­tos que le que­dan aquí se aten­ga al perío­do his­tó­ri­co y al tema que esta­mos con­si­de­ran­do?». No fue sufi­cien­te para hacer callar a Mani­ni Ríos, quien pidió la pala­bra para res­pon­der a cuan­to sena­dor pudo duran­te el exten­so debate.

El dis­cur­so del odio

En la vís­pe­ra de la vota­ción, Mani­ni Ríos habló con el por­tal de entre­vis­tas Mejor Dicho, ges­tio­na­do por estu­dian­tes de la carre­ra de Comu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca. Allí el sena­dor con­si­de­ró que los fami­lia­res de los des­apa­re­ci­dos «siguen pri­sio­ne­ros de ese odio que los ha movi­do toda la vida» y que «tie­nen que fabri­car un enemi­go por­que sino no tie­nen razón de exis­tir si no hay un enemi­go pre­sen­te». Lejos de bajar el tono, el sena­dor de Cabil­do Abier­to agre­gó: «Pare­cie­ra que sim­ple­men­te lo que quie­ren es seguir en esa lucha per­ma­nen­te. Los man­tie­ne vigen­tes, con pro­ta­go­nis­mo. No digo que sea así, sino que pare­cie­ra por la for­ma en la que actúan».

Igna­cio Erran­do­nea, inte­gran­te de Madres y Fami­lia­res de Uru­gua­yos Dete­ni­dos Des­apa­re­ci­dos, ase­gu­ró que los dichos de Mani­ni Ríos son «más de lo mis­mo». En diá­lo­go con Página/​12 dijo: «Es un tipo que está edu­ca­do en la doc­tri­na de la segu­ri­dad nacio­nal, que divi­de entre los ami­gos y los enemi­gos. Dice que todo el que es crí­ti­co es un enemi­go, él está edu­ca­do en el odio y la cobar­dia escon­dién­do­se en el uni­for­me. Pien­sa que noso­tros somos como el, pero no lo somos por­que bus­ca­mos a nues­tros fami­lia­res. ¿Y por qué los bus­ca­mos? Por­que los que­re­mos y los que­ría­mos cuan­do esta­ban en vida y los segui­mos que­rien­do hoy». Pre­sen­te en la movi­li­za­ción con­vo­ca­da en la puer­ta del Pala­cio Legis­la­ti­vo, Erran­do­nea expre­só que «en reali­dad el que está enfer­mo de odio es Mani­ni, que nos sigue negan­do información». 

El des­afue­ro de Mani­ni Ríos fue soli­ci­ta­do el pri­me­ro de noviem­bre de 2019 por la jus­ti­cia para poder impu­tar a quien fue­ra coman­dan­te en jefe del Ejér­ci­to entre 2015 y 2019 por la omi­sión de denun­ciar la con­fe­sión del exmi­li­tar José Nino Gavaz­zo por la des­apa­ri­ción y muer­te de un gue­rri­lle­ro duran­te la dic­ta­du­ra cívi­co-mili­tar uru­gua­ya (1973−1985). La con­fe­sión de Gavaz­zo sobre la muer­te del tupa­ma­ro Rober­to Gomen­so­ro en 1973 salió a la luz des­pués de que en 2019 se publi­ca­ran actas del Tri­bu­nal de Honor del Ejér­ci­to en las que había docu­men­tos que incluían las decla­ra­cio­nes del exmi­li­tar. Sin embar­go, dichas decla­ra­cio­nes fue­ron omi­ti­das por el Tri­bu­nal de Honor y nun­ca fue­ron lle­va­das a la justicia. 

Fuen­te: Pagi­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *