Perú. El reto es dise­ñar polí­ti­cas inclu­si­vas con enfo­que de interseccionalidad

Por Juan Takehara*/ Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de sep­tiem­bre de 2020

Al con­cluir el 2019, Lati­noa­mé­ri­ca aún mues­tra gra­ves pro­ble­mas de des­igual­dad a pesar del auge de la deman­da de mate­rias pri­mas des­de la déca­da del 2000. Diver­sas y fre­cuen­tes mani­fes­ta­cio­nes socia­les en nues­tro país y en la región evi­den­cian las des­igual­da­des eco­nó­mi­cas a pesar del cre­ci­mien­to. La lle­ga­da del COVID-19 solo ha acre­cen­ta­do estas bre­chas. Miles de per­so­nas y, en espe­cial, los adul­tos mayo­res, migran­tes, niñas, niños y muje­res, han sido con­si­de­ra­dos los gru­pos más vul­ne­ra­bles. Para abor­dar esta situa­ción en la región y cono­cer más sobre ella con­ver­sa­mos con Betil­de Muñoz, poli­tó­lo­ga vene­zo­la­na y direc­to­ra del Depar­ta­men­to de Inclu­sión Social de la Orga­ni­za­ción de los Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA). 

Betil­de Muñoz: “El reto más impor­tan­te que tie­ne la región es cómo dise­ñar polí­ti­cas públi­cas para la inclu­sión no solo basa­das en un enfo­que de dere­chos, sino tam­bién el de interseccionalidad”

Al con­cluir el 2019, Lati­noa­mé­ri­ca aún mues­tra gra­ves pro­ble­mas de des­igual­dad a pesar del auge de la deman­da de mate­rias pri­mas des­de la déca­da del 2000. Diver­sas y fre­cuen­tes mani­fes­ta­cio­nes socia­les en nues­tro país y en la región evi­den­cian las des­igual­da­des eco­nó­mi­cas a pesar del cre­ci­mien­to. La lle­ga­da del COVID-19 solo ha acre­cen­ta­do estas bre­chas. Miles de per­so­nas y, en espe­cial, los adul­tos mayo­res, migran­tes, niñas, niños y muje­res, han sido con­si­de­ra­dos los gru­pos más vul­ne­ra­bles. Para abor­dar esta situa­ción en la región y cono­cer más sobre ella con­ver­sa­mos con Betil­de Muñoz, poli­tó­lo­ga vene­zo­la­na y direc­to­ra del Depar­ta­men­to de Inclu­sión Social de la Orga­ni­za­ción de los Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA).

– ¿Qué debe­mos enten­der cuan­do alguien men­cio­na la pala­bra inclu­sión?

El con­cep­to de inclu­sión no pue­de ser defi­ni­do sin enten­der antes lo que es la des­igual­dad. Mien­tras que muchas orga­ni­za­cio­nes finan­cie­ras defi­nen la des­igual­dad como la dife­ren­cia de ingre­sos, y se habla siem­pre de la con­cen­tra­ción de ingre­sos en solo unos pocos, des­de la Orga­ni­za­ción de los Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) usa­mos, ade­más de esa medi­da, tam­bién un enfo­que mul­ti­di­men­sio­nal. Es decir, cuan­do nos refe­ri­mos a la des­igual­dad, no sola­men­te habla­mos de una dis­tri­bu­ción des­igual del ingre­so y del patri­mo­nio y de bre­chas en cuan­to a opor­tu­ni­da­des a lo lar­go de todo el ciclo de vida de una per­so­na, y en el acce­so y cali­dad de bie­nes y ser­vi­cios, sino tam­bién de con­di­cio­nes y carac­te­rís­ti­cas de algu­nas per­so­nas o gru­pos que gene­ran situa­cio­nes de dis­cri­mi­na­ción y exclu­sión que ter­mi­nan, lamen­ta­ble­men­te, impi­dien­do, anu­lan­do o redu­cien­do el goce o ejer­ci­cio pleno de los dere­chos huma­nos de las personas.

El con­cep­to de inclu­sión no pue­de ser defi­ni­do sin enten­der antes lo que es la desigualdad 

– ¿Es un con­cep­to que pue­de cam­biar con el tiempo?

El con­cep­to de inclu­sión social se refie­re al pro­ce­so a tra­vés del cual se alcan­za la igual­dad, y se van cerran­do las bre­chas en cuan­to al acce­so a dere­chos. Es tam­bién un pro­ce­so que per­mi­te mejo­rar los tér­mi­nos en los que los indi­vi­duos y gru­pos for­man par­te de una socie­dad. Es reco­no­cer la dig­ni­dad de todas las per­so­nas, y faci­li­tar las opor­tu­ni­da­des para con­tri­buir a sus socie­da­des. La meta de alcan­zar la inclu­sión no varía; es en efec­to una deu­da pen­dien­te en nues­tra región, y los esfuer­zos por lograr­la deben ser cons­tan­tes. Lo que si pue­de cam­biar son las medi­das y polí­ti­cas públi­cas que los esta­dos defi­nan para incluir a gru­pos en situa­ción de vulnerabilidad.

Esas polí­ti­cas públi­cas tra­di­cio­nal­men­te se han enfo­ca­do en gru­pos espe­cí­fi­cos como, por ejem­plo, per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, per­so­nas indí­ge­nas o afro­des­cen­dien­tes, per­so­nas LGBTI y muje­res, entre otros. El reto más impor­tan­te que tie­ne la Región es dise­ñar polí­ti­cas públi­cas para la inclu­sión no solo basa­das en un enfo­que de dere­chos, es decir, tenien­do como nor­te los ins­tru­men­tos inter­ame­ri­ca­nos e inter­na­cio­na­les de dere­chos huma­nos, sino tam­bién en el de la interseccionalidad.

enten­de­mos este con­cep­to [inter­sec­cio­na­li­dad] como una situa­ción en la que se cru­zan de mane­ra simul­tá­nea e inte­gral múl­ti­ples ejes de des­igual­dad y estig­ma­ti­za­ción de la diferencia 

Des­de la OEA, enten­de­mos este con­cep­to como una situa­ción en la que se cru­zan de mane­ra simul­tá­nea e inte­gral múl­ti­ples ejes de des­igual­dad y estig­ma­ti­za­ción de la dife­ren­cia —eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, cul­tu­ral, bio-psi­co-social, racial, de géne­ro, de etnia, iden­ti­da­des y expe­rien­cias— pro­du­cien­do afec­ta­cio­nes úni­cas e indi­vi­si­bles. El reto que tene­mos es dise­ñar polí­ti­cas públi­cas para la inclu­sión y el acce­so a dere­chos que res­pon­dan a las nece­si­da­des espe­cí­fi­cas de estos gru­pos pero que no des­co­noz­can que en las per­so­nas pue­den coexis­tir múl­ti­ples ejes de dis­cri­mi­na­ción y, por tan­to, la res­pues­ta de polí­ti­ca debe abor­dar todas las dimen­sio­nes de exclusión.

“Aun­que habla­mos ya de una rece­sión eco­nó­mi­ca mun­dial, esta afec­ta­rá de for­ma par­ti­cu­lar a las muje­res, quie­nes son la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res en el sec­tor informal”

– Tras meses de pan­de­mia, ¿cuá­les han sido los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que detectaron?

La pan­de­mia del COVID-19 ha veni­do a pro­fun­di­zar las bre­chas de des­igual­dad que ya enfren­tá­ba­mos a nivel regio­nal, y las con­se­cuen­cias de las medi­das de con­ten­ción y miti­ga­ción del virus están afec­tan­do más pro­nun­cia­da­men­te a gru­pos en situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad tales como las muje­res, las per­so­nas mayo­res y con dis­ca­pa­ci­dad, los niños, niñas y ado­les­cen­tes, las per­so­nas afro­des­cen­dien­tes e indí­ge­nas, las per­so­nas migran­tes y refu­gia­das y des­pla­za­das for­za­das, las per­so­nas pri­va­das de liber­tad, y las per­so­nas en situa­ción de pobreza.

¿Cuá­les son esas afec­ta­cio­nes par­ti­cu­la­res? Esta­mos hablan­do de las muje­res, quie­nes están en la pri­me­ra línea de res­pues­ta y de expo­si­ción al ries­go, pues alre­de­dor del 80% del sec­tor salud en las Amé­ri­cas está con­for­ma­do por muje­res. Tam­bién están enfren­tan­do la car­ga más pesa­da en la dis­tri­bu­ción del cui­da­do de lo pri­va­do, es decir, la mis­ma des­pro­por­cio­na­da car­ga, pero acen­tua­da por las medi­das de cua­ren­te­na. Habla­mos tam­bién de que aho­ra están más expues­tas a vio­len­cia domés­ti­ca al incre­men­tar­se la pro­ba­bi­li­dad de ser víc­ti­mas de algún acto de vio­len­cia en sus hoga­res, y tam­bién a otras afec­ta­cio­nes, inclui­das las eco­nó­mi­cas, por estar ellas sobre­rre­pre­sen­ta­das en la eco­no­mía informal.

Esta­mos hablan­do de las per­so­nas mayo­res, y per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad que son pobla­cio­nes de alto ries­go ante el coro­na­vi­rus, según la pro­pia Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), pero que ya sufrían de situa­cio­nes de ais­la­mien­to y aban­dono aho­ra acen­tua­das, y que con fre­cuen­cia no cuen­tan con la infor­ma­ción nece­sa­ria sobre las medi­das de con­ten­ción del virus. Esta­mos hablan­do de migran­tes y refu­gia­dos, cuya prin­ci­pal fuen­te de empleo está en el sec­tor infor­mal de nues­tras eco­no­mías, y que al no poder salir a bus­car su sus­ten­to dia­rio está enfren­tan­do, jun­to a sus fami­lias, situa­cio­nes de seve­ra inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. Esta­mos hablan­do de que muchos no han coti­za­do a la segu­ri­dad social por su situa­ción de irre­gu­la­ri­dad y, por tan­to, no tie­nen acce­so a ser­vi­cios de salud, y medicamentos.

Habla­mos tam­bién de los niños y ado­les­cen­tes migran­tes que no están pudien­do ali­men­tar­se en las escue­las, que era el lugar don­de prin­ci­pal­men­te se ali­men­ta­ban. Podría­mos con­ti­nuar hacien­do ese repa­so de gru­pos en situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, pero qui­sie­ra más bien refe­rir la Guía Prác­ti­ca de la OEA de Res­pues­tas Inclu­si­vas y con Enfo­que de Dere­chos ante el COVID-19, que bus­ca guiar las res­pues­tas de los paí­ses miem­bros de la OEA en cuan­to a las polí­ti­cas públi­cas o res­pues­tas ante el COVID19, tenien­do en cuen­ta que hay afec­ta­cio­nes dife­ren­tes a pobla­cio­nes en situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. Esto lo hace­mos toman­do en cuen­ta 3 prin­ci­pios cla­ves para estas res­pues­tas. En pri­mer lugar, garan­ti­zar el enfo­que de dere­chos; en segun­do, garan­ti­zar el prin­ci­pio de igual­dad y no dis­cri­mi­na­ción, y final­men­te, intro­du­cir el con­cep­to de interseccionalidad.

Des­car­gar docu­men­to en el siguien­te enla­ce: http://​www​.oas​.org/​e​s​/​s​a​d​y​e​/​p​u​b​l​i​c​a​c​i​o​n​e​s​/​G​U​I​A​_​S​P​A​.​pdf

– Un pro­ble­ma que se bus­ca­ba redu­cir era la bre­cha de géne­ro en la mayo­ría de sec­to­res, tan­to empre­sa­ria­les como polí­ti­cos, mejo­ran­do la apli­ca­ción de los prin­ci­pios de pari­dad y alter­nan­cia.

Tene­mos un vaso medio lleno en cuan­to a la situa­ción de las muje­res en la polí­ti­ca en la región. Nadie pue­de negar que ha habi­do pro­gre­sos; sin embar­go, dado que repre­sen­tan el 50% de la pobla­ción, 50% del elec­to­ra­do y en la mayo­ría de los par­ti­dos polí­ti­cos, tam­bién 50% de la mili­tan­cia, debe­ría­mos ver simi­la­res nive­les de repre­sen­ta­ción en las esfe­ras de toma de deci­sio­nes polí­ti­cas, al igual que en el sec­tor empre­sa­rial. Esto no está pasan­do. Los obs­tácu­los son varios, pero los estruc­tu­ra­les y socia­les que asig­nan a muje­res un rol en lo pri­va­do, exclu­yén­do­las de lo públi­co, son qui­zás los más difí­ci­les de derribar.

Sin embar­go, los recien­tes ejem­plos de jefas de esta­do que ha demos­tra­do un efec­ti­vo mane­jo de la cri­sis del COVID-19 demos­tran­do cua­li­da­des como la empa­tía, el sen­ti­do de huma­ni­dad, de conec­tar con la gen­te, de comu­ni­ca­ción aser­ti­va, y de prac­ti­car el lide­raz­go hori­zon­tal para mane­jar la cri­sis. La pre­gun­ta más amplia es si estas bue­nas expe­rien­cias pue­den con­tri­buir a cam­biar la narra­ti­va sobre las muje­res en pues­tos de lide­raz­go hacia una que las valo­ra, y requie­re en estos roles.

– Al poseer un empleo, miles de muje­res han logra­do inde­pen­di­zar­se y refor­zar sus fami­lias, pero la epi­de­mia gene­ró que muchas de ellas pasen al des­em­pleo o al tra­ba­jo infor­mal. ¿Qué pla­nes se tie­ne en la OEA para aten­der este pro­ble­ma?

Una de las prin­ci­pa­les secue­las de esta pan­de­mia se ha dado en el ámbi­to eco­nó­mi­co. Aun­que habla­mos ya de una rece­sión eco­nó­mi­ca mun­dial, esta afec­ta­rá de for­ma par­ti­cu­lar a las muje­res, quie­nes son la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res en el sec­tor infor­mal. Ya sea como ven­de­do­ras ambu­lan­tes, emplea­das domés­ti­cas, o en el sec­tor ser­vi­cios, tra­ba­ja­do­ras de la agri­cul­tu­ra de sub­sis­ten­cia o tem­po­re­ras, y hoy en día, como repar­ti­do­ras de comi­da, más del 50% de las muje­res que tra­ba­jan lo hacen en el sec­tor infor­mal. Estas muje­res no cuen­tan con segu­ri­dad social, ni acce­so a salud, y su fra­gi­li­dad sala­rial es direc­ta­men­te pro­por­cio­nal a la fra­gi­li­dad de la eco­no­mía infor­mal en tiem­pos de pandemia.

La mayo­ría de los paí­ses de la región han veni­do dan­do res­pues­tas de polí­ti­ca públi­ca en la medi­da que sus espa­cios fis­ca­les han per­mi­ti­do. En cuan­to a res­pues­tas, des­de la OEA apo­ya­mos a los esta­dos miem­bros en el dise­ño e imple­men­ta­ción de polí­ti­cas tales como los sub­si­dios, trans­fe­ren­cias u otros apo­yos eco­nó­mi­cos direc­tos, con­di­cio­na­dos o no con­di­cio­na­dos, la pro­vi­sión de canas­tas bási­cas ali­men­ta­rias sin con­di­cio­na­mien­tos. Todas estas medi­das deben ase­gu­rar que las muje­res estén como bene­fi­cia­rias direc­tas, ya que apos­tar por el empo­de­ra­mien­to eco­nó­mi­co de las muje­res es apos­tar por el de sus fami­lias, y en el mediano y lar­go pla­zo, mejo­rar las pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llo humano en los paí­ses que así lo prio­ri­cen.
Fuen­te: Ins­ti­tu­to de Dere­chos Huma­nos de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Cató­li­ca del Perú (IDEHPUCP): https://idehpucp.pucp.edu.pe/entrevistas/betilde-munoz-el-reto-mas-importante-que-tiene-la-region-es-como-disenar-politicas-publicas-para-la-inclusion-no-solo-basadas-en-un-enfoque-de-derechos-sino-tambien-el-de-interseccionalidad/​

FUENTE: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *