Méxi­co. Se desan­gra con la con­ni­ven­cia del gobierno

San­dra Iriarte*/ Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de sep­tiem­bre de 2020

El últi­mo ase­si­na­to que cono­ce­mos se ha pro­du­ci­do en el Esta­do de Baja Cali­for­nia, terri­to­rio que no acos­tum­bra­ba a ser ata­ca­do por la con­tra­in­sur­gen­cia. Hace unos meses que los colec­ti­vos que defien­den los dere­chos huma­nos y no huma­nos, como la defen­sa del agua, de allá, nos venían aler­tan­do del incre­men­to de la ten­sión con­tra sus colec­ti­vos. El pasa­do 24 de sep­tiem­bre, el com­pa­ñe­ro Óscar Eyraud Adams (ori­gi­na­rio de la comu­ni­dad kumiai) lucha­dor social por los dere­chos de los pue­blos ori­gi­na­rios y soli­da­rio en luchas nacio­na­les, quien man­te­nía actual­men­te sus accio­nes enfo­ca­das en defen­sa del agua y terri­to­rio fue ase­si­na­do por el Nar­co Esta­do en Teca­te Baja Cali­for­nia, mien­tras las auto­ri­da­des loca­les ni pre­vie­nen ni inves­ti­gan, ni se las espe­ra. La nece­si­dad de auto­ges­tión por par­te de los Pue­blos Ori­gi­na­rios en su auto­de­fen­sa y crea­ción de alter­na­ti­vas de ges­tión, como la Jun­tas de Buen Gobierno zapa­tis­tas son más que evidentes.

Mien­tras, el pre­si­den­te AMLO pre­ten­día ensal­zar su peno­sa ges­tión no solo de la vio­len­cia del nar­co y de los para­mi­li­ta­res, que en nada ha dis­mi­nui­do des­de que fue inves­ti­do, tam­po­co ha ser­vi­do de nada la nue­va Guar­dia Nacio­nal, sino aho­ra de emer­gen­te actua­li­dad, la ges­tión de la pan­de­mia por la COVID-19, que lle­va ya en Méxi­co más de 715.457 per­so­nas infec­ta­das según la OMS, y un 10,74% de leta­li­dad, ocu­pan­do en la actua­li­dad el quin­to pues­to del ran­king mun­dial. Si bien se esti­ma que las muer­tes extra­hos­pi­ta­la­rias por la COVID-19 tri­pli­ca­rían la cifra de per­so­nas fallecidas.

El pasa­do 15 y 16 de sep­tiem­bre, en el mar­co del día de la Inde­pen­den­cia, el pre­si­den­te, que pre­ten­día eri­gir­se como la cuar­ta trans­for­ma­ción radi­cal en Méxi­co, se ha cen­tra­do úni­ca­men­te en tra­tar de poner en valor su pési­ma ges­tión. Mien­tras, los colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes adhe­ren­tes a la Sex­ta Decla­ra­ción (zapa­tis­ta) de la Sel­va de Laca­do­na (2005), orga­ni­za­dos en Redes de Rebel­día y Resis­ten­cia han pues­to en mar­cha una Segun­da Acción Glo­bal con­tra la gue­rra del mal-gobierno en sus tres nive­les de ges­tión (Fede­ral, Esta­tal y local), el nar­co y los para­mi­li­ta­res, le tie­nen decla­ra­da al Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (EZLN), a los Pue­blos y a la Vida.

Se eli­gió que comen­za­ra el día 20, por­que des­de que el 20 de febre­ro de 2019 fue­ra ase­si­na­do el acti­vis­ta zapa­tis­ta y del Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na (CNI) Samir Flo­res, se con­me­mo­ra cada 20 de mes la exi­gen­cia de jus­ti­cia y ver­dad sobre su ase­si­na­to. Y se deci­dió que esta acción glo­bal ter­mi­na­ra el 26 de sep­tiem­bre, para recor­dar la des­apa­ri­ción for­za­da aquel 26 de sep­tiem­bre de 2014 de los 43 estu­dian­tes nor­ma­lis­tas de Ayotzinapa.

La exi­gen­cia de ver­dad y jus­ti­cia con­tra la vio­len­cia del Esta­do, se extien­de en todas las accio­nes de Rebel­día y Resis­ten­cia en México.

El actual mal gobierno en sus tres nive­les de ges­tión, con­ti­nua la cam­pa­ña de sus pre­de­ce­so­res malos-gobier­nos, aho­ra en la opo­si­ción, pero en mayo­ría en el Con­gre­so de los Dipu­tados, con­tra el EZLN. De mane­ra muy tor­pe, la ver­dad, pero cons­tan­te, con­ti­núa tra­tan­do de equi­pa­rar­los a una suer­te de para­mi­li­ta­res o lo que es peor, de nar­co­tra­fi­can­tes, obvia­men­te sin nin­gún tipo de prue­bas. Deci­mos que es muy tor­pe que­rer vin­cu­lar al EZLN con el nar­co, cuan­do, des­de el levan­ta­mien­to en 1994 en Chia­pas, las y los com­pas, acor­da­ron no per­mi­tir el con­su­mo ni el trá­fi­co de dro­gas, inclui­do el alcohol, en las comu­ni­da­des insur­gen­tes. Y así se man­tie­nen des­de enton­ces. Tam­bién resul­ta muy tor­pe e igno­ran­te tra­tar de vin­cu­lar al EZLN con los para­mi­li­ta­res racis­tas y cla­sis­tas, cuan­do el EZLN es un ejér­ci­to del y para el pue­blo, que defien­de los sie­te prin­ci­pios de las Jun­tas del Buen Gobierno: obe­de­cer y no man­dar, repre­sen­tar y no suplan­tar, bajar y no subir, ser­vir y no ser­vir­se, con­ven­cer y no ven­cer, cons­truir y no des­truir, pro­po­ner y no impo­ner. Entre sus líneas ideo­ló­gi­cas, recogemos:

– La defen­sa de dere­chos colec­ti­vos e indi­vi­dua­les que han sido nega­dos his­tó­ri­ca­men­te a los pue­blos indí­ge­nas mexicanos.

– La cons­truc­ción de un nue­vo mode­lo de nación que inclu­ya a la demo­cra­cia, la liber­tad y la jus­ti­cia como prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de una nue­va for­ma de hacer política.

– El teji­do de una red de resis­ten­cias y rebel­días alter­mun­dis­tas en nom­bre de la huma­ni­dad y en con­tra del neoliberalismo.

Nos reco­no­ce­mos y aco­ge­mos en los apren­di­za­jes de su his­to­ria, el ejem­plo que supo­nen las comu­ni­da­des zapa­tis­tas y sus 43 cen­tros zapa­tis­tas que han roto tan­to el cer­co con el que el Mal Gobierno de López Obra­dor tra­ta de exter­mi­nar la reali­dad alter­na­ti­va que supo­ne el zapa­tis­mo, como el Esta­do de Chiapas.

Denun­cia­mos la mili­ta­ri­za­ción del Esta­do de Chia­pas y en con­cre­to de los Muni­ci­pios Autó­no­mos Zapa­tis­tas, ya que ade­más de aten­tar con­tra la Auto­no­mía zapa­tis­ta, en nada sir­ven para evi­tar los ata­ques del nar­co y los para­mi­li­ta­res a las bases de apo­yo zapatista.

Tam­po­co es el obje­ti­vo de este artícu­lo hacer una defen­sa del zapa­tis­mo o del EZLN, ya que no le hace fal­ta, su his­to­ria y tra­yec­to­ria hablan por sí mis­mas. Tra­tá­ba­mos de acla­rar lo más sen­ci­lla y con­cre­ta­men­te la absur­dez de los ata­ques al EZLN, que cele­bra­rá el pró­xi­mo 17 de noviem­bre sus 37 años de his­to­ria y actualidad.

Pero como nos han dicho des­de siem­pre los y las zapa­tis­tas, la lucha por la vida es la lucha con­tra la hidra capi­ta­lis­ta, con­tra la ava­ri­cia de los pocos que nos des­po­jan, explo­tan para incre­men­tar su bene­fi­cio. Y en este sen­ti­do, los macro­pro­yec­tos aban­de­ra­dos por AMLO cons­ti­tu­yen los tres buques insig­nia del libe­ra­lis­mo que defien­de bajo el ya mani­do pro­gre­so. Pone­mos como ejem­plo estos tres macro­pro­yec­tos por la enver­ga­du­ra que supo­nen en cuan­to a la afec­ta­ción a vas­tos terri­to­rios, los Pue­blos Ori­gi­na­rios y la vida que los habi­ta. Por eso, la Segun­da Acción Glo­bal desa­rro­lla­da entre el 20 y 26 de sep­tiem­bre englo­ba­ba la lucha con­tra la gue­rra con­tra el EZLN, pero tam­bién a los Pue­blos y a la Vida.

Entre estos tres macro­po­yec­tos se encuen­tran el mal lla­ma­do Tren Maya, el Plan Inte­gral de More­los y el corre­dor transís­tí­mi­co. Huel­ga expli­car los intere­ses inter­na­cio­na­les de las mul­ti­na­cio­na­les en estoy pro­yec­tos, que no les impor­ta vul­ne­rar el Con­ve­nio 1989 de la OIT que defien­de la con­sul­ta de los Pue­blos indí­ge­nas que habi­tan los terri­to­rios que los malos gobier­nos mal ven­den a las mul­ti­na­cio­na­les de capi­tal extran­je­ro que vie­nen a des­po­jar los terri­to­rios de los Pue­blos Ori­gi­na­rios con nula reper­cu­sión en Ser­vi­cios Públi­cos para las comu­ni­da­des, ni mucho menos, una redis­tri­bu­ción de la riqueza.

Pero hay muchos más. El sába­do 22 de agos­to la orga­ni­za­ción ORCAO saqueó e incen­dió dos bode­gas de maíz y café per­te­ne­cien­tes a bases de apo­yo zapa­tis­tas, en el cru­ce­ro Cuxul­já, entre Oxchuc y Oco­sin­go, en el muni­ci­pio autó­no­mo de Lucio Cabañas.

Seña­la­mos igual­men­te los ata­ques al Eji­do de Tila en los que el Ayun­ta­mien­to ha aba­ti­do las empa­li­za­das que había levan­ta­do el Eji­do para pro­te­ger­se de la pan­de­mia y en el últi­mo ata­que los para­mi­li­ta­res ase­si­na­ron a un com­pa­ñe­ro eji­da­ta­rio e hirie­ron a tres más.

Asi­mis­mo, tal y como nos infor­man los com­pa­ñe­ros de Aten­co, des­de el pasa­do 3 de sep­tiem­bre de 2020, las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros del pue­blo digno y rebel­de de San Sal­va­dor Aten­co han veni­do sufrien­do agre­sio­nes por par­te del gru­po deno­mi­na­do los Oaxa­cos, que son pre­su­mi­ble­men­te inte­gran­tes del gru­po para­mi­li­tar Antor­cha Cam­pe­si­na del Esta­do de Méxi­co. Gru­po que vie­ne actuan­do con­tra­in­sur­gen­te­men­te des­de hace más de 30 años. Los Oaxa­cos al fren­te de Ale­jan­dro San­tia­go López agre­die­ron con armas de fue­go, pie­dras y palos a varias fami­lias, mien­tras son cober­tu­ra­dos por los cuer­pos poli­cia­cos muni­ci­pa­les. Estos actos de pro­vo­ca­ción se dan en el con­tex­to nacio­nal de impo­si­ción de mega­pro­yec­tos y des­po­jo de terri­to­rios, que vuel­ven a evi­den­ciar cuá­les son los intere­ses capi­ta­lis­tas de los gober­nan­tes del país. Al igual que en el res­to del país inten­tan sem­brar duda y con­fu­sión ponien­do las cosas como una riña entre pobla­do­res, pero no, son gru­pos de cho­que que ope­ran abier­ta­men­te e impu­ne­men­te cobi­ja­dos des­de el poder.

El pasa­do 11 de sep­tiem­bre, lle­gó al Zóca­lo del Cen­tro His­tó­ri­co de Ciu­dad de Méxi­co la cara­va­na pro­mo­vi­da por el Con­ce­jo Indí­ge­na y Popu­lar de Gue­rre­ro – Emi­liano Zapa­ta (CIPOG-EZ) quie­nes empren­die­ron una mar­cha que lle­gó a Ciu­dad de Méxi­co con la inten­ción de con­cen­trar­se en un plan­tón per­ma­nen­te en el Zóca­lo para exi­gir el cum­pli­mien­to de los acuer­dos por par­te del Gobierno Fede­ral de López Obra­dor y fun­cio­na­rios públi­cos como Ale­jan­dro Enci­nas y Adol­fo de López. Igual­men­te se expli­có la denun­cia públi­ca al gobierno mexi­cano quien ha nega­do a la Comi­sión Ibe­ro­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos la exis­ten­cia del gru­po cri­mi­nal “Los Ardi­llos” quie­nes ase­si­na­ron a 23 pro­mo­to­res del CIPOG-EX entre 2019 y 2020 y con­ti­núan ame­na­zan­do a dece­nas de comu­ni­da­des hos­ti­gán­do­las con deto­na­cio­nes de armas de fue­go. Estas movi­li­za­cio­nes denun­cian al mal gobierno que no garan­ti­za­ba los ser­vi­cios públi­cos más bási­cos antes de la pan­de­mia, ni aho­ra. La reali­dad autó­no­ma de los pue­blos indí­ge­nas sigue dan­do res­pues­ta allá don­de el Esta­do ni lle­ga ni se le espe­ra. Sin embar­go, la agu­di­za­ción de la pobre­za, la fal­ta de sani­dad y la vio­len­cia de los para­mi­li­ta­res está ase­si­nan­do a la pobla­ción. Es por ello que urge dar­les voz y apoyo.

En 2020 se cum­plió un año del ase­si­na­to del com­pa­ñe­ro del CNI Samir Flo­res Sobe­ra­nes y este año, ni el ais­la­mien­to por la pan­de­mia de COVID-19 ha dado tre­gua a las y los com­pas. En lo que va de año, han sido ase­si­na­dos sie­te com­pa­ñe­ros del CNI y los ata­ques a las comu­ni­da­des son continuos.

Des­de el pasa­do 11 de sep­tiem­bre, 17 efec­ti­vos de la Guar­dia Nacio­nal son inves­ti­ga­dos por el ase­si­na­to de Jes­si­ca Sil­va mien­tras se mani­fes­ta­ba, jun­to a su com­pa­ñe­ro heri­do de gra­ve­dad tras los dis­pa­ros, con­tra el des­vío de agua a Esta­dos Uni­dos des­de la repre­sa «La Boqui­lla Chihuahua”.

Des­de la Euro­pa de aba­jo y a la izquier­da, nos esta­mos movi­li­zan­do para que estos hechos no se silen­cien, ya que la san­gre que se derra­ma allá es para lucrar a las mul­ti­na­cio­na­les que con­su­mi­mos acá.

Por ello, des­de CGT nos hemos adhe­ri­do tam­bién a defen­sa de la Jor­na­da nacio­nal de movi­li­za­ción en defen­sa de la madre tie­rra y con­tra la gue­rra al EZLN, los pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas por el 12 de octu­bre, fecha en que se cum­plen 528 años del mal lla­ma­do Encuen­tro de Dos Mun­dos; este ani­ver­sa­rio que para unos pocos es de moti­vo de fes­te­jo, para noso­tros los pue­blos ori­gi­na­rios y los pobres de Méxi­co, es una fecha que nos recuer­da el ini­cio del sufri­mien­to, de la des­truc­ción de las cul­tu­ras y el des­po­jo de las tie­rras y de los bie­nes que en ellas exis­ten. Pero tam­bién es un día en el que cele­bra­mos la Resis­ten­cia Dig­na de los pue­blos, jun­to a ellos, reme­mo­ra­mos qué en estos 528 años, los abue­los y abue­las, los padres y madres han lucha­do para defen­der lo legí­ti­mo, es una fecha que tie­ne un gran valor sim­bó­li­co, por ello y fren­te a la gra­ve situa­ción que vivi­mos y ante la urgen­te nece­si­dad de levan­tar la voz y exi­gir sean res­pe­ta­dos los dere­chos de nues­tros pue­blos, nos esta­mos con­vo­can­do a sumar­se una gran jor­na­da de movilización.

*Secre­ta­ría de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les de la CGT

Este mate­rial se com­par­te con auto­ri­za­ción de El Sal­to

FUENTE: des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *