El Sal­va­dor. Paki­to Arria­rán, el vas­co que luchó jun­to al FMLN y cayó combatiendo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de sep­tiem­bre de 2020.

De Arra­sa­te a Cha­la­te­nan­go: bio­gra­fía de Paki­to Arria­ran – “Juan­ci­to”.
Esta es la his­to­ria de Paki­to Arria­ran, un hom­bre que era un pue­blo en otro pue­blo. Fue mili­tan­te en Eus­kal Herria y tam­bién luchó en El Sal­va­dor, don­de fue Juan­ci­to.
Natu­ral de la loca­li­dad gui­puz­coa­na de Arra­sa­te, Paki­to Arria­ran nació el 22 de abril de 1955, y fue el pri­mo­gé­ni­to de los tres hijos de Kris­ti­na Arre­gi. Pro­ce­día de una saga de pelo­ta­ris de renom­bre. Su padre y dos her­ma­nos se dedi­ca­ron a este depor­te. Arrria­ran II, su tío, fue un des­ta­ca­do mano­ma­nis­ta y por dos veces cam­peón de Espa­ña. For­mó pare­ja en innu­me­ra­bles par­ti­dos con Arria­ran III, su padre, que­dan­do cam­peo­nes por pare­jas en dos oca­sio­nes.
En sus rela­cio­nes de cua­dri­lla (un enor­me gru­po for­ma­do unos trein­ta jóve­nes), fue con­si­de­ra­do como “un tipo tran­qui­lo, pací­fi­co, qui­zás has­ta dema­sia­do”. No obs­tan­te, el sen­ti­mien­to aber­tza­le que impreg­nó a este gru­po fue común a Paki­to. En torno a los cator­ce años su mun­do se redu­cía prác­ti­ca­men­te a su equi­po de fút­bol, pero la entra­da en el club Bata­su­na sir­vió para que toda la cua­dri­lla toma­ra con­cien­cia de una reali­dad polí­ti­ca que esta­ba a la vis­ta. Ade­más de los gua­te­ques, los pri­me­ros escar­ceos amo­ro­sos y las pri­me­ras medio-trom­pas, habla­ban de Fran­co, de la Guar­dia Civil y, cómo no, de ETA y sus accio­nes.
En 1975, cuan­do Paki­to tenía vein­te años, la poli­cía le detu­vo en su casa de Arra­sa­te. «Fue el 27 de abril ‑afir­ma su madre-. Esta­ba en vigen­cia el esta­do de excep­ción, que duró tres meses. Hubo muchas deten­cio­nes por la zona y aquí mis­mo se lle­va­ron a muchos jóve­nes. Al prin­ci­pio estu­vo en Basau­ri, pero esta cár­cel se lle­nó de tal for­ma que tuvie­ron que tras­la­dar a algu­nos a Cara­ban­chel, y entre ellos al nues­tro. En Navi­da­des de ese mis­mo año salió en liber­tad, un mes des­pués de morir Fran­co. Lue­go cum­plió el ser­vi­cio mili­tar».
El regre­so a casa dura poco tiem­po. En 1978, una noche de noviem­bre, Paki­to Arria­ran con­si­guió esca­par del cer­co poli­cial que rodea­ba su casa y pudo lle­gar a Ipar Eus­kal Herria. Esa mis­ma noche fue­ron ase­si­na­dos en su pue­blo Rober­to, Zapa y Emi­li, a manos de la Guar­dia Civil.
Estan­cia en Vene­zue­la
Un año des­pués via­jó a Vene­zue­la en cali­dad de refu­gia­do polí­ti­co, y allí, en com­pa­ñía de otros refu­gia­dos vas­cos, mon­tó una coope­ra­ti­va para tra­ba­jar en la lim­pie­za y man­te­ni­mien­to de los con­te­ne­do­res de basu­ra.
En aque­llos años se orga­ni­zó en Cara­cas un comi­té de ayu­da a refu­gia­dos vas­cos, con el fin de aten­der a quie­nes tenían que salir de Eus­kal Herria. En este comi­té toma­ron par­te, entre otras muchas per­so­nas, Paki­to y el matri­mo­nio for­ma­do por Espe Ara­na y Jokin Etxe­be­rria. Esta pare­ja había lle­ga­do des­de Eus­kal Herria a Cara­cas para tra­ba­jar en una empre­sa, dan­do cobi­jo a varios refu­gia­dos en su casa. En esa épo­ca, noviem­bre de 1980, varios perió­di­cos vene­zo­la­nos comen­za­ron una inten­sa y sucia cam­pa­ña en con­tra de los refu­gia­dos vas­cos. Espe y Jokin fue­ron acri­bi­lla­dos a bala­zos en su pro­pia casa, en una acción rei­vin­di­ca­da por el Bata­llón Vas­co Espa­ñol (BVE). En días pos­te­rio­res tam­bién fue­ron tiro­tea­dos Paki­to y otro refu­gia­do cuan­do se encon­tra­ban tra­ba­jan­do.
Paki­to, jun­to a sus com­pa­ñe­ros y ami­gos, solían ir todas las sema­nas a jugar a pelo­ta en el fron­tón de la Eus­kal Etxea, y cuan­do había algu­na acti­vi­dad intere­san­te en Cara­cas, como pelí­cu­las o actua­cio­nes de can­tan­tes o gru­pos de izquier­da, inten­ta­ban no per­dér­se­las. Un día vie­ron una pelí­cu­la sobre la gue­rra de El Sal­va­dor que les impac­tó mucho. Al salir del cine Paki­to comen­tó: “Voy a ir a esas mon­ta­ñas a luchar jun­to al pue­blo sal­va­do­re­ño”.
El libro sobre Paki­to Arria­ran de RICARDO CASTELLÓN y NICOLÁS DOLJANIN
Un hom­bre que era un pue­blo en otro pue­blo. Este libro lo com­po­nen voces, mira­das y memo­rias alre­de­dor de Paki­to Arria­ran, mili­tan­te del pue­blo vas­co y del pue­blo de El Sal­va­dor en armas, don­de fue «Juan­ci­to». Las luchas comu­nes tras­cien­den sitio y tiem­po gra­cias a prác­ti­cas don­de las ideas toman cuer­po, sellan afec­tos. Y este ale­gre joven, quien de Eus­kal Herria había lle­ga­do ente­ro y en su peri­plo sud­ame­ri­cano tuvo via­je de vuel­ta a Eus­kal Herria, con el con­si­guien­te gozo para la fami­lia, que pudo tener­le cer­ca, al otro lado de la fron­te­ra divi­so­ria. «Des­pués de un tiem­po ‑recuer­da Kris­ti­na Arregi‑, nos lla­mó para comu­ni­car­nos su deci­sión. Nos dijo que no nos íba­mos a ver en mucho tiem­po y que se iba a Cen­troa­mé­ri­ca; que no nos preo­cu­pá­ra­mos si no tenía­mos noti­cias suyas ense­gui­da». Su her­mano Félix ase­gu­ra que no le die­ron más vuel­tas al tema. «Fue muy cla­ro. Que­ría ir allí, veía que tenía un papel que cum­plir».
«Paki­to no con­sen­tía las situa­cio­nes injus­tas”
A nadie de la fami­lia le extra­ñó la deci­sión, al mar­gen de la inquie­tud que les pro­du­jo. Su padre lo resu­mía de esta for­ma: «Paki­to no con­sen­tía las situa­cio­nes injus­tas; sufría con ellas. La dife­ren­cia de cla­ses era para él inso­por­ta­ble y, si esto no hubie­ra sido así, estoy segu­ro de que no habría segui­do el camino que él mis­mo eli­gió. Yo creo que rea­li­zar un acto de estas dimen­sio­nes nece­si­ta de algo inna­to en la per­so­na. No, no creo que sea cues­tión de años, ni de viven­cias. Es toda una for­ma de ser, la pro­pia per­so­na­li­dad es la que es deci­si­va a la hora de optar por una u otra vía. Y el mejor con­cep­to que defi­nía a Paki­to era su huma­ni­dad. Una huma­ni­dad de gigan­te».
Esa huma­ni­dad de la que nos habla su padre esta­ba impreg­na­da de un fuer­te sen­ti­mien­to de inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio. Allá don­de se encon­tra­ra siem­pre se ponía del lado de las cla­ses opri­mi­das y des­fa­vo­re­ci­das. Pole­mi­za­ba mucho en polí­ti­ca, era muy exi­gen­te con­si­go mis­mo y con los demás, siem­pre tenía una crí­ti­ca cons­truc­ti­va. A su lado, comen­ta la gen­te que le cono­ció, se sen­tían cre­cer como per­so­nas y revo­lu­cio­na­rios por­que siem­pre les hacía refle­xio­nar.
Hacia El Sal­va­dor
Paki­to lle­gó de Eus­kal Herria a Nica­ra­gua en el mes de mayo de 1982, con el con­sen­ti­mien­to de su orga­ni­za­ción para pre­pa­rar el via­je hacia El Sal­va­dor. Per­ma­ne­ció allí pre­pa­rán­do­lo todo has­ta fina­les de agos­to.
A pri­me­ros de sep­tiem­bre lle­gó a El Sal­va­dor. Tuvo que cami­nar mucho y de noche has­ta lle­gar a los cam­pa­men­tos de Cha­la­te­nan­go. Allí le lle­va­ron al cam­pa­men­to don­de esta­ba la logís­ti­ca, don­de per­ma­ne­ció apren­dien­do y pre­pa­ran­do mate­ria­les.
En octu­bre de 1982 el FMLN comen­zó una ofen­si­va con­tra la guar­dia nacio­nal, la poli­cía y el ejér­ci­to. La gue­rri­lla toma­ba pue­blos de Cha­la­te­nan­go por la noche y pelea­ba has­ta ven­cer al enemi­go. Así que­da­ron libe­ra­dos para la gue­rri­lla la mayo­ría de los pue­blos de la zona. El 28 de octu­bre la gue­rri­lla tomó el pue­blo de la Lagu­na, y aquí fue don­de cayó heri­do Juan, ‑que así se lla­ma­ba Paki­to en la gue­rri­lla-. Una ráfa­ga de G3 le frac­tu­ro la pier­na a la altu­ra de la pan­to­rri­lla.
Las sani­ta­rias le aten­die­ron, le hicie­ron la cura y le enta­bli­lla­ron la pier­na, des­pués le lle­va­ron en una hama­ca a un lugar más segu­ro. Enton­ces el ejér­ci­to sal­va­do­re­ño des­ató una fuer­te ofen­si­va y los heri­dos fue­ron eva­cua­dos hacia los Ama­tes, otra par­te de Cha­la­te­nan­go.
Ampu­tación de una pier­na
En estos pri­me­ros años de gue­rra, quie­nes tra­ba­ja­ban en sani­dad de la gue­rri­lla ape­nas tenían medi­ca­men­tos y el mate­rial nece­sa­rio. Des­pués de algu­nos días se die­ron cuen­ta de que la pier­na de Juan se había gan­gre­na­do. Los médi­cos tuvie­ron que tomar una deci­sión drás­ti­ca, y deci­die­ron ampu­tar­le la pier­na para sal­var­le la vida. Al no tener el ins­tru­men­tal qui­rúr­gi­co nece­sa­rio, le cor­ta­ron la extre­mi­dad por enci­ma de la rodi­lla con el serru­cho de una nava­ja sui­za y, en lugar de sue­ro, le pusie­ron en la vena agua de coco. La ope­ra­ción trans­cu­rrió bien y, aun­que le ampu­taron la pier­na, a Juan le sal­va­ron la vida.
Al cabo de unos meses, cuan­do ya se había recu­pe­ra­do, Juan fue tras­la­da­do al cam­pa­men­to de logís­ti­ca, des­de don­de se lle­va­ba el con­trol de todo el mate­rial de gue­rra, des­de los fusi­les has­ta balas, des­de mor­te­ros requi­sa­dos a los sol­da­dos has­ta mate­ria­les para cons­truir minas. Tam­bién en este cam­pa­men­to había talle­res para fabri­car gra­na­das y otros mate­ria­les de defen­sa popu­lar.
Juan empe­zó a tra­ba­jar con los com­pa­ñe­ros de talle­res y más ade­lan­te le die­ron la res­pon­sa­bi­li­dad de lle­var el con­trol de la logís­ti­ca. Apo­ya­do por algu­nos com­pi­tas, tenía que lle­var la cuen­ta de todo el mate­rial que tenían, en que tatú (escon­dri­jos hechos bajo tie­rra) se encon­tra­ba cada par­ti­da, lo que les fal­ta­ba y lo que nece­si­ta­ban… Tam­bién tenían que sur­tir de ropa y botas a los com­pas gue­rri­lle­ros; hacer el repar­to de dine­ro para la comi­da en cada cam­pa­men­to, etc.
Luchó has­ta morir
En agos­to de 1984, el Fren­te nego­ció el can­je de algu­nos sol­da­dos que tenía pri­sio­ne­ros a cam­bio de que deja­ran salir del país a varios heri­dos que nece­si­ta­ban ope­ra­cio­nes espe­cia­les. Enton­ces el ejér­ci­to entró a las zonas libe­ra­das y varios heri­dos, Juan inclui­do, se tuvie­ron que guar­dar en cue­vas y tatús. En la siguien­te ofen­si­va del ejér­ci­to con­tra las zonas libe­ra­das, a fina­les de sep­tiem­bre, Juan y la gen­te no ope­ra­ti­va de la logís­ti­ca fue­ron a escon­der­se a un cha­rral don­de había mucho bos­que. El lugar se encon­tra­ba aba­jo de Zapo­tal, un poco más arri­ba del río Sum­pul.
Al pare­cer, varios civi­les que tam­bién bus­ca­ron refu­gio por la zona hicie­ron fue­go, los sol­da­dos vie­ron humo y se per­ca­ta­ron de que allí había gen­te. Empe­za­ron a pei­nar el mon­te y los encon­tra­ron. Los dos com­pas que iban con Juan les hicie­ron fren­te y hubo una gran bala­ce­ra, lo que ayu­dó a que la pobla­ción civil tuvie­ra tiem­po de esca­par de una muer­te segu­ra. Juan inten­tó tam­bién ale­jar­se mon­te aba­jo, pero se le rom­pie­ron las mule­tas y tuvo que seguir arras­trán­do­se. No obs­tan­te, los sol­da­dos vol­vie­ron a pei­nar el mon­te has­ta que die­ron con él. Según dije­ron pos­te­rior­men­te, Juan luchó has­ta morir hacien­do fue­go con su pis­to­la y la gra­na­da que siem­pre lle­va­ba enci­ma. Fue el 30 de sep­tiem­bre de 1984 cuan­do mata­ron a Juan y a otros seis com­pas.
¡Por la gran puta! Lo hubié­ra­mos aga­rra­do vivo, pero como no se dejó aga­rrar, lo tuvi­mos que matar.
Pasa­dos algu­nos días, su com­pa­ñe­ra Lau­ra, un com­pa sal­va­do­re­ño y otro vas­co ente­rra­ron a Juan en el mis­mo lugar don­de lo encon­tra­ron muer­to. Los tres le can­ta­ron el Eus­ko Guda­riak y La Inter­na­cio­nal con los puños en alto, y su com­pa­ñe­ra reco­gió unas flo­res sil­ves­tres que había por allí y las colo­có enci­ma de su tum­ba.
Com­pa­ñe­ro “Juan­ci­to” – Paki­to Arria­ran ¡Has­ta la Vic­to­ria Siempre!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *