Perú. Más 33 mil par­tos de niñas y ado­les­cen­tes regis­tra­dos este año

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de sep­tiem­bre de 2020

El emba­ra­zo ado­les­cen­te y la mater­ni­dad infan­til for­za­da con­ti­núan sien­do una pro­ble­má­ti­ca que el Perú no es capaz de fre­nar. En lo que va del 2020, se han regis­tra­do 33 mil 365 par­tos de niñas y ado­les­cen­tes de 0 a 19 años.

De ese total, 679 corres­pon­den a niñas meno­res de 14 años que fue­ron víc­ti­mas de vio­la­ción sexual, según cifras del Minis­te­rio de Salud.

La Defen­so­ría del Pue­blo seña­la que «en el con­tex­to de emer­gen­cia sani­ta­ria, dicha reali­dad se esta­ría agu­di­zan­do aún más debi­do a las dis­tin­tas medi­das de con­ten­ción y pre­ven­ción del con­ta­gio del COVID-19».

Es decir, la can­ti­dad de niñas y ado­les­cen­tes emba­ra­za­das ha aumen­ta­do por la pan­de­mia. Y los regis­tros lo demues­tran, pues ya se superó las cifras del 2019. El año ante­rior, según Reniec, 27 mil 799 niñas entre 10 y 17 años regis­tra­ron a sus recién nacidos.

La Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) se ha pro­nun­cia­do al res­pec­to y ha ele­va­do reco­men­da­cio­nes al Esta­do peruano para aten­der esta pro­ble­má­ti­ca que afec­ta, sobre todo, a las niñas y ado­les­cen­tes más pobres.

Dichas reco­men­da­cio­nes abar­can adop­tar medi­das inte­gra­les e inme­dia­tas para res­pe­tar y garan­ti­zar el dere­cho a la salud sexual y repro­duc­ti­va de las y los ado­les­cen­tes. Es decir, se debe refor­zar la dis­po­ni­bi­li­dad y con­ti­nui­dad de los ser­vi­cios de salud que inclu­yan con­se­je­ría y acce­so a méto­dos anti­con­cep­ti­vos moder­nos duran­te la emer­gen­cia sanitaria.

Cabe resal­tar que, según nor­ma­ti­va del Minis­te­rio de Salud, las y los ado­les­cen­tes mayo­res de 14 años no nece­si­tan acu­dir al cen­tro de salud en com­pa­ñía de sus padres o tuto­res para reci­bir con­se­je­ría sobre salud sexual y repro­duc­ti­va. Ade­más pue­den reci­bir méto­dos anti­con­cep­ti­vos yen­do por cuen­ta propia.

Sin embar­go, Way­ka com­pro­bó que inclu­so antes de la pan­de­mia este dere­cho de las y los ado­les­cen­tes no se cum­plía. Pues el hos­pi­tal Loay­za le negó la entre­ga de un con­dón a una ado­les­cen­te que fue a bus­car ser­vi­cios de pla­ni­fi­ca­ción familiar.

FUENTE: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *