El con­trol del PSOE por la CIA.

Del libro “La CIA en Espa­ña”, de Alfre­do Grimaldos

Sólo seis meses des­pués de la Revo­lu­ción de los Cla­ve­les, el 14 de octu­bre de 1974, se cele­bra en la ciu­dad de Sures­nes, cer­ca­na a París, el XIII Con­gre­so del PSOE, que va a lle­var a un tal «Isi­do­ro» has­ta la cúpu­la de la orga­ni­za­ción. Des­de el 14 de julio pasa­do, Fran­co sufre una com­pli­ca­da fle­bi­tis y se ha lle­ga­do a temer por su vida. La situa­ción que se está crean­do en la penín­su­la Ibé­ri­ca resul­ta muy preo­cu­pan­te para los nor­te­ame­ri­ca­nos, se les ha ido de las manos el asun­to por­tu­gués y van a impe­dir, a toda cos­ta, que la his­to­ria se repi­ta en España.

Feli­pe Gon­zá­lez es el joven abo­ga­do sevi­llano, casi des­co­no­ci­do inclu­so para algu­nos de sus com­pa­ñe­ros, que se enmas­ca­ra tras el nom­bre de gue­rra de «Isi­do­ro». Con­si­gue suce­der como secre­ta­rio gene­ral del par­ti­do al vete­rano mili­tan­te socia­lis­ta Rodol­fo Llo­pis,[1], que no reco­no­ce las reso­lu­cio­nes adop­ta­das en Sures­nes. El con­gre­so ha sido con­vo­ca­do por un gru­po de jóve­nes mili­tan­tes des­ga­ja­dos de lo que, en ade­lan­te, se cono­ce­rá como PSOE (His­tó­ri­co). En reali­dad, Nico­lás Redon­do era la figu­ra menos dis­cu­ti­da para acce­der a la Secre­ta­ría Gene­ral, pero el sin­di­ca­lis­ta vas­co se nie­ga a pre­sen­tar­se a la elec­ción, a pesar de ser pro­pues­to mayo­ri­ta­ria­men­te para ocu­par el car­go que está en liza.

Gon­zá­lez y otros miem­bros de la nue­va direc­ción del par­ti­do han con­se­gui­do lle­gar a Fran­cia gra­cias al apo­yo pres­ta­do por el pro­pio Ser­vi­cio Cen­tral de Pre­si­den­cia de Gobierno. Los ofi­cia­les del orga­nis­mo de inte­li­gen­cia crea­do por el almi­ran­te Carre­ro Blan­co son los encar­ga­dos de pro­por­cio­nar­les los pasaportes.

«En un res­tau­ran­te de la calle madri­le­ña de San­ta Engra­cia, [2] habla­mos con Gon­zá­lez, en pre­sen­cia de Enri­que Múgi­ca, para garan­ti­zar­le su via­je a Sures­nes», seña­la el enton­ces capi­tán del SECED Manuel Fer­nán­dez Mon­zón.[3] «Otros com­pa­ñe­ros se entre­vis­ta­ron con Nico­lás Redon­do, y él enten­dió ense­gui­da que debía ceder el pues­to a un secre­ta­rio gene­ral más joven y con otras carac­te­rís­ti­cas. Cuan­do Feli­pe Gon­zá­lez vol­vió de Fran­cia, des­pués de haber sido ele­gi­do, un comi­sa­rio de Sevi­lla le detu­vo, cre­yen­do que había dado un pelo­ta­zo. Se lle­vó una bron­ca tre­men­da y tuvo que sol­tar­le ense­gui­da, claro.»

Otros dos miem­bros rele­van­tes del SECED, Andrés Cas­si­ne­llo y José Fau­ra, man­tie­nen una lar­ga entre­vis­ta con Feli­pe Gon­zá­lez y con Alfon­so Gue­rra, inme­dia­ta­men­te des­pués de que el clan sevi­llano se haga con los man­dos del PSOE.

«Entre 1964 y 1975 estu­ve pre­ci­sa­men­te en la infor­ma­ción del mun­do uni­ver­si­ta­rio, muy estre­cha­men­te rela­cio­na­do con la polí­ti­ca enton­ces clan­des­ti­na. Y lo que viví fue que, a par­tir de cier­to momen­to, la dic­ta­du­ra pro­pi­ció el resur­gir del PSOE, para aho­gar al PCE», decla­ra el comi­sa­rio Manuel Balles­te­ros a la perio­dis­ta Pilar Urbano.[4

«A los socia­lis­tas no se les dete­nía, a los comu­nis­tas, sí. Estan­do yo en la Bri­ga­da Social, esa era una indi­ca­ción de los man­dos. Más aún: la poli­cía no sólo mira­ba para otro lado, hacien­do la vis­ta gor­da, sino que a veces ayu­da­ba a pasar la vali­ja con la pro­pa­gan­da y los docu­men­tos inter­nos del par­ti­do que los de Rodol­fo Llo­pis (el PSOE del exte­rior) envia­ban de allá para acá.»

A fina­les de los seten­ta, con Adol­fo Suá­rez como pri­mer minis­tro, Balles­te­ros apa­re­ce detrás de algu­nas accio­nes cri­mi­na­les de gue­rra sucia con­tra ETA pro­ta­go­ni­za­das por el Bata­llón Vas­co Espa­ñol. Pos­te­rior­men­te, el Gobierno de Feli­pe Gon­zá­lez le recu­pe­ra para nom­brar­le nada menos que jefe del MULC (Man­do Uni­fi­ca­do de Lucha Con­tra­te­rro­ris­ta), duran­te la épo­ca de actua­ción de los GAL.

Meses antes de la cele­bra­ción del Con­gre­so de Sures­nes —que se finan­cia con fon­dos pro­ve­nien­tes del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta de Willy Brandt — , el coman­dan­te Miguel Pare­des, del SECED, y el ins­pec­tor Emi Mateos, des­ti­na­do en la Jefa­tu­ra Supe­rior de Poli­cía de Bil­bao, ya han empe­za­do a tra­ba­jar en lo que lla­man Ope­ra­ción Pri­ma­ve­ra: una serie de con­tac­tos con algu­nos miem­bros del PSOE del inte­rior, para ver cuá­les son sus plan­tea­mien­tos polí­ti­cos. Espe­cial­men­te con Nico­lás Redon­do y Enri­que Múgica. 

«En el SECED nos pro­pu­si­mos empe­zar a reuni­mos con ellos —recuer­da el enton­ces coman­dan­te Pare­des — , para ver has­ta dón­de lle­ga­ba su izquier­dis­mo, su ímpe­tu revo­lu­cio­na­rio, su afán izquier­dis­ta… y tra­tar de acer­car­los hacia posi­cio­nes más tem­pla­das, menos radi­ca­les, más en la línea de la mode­ra­ción prag­má­ti­ca que les reco­men­da­ba Willy Brandt.»[5]

Los encuen­tros entre los agen­tes del SECED y los socia­lis­tas con­ti­núan, y a ellos se incor­po­ran algu­nos mili­tan­tes más. 

«Des­pués de cada encuen­tro redac­tá­ba­mos un infor­me para el Ser­vi­cio», con­ti­núa Pare­des su rela­to. «Nues­tra impre­sión enton­ces era que el líder ideo­ló­gi­co, el que pen­sa­ba más lar­go, más rápi­do y con más cala­do era Pablo Cas­te­llano. El mayor peso moral lo tenía Nico­lás Redon­do. Feli­pe Gon­zá­lez nos pare­ció un con­ver­sa­dor ágil, bri­llan­te, con”charme”… Pero, de pron­to, sacó un lar­go Cohi­ba, lo encen­dió con par­si­mo­nia y se lo fumó como un siba­ri­ta. A mí ese peque­ño deta­lle me cho­có, me extra­ñó. Era un tra­zo bur­gués que no enca­ja­ba con sus cal­zo­nes vaque­ros, ni con su cami­sa bara­ta de cua­dros, ni con su izquier­dis­mo… En mi infor­me ofi­cial no men­cio­né esa boba­da del habano ni lo que me sugi­rió. Pero en mi agen­da pri­va­da de notas sí que escri­bí: “Feli­pe Gon­zá­lez, el sevi­llano, pare­ce apa­sio­na­do pero es frío. Hay en él algo fal­so, enga­ña­dor. No me ha pare­ci­do un hom­bre de idea­les, sino de ambiciones”.»

Y pro­si­gue el anti­guo agen­te del SECED: «El Minis­te­rio de la Gober­na­ción tenía enton­ces la facul­tad de con­ce­der o dene­gar el pasa­por­te a un ciu­da­dano. Ellos lo habían pedi­do muchas veces y siem­pre les habían dicho que no. Me die­ron una lis­ta en la que figu­ra­ban los nom­bres de Enri­que Múgi­ca, Eduar­do López Albi­zu, Nico­lás Redon­do, Ramón Rubial, Alfon­so Gue­rra, Pablo Cas­te­llano, Feli­pe Gon­zá­lez y otros dos mili­tan­tes astu­ria­nos. El Gobierno lo dudó mucho, le die­ron mil vuel­tas, que sí, que no… Al final se acep­tó bajo la con­di­ción de que, al vol­ver a Espa­ña, devol­vie­ran ense­gui­da esos pasaportes.Y lo hicie­ron. Tar­da­ron mucho pero los devol­vie­ron. Aun­que no todos: Feli­pe Gon­zá­lez se lo que­dó. A Mugi­ca, por el retra­so, le hici­mos pagar una «mul­ta» espe­cial: invi­tar­nos a comer a base de bien.Y lo hizo. En la Paniè­re Fleu­rie de Ren­te­ría».[6]

Los dele­ga­dos que asis­ten al Con­gre­so de Sures­nes repre­sen­tan, ofi­cial­men­te, a tres mil mili­tan­tes del inte­rior, pero, en reali­dad, esa cifra hay que reba­jar­la a menos de la mitad. Duran­te los últi­mos años del fran­quis­mo, el PSOE es poco más que una sigla. El mayor peso de la resis­ten­cia con­tra el régi­men lo han lle­va­do los comu­nis­tas. En defi­ni­ti­va, lo que se pro­du­ce en 1974 es una refun­da­ción del par­ti­do crea­do por Pablo Igle­sias, con el mode­lo por­tu­gués como telón de fon­do. En el país vecino no exis­tía ni siquie­ra un par­ti­do socia­lis­ta his­tó­ri­co y hubo que inven­tar uno. Su pri­mer secre­ta­rio gene­ral, Mário Soa­res, tenía con­tac­to con la CIA des­de los años sesen­ta. «Exi­lia­do, en 1973 reci­bi­ría ayu­da para fun­dar bajo el patro­ci­nio del Gobierno de Bonn un «par­ti­do socia­lis­ta por­tu­gués”», escri­be Joan Gar­cés en su exce­len­te libro Sobe­ra­nos e inter­ve­ni­dos.[7] «Derro­ca­da la dic­ta­du­ra en 1974 por el MFA (Movi­men­to das Forças Arma­das), Soa­res regre­sa­ba a Por­tu­gal, don­de pron­to pedi­ría y reci­bi­ría ayu­da clan­des­ti­na direc­ta del Gobierno de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos euro­peos (RFA, Rei­no Uni­do y Fran­cia), e indi­rec­ta a tra­vés de empre­sas y fun­da­cio­nes ale­ma­nas y de otros países.»

La esca­sa inci­den­cia del PSOE en la reali­dad polí­ti­ca espa­ño­la de los pri­me­ros años seten­ta la reco­no­ce el pro­pio Fran­cis­co Bus­te­lo, uno de los mili­tan­tes ele­gi­dos como miem­bros de la Comi­sión Eje­cu­ti­va del par­ti­do en Sures­nes. Sin embar­go, todo cam­bia a par­tir de ese congreso:

Las emba­ja­das en Madrid empe­za­ron a reci­bir enton­ces ins­truc­cio­nes de que se pusie­ran en con­tac­to con noso­tros. Acom­pa­ñé a Gon­zá­lez a visi­tar a algu­nos emba­ja­do­res, entre ellos el esta­dou­ni­den­se, y tuve que entre­vis­tar­me con otros fun­cio­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos de menor cate­go­ría. A los nor­te­ame­ri­ca­nos les cau­sé bue­na impre­sión. Duran­te los años siguien­tes me solía lla­mar el con­se­je­ro polí­ti­co de esa emba­ja­da, per­so­na muy ente­ra­da de lo que suce­día en Espa­ña, para que comié­se­mos jun­tos.[8]

En la direc­ción sur­gi­da de Sures­nes hay tres gru­pos fun­da­men­ta­les: los vas­cos, con Redon­do, López Albi­zu, Múgi­ca y Bene­gas; los anda­lu­ces, con Gon­zá­lez, Gue­rra y Galeo­te, y los madri­le­ños, con Cas­te­llano y Bus­te­lo. «Los vas­cos, o mejor dicho, Redon­do, que era su peso pesa­do, deci­dían, por tan­to», seña­la Fran­cis­co Bus­te­lo. «Si apo­ya­ban a los anda­lu­ces, como hicie­ron en Sures­nes, Gon­zá­lez tenía el poder ase­gu­ra­do. Redon­do sabrá por qué lo hizo.» Feli­pe Gon­zá­lez con­tro­la el par­ti­do a par­tir de ese momen­to e, inme­dia­ta­men­te, pasa a con­ver­tir­se en un per­so­na­je públi­co de pri­mer orden, con un papel este­lar en la gran manio­bra de actua­li­za­ción con­tro­la­da del régi­men fran­quis­ta. Joan Gar­cés escribe:

Una cam­pa­ña sub­si­guien­te intro­du­ci­ría ante la opi­nión públi­ca nom­bres has­ta enton­ces des­co­no­ci­dos que, a poco andar (1975−1976), ais­la­ron y mar­gi­na­ron a los mili­ta­res de la Unión Mili­tar Demo­crá­ti­ca y, en gene­ral, a quie­nes eran rea­cios a que en Espa­ña entra­ran la CEE y la OTAN sin con­di­cio­nes.”[9]

Los ser­vi­cios secre­tos nor­te­ame­ri­ca­nos y la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na se tur­nan celo­sa­men­te en la direc­ción de la Tran­si­ción espa­ño­la, con dos obje­ti­vos: impe­dir una revo­lu­ción tras la muer­te de Fran­co y ani­qui­lar a la izquier­da comu­nis­ta. Este fino tra­ba­jo de cons­truir un par­ti­do «de izquier­das», para impe­dir pre­ci­sa­men­te que la izquier­da se haga con el poder en Espa­ña, es obra de la CIA, en cola­bo­ra­ción con la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta. El pri­mer dise­ño de esta lar­ga ope­ra­ción se remon­ta has­ta la déca­da de los sesen­ta, cuan­do el régi­men empe­za­ba ya a ceder, inevi­ta­ble­men­te, bajo la pre­sión de las luchas obre­ras y las rei­vin­di­ca­cio­nes popu­la­res. El cre­ci­mien­to espec­ta­cu­lar del PCE y la des­apa­ri­ción de los sin­di­ca­tos y par­ti­dos ante­rio­res a la Gue­rra Civil, espe­cial­men­te la UGT y el PSOE, hacen temer una supre­ma­cía comu­nis­ta en la sali­da del fran­quis­mo. Los cere­bros de la Tran­si­ción comien­zan a mar­car­se obje­ti­vos muy concretos.

En 1962, el PSOE y la UGT sólo cuen­tan con unos cen­te­na­res de mili­tan­tes en toda Espa­ña, mien­tras que en el extran­je­ro, un gru­po de vie­jos socia­lis­tas, con Rodol­fo Llo­pis al fren­te, inten­tan apa­ren­tar una pre­sen­cia en esce­na que no va mucho más allá de la asis­ten­cia a «con­tu­ber­nios» como el de Munich. Con­ven­ci­dos de que este PSOE no logra­rá tener la sufi­cien­te implan­ta­ción para com­pe­tir con ven­ta­ja, fren­te a los comu­nis­tas espa­ño­les, al final del fran­quis­mo, los ser­vi­cios de infor­ma­ción nor­te­ame­ri­ca­nos y ale­ma­nes se ponen manos a la obra para cons­truir un nue­vo par­ti­do, más vis­to­so en lo externo y mane­ja­ble en lo interno.

Con­fi­den­tes espontáneos

Algu­nos socia­lis­tas no espe­ran a que la CIA lla­me a su puer­ta y son ellos mis­mos los que ofre­cen espon­tá­nea­men­te sus ser­vi­cios a los nor­te­ame­ri­ca­nos. Es el caso de Car­los Zayas Mariá­te­gui, des­de la ASU (Agru­pa­ción Socia­lis­ta Uni­ver­si­ta­ria), quien, según docu­men­ta Joan Gar­cés, «apa­re­ce infor­man­do asi­dua­men­te a la Emba­ja­da sobre per­so­nas de sen­si­bi­li­dad socia­lis­ta sus­cep­ti­bles de sumar­se a com­ba­tir al Par­ti­do Comu­nis­ta si reci­bie­ran los apo­yos mate­ria­les que bus­ca­ban. Zayas seña­la­ba, entre otros, a Joan Raven­tós Car­ner en Bar­ce­lo­na, a José Fede­ri­co de Car­va­jal y a Mariano Rubio, al tiem­po que des­ve­la­ba como prin­ci­pal agen­te del Par­ti­do Comu­nis­ta en Madrid a Fede­ri­co Sánchez».

Zayas será dipu­tado del PSOE por Hues­ca en 1977; Raven­tós, emba­ja­dor en Fran­cia, des­pués de haber par­ti­ci­pa­do en la famo­sa comi­da de Léri­da en la que el gene­ral Arma­da les cuen­ta a Enri­que Múgi­ca y a él sus pla­nes gol­pis­tas; José Fede­ri­co de Car­va­jal lle­ga­rá a pre­si­den­te del Sena­do y Mariano Rubio, a gober­na­dor del Ban­co de Espa­ña, car­go del que dimi­te tras ser con­de­na­do por sus prác­ti­cas delic­ti­vas. Fede­ri­co Sán­chez (alias de Jor­ge Sem­prún), con­ver­ti­do al anti­co­mu­nis­mo, será minis­tro de Cul­tu­ra con Feli­pe Gon­zá­lez entre 1988 y 1991.

Una de las cla­ves de las ope­ra­cio­nes secre­tas de la CIA para con­tro­lar los medios socia­lis­tas espa­ño­les en el exi­lio es la intro­duc­ción en estos círcu­los de un anti­guo diri­gen­te del POUM, Julián Gor­kin. A prin­ci­pios de los sesen­ta, Gor­kin es uno de los per­so­na­jes que impul­sa el lla­ma­do «Con­gre­so por la Liber­tad Cul­tu­ral» y apa­re­ce al fren­te de dis­tin­tas publi­ca­cio­nes finan­cia­das por la CIA, como las revis­tas Cua­der­nos, edi­ta­da en París; Examen, en Méxi­co, y Encoun­ter, en Gran Bre­ta­ña, den­tro de un amplio esque­ma pro­pa­gan­dís­ti­co de matiz neta­men­te anti­co­mu­nis­ta dise­ña­do des­de Lan­gley. Más tar­de, diri­ge tam­bién la revis­ta Visión, en la que defien­de los pun­tos de vis­ta de las suce­si­vas Admi­nis­tra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas en rela­ción con Lati­noa­mé­ri­ca. El 13 de mayo de 1967,1a pro­pia Asam­blea Gene­ral del «Con­gre­so por la Liber­tad Cul­tu­ral» reco­no­ce los estre­chos víncu­los finan­cie­ros y polí­ti­cos de este orga­nis­mo con la CIA. Según Fran­cés Sto­nor Saun­ders, el prin­ci­pal impul­sor del con­gre­so es el agen­te de la CIA Michael Jos­sel­son.[10]

Julián Gor­kin apa­re­ce, ade­más, al fren­te del lla­ma­do «Cen­tro de Docu­men­ta­ción y Estu­dios», que tie­ne su sede en París. Ocu­pa el car­go de vice­pre­si­den­te, mien­tras Sal­va­dor de Mada­ria­ga osten­ta, a títu­lo hono­ra­rio, la pre­si­den­cia. Las líneas gene­ra­les del Bole­tín Infor­ma­ti­vo del cen­tro están carac­te­ri­za­das por las direc­tri­ces de acción polí­ti­ca clan­des­ti­na de la CIA en ese momen­to: se inten­ta poten­ciar a la inexis­ten­te ASO (Alian­za Sin­di­cal Obre­ra) y a la opo­si­ción monár­qui­ca y social­de­mó­cra­ta. Gor­kin entra pom­po­sa­men­te en el PSOE en el año 1973, en ple­na cam­pa­ña inter­na de reno­va­ción del par­ti­do, que ter­mi­na­rá con la sus­ti­tu­ción de Llo­pis por Feli­pe Gon­zá­lez. Inclu­so ofre­ce una con­fe­ren­cia, el 22 de diciem­bre de ese año, en los loca­les de la UGT en París, bajo el títu­lo «Moti­vos de mi afi­lia­ción al Par­ti­do Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol». En varios artícu­los del Bole­tín Infor­ma­ti­vo de Gor­kin ya pue­den ver­se los argu­men­tos esen­cia­les que serán uti­li­za­dos por Feli­pe Gon­zá­lez y Alfon­so Gue­rra en Sures­nes. El pri­mer núme­ro de ese bole­tín expli­ca «la nece­si­dad de una izquier­da radi­cal que com­pi­ta, en el cam­po de la cla­se obre­ra, con el Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña, para res­tar­le base y movi­li­dad social».[11]

Los inten­tos de los nor­te­ame­ri­ca­nos de con­se­guir que los socia­lis­tas acep­ten la Monar­quía y la con­ti­nui­dad del fran­quis­mo reno­va­do son múl­ti­ples y se rea­li­zan a tra­vés de las más diver­sas y curio­sas fór­mu­las, algu­nas de las cua­les resul­tan un com­ple­to fra­ca­so, como el inten­to de crea­ción de la ASO, que no pasa de ser una entelequia.Todos estos tra­ji­nes no le pasan des­aper­ci­bi­dos al pro­pio Fran­co. Escri­be Sal­ga­do Arau­jo:[12]

Habla­mos des­pués de las acti­vi­da­des de la CIA en el mun­do occi­den­tal y, en espe­cial, en rela­ción con Espa­ña. La pren­sa inter­na­cio­nal, digo al Cau­di­llo, comen­ta las acti­vi­da­des de ese orga­nis­mo. Su obse­sión es con­se­guir que nues­tro Esta­do tole­re pri­me­ro y lega­li­ce des­pués la acción de dos par­ti­dos, uno de carác­ter socia­lis­ta y otro demo­crá­ti­co, que debe­rán tener su expre­sión en dua­li­dad simi­lar en el cam­po uni­ver­si­ta­rio y sin­di­cal. Para con­se­guir­lo no vaci­la­rán en finan­ciar sis­te­má­ti­ca­men­te a gru­pos de acti­vis­tas (que han crea­do la ASO y la FUDE). Por aho­ra no se pro­po­nen como obje­ti­vo derri­bar el Esta­do, sino impor­tu­nar­lo, preo­cu­par­lo, no dejar­lo en paz para que se arran­que al Par­ti­do el com­pro­mi­so de una coexis­ten­cia entre lo legal y lo ile­gal, con aspi­ra­cio­nes de suce­der al Régi­men una vez des­apa­rez­can. Estas obje­cio­nes, según la infor­ma­ción que doy al Cau­di­llo, las expo­ne la CIA con toda tran­qui­li­dad, a la luz del día, finan­cian­do las huel­gas de Astu­rias o los.tumultos de Madrid y Bar­ce­lo­na. La CIA cree que con esas acti­vi­da­des cum­ple el deber de pre­ver el futu­ro, pues, de lo con­tra­rio, al régi­men débil suce­de­ría el caos y a éste, el comunismo.

En el inten­to de crea­ción de la ASO par­ti­ci­pa un per­so­na­je extraño:Josefina Ari­lla­ga, vin­cu­la­da ya en ese momen­to a la Fun­da­ción Frie­drich Ebert, del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta ale­mán, y con­si­de­ra­da, en los pro­pios medios socia­lis­tas, como «bue­na ami­ga» del enton­ces jefe del Sin­di­ca­to Ver­ti­cal fran­quis­ta, el falan­gis­ta José Solís Ruiz. Ari­lla­ga, repre­sen­tan­te ofi­cio­sa en Madrid de Rodol­fo Llo­pis duran­te varios años, has­ta 1973, man­tie­ne estre­cho con­tac­to con José Fede­ri­co de Car­va­jal, un per­so­na­je muy bien rela­cio­na­do con los nor­te­ame­ri­ca­nos, que lle­ga­rá a pre­si­den­te del Sena­do con el PSOE.

La fase final del asal­to al vie­jo y poco implan­ta­do Par­ti­do Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol tie­ne lugar a par­tir de 1970, en una bata­lla en la que se com­bi­nan nom­bres como el de Willy Brandt, en ese momen­to secre­ta­rio gene­ral del SPD; Max Dia­mant, ase­sor del Sin­di­ca­to del Metal ale­mán; Enri­que Múgi­ca, y Hans Matthol­fer, des­ta­ca­do sin­di­ca­lis­ta ale­mán que edi­ta la revis­ta Express Espa­ñol en Ale­ma­nia. El hom­bre de Hans Matthol­fer en la UGT, Car­los Par­do, tie­ne tam­bién un intere­san­te his­to­rial: en 1970 es dete­ni­do en Madrid por la Bri­ga­da Cri­mi­nal, acu­sa­do de diver­sos deli­tos comu­nes, y se des­cu­bre que antes ya ha sido expul­sa­do de Para­guay por esta­fa. Matthol­fer tie­ne enton­ces que via­jar per­so­nal­men­te a Espa­ña y entre­vis­tar­se con el enton­ces direc­tor gene­ral de Segu­ri­dad, Car­los Arias Nava­rro, que pone en liber­tad a Par­do sin que se le incoe nin­gún pro­ce­di­mien­to judi­cial. En una car­ta diri­gi­da a un mili­tan­te socia­lis­ta madri­le­ño, Rodol­fo Llo­pis escri­be: «Por si no lo sabes, Matthol­fer pro­te­ge y ayu­da eco­nó­mi­ca­men­te a los esci­sio­nis­tas del PSOE. Y ha encon­tra­do en Par­do un laca­yo a su medi­da». Otro per­so­na­je tur­bio que actúa en ese entorno es Manuel Simón, diri­gen­te de las Juven­tu­des Socia­lis­tas de Tou­lou­se, que más ade­lan­te será nom­bra­do res­pon­sa­ble de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les de UGT. Simón, que ten­drá un papel cla­ve en el defe­nes­tra­mien­to de Llo­pis, es expul­sa­do de Por­tu­gal tras la revo­lu­ción del 25 de abril, acu­sa­do de ser agen­te de la CIA.[13]

Dóla­res «fun­da­cio­na­les»

Una mujer cla­ve en el com­ple­jo entra­ma­do finan­cie­ro del reno­va­do PSOE es Car­men Gar­cía Bloi­se, que man­tie­ne estre­chos víncu­los con los social­de­mó­cra­tas ger­ma­nos. Par­te de los fon­dos que van lle­gan­do al par­ti­do se comien­zan a cana­li­zar a tra­vés de la recién crea­da Fun­da­ción Pablo Igle­sias, sucur­sal de la ale­ma­na Frie­drich Ebert, Pero los cau­ces de finan­cia­ción son diver­sos. Por ejem­plo, en 1979 se des­ve­la­rá que la UGT ha reci­bi­do 200 millo­nes de pese­tas de los sin­di­ca­tos ama­ri­llos de Esta­dos Uni­dos para inten­tar ganar las elec­cio­nes sindicales.

El ex agen­te de la CIA Phi­lip Agee decla­ra a la revis­ta Zona Cero, en mar­zo de 1987:[14] «Den­tro del “Pro­gra­ma Demo­cra­cia”, ela­bo­ra­do por la Agen­cia, se cui­da con espe­cial aten­ción a las fun­da­cio­nes de los par­ti­dos polí­ti­cos ale­ma­nes, prin­ci­pal­men­te a la Frie­drich Ebert Stif­tung, del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta, y la Kon­rad Ade­nauer Stif­tung, de los demo­cris­tia­nos. Estas fun­da­cio­nes habían sido esta­ble­ci­das por los par­ti­dos ale­ma­nes en los años cin­cuen­ta y se uti­li­za­ron para cana­li­zar el dine­ro de la CIA hacia esas orga­ni­za­cio­nes, como par­te de las ope­ra­cio­nes de «cons­truc­ción de la demo­cra­cia», tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Des­pués, en los sesen­ta, las fun­da­cio­nes ale­ma­nas empe­za­ron a apo­yar a los par­ti­dos her­ma­nos y a otras orga­ni­za­cio­nes en el exte­rior y crea­ron nue­vos cana­les para el dine­ro de la CIA. Hacia 1980, las fun­da­cio­nes ale­ma­nas tie­nen pro­gra­mas en fun­cio­na­mien­to en unos sesen­ta paí­ses y están gas­tan­do cer­ca de 150 millo­nes de dóla­res. Ope­ran en un secre­to casi total». «Las ope­ra­cio­nes de la Frie­drich Ebert Stif­tung (Fun­da­ción), del SPD, fas­ci­nan a los nor­te­ame­ri­ca­nos, espe­cial­men­te sus pro­gra­mas de for­ma­ción y las sub­ven­cio­nes que hicie­ron lle­gar a los social­de­mó­cra­tas de Gre­cia, Espa­ña y Por­tu­gal, poco antes de que caye­ran las dic­ta­du­ras en esos paí­ses e inme­dia­ta­men­te des­pués», con­ti­núa Agee. «En Por­tu­gal, por ejem­plo, cuan­do el régi­men de Sala­zar, que había dura­do cin­cuen­ta años, fue derro­ca­do en 1974, el Par­ti­do Socia­lis­ta com­ple­to ape­nas habría bas­ta­do para una par­ti­da de poker y se loca­li­za­ba en París, sin segui­do­res en Por­tu­gal. Pero con más de 10 millo­nes de dóla­res de la Ebert Stif­tung, y algu­nas otras reme­sas de la CIA, el Par­ti­do Socia­lis­ta Por­tu­gués cre­ció rápi­da­men­te y en poco tiem­po se con­vir­tió en el par­ti­do gobernante.»

Las fun­da­cio­nes polí­ti­cas ger­ma­no­oc­ci­den­ta­les pro­por­cio­nan el mode­lo que el «Pro­gra­ma Demo­cra­cia» aca­ba adop­tan­do para resol­ver uno de los prin­ci­pa­les dile­mas de la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na: cómo «ayu­dar» a los par­ti­dos e ins­ti­tu­cio­nes «demo­crá­ti­cos y plu­ra­lis­tas» en paí­ses gober­na­dos por dic­ta­do­res que son alia­dos y clien­tes de Esta­dos Uni­dos. «Resul­ta­ba a menu­do muy obvio que la úni­ca opo­si­ción real a las dic­ta­du­ras la repre­sen­ta­ban los comu­nis­tas y otros revo­lu­cio­na­rios, las úni­cas fuer­zas polí­ti­cas orga­ni­za­das, capa­ces y dis­pues­tas a tomar el poder en un even­tual colap­so de las dic­ta­du­ras», seña­la Agee. «La expe­rien­cia de la inter­ven­ción ger­ma­no­oc­ci­den­tal en Por­tu­gal y en otros paí­ses resul­ta­ba lla­ma­ti­va para los nor­te­ame­ri­ca­nos e inten­ta­ron repe­tir­la, esta­ble­cien­do un sis­te­ma de ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das de apo­yo a los «ami­gos en el exte­rior». El apo­yo de Esta­dos Uni­dos a las dic­ta­du­ras podría con­ti­nuar mien­tras los «ami­gos» se pre­pa­ra­ban para la «tran­si­ción del auto­ri­ta­ris­mo a la demo­cra­cia». Así, los nor­te­ame­ri­ca­nos podrían bus­car de ante­mano el con­trol de todas las fuer­zas polí­ti­cas y neu­tra­li­zar todo lo que se sitúa a la izquier­da de los socialdemó-cratas.»

El pre­si­den­te Ronald Reagan es uno de los más entu­sias­tas defen­so­res del «Pro­gra­ma Demo­cra­cia». En junio de 1982, ante el Par­la­men­to bri­tá­ni­co, des­cri­be sus obje­ti­vos: «Este nue­vo pro­gra­ma cons­trui­rá una infra­es­truc­tu­ra de liber­tad y demo­cra­cia que deja­rá al mar­xis­mo-leni­nis­mo en el ester­co­le­ro de la Historia».También ala­ba los «abier­tos» pro­gra­mas ger­ma­no­oc­ci­den­ta­les, que, en reali­dad, están envuel­tos en el mayor de los secre­tos y se les ocul­tan inclu­so a los pro­pios miem­bros del SPD.

¿Cómo se uti­li­za el dine­ro de la CIA en estos pro­gra­mas? Cada uno de los prin­ci­pa­les des­ti­na­ta­rios ha des­cri­to pre­via­men­te sus nece­si­da­des y tie­ne que actuar de acuer­do con las líneas cen­tra­les dise­ña­das en el pro­gra­ma corres­pon­dien­te, que se resu­me en una con­sig­na: «Con­tri­buir al desa­rro­llo de accio­nes polí­ti­cas en el extran­je­ro para enfren­tar el”desafío ideo­ló­gi­co glo­bal sovié­ti­co”». Las acti­vi­da­des pro­yec­ta­das cubren todo el espec­tro de obje­ti­vos de las orga­ni­za­cio­nes «demo­crá­ti­cas» en el exte­rior: gobier­nos, par­ti­dos polí­ti­cos, socie­da­des pro­fe­sio­na­les, medios de infor­ma­ción, uni­ver­si­da­des, coope­ra­ti­vas, sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes de emplea­dos, cáma­ras de comer­cio e indus­tria, igle­sias, orga­ni­za­cio­nes de muje­res y estu­dian­tes… En suma, todos los blan­cos tra­di­cio­na­les de la CIA. Otro pro­pó­si­to esta­ble­ci­do es el de pro­mo­ver la «disi­den­cia» en los paí­ses socia­lis­tas, siguien­do el ejem­plo del apo­yo de la CIA a Soli­da­ri­dad, en Polonia.

El ejem­plo de la Frie­drich Ebert Stif­tung tam­bién es segui­do como mode­lo en Cen­troa­mé­ri­ca y el Cari­be duran­te los años seten­ta y ochen­ta. Cons­tan­ti­ne Men­ges, «ofi­cial nacio­nal de la CIA para Amé­ri­ca», es quien teo­ri­za la rece­ta de Esta­dos Uni­dos para esta región. Men­ges seña­la dos nive­les de acti­vi­da­des guber­na­men­ta­les y pri­va­das «pro­ve­cho­sas», median­te las cua­les Esta­dos Uni­dos «pue­de soco­rrer a las fuer­zas demo­crá­ti­cas y debi­li­tar aque­llas que quie­ren pola­ri­zar el hemis­fe­rio en regí­me­nes comu­nis­tas y regí­me­nes auto­ri­ta­rios».[15]”

Den­tro del pri­mer nivel se entra en jue­go median­te medios «dis­cre­tos», como infor­ma­ción, comu­ni­ca­ción y pro­gra­mas de inter­cam­bio cul­tu­ral, para for­mar sis­te­má­ti­ca­men­te «gru­pos demo­crá­ti­cos». El segun­do nivel de acción está pre­vis­to para con­cen­trar la aten­ción en paí­ses «de espe­cial inte­rés», con los que hay que inten­tar «cola­bo­rar» a tra­vés de orga­nis­mos semi­au­tó­no­mos, siguien­do el ejem­plo de la Frie­drich Ebert Stif­tung y la Kon­rad Ade­nauer Stif­tung ger­ma­no­oci­den­ta­les, man­te­nien­do «una rela­ción de total inde­pen­den­cia con nues­tra repre­sen­ta­ción diplo­má­ti­ca oficial».

«goodb­ye» marxismo

El 17 de mayo de 1979, duran­te la cele­bra­ción del XXVIII Con­gre­so del PSOE, Feli­pe Gon­zá­lez impo­ne que des­apa­rez­ca el tér­mino «mar­xis­mo» de los esta­tu­tos del par­ti­do. Los mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos que tan­to pre­gun­ta­ban por este asun­to a los ofi­cia­les espa­ño­les, duran­te los cur­sos de for­ma­ción rea­li­za­dos en Esta­dos Uni­dos, ya pue­den que­dar­se com­ple­ta­men­te tran­qui­los. Jus­to de la Cue­va, miem­bro de la comi­sión mix­ta de reuni­fi­ca­ción del PSOE madri­le­ño (pro­vie­ne del sec­tor his­tó­ri­co), des­alen­ta­do, deja la mili­tan­cia en ese momen­to y decla­ra: «El PSOE va don­de diga la CIA a tra­vés de Willy Brandt. Has­ta en el pro­pio Bun­des­tag ale­mán se aca­ba de denun­ciar que la Fun­da­ción Frie­drich Ebert del SPD reci­be dine­ro direc­ta­men­te de la CIA».[16] Los jóve­nes que die­ron el gol­pe de Esta­do den­tro del PSOE en Sures­nes, coman­da­dos por Gon­zá­lez, van cum­plien­do al pie de la letra el guión que les han pre­pa­ra­do. El poder está cada vez más cerca.

El papel que el PSOE tie­ne que inter­pre­tar en la Tran­si­ción está escri­to des­de bas­tan­te antes de la muer­te de Fran­co, pero se ter­mi­na de pulir en 1974. El giro a la izquier­da de la Revo­lu­ción de los Cla­ve­les coin­ci­de con los pri­me­ros pasos en públi­co de la Jun­ta Demo­crá­ti­ca, cons­ti­tui­da por ini­cia­ti­va de Anto­nio Gar­cía Tre­vi­jano y aus­pi­cia­da por el PCE. Des­de el prin­ci­pio, Feli­pe Gon­zá­lez hace todo lo posi­ble para hun­dir este orga­nis­mo uni­ta­rio que recla­ma amnis­tía total, la for­ma­ción de un Gobierno pro­vi­sio­nal y la cele­bra­ción de una con­sul­ta para ele­gir la for­ma de Esta­do: Monar­quía o Repú­bli­ca. «Cuan­do se pro­du­ce la hege­mo­nía del Par­ti­do Comu­nis­ta Por­tu­gués en el pro­ce­so polí­ti­co que se vive en el país vecino, el secre­ta­rio de Esta­do nor­te­ame­ri­cano, Henry Kis­sin­ger, se alar­ma aún más y via­ja a Ale­ma­nia para entre­vis­tar­se pri­me­ro con el can­ci­ller Hel­mut Sch­midt, y des­pués con Willy Brandt,[17] que con­ti­núa tenien­do una enor­me influen­cia en la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta. Les insis­te en que apo­yen deci­di­da­men­te al PSOE», seña­la Gar­cía Tre­vi­jano.[18]

Por eso Feli­pe Gon­zá­lez no entra en la Jun­ta, por­que se sien­te res­pal­da­do por una poten­cia supe­rior, por los ale­ma­nes y los nor­te­ame­ri­ca­nos. Una vez que está segu­ro de ese apo­yo, se tras­la­da a Madrid, don­de tie­ne una entre­vis­ta con el Rey y con altos man­dos del Ejér­ci­to, y ahí esta­ble­cen la estra­te­gia de que hay que ir gra­dual­men­te hacia las liber­ta­des en Espa­ña para evi­tar una radi­ca­li­za­ción de la situa­ción. Feli­pe Gon­zá­lez es el más intere­sa­do en man­te­ner a los comu­nis­tas en la ile­ga­li­dad. A mí me advier­te de esta ope­ra­ción nada menos que Clau­de Chais­son, que lue­go sería minis­tro de Exte­rio­res con Mit­te­rrand y enton­ces era comi­sa­rio en Bru­se­las del Mer­ca­do Común. Tenía­mos mucha amis­tad. El era miem­bro del Par­ti­do Socia­lis­ta Fran­cés y esta­ba bien infor­ma­do de todo esto. Ahí fue cuan­do cedi­mos y cons­ti­tui­mos la Pla­ta­jun­ta, a sabien­das de que se esta­ba hacien­do para que entra­ra en ella el PSOE, que sería el trai­dor. Pero más trai­dor sería si esta­ba fue­ra. Y me di cuen­ta de que San­tia­go Carri­llo, que era muy lis­to para olfa­tear por dón­de venían los aires polí­ti­cos, que­ría seguir com­ple­ta­men­te la polí­ti­ca del PSOE.

En octu­bre de 1982, Feli­pe Gon­zá­lez con­si­gue su obje­ti­vo y gana las elec­cio­nes por mayo­ría abso­lu­ta. Un año después,José Mario Arme­ro le dedi­ca un elo­gio­so artícu­lo en el que repa­sa, de for­ma muy elo­cuen­te, los logros del Gobierno del PSOE. Arme­ro era abo­ga­do en Espa­ña de las más impor­tan­tes mul­ti­na­cio­na­les nor­te­ame­ri­ca­nas y un hom­bre con muchos con­tac­tos en el Depar­ta­men­to de Esta­do. Tam­bién inter­vino, como media­dor, en las con­ver­sa­cio­nes que con­du­je­ron a la lega­li­za­ción del PCE, des­pués de nego­ciar con San­tia­go Carri­llo la acep­ta­ción de la Monar­quía. El 20 de octu­bre de 1983 escribe:

La reali­dad demues­tra que hoy en Espa­ña gobier­na un par­ti­do social­de­mó­cra­ta, euro­peo, occi­den­ta­lis­ta, pro­nor­te­ame­ri­cano y deci­di­da­men­te atlan­tis­ta. En un año de gobierno, los hom­bres del PSOE han cum­pli­do un papel real­men­te sin­gu­lar: la casi des­truc­ción de la izquier­da tra­di­cio­nal espa­ño­la, en bue­na par­te mar­xis­ta y revo­lu­cio­na­ria, que seguía una tra­di­ción muy dis­tin­ta a los nue­vos derro­te­ros que han toma­do los jóve­nes diri­gen­tes socia­lis­tas. Real­men­te nada tie­nen que ver con Pablo Igle­sias, ni con Fran­cis­co Lar­go Caba­lle­ro, ni siquie­ra con Rodol­fo Llopis.Y han con­se­gui­do sus­ti­tuir lo que siem­pre se ha con­si­de­ra­do como izquier­da por una social­de­mo­cra­cia, que es un amplio fenó­meno don­de cabe la libre empre­sa, la pro­pie­dad pri­va­da, los euro­peos, los nor­te­ame­ri­ca­nos y la OTAN.

Y efec­ti­va­men­te, del «OTAN, de entra­da, no» se pasa al «Así, sí», y ense­gui­da, al ingre­so en la Alian­za «en inte­rés de Espa­ña».[19]

OTAN, de cabe­za, sí

El pro­gra­ma apro­ba­do en el XXVII Con­gre­so del PSOE, cele­bra­do en diciem­bre de 1976, cuan­do la «refor­ma polí­ti­ca» está ya en mar­cha, pro­pug­na «la liqui­da­ción de todas las bases extran­je­ras en nues­tro sue­lo», y aña­de que «no cabe acep­tar nin­gún tra­ta­do de alian­za o rela­ción mili­tar que no cuen­te con la apro­ba­ción expre­sa del pue­blo espa­ñol». El pro­gra­ma pre­co­ni­za, igual­men­te, la «inde­pen­den­cia fren­te a los blo­ques mili­ta­res» y la adop­ción pro­gre­si­va de «una polí­ti­ca de neu­tra­li­dad acti­va». Duran­te algún tiem­po, los repre­sen­tan­tes del PSOE han lle­ga­do inclu­so a pos­tu­lar un tipo de defen­sa neu­tra­lis­ta, aná­lo­ga a la de Sue­cia, Sui­za o Yugos­la­via. En la decla­ra­ción de diciem­bre de 1976 se sub­ra­ya que «el ingre­so en la OTAN con­lle­va­ría el ries­go de ver­nos impli­ca­dos en una gue­rra de efec­tos des­truc­ti­vos incal­cu­la­bles si uno de los paí­ses miem­bros entra en guerra».También se lla­ma la aten­ción sobre el aumen­to de los gas­tos mili­ta­res que se deri­va­ría de la pre­sen­cia espa­ño­la en la Alian­za Atlán­ti­ca.[20]

Pero con el paso de los años, y en la medi­da que el PSOE se va con­fi­gu­ran­do como una «alter­na­ti­va guber­na­men­tal», los diri­gen­tes del par­ti­do van pulien­do las aris­tas más cor­tan­tes de su polí­ti­ca. Hay que ale­jar­se rápi­da­men­te del «OTAN, de entra­da, no» y olvi­dar que vota­ron en con­tra del ingre­so en la Alian­za, enfren­ta­dos con el Gobierno de Cal­vo Sote­lo, quien con­si­guió sacar ade­lan­te su pro­pues­ta en las Cor­tes. La radi­ca­li­dad ini­cial del dis­cur­so de Feli­pe Gon­zá­lez resul­ta deli­ran­te si se obser­va el desa­rro­llo pos­te­rior de su polí­ti­ca inter­na­cio­nal. Comien­zan a apa­re­cer fre­cuen­te­men­te a su lado men­to­res como Bet­tino Cra­xi, Car­los Andrés Pérez, e inclu­so el por­tu­gués Mário Soares.Los dos polí­ti­cos euro­peos son atlan­tis­tas prac­ti­can­tes y el vene­zo­lano man­tie­ne muy estre­chos víncu­los con Esta­dos Uni­dos. La rup­tu­ra con el mar­xis­mo de 1979 es un gui­ño a Washing­ton y Bru­se­las para que le per­mi­tan, de momen­to, man­te­ner el recha­zo a la OTAN como algo aún nece­sa­rio para ganar las elec­cio­nes. Cuan­do Gon­zá­lez lle­ga al Gobierno, sus pro­pó­si­tos reales se cono­cen enseguida.

Pero sólo un mes antes de las elec­cio­nes gene­ra­les de octu­bre de 1982, Gon­zá­lez toda­vía decla­ra a Inter­viú:[21] «Yo creo que noso­tros ten­dría­mos que plan­tear­nos seria­men­te el tema de la OTAN, sobre todo por­que para Espa­ña no hay nin­gún inte­rés defen­si­vo real e inme­dia­to en la inte­gra­ción en el Pac­to Atlán­ti­co, y lo veo des­de el pun­to estric­ta­men­te nacio­nal. Uno pue­de com­pren­der que Ale­ma­nia esté en la OTAN y le cues­ta creer que un país que no tie­ne pro­ble­mas de defen­sa en la mis­ma direc­ción que Ale­ma­nia esté en la OTAN y esté, ade­más, inte­gra­do sin nin­gu­na con­tra­par­ti­da, como han hecho los pro­ta­go­nis­tas españoles».

Duran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, el Gobierno de Esta­dos Uni­dos pre­sio­na para que Espa­ña se incor­po­re a la OTAN, pero tro­pie­za con la opo­si­ción de los socios euro­peos, como con­se­cuen­cia de la natu­ra­le­za auto­crà­ti­ca del régímen.Y tam­bién cuan­do Cal­vo Sote­lo hace apro­bar la entra­da de Espa­ña en la OTAN, varios gobier­nos socia­lis­tas euro­peos ofre­cen a Feli­pe Gon­zá­lez, con espe­cial inte­rés, el veto a la adhe­sión, lo que habría pro­du­ci­do el recha­zo de Espa­ña, al ser pre­ci­sa la una­ni­mi­dad de los socios. El secre­ta­rio gene­ral del PSOE decli­na estos ofre­ci­mien­tos, que habrían tras­cen­di­do, lógi­ca­men­te, de for­ma que se le con­si­de­ra­ría el ins­pi­ra­dor de esa manio­bra. Se nie­ga, pues, cons­cien­te de que ello le oca­sio­na­ría el recha­zo de la mayo­ría del Ejército.Y del rey. «Cuan­do Gon­zá­lez nom­bra minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res a Morán, y a Nar­cís Serra para la car­te­ra de Defen­sa, tie­ne ya com­pro­me­ti­do con la Coro­na la per­ma­nen­cia en la estruc­tu­ra de la OTAN», seña­la Pablo Cas­te­llano.[22]

La acti­tud de Gon­zá­lez en rela­ción con la Alian­za se hace explí­ci­ta duran­te su pri­mer via­je a Ale­ma­nia, el 3 de mayo de 1983. El pre­si­den­te de Gobierno socia­lis­ta, sin con­tar con su minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res, Fer­nan­do Morán, que no está infor­ma­do del vira­je dere­chis­ta que se ha dado, y rom­pien­do inclu­so con sus bene­fac­to­res socíal­de­mó­cra­tas ale­ma­nes, pre­sen­tes en el acto, afir­ma públi­ca­men­te en Bonn su «con­si­de­ra­ción y soli­da­ri­dad» con la estra­te­gia de Reagan, Mar­ga­ret That­cher y la dere­cha cris­tia­no­de­mó­cra­ta ale­ma­na de ins­ta­lar en el tea­tro béli­co euro­peo 572 misi­les Pershing y Cruise.

Por fin, en 1986, Gon­zá­lez con­vo­ca y cele­bra un refe­rén­dum sobre la per­ma­nen­cia de Espa­ña en la OTAN, des­pués de innu­me­ra­bles mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res con­tra la Alian­za. Pero no apo­ya la sali­da de esa estruc­tu­ra mili­tar: recla­ma el voto a favor de la per­ma­nen­cia en ella. Ha men­ti­do en la cam­pa­ña elec­to­ral que le lle­vó al Gobierno, incum­ple el pro­gra­ma del PSOE, tram­pea las reso­lu­cio­nes del con­gre­so de su par­ti­do y enga­ña a los ciu­da­da­nos. «Cuan­do Feli­pe Gon­zá­lez se lan­za a la aven­tu­ra del refe­rén­dum de la OTAN, y ante los son­deos que arro­ja­ban un resul­ta­do favo­ra­ble al «No», el con­se­je­ro polí­ti­co de la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se en Madrid me lla­mó para hablar de lo que ocu­rri­ría en el PSOE si Gon­zá­lez per­día la con­sul­ta», rela­ta Fran­cis­co Bus­te­lo.[23] «Me pre­gun­tó que, en el caso de que pasa­ran a diri­gir otras per­so­nas el PSOE y, por lo tan­to, a ocu­par, aun­que fue­ra pro­vi­sio­nal­men­te el Gobierno, cuál sería la polí­ti­ca exte­rior, en par­ti­cu­lar res­pec­to a Esta­dos Unidos.»

Gon­zá­lez y los suyos movi­li­zan a los medios de comu­ni­ca­ción, a inte­lec­tua­les orgá­ni­cos y a adjun­tos al poder de las más varia­das espe­cies para apo­yar la per­ma­nen­cia en la OTAN. Con la idea de con­se­guir una atrac­ti­va ima­gen públi­ca de la cam­pa­ña, inten­ta atraer a su terreno tam­bién a per­so­na­jes del mun­do de la cul­tu­ra y el espec­tácu­lo. Fer­nan­do Fer­nán Gómez rela­ta­ba en cier­ta oca­sión su visi­ta a La Bode­gui­lla de La Mon­cloa, invi­ta­do por Gon­zá­lez, jun­to con otros pro­fe­sio­na­les del cine y la cul­tu­ra, duran­te las fechas pre­vias a la cele­bra­ción de la con­sul­ta. En un deter­mi­na­do momen­to de la reu­nión, Gon­zá­lez les dijo: «He cam­bia­do de opi­nión por­que, cuan­do lle­gué a la Mon­cloa, Suá­rez me ense­ñó la «caja de los true­nos» y había muchos misi­les sovié­ti­cos apun­tan­do a Espa­ña». Manuel Gutié­rrez Ara­gón le lla­mó cínico.

Los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nos siguen muy de cer­ca toda la cam­pa­ña a favor del «Sí» y des­plie­gan, en apo­yo del Gobierno socia­lis­ta, su com­ple­ja red de influen­cias. El pro­pio Julio Feo, en ese momen­to secre­ta­rio del pre­si­den­te Gon­zá­lez, ilus­tra muy grá­fi­ca­men­te la preo­cu­pa­ción de la CIA, en 1986, con moti­vo de la con­sul­ta en las urnas: «En la emba­ja­da ame­ri­ca­na en Madrid cun­día el ner­vio­sis­mo. Enders se apre­su­ró a soli­ci­tar una entre­vis­ta con el pre­si­den­te, que lo reci­bió el 7 de febre­ro. Por su par­te, «Sam», el jefe de esta­ción de la CIA, que había sus­ti­tui­do a «Wal­ter», incre­men­tó sus lla­ma­das y visi­tas, en las que me soli­ci­ta­ba infor­ma­ción sobre la mar­cha del refe­rén­dum».[24]

«El refe­rén­dum fue un mode­lo anto­ló­gi­co de puche­ra­zo, pero a muy pocos polí­ti­cos les intere­sa­ba cues­tio­nar el resul­ta­do, cons­cien­tes de que la vic­to­ria del “No” habría reper­cu­ti­do no sólo en la adhe­sión euro­pea, sino has­ta en nues­tro pro­pio deve­nir polí­ti­co», escri­be Pablo Cas­te­llano, vete­rano mili­tan­te socia­lis­ta que hizo cam­pa­ña con­tra la OTAN. «Gon­zá­lez echa­ba un pul­so a la ciu­da­da­nía tras haber gana­do todos los pul­sos a su par­ti­do y salía otra vez ven­ce­dor y exul­tan­te de las urnas. Sin embar­go, a par­tir de ese momen­to sería rehén de las polí­ti­cas más dere­chis­tas que le exi­gían los que, ayu­dán­do­le des­ca­ra­da­men­te a ganar el refe­rén­dum, le per­mi­tían gober­nar en el estric­to mar­co de actua­ción pac­ta­do para la orde­na­da alter­nan­cia de los par­ti­dos del sis­te­ma, no para abrir la puer­ta a impre­vi­si­bles sor­pre­sas de un autén­ti­co e incon­di­cio­na­do sis­te­ma de par­ti­dos. El Pen­tá­gono tomó nota de quié­nes eran de ver­dad sus ami­gos. A bue­nas horas se le iba a esca­par a la pri­vi­le­gia­da men­te cono­ce­do­ra de todos los entre­si­jos del 23‑F, del GAL y de File­sa un refe­rén­dum así.»

Pablo Cas­te­llano con­ti­núa: «El Esta­do espa­ñol, de la mano de un Gobierno socia­lis­ta, reva­li­dó y refor­zó su con­di­ción de socio del Impe­rio. El esfuer­zo del PSOE en este terreno ha sido tan valo­ra­do que uno de los más des­ta­ca­dos pala­di­nes en la defen­sa del “OTAN, de entra­da no”, Javier Sola­na, en pre­mio a su ejem­plar rec­ti­fi­ca­ción, ha aca­ba­do sien­do secre­ta­rio gene­ral de la Alian­za y, más tar­de, encar­ga­do de las cues­tio­nes de defen­sa euro­pea. Siem­pre, en todo caso, emba­ja­dor de los intere­ses cas­tren­ses esta­dou­ni­den­ses … Más que caer­se del caba­llo camino de Damas­co, se subió tran­qui­la­men­te al carro de com­ba­te o a la super­for­ta­le­za volan­te, medios más segu­ros y rápi­dos en la carrera».

Des­pués de ser uno de los diri­gen­tes del PSOE que par­ti­ci­pa en mayor núme­ro de actos públi­cos en con­tra de la inte­gra­ción de Espa­ña en la OTAN­Ja­vier Sola­na se con­vier­te, en 1995, en secre­ta­rio gene­ral de la Alian­za. Un buen ejem­plo indi­vi­dual que sin­te­ti­za la tra­yec­to­ria de su par­ti­do. Per­ma­ne­ce en el car­go cua­tro años y duran­te su man­da­to se pro­du­cen los bom­bar­deos nor­te­ame­ri­ca­nos sobre Yugos­la­via, en mar­zo de 1999. A fina­les de ese año cesa en su car­go de máxi­mo diri­gen­te de la OTAN y toma pose­sión de un pues­to recién crea­do: alto res­pon­sa­ble de la Polí­ti­ca Exte­rior y de Segu­ri­dad Común.Ya tene­mos Mis­ter PESC.[25]

*******
NOTAS

1. Rodol­fo Llo­pis (1895−1983). Polí­ti­co y peda­go­go socia­lis­ta espa­ñol. Duran­te la II Repú­bli­ca ocu­pó diver­sos car­gos, pri­me­ro en la Ense­ñan­za y más tar­de como secre­ta­rio de Pre­si­den­cia de Fran­cis­co Lar­go Caba­lle­ro. En el exi­lio ocu­pó la direc­ción del PSOE. No reco­no­ció la auto­ri­dad del Con­gre­so de Sures­nes (1974), en el que Feli­pe Gon­zá­lez fue ele­gi­do secre­ta­rio gene­ral, y rei­vin­di­có las siglas del PSOE has­ta la Tran­si­ción, cuan­do se vio obli­ga­do a lega­li­zar su par­ti­do con la deno­mi­na­ción de «PSOE (His­tó­ri­co)».

2. En aquel momen­to la calle tenía toda­vía el nom­bre de Joa­quín Gar­cía Morato.

3. Entre­vis­ta per­so­nal con el gene­ral Manuel Fer­nán­dez Monzón.

4. Pilar Urbano, Yo entré en el CESID, Pla­za & Janés, Bar­ce­lo­na, 1997.

5. Ibid.

6. Ibid.

7. Joan Gar­cés, Sobe­ra­nos e inter­ve­ni­dos, Siglo XXI, Madrid, 1996. Este autor seña­la que «el finan­cia­mien­to per­so­nal ocul­to a Mario Soa­res, su ori­gen y cau­da­les, fue­ron des­ve­la­dos en 1996 por el fun­cio­na­rio del Par­ti­do Socia­lis­ta por­tu­gués Rui Mau­ro, miem­bro de la Comi­sión Tri­la-teral, en Con­tos prohi­bi­dos. Memo­rias de un P.S. des­conhe­ci­do. Lis­boa. Don Quixote».

8. Fran­cis­co Bus­te­lo, La izquier­da imper­fec­ta, Pla­ne­ta, Bar­ce­lo­na, 1996.

9. Joan Gar­cés, Sobe­ra­nos e intervenidos.

10. Fran­cés Sto­nor Saun­ders, La CIA y la Gue­rra Fría cul­tu­ral, Deba­te, Madrid, 2001.

En rela­ción con Julián Gor­kin, escri­be: «Cua­der­nos era una revis­ta diri­gi­da a los inte­lec­tua­les lati­no­ame­ri­ca­nos, lan­za­da en 1953, bajo la direc­ción del nove­lis­ta y dra­ma­tur­go Julián Gor­kin. Su tarea con­sis­tía en inten­tar con­tra­rres­tar la «gran des­con­fian­za» de Lati­noa­mé­ri­ca, don­de la úni­ca mane­ra de alcan­zar un impac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo, decía en bro­ma, era ata­car cons­tan­te­men­te a los EE.UU. y can­tar las ala­ban­zas de Sar­tre y Pablo Neruda.A Gor­kin no le vino bien el gol­pe de Gua­te­ma­la (1953) ins­ti­ga­do por la CIA, ni la Revo­lu­ción Cuba­na de 1958. A la este­la de la inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na en estas zonas, fue un perío­do de eufo­ria para los comu­nis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos y sus alia­dos, pero Gor­kin se enfren­tó a las cir­cuns­tan­cias adver­sas, pro­por­cio­nan­do al Con­gre­so un impor­tan­te encla­ve en terri­to­rio hostil».

11. «Dos­sier: PSOE», Area Cri­ti­ca, n.° 6, febre­ro de 1996.

12. Fran­cis­co Fran­co Sal­ga­do-Arau­jo, Mis con­ver­sa­cio­nes pri­va­das con Fran­co, Pla­ne­ta, Bar­ce­lo­na, 1976.

13. Area Cri­ti­ca, art. cit.

14. «Entre­vis­ta con Phi­lip Agee: Las ope­ra­cio­nes blan­quea­das de la CIA», Zona Cero, mar­zo de 1987.

15. Zona Cero, art. cit.

16. «Jus­to de la Cue­va: El PSOE va don­de diga Willy Brandt», Tri­co­lor, mayo de 1979.

17. Willy Brandt tie­ne que dimi­tir de su car­go de can­ci­ller de la Repú­bli­ca Fede­ral de Ale­ma­nia en 1974, cuan­do se des­cu­bre que uno de sus jefes de gabi­ne­te, Gün­ter Gui­llau­me, es un espía de la RDA.

18. Entre­vis­ta per­so­nal con Anto­nio Gar­cía Trevijano.

19. Dia­rio 16, 20 de octu­bre de 1983.

20. Euge­nio del Río, Libro Negro de la OTAN, Revo­lu­ción, Madrid, 1983.

21. Inter­viú, 15 de sep­tiem­bre de 1982.

22. Pablo Cas­te­llano, Por Dios, por la Patria y el Rey, Temas de Hoy, Madrid, 2001.

23. Fran­cis­co Bus­te­lo, La izquier­da imperfecta.

24. Pasa­do el sus­to, y una vez afian­za­da la pre­sen­cia de Espa­ña en la OTAN, el idi­lio entre el ase­sor de Gon­zá­lez y los res­pon­sa­bles de la Agen­cia con­ti­núa: «Des­de el refe­rén­dum, «Sam», el jefe de la CIA, me seguía lla­man­do perió­di­ca­men­te; nos veía­mos y char­lá­ba­mos. El me con­ta­ba a veces ope­ra­cio­nes, o cosas que tenían que ver con otros depar­ta­men­tos. Yo regis­tra­ba la infor­ma­ción y no la uti­li­za­ba. En sep­tiem­bre vino a Madrid uno de sus máxi­mos jefes y «Sam» me invi­tó a almor­zar con él en su casa. Duran­te el almuer­zo, el jefe de «Sam» me invi­tó a ir a Washing­ton y pasar dos o tres días de visi­ta en la cen­tral de Lan­gley para que vie­ra cómo tra­ba­jan ellos». (Julio Feo, Aque­llos años, Edi­cio­nes B, Bar­ce­lo­na, 1993.)

25. Javier Sola­na Mada­ria­ga nace en Madrid el 14 de julio de 1942. Estu­dia bachi­lle­ra­to en el cole­gio de El Pilar y se licen­cia en quí­mi­cas en 1964. Des­pués estu­dia en Esta­dos Uni­dos con becas Ful­brigth. Entre 1982 y 1985, con Feli­pe Gon­zá­lez como pre­si­den­te del Gobierno es, suce­si­va­men­te, minis­tro de Cul­tu­ra, por­ta­voz del Gobierno, minis­tro de Edu­ca­ción y Cien­cia y, por fin, titu­lar de la car­te­ra de Asun­tos Exteriores.

Su her­mano Luis Sola­na tam­bién es un hom­bre de los nor­te­ame­ri­ca­nos. Está muy vin­cu­la­do a las gran­des empre­sas esta­dou­ni­den­ses des­de sus comien­zos pro­fe­sio­na­les en el Ban­co de Urqui­jo. Como su ami­go Jai­me Car­va­jal y Urqui­jo, ínti­mo del rey des­de la infan­cia, Luis Sola­na se con­vier­te en miem­bro de la Comi­sión Tri­la­te­ral. Con los suce­si­vos Gobier­nos de Gon­zá­lez es pri­me­ro pre­si­den­te de Tele­fó­ni­ca, empre­sa vin­cu­la­da his­tó­ri­ca­men­te al gru­po ITT, y des­pués direc­tor gene­ral de RTVE. Muy afi­cio­na­do a los asun­tos mili­ta­res, tam­bién ha sido pre­si­den­te de la Comi­sión de Defen­sa del Con­gre­so de los Diputados.

Toma­do de pun​to​cri​ti​co​.com

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *