Bra­sil. “El país renun­ció a su dig­ni­dad”, dice Rober­to Ama­ral sobre des­man­te­la­mien­to de ciencia

Por Erick Gime­nes y Pedro Stro­pa­so­las. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de sep­tiem­bre de 2020.

En medio de una de las mayo­res cri­sis sani­ta­rias y eco­nó­mi­cas de la his­to­ria del país, el gobierno fede­ral, a con­tra­mano del mun­do, ata­ca y sofo­ca la cien­cia – pro­ta­go­nis­ta en el com­ba­te a las miles de muer­tes cau­sa­das por la pan­de­mia de covid-19. 

Para 2021, la pro­pues­ta pre­su­pues­ta­ria pre­sen­ta­da por la ges­tión de Jair Bol­so­na­ro (sin par­ti­do) impo­ne un recor­te del 27% en los recur­sos para Cien­cia y Tec­no­lo­gía, y una reduc­ción de casi R$ 1 billón (177 millo­nes de dóla­res) en las inver­sio­nes para las uni­ver­si­da­des fede­ra­les, según infor­ma­ción de la Aso­cia­ción Nacio­nal de Diri­gen­tes de Ins­ti­tu­cio­nes Fede­ra­les de Edu­ca­ción Supe­rior (ANDIFES).

Para Rober­to Ama­ral, minis­tro de cien­cia y tec­no­lo­gía en el pri­mer gobierno de Luiz Inácio Lula da Sil­va (PT), la pro­pues­ta pre­su­pues­ta­ria ates­ti­gua la vuel­ta de Bra­sil a la con­di­ción de “colo­nia”.

«Para que usted des­man­te­le el desa­rro­llo del país, des­tru­ya las pers­pec­ti­vas de futu­ro, la pri­me­ra cosa que tie­ne que hacer es des­truir la cien­cia que sir­ve para la tec­no­lo­gía, la segun­da cosa, es con­se­cuen­cia de esta, la des­truc­ción de la indus­tria. Esta­mos redu­ci­dos a inver­sio­nes infe­rio­res a 2015. Lo que había de indus­tria nacio­nal fue des­trui­do”, opi­na Amaral. 

De 2003 a 2004, en su paso por el minis­te­rio de Cien­cia y Tec­no­lo­gía, Ama­ral con­cen­tró esfuer­zos para la imple­men­ta­ción de polí­ti­cas vol­ca­das a la redis­tri­bu­ción de los recur­sos des­ti­na­dos a la cien­cia y tec­no­lo­gía en el com­ba­te a las des­igual­da­des en el país, con énfa­sis en la crea­ción de la Secre­ta­ría de Cien­cia y Tec­no­lo­gía para la Inclu­sión Social. 

Sobre la actua­ción de la cien­cia bra­si­le­ña en la con­ten­ción a la covid-19, el no la colo­ca en pri­mer plano, y deja el pro­ta­go­nis­mo al Sis­te­ma Úni­co de Salud (SUS), que según el, evi­tó un colap­so sani­ta­rio y social aún mayor.

«Lo que con­tu­vo la expan­sión de la pan­de­mia fue el SUS. Bra­sil tie­ne una tra­di­ción muy lar­ga en inves­ti­ga­ción y cien­cia, pero voy a colo­car una cues­tión. Noso­tros no tene­mos indus­tria far­ma­céu­ti­ca. No fabri­ca­mos aspi­ri­na. La gran indus­tria bra­si­le­ña es la indus­tria del emba­la­je, noso­tros emba­la­mos reme­dios. Nues­tro gran papel en la pan­de­mia es pro­veer per­so­nas para las prue­bas, noso­tros no esta­mos par­ti­ci­pan­do en la cons­truc­ción las vacu­nas, somos excep­cio­na­les labo­ra­to­rios huma­nos», considera. 

En la polí­ti­ca, en 1985, Rober­to Ama­ral fue uno de los fun­da­do­res, como diri­gen­te esta­dual en Rio de Janei­ro, del Par­ti­do Socia­lis­ta Bra­si­le­ño (PSB), en el que ejer­ció gran lide­raz­go ideo­ló­gi­co en el perío­do de rede­mo­cra­ti­za­ción del país. En 2014, se sepa­ró del car­go de pre­si­den­te nacio­nal del par­ti­do cuan­do el PSB deci­dió apo­yar a la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Aécio Neves (PSDB), en la elec­ción ven­ci­da por Dil­ma Rous­seff (PT). 

La disi­den­cia a la izquier­da lo lle­vó a ser un de los idea­li­za­do­res del Fren­te Bra­sil Popu­lar, publi­can­do el libro “La ser­pien­te sin piel: De la cri­sis al Fren­te Bra­sil Popu­lar”, publi­ca­do por la Fun­da­ción Per­seu Abramo.

Este mar­tes (29), a las 19h, Ama­ral es uno de los invi­ta­dos de la sex­ta cla­se del cur­so del Pro­yec­to Bra­sil Popu­lar que dis­cu­te las sali­das para la cri­sis en Bra­sil. En esta edi­ción, el y Mar­cio Poch­mann dis­cu­ten los «Cami­nos para Indus­tria­li­za­ción y Desa­rro­llo Científico».

Bra­sil de Fato – ¿Cómo se ha dise­ña­do el des­man­te­la­mien­to de la cien­cia en el país? 

Rober­to Ama­ral – Esto es un pro­yec­to más amplio, más pro­fun­do, que es el des­man­te­la­mien­to del país. Es el des­man­te­la­mien­to de la eco­no­mía, de la cien­cia y tec­no­lo­gía, es el des­man­te­la­mien­to en el orden jurí­di­co, es el des­man­te­la­mien­to del cono­ci­mien­to. Para que usted des­tru­ya las pers­pec­ti­vas de futu­ro del país, la pri­me­ra cosa que usted tie­ne que des­truir es la cien­cia y tec­no­lo­gía. La segun­da cosa es con­se­cuen­cia de esa: la des­truc­ción de la indus­tria. Por­que la indus­tria exi­ge desa­rro­llo, exi­ge pro­gre­so, exi­ge inversión.

Esta­mos redu­ci­dos a inver­sio­nes infe­rio­res a 2015, en pleno 2020. El gobierno, ade­más de redu­cir los recur­sos pre­su­pues­ta­rios, redu­ce la trans­fe­ren­cia de esos recur­sos a tra­vés de decre­tos, de polí­ti­cas que no se dis­cu­ten con la uni­ver­si­dad, con la comu­ni­dad ni con el Congreso.

El pre­su­pues­to pasa a ser un pre­su­pues­to fic­ti­cio, por­que el gobierno sólo trans­fie­re lo que es de su inte­rés. Y, de esa can­ti­dad que trans­fie­re, con­ge­la. Esta­mos asis­tien­do a un pro­ce­so de des­truc­ción secuen­cial de la edu­ca­ción, de la cien­cia, de la tec­no­lo­gía y, por fin, del pro­ce­so indus­trial brasileño.

Sólo en el área las uni­ver­si­da­des públi­cas el recor­te esti­ma­do es de R$ 1 billón (177 millo­nes de dóla­res). O sea, esta­mos mar­chan­do hacia un colap­so. Se esti­ma que el recor­te de los recur­sos lle­va­rá a un recor­te las becas del CNPQ [Con­se­jo Nacio­nal de Desa­rro­llo Cien­tí­fi­co y Tec­no­ló­gi­co] en 64% y un recor­te corres­pon­dien­te a las becas de la Capes [Coor­di­na­ción de Per­fec­cio­na­mien­to de Per­so­nal de Nivel Supe­rior]. Sig­ni­fi­ca el fin de maes­trías y doc­to­ra­dos, ade­más de la tra­ge­dia per­so­nal de los que están en el exte­rior, de los que están depen­dien­do de esas becas para sobrevivir.

Eso sig­ni­fi­ca, en segun­do plano, abrir un canal para que nues­tros mejo­res estu­dian­tes, pro­fe­so­res, magís­te­res que se for­ma­ron en este país aban­do­nen este país. Van a con­ti­nuar, a pro­cu­rar sobre­vi­vir, en otros paí­ses. Este es otro cri­men que está se come­tien­do: la diás­po­ra cien­tí­fi­ca pro­mo­vi­da por el gobierno. No hay un sólo ejem­plo, en todo el mun­do, de un país desa­rro­lla­do, que no se haya desa­rro­lla­do antes como país indus­trial. Nin­gu­na gran poten­cia eco­nó­mi­ca no es, antes, una poten­cia indus­trial, cien­tí­fi­ca y tecnológica.

Esta­mos vivien­do una tra­ge­dia de cor­to, medio y lar­go pla­zo. Inclu­so aun­que este pro­ce­so sea inte­rrum­pi­do, nos va a tomar muchos años recu­pe­rar el terreno per­di­do. Ya per­di­mos la revo­lu­ción del siglo XVIII, del siglo XX, per­di­mos la intro­duc­ción de la máqui­na a vapor, lle­ga­mos atra­sa­dos a la civi­li­za­ción de la ener­gía eléc­tri­ca, lle­ga­mos atra­sa­dos a la civi­li­za­ción del petró­leo, y aho­ra esta­mos ame­na­za­dos con per­der la deci­si­va revo­lu­ción indus­trial de la robó­ti­ca, de la inte­li­gen­cia arti­fi­cial. Si eso ocu­rre, esta­re­mos con­de­na­dos a ser una gran colo­nia por muchos y muchos años.

La divi­sión clá­si­ca que noso­tros vivi­mos has­ta hoy, entre paí­ses desa­rro­lla­dos y paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos, se aca­bó. La divi­sión de hoy es entre paí­ses pro­duc­to­res de cono­ci­mien­to y paí­ses impor­ta­do­res de cono­ci­mien­to. La opción de este gobierno fue por la segun­da hipó­te­sis: noso­tros sere­mos impor­ta­do­res de cono­ci­mien­to, o sea, una colonia.

¿Cómo se expre­san en la prác­ti­ca –más allá de su cara más visi­ble, que son las inter­fe­ren­cias en la elec­ción de rec­to­res – , los meca­nis­mos de la des­truc­ción polí­ti­ca y físi­ca las instituciones? 

Tene­mos un ejem­plo recien­te: ¿qué sig­ni­fi­ca que se nom­bre a un capi­tán de mar y gue­rra direc­tor de la Casa Rui Bar­bo­sa? Ese es el sím­bo­lo del gobierno. Somos un país ocu­pa­do, como lo fue Japón al final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, por una tro­pa que no está pen­san­do en los intere­ses del país. Eso está ocu­rrien­do en todos los medios.

Cuan­do usted nom­bra, de una ter­na, al ter­ce­ro menos vota­do, usted está dan­do mues­tras de irres­pe­to a la con­cien­cia, volun­tad e inte­rés aca­dé­mi­cos. Ese es el cua­dro: el cua­dro de fal­ta de estí­mu­lo. ¿Qué estí­mu­lo tie­ne, hoy, un joven que está for­mán­do­se para ingre­sar en la inves­ti­ga­ción? ¿Para qué ir a un labo­ra­to­rio a inves­ti­gar pro­gre­so, avan­ces cien­tí­fi­cos, inves­ti­gar la salud?

Es un cua­dro muy gra­ve. Yo no se si son los pro­ble­mas de comu­ni­ca­ción con­se­cuen­cia de la pan­de­mia, pero ni el país ni la pro­pia aca­de­mia están tenien­do cons­cien­cia del sig­ni­fi­ca­do de esto. No entien­do esa cal­ma, esa tran­qui­li­dad, esa paz en torno de esto. Cuan­do des­per­te­mos, ya no tene­mos universidad.

Usted fue uno de los per­so­na­jes cen­tra­les para la reti­ra­da del acuer­do entre los gobier­nos de Bra­sil y de Esta­dos Uni­dos de explo­ta­ción de la base de Alcán­ta­ra, en Maranhão, nego­cian­do la ins­ta­la­ción de la Alcán­ta­ra Cyclo­ne Spa­ce-ACS, con Ucra­nia, acuer­do vis­to como más favo­ra­ble al país por los pro­gre­sis­tas, en el sen­ti­do de levan­tar el pro­gra­ma espa­cial bra­si­le­ño. Hoy, con Bol­so­na­ro, Alcán­ta­ra fue nue­va­men­te entre­ga­da a los esta­dou­ni­den­ses. ¿Pode­mos decir que la rela­ción entre cien­cia y sobe­ra­nía es un fac­tor deter­mi­nan­te para la supera­ción las des­igual­da­des socia­les his­tó­ri­cas en el país? 

Bra­sil renun­ció a la sobe­ra­nía sobre cual­quier aspec­to – el polí­ti­co, el ideo­ló­gi­co, el for­mal, el terri­to­rial y el mili­tar. Bra­sil renun­ció a su polí­ti­ca exte­rior. Nues­tra polí­ti­ca exte­rior, subal­ter­na, es dic­ta­da por los intere­ses del Pen­tá­gono y del Depar­ta­men­to de Esta­do [de los Esta­dos Uni­dos]. Y lo peor de todo: a cam­bio de nada.

Un país que no tie­ne indus­tria no tie­ne Fuer­zas Arma­das. No tene­mos auto­no­mía para fabri­car un fusil. Es este país que está sien­do ins­tru­men­to de gue­rra, pro­vo­can­do a Venezuela.

Somos, hoy, un país que renun­ció a su dig­ni­dad, a su papel en Amé­ri­ca Lati­na. Esta­mos rom­pien­do la tra­di­ción de la polí­ti­ca exte­rior bra­si­le­ña, que vie­ne de [Barão de] Rio Bran­co. Las Fuer­zas Arma­das bra­si­le­ñas se trans­for­ma­ron en capi­ta­nes de la sel­va de los Esta­dos Uni­dos. Nues­tro papel es asus­tar los nues­tros veci­nos, para que sea más bara­to el papel de los Esta­dos Unidos.

Ya no tene­mos indus­tria mili­tar, no tene­mos más polí­ti­cas de defen­sa. La con­cep­ción de mili­tar de hoy es que noso­tros no nece­si­ta­mos tener­las. Quien va a cui­dar de nues­tra segu­ri­dad exter­na son los Esta­dos Uni­dos, nues­tro para­guas. A noso­tros nos com­pe­te cui­dar del enemi­go interno. El enemi­go interno somos noso­tros. Son las Fuer­zas Arma­das que se vuel­ven con­tra su pueblo.

En su paso por el Minis­te­rio de Cien­cia y Tec­no­lo­gía, uno de los pila­res de su man­da­to fue pen­sar la cien­cia de una for­ma sis­té­mi­ca e inte­gra­da con las demás polí­ti­cas de gobierno, como la salud, la edu­ca­ción y la indus­tria. ¿Pode­mos decir que el pro­yec­to de Bol­so­na­ro depen­de de la des­truc­ción de ese sistema? 

El tra­ba­ja en la ace­fa­lia. Aho­ra, tras de eso, exis­te un plan bien estruc­tu­ra­do. Incu­rri­re­mos en un error peli­gro­so si pen­sa­mos que este gobierno no tie­ne tras de si un Esta­do Mayor pen­san­te. Si exa­mi­na­mos, hace­mos un levan­ta­mien­to de estos casi dos años, se verá que hay una lógica.

La lógi­ca que lle­va al extre­mo es una aso­cia­ción entre el extre­mo de neo­li­be­ra­lis­mo arcai­co, que no es pro­fe­sa­do, pero en nin­gu­na par­te del mun­do, aso­cia­do a su antó­ni­mo, que es el Esta­do auto­ri­ta­rio. Para eso, es nece­sa­rio des­mon­tar todas las instituciones.

Es nece­sa­rio recor­dar que ese pro­ce­so comien­za antes de Bol­so­na­ro, antes del bol­so­na­ris­mo, cuan­do la gran pren­sa, en nom­bre de des­truir el avan­ce las masas, la orga­ni­za­ción popu­lar, los gobier­nos petis­tas, invir­tie­ron en la des­truc­ción de la polí­ti­ca, en la des­mo­ra­li­za­ción de la polí­ti­ca, de los polí­ti­cos y las ins­ti­tu­cio­nes. Es en ese camino, en la nega­ción del país, que nave­ga el bolsonarismo.

El [Bol­so­na­ro] tie­ne una fra­se, cuan­do hubo una recep­ción en los Esta­dos Uni­dos a su gurú [Donald Trump], en una cena en la emba­ja­da bra­si­le­ña en Washing­ton, en que la que dice que su pro­yec­to no es cons­truir, es desconstruir.

El pri­mer pro­yec­to del bol­so­na­ris­mo es des­man­te­lar lo exis­ten­te. De ahí sus enfren­ta­mien­tos con­tra el Con­gre­so, la Jus­ti­cia, la edu­ca­ción, la cien­cia, la tec­no­lo­gía; el inten­to de des­man­te­la­mien­to del ser­vi­cio públi­co bra­si­le­ño, las empre­sas públi­cas, las agen­cias de fomen­to e inver­sión en el desa­rro­llo, como el BNDES [Ban­co Nacio­nal de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y Social], las esta­ta­les que actúan en ramos estra­té­gi­cos, como la Ele­tro­bras, la Petrobras.

Noso­tros somos, hoy, el úni­co país con nues­tra dimen­sión, con nues­tras rique­zas natu­ra­les, que no dis­po­ne de un pro­gra­ma espa­cial. Cuan­do usted no tie­ne pro­gra­ma espa­cial, usted está a mer­ced de quien si lo tiene.

Para que noso­tros ven­za­mos la defo­res­ta­ción de la Ama­zo­nía, las modi­fi­ca­cio­nes meteo­ro­ló­gi­cas –fun­da­men­ta­les para la agri­cul­tu­ra bra­si­le­ña – , noso­tros tene­mos que recu­rrir a saté­li­tes de los Esta­dos Uni­dos o de Francia.

El tra­ba­jo de la cien­cia bra­si­le­ña en el cam­po de la salud públi­ca ha sido una refe­ren­cia mun­dial. Eso se demues­tra en ejem­plos como el lide­raz­go mun­dial de Bra­sil en la lucha con­tra el zika virus, la vacu­na­ción con­tra la fie­bre ama­ri­lla y la virue­la, la cura de la enfer­me­dad de Cha­gas y el enfren­ta­mien­to a la pan­de­mia del H1N1, con la vacu­na­ción de 100 millo­nes de per­so­nas. Inclu­so en medio del nega­cio­nis­mo de la cien­cia bra­si­le­ña cata­li­za­do por el bol­so­na­ris­mo, que impul­só cen­te­nas de miles de muer­tes, ¿el ante­ce­den­te de inves­ti­ga­ción en salud públi­ca con­tri­bu­yó a la con­ten­ción de la covid-19 en el país? 

Quien con­tu­vo la pan­de­mia fue el Sis­te­ma Úni­co de Salud (SUS), una uto­pía pen­sa­da por nues­tros cien­tí­fi­cos, en los años ochen­ta, y absor­bi­da por la Cons­ti­tu­ción de 1988. Es el mayor sis­te­ma de salud públi­ca del mun­do, que es admi­ra­do en todo el mun­do y que, en este país, es com­ba­ti­do por la gran pren­sa, por gran par­te de la cla­se médi­ca y por el empre­sa­ria­do de la medi­ci­na privada.

Nece­si­ta­mos ren­dir un gran home­na­je al SUS, y la socie­dad debe tener cons­cien­cia de que la tra­ge­dia per­se­gui­da por Bol­so­na­ro no fue mayor por cau­sa del SUS. Fue lo que con­tu­vo la expan­sión de la pandemia.

Pero voy a colo­car una cues­tión que, de mi pun­to de vis­ta, es gra­ve: noso­tros no tene­mos indus­tria far­ma­céu­ti­ca. Noso­tros no fabri­ca­mos aspi­ri­na. La gran indus­tria bra­si­le­ña es la indus­tria del emba­la­je. Noso­tros emba­la­mos reme­dios. Lo que había de indus­tria nacio­nal fue des­trui­do. Lo poco que se hace aquí es median­te la impor­ta­ción de sales, de Corea y prin­ci­pal­men­te de India. Eso es muy gra­ve, por­que, si admi­ti­mos una cri­sis inter­na­cio­nal, no tene­mos como abas­te­cer a la pobla­ción nacional.

Inclu­so aho­ra, en la pan­de­mia, nues­tro gran papel es pro­veer per­so­nas para las prue­bas. Esa es nues­tra gran con­tri­bu­ción inter­na­cio­nal. No esta­mos par­ti­ci­pan­do en la cons­truc­ción las vacu­nas. Por cau­sa de nues­tras carac­te­rís­ti­cas terri­to­ria­les, de pobla­ción, de diver­si­dad, noso­tros somos un excep­cio­nal labo­ra­to­rio humano. Los Esta­dos Uni­dos prue­ban aquí, Chi­na prue­ba aquí, Rusia prue­ba aquí, pero no hay nin­gún pro­yec­to brasileño.

Con la pan­de­mia, los cien­tí­fi­cos nun­ca se movie­ron tan rápi­da­men­te, sir­vien­do de espe­ran­za a la pobla­ción mun­dial ante el caos ins­tau­ra­do por la covid-19. Fru­to de eso, son 136 vacu­nas en desa­rro­llo. En Bra­sil, a con­tra­mano de este pro­ce­so, la pro­pues­ta pre­su­pues­ta­ria del gobierno fede­ral para 2021 pre­vé recor­tes sig­ni­fi­ca­ti­vos en la cien­cia y en la inves­ti­ga­ción. ¿Qué se pue­de espe­rar de la cien­cia y tec­no­lo­gía con el recor­te pre­su­pues­ta­rio anun­cia­do por Bol­so­na­ro? Es posi­ble man­te­ner la estruc­tu­ra de cien­tí­fi­cos e ins­ti­tu­cio­nes en Bra­sil inte­gra­da en medio de gobier­nos de extre­ma dere­cha que esti­mu­lan su destrucción? 

Hay un plan atrás de eso, una lógi­ca. La lógi­ca de cons­truc­ción de nues­tra depen­den­cia. Este gobierno se trans­for­mó en un oxi­mo­rón, noso­tros somos una gran repu­bli­que­ta. O sea, vol­vi­mos a ini­cios del siglo pasa­do. Según este gobierno, noso­tros no nece­si­ta­mos pro­du­cir aquí lo que pode­mos impor­tar. Noso­tros no nece­si­ta­mos pen­sar, hay quien pien­se por noso­tros y man­de su pensamiento.

Pare­ce que es difí­cil expli­car el sig­ni­fi­ca­do de eso a la socie­dad. Es la renun­cia a la for­mu­la­ción. Eso se expan­de en todo el país. Vea­mos lo que está ocu­rrien­do en el área de la cul­tu­ra, en las artes plás­ti­cas, en las artes en gene­ral, al tea­tro, a la músi­ca. Es un empo­bre­ci­mien­to gene­ral. Pode­mos tomar un pun­to para ana­li­zar, pero lo que intere­sa es la obra com­ple­ta, por­que tie­ne una lógi­ca. El empo­bre­ci­mien­to de la polí­ti­ca es eso.

Es nece­sa­rio tam­bién recor­dar que la cla­se domi­nan­te está inco­mo­da­da con lo que ella pro­du­jo. No bas­ta con que­dar­nos dán­do­le sólo a este capi­tán y a sus gene­ra­les comi­sio­na­dos. Cada vez que en este país hay la más leve ame­na­za de emer­gen­cia de los intere­ses popu­la­res, de los asa­la­ria­dos, las capas más pobres, la “casa-gran­de” [casa de los blan­cos en las hacien­das escla­vis­tas] inter­vie­ne, siem­pre con las Fuer­zas Arma­das atrás. Ella inter­vie­ne con un gol­pe de Esta­do clá­si­co, como en 1964, o inter­vie­ne como ahora.

En para­le­lo al inter­ve­nir, hay antes un pro­ce­so ideo­ló­gi­co, que lo ejer­cen los gran­des medios, los gran­des perió­di­cos. Enton­ces, se cons­tru­ye un dis­cur­so y, la par­tir de ese dis­cur­so, se jus­ti­fi­ca la inte­rrup­ción del pro­ce­so –pue­de ser del pro­ce­so demo­crá­ti­co o del pro­ce­so desa­rro­llis­ta. El hecho es que Bra­sil había opta­do, en cua­tro elec­cio­nes segui­das, por un deter­mi­na­do pro­yec­to de socie­dad, de desa­rro­llo y de pro­tec­ción de los más pobres. Ese pro­yec­to inco­mo­dó a Esta­dão, Glo­bo, Folha de S. Paulo.

No cabe más dis­cu­tir el lulis­mo, pero, para des­truir el lulis­mo, la “casa-gran­de” des­tru­yó la polí­ti­ca. Cuan­do usted saca a la polí­ti­ca del cam­po, usted abre espa­cio para las Fuer­zas Arma­das, para las fuer­zas más retró­gra­das de este país.

El cua­dro que vivi­mos este año no tie­ne com­pa­ra­ción con nin­gún momen­to de la his­to­ria de este país. Ni en 1938, cuan­do hubo el avan­ce las fuer­zas inte­gra­lis­tas y fas­cis­tas, ni en el tiem­po del cre­ci­mien­to de Hitler, nun­ca las fuer­zas de dere­cha fue­ron tan fuer­tes. Esta es una cues­tión cen­tral. Y es en eso que noso­tros, pro­gre­sis­tas, y quien, como yo, se juz­ga en el cam­po de la izquier­da socia­lis­ta, tie­ne que pen­sar. Este es el desa­fío más perdurable.

¿Cómo eva­lúa la ascen­sión de movi­mien­tos anti-vacu­na y pro clo­ro­qui­na, y que impac­tos pue­den tener en el pro­lon­ga­mien­to de la covid-19? ¿Bra­sil está pre­pa­ra­do para otras pandemias? 

Bra­sil no está pre­pa­ra­do para las pró­xi­mas cono­ci­das y sabi­das pan­de­mias, como no lo esta­ba para esta. Para las pró­xi­mas, esta­rá más debi­li­ta­do que cuan­do enfren­tó esta, por­que nues­tras estruc­tu­ras esta­rán aún más debi­li­ta­das. Vamos a tener, cier­ta­men­te, pan­de­mias pro­pias. La des­truc­ción de la Ama­zo­nía se va a trans­for­mar en un pun­to de cul­ti­vo de virus y de enfer­me­da­des. La ten­den­cia es a un mayor empo­bre­ci­mien­to y fra­gi­li­dad de las poblaciones.

Hoy, 65% de las muer­tes se dan entre pobres y negros, la pobla­ción de nues­tras peri­fe­rias. Nues­tras peri­fe­rias van a cre­cer. A par­tir de ese cua­dro, tene­mos que pre­pa­rar­nos para momen­tos muy difíciles.

Pue­de pare­cer que el cua­dro que esta­mos ven­do es un cua­dro defi­ni­ti­vo. Eso es muy malo. Es el sui­ci­dio de una socie­dad, y la socie­dad no se suicida.

No hay nin­gu­na posi­bi­li­dad de pro­gre­so, de sal­va­ción nacio­nal, con esta actual corre­la­ción de fuer­zas. O sea, razo­nan­do al con­tra­rio, es fun­da­men­tal alte­rar esta corre­la­ción de fuer­zas. Nece­si­ta­mos encon­trar medios de derro­car eso que está ahí, de avan­zar con las tesis de la democracia. 

La izquier­da [nece­si­ta] dejar de tener mie­do de dis­cu­tir sus tesis. Vamos a reto­mar la dis­cu­sión ideo­ló­gi­ca, vamos a asu­mir el deba­te, vamos a orga­ni­zar nues­tras bases, vamos a dis­cu­tir la pre­sen­cia del pen­te­cos­ta­lis­mo, del neo­pen­te­cos­ta­lis­mo, del pri­mi­ti­vis­mo reli­gio­so. Vamos a dis­cu­tir todo, vamos a orga­ni­zar y enfren­tar lo que ahí está. La opción es: el pasa­do o el futuro.

Edi­ción: Gei­sa Marques

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *