Boli­via. Temas guevaristas

Por Escue­la de For­ma­cion poli­ti­ca Tupac Kata­ri, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de sep­tiem­bre de 2020

Feli­pe Quis­pe, es un polí­ti­co e inte­lec­tual radi­cal en sus ideas, crí­ti­co de la izquier­da boli­via­na y que en sus pala­bras, tan­to la dere­cha polí­ti­ca como la izquier­da repre­sen­tan a los q’aras alo­ja­dos en este terri­to­rio, lla­ma­do Bolivia. 

Estas decla­ra­cio­nes fue­ron res­pon­di­das con argu­men­tos unas veces y las más abun­dan­tes sola­men­te fue­ron y son opi­nio­nes que se bur­lan del pen­sa­mien­to de Quis­pe atri­bu­yén­do­le una acti­tud retrógrada.Me pre­gun­to, si esa mis­ma acti­tud, de menos­pre­cio y bur­la, pue­de ser sos­te­ni­do fren­te a la afir­ma­ción que. “…

Boli­via es una nación que esta his­tó­ri­ca­men­te en una situa­ción de peli­gro, ocu­pa­da cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca­men­te. Nece­si­ta expul­sar a los inva­so­res y eso no es posi­ble sino con una movi­li­za­ción inten­sa.” (i) La mis­ma idea de Quis­pe, en la plu­ma de René Zavaleta. 

Com­pa­rar a Zava­le­ta con Quis­pe, será una here­jía para muchos, pero duran­te siglos la men­ta­li­dad colo­nial ins­ta­la­da en todos y todas no per­mi­te una lec­tu­ra del “otro” como de un igual en todas las dimen­sio­nes de la vida, evi­den­cian­do una lec­tu­ra meca­ni­cis­ta des­de las cla­ves occi­den­ta­les y eurocéntricas. 

El meca­ni­cis­mo como prác­ti­ca ha sido cri­ti­ca­do por el Che. La mujer y el hom­bre nue­vo no pue­de ser pre­sa del dog­ma­tis­mo, el pen­sa­mien­to crí­ti­co de la reali­dad con­cre­ta es el nor­te para cam­biar el pre­sen­te y cons­truir el futuro.

Des­de nues­tro pun­to de vis­ta el Che es revo­lu­cio­na­rio por­que es anti­co­lo­nia­lis­ta y es anti­co­lo­nia­lis­ta por­que es revo­lu­cio­na­rio, y esa debe ser la prác­ti­ca en la Boli­via que recla­ma de un con­sis­ten­te cuer­po ideo­ló­gi­co-polí­ti­co para fre­nar el aco­so y des­truc­ción de un fas­cis­mo crio­llo que es el actual ros­tro del colo­nia­lis­mo his­tó­ri­co que ha con­fi­gu­ra­do nues­tro deve­nir como Estado.

El racis­mo que reco­rre el terri­to­rio boli­viano, no pue­de ser ana­li­za­do, sino en su matriz colo­nial, en su repro­duc­ción social y sus meca­nis­mos que lo man­tie­nen vigen­te. La revo­lu­ción pro­le­ta­ria como para­dig­ma de la revo­lu­ción boli­via­na ha teni­do dos tras­piés fun­da­men­ta­les, la pri­me­ra en la Asam­blea Popu­lar y la segun­da en el gobierno de la Uni­dad Demo­crá­ti­ca y Popu­lar (UDP). Siguien­do el pen­sa­mien­to gue­va­ris­ta, no pode­mos repe­tir los erro­res, en la coyun­tu­ra actual y su des­en­la­ce en el pro­ce­so elec­to­ral; el esce­na­rio será inde­fec­ti­ble­men­te de con­fron­ta­ción o como dice Zava­le­ta de “una movi­li­za­ción inten­sa” o de una “gue­rra de la pul­ga” como sos­tie­ne Quis­pe, y ese momen­to las ideas se pon­drán en ten­sión y defi­ni­rán el futu­ro con­ser­va­dor o revo­lu­cio­na­rio que vivi­re­mos en el futu­ro. P

or eso la nece­si­dad de re-for­mu­lar el pen­sa­mien­to polí­ti­co para que se con­vier­ta en una autén­ti­ca guía para la acción.

Quis­pe y Zava­le­ta pue­den dia­lo­gar como igua­les, la izquier­da veraz­men­te revo­lu­cio­na­ria tie­ne que dia­lo­gar con el pen­sa­mien­to del vivir bien, com­pren­der su matriz his­tó­ri­ca, en la que esta imbri­ca­da lo que hoy deno­mi­na­mos “india­nis­mo” que es un pen­sa­mien­to polí­ti­co-ideo­ló­gi­co y por lo mis­mo suje­to al debate

.La bús­que­da de un tay­pi ideo­ló­gi­co-polí­ti­co, ya está madu­ra­do, hemos esta­do en esto 14 años en un t’inku para equi­li­brar y com­ple­men­tar las visio­nes de mun­do y hemos expe­ri­men­ta­do, al mis­mo tiem­po los estra­gos que oca­sio­nan los des­víos y con­ce­sio­nes al capi­ta­lis­mo, las pala­bras del Che de no hacer con­ce­sio­nes al impe­ria­lis­mo no han teni­do oídos recep­ti­vos. Es tiem­po de escu­char, mirar y actuar, es tiem­po, Sobre todo de ser “…siem­pre capa­ces de sen­tir en lo más hon­do cual­quier injus­ti­cia come­ti­da con­tra cual­quie­ra en cual­quier par­te del mun­do. Es la cua­li­dad más lin­da de un revolucionario.»(ii)

AA. i ‑René Zava­le­ta M. Boli­via el desa­rro­llo de la con­cien­cia nacio­nal. 1967. Sin más datos. ii- Ernes­to «Che» Gue­va­ra, Car­ta de des­pe­di­da de sus hijos.

Del Face­book de Escue­la De For­ma­ción Polí­ti­ca Tupac Katari

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *