Esta­do espa­ñol. Resi­den­cias de mayo­res: nego­cio, pre­ca­rie­dad y abandono

Por Enric Llo­pis, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 sep­tiem­bre 2020.- 

Empre­sas pri­va­das y fon­dos de inver­sión ges­tio­nan la mayor par­te de las pla­zas resi­den­cia­les en Espa­ña.

Flor Macías (nom­bre fic­ti­cio), de 93 años, ingre­só en abril de 2019 en una resi­den­cia de la ter­ce­ra edad –pri­va­da- de la pro­vin­cia de Valen­cia. Allí se infec­tó de la COVID-19. Se tra­ta­ba de un caso asin­to­má­ti­co. Paga 1.800 euros al mes por la pla­za resi­den­cial (tres veces su pen­sión), que de momen­to cos­tea con los aho­rros; “des­pués de pasar por un cal­va­rio buro­crá­ti­co –cuen­ta uno de sus hijos‑, la Admi­nis­tra­ción auto­nó­mi­ca le reco­no­ció la con­di­ción de gran depen­dien­te y apro­bó una sub­ven­ción de 700 euros men­sua­les”. La pres­ta­ción eco­nó­mi­ca fue apro­ba­da hace un año, pero aún no ha empe­za­do a cobrar­la. Si no lle­ga en dos meses, ten­drá que aban­do­nar el cen­tro resi­den­cial. “Al per­so­nal de las resi­den­cia se le ve muy ace­le­ra­do, posi­ble­men­te las ratios profesional/​paciente no alcan­cen”, rela­ta este fami­liar; en cuan­to a Flor Macías, “tie­ne la mira­da tris­te, le gus­ta­ría estar en su casa”.

El núme­ro de con­ta­gios en el esta­do espa­ñol por la pan­de­mia del coro­na­vi­rus ascen­día –el 22 de sep­tiem­bre- a 682.267 y el de muer­tes a 30.904, según el Minis­te­rio de Sani­dad. Un caso par­ti­cu­lar­men­te gra­ve es el de las per­so­nas mayo­res ingre­sa­das en resi­den­cias. En medio del caos esta­dís­ti­co, los medios infor­ma­ron ‑en julio- de un docu­men­to interno del Gobierno que cifra­ba en 27.359 las muer­tes en resi­den­cias, de las que dos ter­cios tenían su ori­gen en la COVID-19 o sín­to­mas compatibles.

Aun­que no alcan­za a ser una excep­ción, el dra­ma en Espa­ña cobra una espe­cial inten­si­dad. Un estu­dio de A. Comas-Herre­ra, J. Zala­kaín, C. Lit­win, A.T. Hsu, E. Lem­mon, D. Hen­der­son y J.L. Fer­nán­dez deta­lla que los resi­den­tes en “hoga­res de ancia­nos” falle­ci­dos por el coro­na­vi­rus, aun con las dis­pa­ri­dad de polí­ti­cas y cri­te­rios, supo­nen el 85% del total de óbi­tos por la pan­de­mia en Cana­dá; el 64% en Bél­gi­ca; el 63% en Irlan­da; el 49% en Fran­cia; el 45% en Esta­dos Uni­dos; el 39% en Ale­ma­nia; y el 34% en Aus­tria (Inter­na­tio­nal Long-Term Care Policy Net­work, junio 2020).

La Marea de Resi­den­cias se cons­ti­tu­yó en sep­tiem­bre de 2019 con el fin de unir a los mayo­res resi­den­tes, per­so­nas con diver­si­dad fun­cio­nal, fami­lia­res y tra­ba­ja­do­ras de los cen­tros. “Esta­mos aquí para denun­ciar la pre­ca­ri­za­ción abso­lu­ta del sis­te­ma de resi­den­cias”, intro­du­cía el mani­fies­to leí­do duran­te la movi­li­za­ción del 23 de noviem­bre en Madrid; seña­la­ron enton­ces a los “depre­da­do­res de lo públi­co” y las situa­cio­nes de “tra­to infa­me” a los mayo­res inter­nos. Asi­mis­mo se con­cen­tra­ron el 19 de agos­to fren­te al Con­gre­so de los Dipu­tados, don­de rei­vin­di­ca­ron una Ley de Residencias.

Entre las accio­nes en la calle, des­ta­ca la mani­fes­ta­ción esta­tal que tuvo lugar el 26 de sep­tiem­bre –has­ta el Minis­te­rio de Sani­dad- con­tra la mer­can­ti­li­za­ción del sec­tor y por otros mode­los “más huma­nos”, como favo­re­cer la vida en el entorno fami­liar. Ese día más de 70 orga­ni­za­cio­nes socia­les, sin­di­ca­tos y par­ti­dos polí­ti­cos apo­ya­ron las mani­fes­ta­cio­nes y con­cen­tra­cio­nes en Madrid (en la puer­ta del Con­gre­so leye­ron los nom­bres de los falle­ci­dos), Bar­ce­lo­na, Sevi­lla, Ovie­do, Valla­do­lid, Lugo, León o Mur­cia. Por otra par­te, la marea ha inter­pues­to que­re­llas cri­mi­na­les con­tra res­pon­sa­bles polí­ti­cos y direc­to­res de resi­den­cias de la Comu­ni­dad de Madrid, por pre­sun­tos deli­tos como homi­ci­dio impru­den­te, tra­to veja­to­rio o prevaricación.

Coin­ci­de en bue­na medi­da con estos plan­tea­mien­tos la CGT: “Este mode­lo ha per­mi­ti­do que los fon­dos bui­tre y deter­mi­na­das mul­ti­na­cio­na­les se hayan lucra­do a cos­ta de los dere­chos de las per­so­nas resi­den­tes y los dere­chos labo­ra­les de quie­nes les atien­den”. El 26 de abril el sin­di­ca­to difun­dió el tes­ti­mo­nio de una tra­ba­ja­do­ra de la resi­den­cia (públi­ca) para mayo­res “Gran Resi­den­cia” de Cara­ban­chel, en Madrid; ade­más de los 70 ancia­nos muer­tos, los 120 con­ta­gios y las bajas médi­cas entre los pro­fe­sio­na­les, el rela­to apun­ta­ba la fal­ta de res­pi­ra­do­res, de rea­li­za­ción de test, de mate­rial de segu­ri­dad (los tra­ba­ja­do­res tuvie­ron que pro­te­ger­se con bol­sas de basu­ra) y un per­so­nal labo­ral sobresaturado.

La CGT denun­ció en los juz­ga­dos de Mós­to­les a la Aso­cia­ción Edad Dora­da-Men­sa­je­ros de la Paz, que ges­tio­na la resi­den­cia de mayo­res depen­dien­tes “Par­que Coim­bra” de Mós­to­les; la titu­la­ri­dad del cen­tro corres­pon­de a la Comu­ni­dad de Madrid. Los moti­vos de la acción penal son las pre­sun­tas “lesio­nes por impru­den­cia y deli­tos con­tra los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res”, infor­mó Mós­to­les al Día el 18 de sep­tiem­bre; el gobierno auto­nó­mi­co reno­vó, a pri­me­ros de sep­tiem­bre, el con­tra­to con esta ONG para la ges­tión del cen­tro, y apro­bó una inver­sión de 13,8 millo­nes de euros duran­te tres años. Entre mar­zo y julio murie­ron 59 per­so­nas en la resi­den­cia, 35 de ellas por el coro­na­vi­rus.

¿Cuál es la situa­ción de los geriá­tri­cos, las per­so­nas de edad avan­za­da y el impac­to de la pan­de­mia? En agos­to Médi­cos Sin Fron­te­ras (MSF) publi­có el infor­me Poco, tar­de y mal. El inacep­ta­ble des­am­pa­ro de los mayo­res en las resi­den­cias duran­te la COVID-19 en Espa­ña. MSF, que reali­zó tareas de apo­yo en cer­ca de 500 resi­den­cias, apun­ta como pri­me­ra con­clu­sión: “Man­te­ner a quie­nes caye­ron enfer­mos en espa­cios cerra­dos ‑y sin la aten­ción médi­ca y psi­co­ló­gi­ca ade­cua­da- mul­ti­pli­có los con­ta­gios, ace­le­ró la mor­ta­li­dad y pro­du­jo situa­cio­nes indig­nas e inhumanas”.

Tam­po­co se prio­ri­zó –o bien se dene­gó- el tras­la­do de los mayo­res con­ta­gia­dos a otros cen­tros u hos­pi­ta­les para que reci­bie­ran tra­ta­mien­to medi­ca­li­za­do, resal­ta MSF. Las defi­cien­cias en la pre­ven­ción y con­trol de infec­cio­nes; las bajas labo­ra­les cuya sus­ti­tu­ción no se pro­du­jo a un rit­mo y con unas ratios sufi­cien­tes; la fal­ta de for­ma­ción a los pro­fe­sio­na­les y la des­coor­di­na­ción entre las dife­ren­tes admi­nis­tra­cio­nes públi­cas son otros fac­to­res seña­la­dos en el infor­me. “Muchas per­so­nas mayo­res murie­ron ais­la­das y solas”, rema­ta la ONG.

En el esta­do espa­ñol exis­ten 5.417 cen­tros resi­den­cia­les para la ter­ce­ra edad, de los que 3.844 son de carác­ter pri­va­do y 1.573 públi­cos. Del total de pla­zas resi­den­cia­les (372.985), 271.696 son pri­va­das y 101.289 públi­cas, deta­lla la publi­ca­ción Enve­je­ci­mien­to en red del Con­se­jo Supe­rior de Inves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC). Las empre­sas y enti­da­des pri­va­das son muy mayo­ri­ta­rias en el sec­tor; en por­cen­ta­jes, el 27% de las pla­zas resi­den­cia­les son públi­cas y el 72%, pri­va­das (inclui­das las pri­va­das sin áni­mo de lucro); pero si a este últi­mo por­cen­ta­je se agre­gan las públi­cas de ges­tión pri­va­da, la ges­tión final de carác­ter pri­va­do alcan­za el 85%.

Otro pun­to de inte­rés es la sufi­cien­cia o no de la cober­tu­ra. La ratio de pla­zas resi­den­cia­les por cada 100 per­so­nas mayo­res de 65 años en Espa­ña es de 4,2%, mien­tras que la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) reco­mien­da el 5%, sub­ra­ya la Aso­cia­ción Esta­tal de Direc­to­ras y Geren­tes en Ser­vi­cios Socia­les (el 79% de la pobla­ción que vivía en los cen­tros resi­den­cia­les, en 2019, tenía 80 años o más).

¿Quién con­tro­la el nego­cio? Según el obser­va­to­rio DBK, las empre­sas que ges­tio­nan resi­den­cias fac­tu­ra­ron 4.650 millo­nes de euros en 2019, un 3,3% más que el año ante­rior; DBK aña­de que los cin­co pri­me­ros gru­pos con­cen­tran el 25% del “mer­ca­do de resi­den­cias”; y entre los 10 mayo­res el 35%, aun­que con­ti­núa pro­du­cién­do­se una “gran ato­mi­za­ción” empre­sa­rial. El perió­di­co Cin­co Días repro­du­jo el 10 de mar­zo la ratio de las prin­ci­pa­les empre­sas, ela­bo­ra­do por la con­sul­to­ra JLL; enca­be­za el ran­king la com­pa­ñía Domus­Vi (ges­tión de 18.675 pla­zas), con­tro­la­da por el fon­do de inver­sión bri­tá­ni­co Inter­me­dia­te Capi­tal Group; segui­do por Orpea (6.575 pla­zas); Vita­lia Home, par­ti­ci­pa­da por el fon­do CVC Capi­tal Part­ners (7181); Balle­sol (6.664); Sani­tas Mayo­res (6.302); Ama­vir (6.223) y Cle­ce (4.037), del gru­po ACS, cons­truc­to­ra pre­si­di­da por Flo­ren­tino Pérez.

“El sec­tor geriá­tri­co des­pier­ta el inte­rés de inver­so­res patri­mo­nia­lis­tas”, titu­ló la casa de aná­li­sis Ali­mar­ket una nota infor­ma­ti­va en abril de 2019; entre los ejem­plos des­ta­ca­dos por sus pla­nes de expan­sión figu­ran la socie­dad Health­ca­re Acti­vos; los gru­pos Coli­sée; Bati­part y la inver­so­ra Pri­mo­nial Reim, los tres de nacio­na­li­dad fran­ce­sa; la inmo­bi­lia­ria Caboel y la inver­so­ra en geriá­tri­cos Thor Pri­va­te Equity Spain.

Sobre estos intere­ses lucra­ti­vos, el perio­dis­ta Manuel Rico ha publi­ca­do en info­Li­bre una serie de repor­ta­jes de inves­ti­ga­ción; por ejem­plo, “Domus­Vi uti­li­za dos socie­da­des en Luxem­bur­go para no pagar impues­tos por sus resi­den­cias en Espa­ña y Fran­cia” (22 de julio); “La catás­tro­fe de cua­tro gran­des gru­pos de resi­den­cias en Cata­lu­ña: 521 falle­ci­dos en sus 31 cen­tros” (pro­pie­dad de Ama­vir, Balle­sol, Domus­Vi y Sani­tas), publi­ca­do el 6 de julio. “La resi­den­cia Vital Home Lega­nés don­de han falle­ci­do 96 per­so­nas tie­ne unos bene­fi­cios anua­les de un millón de euros” (18 de abril); y “82 Admi­nis­tra­cio­nes ali­men­tan con dine­ro públi­co la expan­sión de la mul­ti­na­cio­nal de las resi­den­cias Domus­Vi” (13 de abril). Es el tras­fon­do de las privatizaciones.

Fuen­te ima­gen: Marea Residencias.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *