De cómo la monar­quía repu­bli­ca­na fran­ce­sa defien­de las vio­la­cio­nes de la monar­quía abso­lu­ta marroquí

La con­ni­ven­cia del poder fran­cés con el régi­men marro­quí no es una pri­mi­cia o algo que demos­trar, es un hecho fla­gran­te. Algu­nos ejem­plos para denun­ciar esta com­pli­ci­dad que refuer­za el autoritarismo.

“Marrue­cos es una aman­te con la que dor­mi­mos todas las noches, de la que no esta­mos par­ti­cu­lar­men­te ena­mo­ra­dos pero a la que debe­mos defen­der”, esta increí­ble decla­ra­ción que data de 2013 no es bala­dí, solo resu­me la rela­ción espe­cial entre la poten­cia fran­ce­sa y su homó­lo­ga marro­quí, y adi­vi­nen quién es su autor; se tra­ta de Gérard Araud, el ex emba­ja­dor de Fran­cia en Esta­dos Uni­dos cono­ci­do por sus decla­ra­cio­nes des­car­na­das y sus reac­cio­nes poco diplo­má­ti­cas que a menu­do des­per­ta­ban agu­das polémica.

De hecho, esta rela­ción espe­cial puli­da por un sec­tor de la éli­te polí­ti­co-mediá­ti­ca fran­ce­sa que tie­ne intere­ses per­so­na­les, eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos en Marrue­cos a menu­do se basa en la corrup­ción. “Marrue­cos cuen­ta con una impre­sio­nan­te red de com­pli­ci­dad extran­je­ra, a menu­do basa­da en la corrup­ción, el chan­ta­je y las pre­ben­das. En Fran­cia, están Valéry Gis­card d’Estaing, Hubert Védri­ne, Jac­ques Chi­rac, Jack Lang, Nico­las Sar­kozy y otras per­so­na­li­da­des que se han con­ver­ti­do en ver­da­de­ros cen­ti­ne­las al ser­vi­cio de Marrue­cos ”, seña­la el perio­dis­ta Ali Lmra­bet.. La prin­ci­pal misión de esta éli­te sin escrú­pu­los es curar y embe­lle­cer la ima­gen del régi­men marro­quí y encu­brir su aco­so, que debi­li­ta la corrien­te demo­crá­ti­ca en Marrue­cos. “El pro­ble­ma es que esta influen­cia debi­li­ta muchos valo­res, como la tole­ran­cia, el res­pe­to a las liber­ta­des indi­vi­dua­les, la sepa­ra­ción de la polí­ti­ca y la reli­gión … en bene­fi­cio de las corrien­tes con­ser­va­do­ras, debi­li­ta la corrien­te demo­crá­ti­ca y lai­ca en su bra­zo de Hie­rro con los movi­mien­tos con­ser­va­do­res ”, ana­li­za Omar Brouk­si , autor del libro “La Repú­bli­ca de Su Majes­tad” que tam­bién cali­fi­ca esta rela­ción de “cone­xio­nes peligrosas”.

La connivencia del poder francés con el régimen marroquí no es una primicia o algo que demostrar, es un hecho flagrante. Algunos ejemplos para denunciar esta complicidad que refuerza el autoritarismo.

“Esta rela­ción tan sofis­ti­ca­da recuer­da la con­ni­ven­cia que exis­tía entre esta mis­ma éli­te fran­ce­sa y el régi­men de Ben Ali. Recuer­de cuan­do, al ini­cio de la revo­lu­ción tune­ci­na, Michè­le Alliot-Marie, enton­ces minis­tra de Asun­tos Exte­rio­res, ofre­ció el saber-hacer fran­cés a la poli­cía tune­ci­na “para resol­ver situa­cio­nes de segu­ri­dad”, apun­ta Omar Brouksi.

Por otro lado, el pri­mo del rey de Marrue­cos Hicham Alaoui que ‑según sus decla­ra­cio­nes- rei­vin­di­ca un esta­do demo­crá­ti­co y el fin del Majh­zen en Marrue­cos, decla­ró recien­te­men­te en una con­fe­ren­cia en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town en Washing­ton que la tér­mino “la excep­ción marro­quí” pro­mo­vi­do por inte­lec­tua­les y escri­to­res fran­ce­ses y la éli­te marro­quí es una inven­ción fran­ce­sa para obs­ta­cu­li­zar la democracia.

De hecho, el tér­mino se uti­li­za para desig­nar a la monar­quía marro­quí como un ele­men­to indis­pen­sa­ble para la esta­bi­li­dad y el desa­rro­llo de Marrue­cos. “La tesis de la “excep­ción marro­quí”, defen­di­da por los par­ti­da­rios irre­duc­ti­bles del régi­men, inclu­so por cier­tas can­ci­lle­rías occi­den­ta­les, ya no resis­te el aná­li­sis de una reali­dad social abru­ma­do­ra”, esti­ma el doc­tor en cien­cias polí­ti­cas Aziz Chahir.

Pode­mos evo­car cier­tos ejem­plos inelu­di­bles y cier­tos hechos infa­mes para demos­trar y poner ante los ojos la for­ma en que el poder fran­cés cubre las vio­la­cio­nes del régi­men marro­quí y se con­vier­te en cóm­pli­ce des­ver­gon­za­do. Por ejem­plo, en 2014, la jus­ti­cia fran­ce­sa decla­ró que­rer escu­char al jefe de la inte­li­gen­cia marro­quí Abde­lla­tif Ham­mou­chi, suje­to de varias denun­cias pre­sen­ta­das por una ONG por pre­sun­tos actos de tor­tu­ra, pero el Eje­cu­ti­vo bus­có una for­ma de elu­dir el caso: ape­ló a Eli­za­beth Gui­gou, una de las gran­des defen­so­ras de la monar­quía marro­quí, para que impon­ga un pro­to­co­lo adi­cio­nal a la con­ven­ción de asis­ten­cia judi­cial recí­pro­ca entre París y Rabat, un pro­to­co­lo que obli­ga a cual­quier juez fran­cés a reti­rar­se de cual­quier caso que invo­lu­cre a un fun­cio­na­rio marro­quí en bene­fi­cio de un juez marro­quí. “Debe saber que este tex­to se ha podi­do redac­tar con los ase­so­res del Rey de Marrue­cos”, reve­la Omar Brouk­si, autor del libro “La Repú­bli­ca de Su Majes­tad”. Es así como se bur­la la “inde­pen­den­cia” de la jus­ti­cia fran­ce­sa en bene­fi­cio de un régi­men extran­je­ro y no democrático.

Los ejem­plos no son raros de hecho para real­zar la com­pli­ci­dad de Fran­cia, pero son pal­pa­bles y abun­dan­tes. En junio de 2017, el Rif esta­ba en lla­mas, una terri­ble repre­sión cayó sobre la pobla­ción de la región, cien­tos de deten­cio­nes y varios casos de tor­tu­ra denun­cia­dos por ONG. El 14 de junio de la mis­ma, Emma­nuel Macron fue a Marrue­cos en visi­ta ofi­cial, y se eri­gió como por­ta­voz y defen­sor del pala­cio real duran­te una tan espe­ra­da rue­da de pren­sa que estu­vo a pun­to de ser can­ce­la­da por la comi­ti­va del pre­si­den­te fran­cés, y final­men­te tuvo lugar poco antes de la comi­da “fami­liar” y duró sólo tre­ce minu­tos. El perio­dis­ta de Fran­ce Inter, Ber­trand Galli­cher, le hizo al pre­si­den­te fran­cés la siguien­te pre­gun­ta: “Habla de esta­bi­li­dad polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. ¿Le preo­cu­pa la revuel­ta del Rif, que pare­ce ir en aumen­to en las últi­mas sema­nas, como un ries­go de des­es­ta­bi­li­za­ción de una región que está a las puer­tas de Euro­pa? ¿No teme tam­bién que la repre­sión de estas mani­fes­ta­cio­nes pue­da impli­car vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, y dis­cu­tió estas cues­tio­nes con su inter­lo­cu­tor, el Rey de Marrue­cos?”. La res­pues­ta de Macron fue: “La dis­cu­sión que tuvi­mos no me da moti­vos para temer pre­ci­sa­men­te un deseo de repre­sión de nin­gún tipo, sino una res­pues­ta a lo lar­go del tiem­po y sobre las cau­sas fun­da­men­ta­les de lo suce­di­do. Final­men­te escu­ché al rey de Marrue­cos preo­cu­pa­do por el des­tino de esta región que le es que­ri­da y don­de sue­le pasar el tiem­po. una prác­ti­ca que ade­más él inau­gu­ró ”. Para Macron, los cien­tos de arres­tos y casos de tor­tu­ra no sig­ni­fi­can un deseo de repre­sión, sino una res­pues­ta a lar­go pla­zo a las cau­sas fun­da­men­ta­les de lo que suce­dió (sic).

El otro ejem­plo que se pue­de citar al mis­mo tiem­po para denun­ciar esta extra­ña com­pli­ci­dad, el 15 de febre­ro de 2019, la Aso­cia­ción para la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos en Marrue­cos (Asdhom) orga­ni­zó en París un deba­te sobre la liber­tad de pren­sa en Marrue­cos , y de repen­te unos quin­ce mato­nes a suel­do del régi­men marro­quí sabo­tea­ron la con­fe­ren­cia acu­dien­do direc­ta­men­te a ame­na­zas y vio­len­cia ver­bal antes de agre­dir físi­ca­men­te a los sesen­ta par­ti­ci­pan­tes arro­ján­do­les sillas. Ima­gí­ne­se: mer­ce­na­rios extran­je­ros ata­can a perio­dis­tas y acti­vis­tas en paz en el cora­zón de la capi­tal fran­ce­sa, pero no se preo­cu­pe, la liber­tad de pren­sa que fue ata­ca­da. No se ha abier­to nin­gu­na inves­ti­ga­ción para deter­mi­nar a los res­pon­sa­bles de este ata­que y san­cio­nar­los, ya que es el régi­men marro­quí, Media­part y Orient XX  y un infor­me de RSF. Lo que hay que des­ta­car en este caso es que estos agen­tes de inte­li­gen­cia marro­quíes no podrían haber actua­do sin la apro­ba­ción de los agen­tes de inte­li­gen­cia franceses.

Estos ejem­plos son bas­tan­te reve­la­do­res sobre la com­pla­cen­cia de Fran­cia con res­pec­to al régi­men marro­quí, pero tam­bién, de la mis­ma for­ma, con res­pec­to a todos los regí­me­nes dic­ta­to­ria­les y hom­bres auto­ri­ta­rios del nor­te de Áfri­ca. Esta colu­sión fue denun­cia­da, por ejem­plo, recien­te­men­te en Arge­lia por mani­fes­tan­tes que acu­sa­ron a Fran­cia de apo­yar al poder arge­lino, o tam­bién en Libia don­de mani­fes­tan­tes acu­sa­ron a Fran­cia de apo­yar al maris­cal Haf­tar. El apo­yo a este ex hom­bre del régi­men de Gad­da­fi ya no es un secre­to. En abril de 2019, Túnez arres­tó a tre­ce hom­bres en pose­sión de armas y muni­cio­nes, y … pasa­por­tes diplo­má­ti­cos fran­ce­ses cuan­do salían de Libia, estos hom­bres esta­ban brin­dan­do apo­yo logís­ti­co a las fuer­zas del gene­ral Kha­li­fa Haf­tar en su ofen­si­va en Trí­po­li, dije­ron fuen­tes tune­ci­nas a Midd­le East Eye ¡Un escándalo!

Fuen­te: www​.courrier​du​rif​.com

Tra­duc­ción: Fran­cis­co Vílchez

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *