Argen­ti­na. Nor­man Bris­ki escri­bió una obra de títe­res sobre la toma de Guer­ni­ca don­de se afir­ma: «La pro­pie­dad pri­va­da es el virus» (obra completa)

Por María Danie­la Yac­car, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de sep­tiem­bre de 2020.

Rep hizo las ilustraciones

Se lla­ma «La pro­pie­dad es la mal­di­ción de la her­man­dad», es de títe­res y está diri­gi­da a los chi­cos. El dra­ma­tur­go y direc­tor bus­ca algún gru­po que quie­ra hacer­la en el pre­dio. El tex­to cru­za la «his­to­ri­ci­dad» de la loca­li­dad con el con­flic­to actual.

Ima­gen: Veró­ni­ca Bellomo

En con­ti­nui­dad con sus expe­rien­cias tea­tra­les en villas y fábri­cas, Nor­man Bris­ki escri­bió una obra de títe­res sobre la toma de Guer­ni­ca, la más gran­de y emble­má­ti­ca de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires. Lue­go le sugi­rió a Rep que ilus­tra­ra a los per­so­na­jes. Es una obra sobre y para la toma, por­que el pro­pó­si­to es que algu­na com­pa­ñía reco­ja el guan­te y la haga en el pre­dio de 100 hec­tá­reas del par­ti­do de Pre­si­den­te Perón, don­de, según las orga­ni­za­cio­nes socia­les que acom­pa­ñan la lucha, hay ins­ta­la­das 2500 familias.

El tex­to está pen­sa­do para uno de los gru­pos más vul­ne­ra­bles de la toma: les niñes. Lle­var­lo al lugar es un obje­ti­vo de Bris­ki y del fren­te cul­tu­ral Che Ade­li­ta, del cual es miem­bro. La últi­ma reso­lu­ción de la Jus­ti­cia rati­fi­có el des­alo­jo. Sim­ple­men­te lo pos­ter­gó para el 1º de octu­bre tras los pedi­dos de los abo­ga­dos de las fami­lias, orga­nis­mos de dere­chos huma­nos y el gobierno bonaerense. 

El tex­to, titu­la­do La pro­pie­dad es la mal­di­ción de la her­man­dad, pue­de leer­se aquí . Conec­ta la «his­to­ri­ci­dad» de la loca­li­dad del ter­cer cor­dón del conur­bano bonae­ren­se –otro­ra terri­to­rio de que­ran­díes– con el con­flic­to actual. La tesis de la obra es que quie­nes aho­ra están vivien­do allí en pre­ca­rias casi­llas encar­nan el espí­ri­tu de aque­llos que fue­ron echa­dos y masa­cra­dos. Son «hijos de los que­ran­díes«. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 107632-norman-20briski.jpg

«No es una toma. Ellos no son ocu­pas. Son los raja­dos de todos lados, por fal­ta de tra­ba­jo, por­que no pue­den pagar el alqui­ler, por­que su fami­lia se ha des­ar­ti­cu­la­do en base a la pobre­za. Van a parar ahí, a un lugar que ya fue expro­pia­do, por Sar­mien­to, Roca, todos. Están, sin que­rer, vol­vien­do a estar en el lugar en el que esta­ban», resu­me el autor, que fue uno de los ora­do­res de la con­fe­ren­cia de pren­sa que brin­da­ron el mar­tes en el Obe­lis­co las orga­ni­za­cio­nes y par­ti­dos de izquier­da que acom­pa­ñan el reclamo.

El espec­tácu­lo con­ta­ría con la voz en off de un que­ran­dí. Al comen­zar, la viz­ca­cha es la encar­ga­da de repa­sar la his­to­ria del lugar. «Esto que se lla­ma Guer­ni­ca, se lo puso una Matil­de tal y has­ta el ape­lli­do no lo voy a olvi­dar. Díaz Vélez, y su abue­lo Eus­ta­quio era gene­ral. Rajó a los indios que esta­ban acáLe puso Guer­ni­ca por la madre espa­ño­la que la parió«. Como la zona está vin­cu­la­da a los anti­guos cura­tos de la de San Vicen­te, otro per­so­na­je es un cura. Hay un poli­cía que tor­tu­ra pero pide aumen­to sala­rial y un comi­sa­rio que defien­de los intere­ses de un barrio pri­va­do ‑en la vida real, una fir­ma inmo­bi­lia­ria es la prin­ci­pal deman­dan­te del terreno: pro­yec­ta cons­truir allí un club & country-. «Jua­na con bebé» repre­sen­ta a las fami­lias de la toma y sólo bus­ca un lugar para vivir. El res­to de los per­so­na­jes son: ojos y estre­llascua­tro gri­llos can­to­res que ento­nan una «cha­ca­re­ra de los sin techo» y un dron.

-¿Qué es lo que te con­vo­ca de la toma de Guer­ni­ca?-Ten­go viven­cias cla­ras de sen­tir lo que les está pasan­do, una iden­ti­fi­ca­ción muy seria, me sien­to muy muy pró­xi­mo. Es muy pro­ba­ble que sea por ser hijo de la segun­da gue­rra mun­dial o exi­lia­do. Por toda la expe­rien­cia de estar cer­ca de mi gen­te, que está muy des­po­seí­da. Me pre­gun­to cómo pue­de ser que en este país lleno de tie­rras y comi­da haya gen­te que está deso­la­da bus­can­do un lugar al que le per­mi­ten sola­men­te entrar con un plás­ti­co. No pue­den entrar con mate­ria­les de cons­truc­ción. Les dicen a los alma­ce­nes de los alre­de­do­res que no les ven­dan agua. Es muy cruel. Los ante­ce­den­tes del pero­nis­mo siem­pre estu­vie­ron cer­ca de los recla­mos de los tra­ba­ja­do­res. Hay un con­cep­to de dere­cha, direc­ta­men­te, de que son ladro­nes, delin­cuen­tes, de mala vida. Nada que ver. Yo los conoz­co. Tie­nen una capa­ci­dad de enten­der su situa­ción y la social con mucho alcan­ce. No son para nada dor­mi­dos.La ocu­pa­ción mis­ma sig­ni­fi­ca ener­gía revolucionaria.

-Por­que «la pro­pie­dad pri­va­da es el virus», dice la obra.
-Sí. Y los que están en con­tra son los barrios pri­va­dos que están alrededor.

-Ese es uno de los fac­to­res por los cua­les esta toma es emble­má­ti­ca. Con­den­sa muchos sen­ti­dos que la obra expre­sa.
-Escu­ché bas­tan­te. Y pen­se en de quién era esa tie­rra, en su his­to­ri­ci­dad. Des­pués vie­nen los Díaz Vélez, o Sar­mien­to que es un enor­me enemi­go de los pue­blos ori­gi­na­rios. ¿Por qué un pue­blo de Cór­do­ba se lla­ma James Craik? Tenían nom­bres indios esos luga­res. Los cam­bia­ron y civi­li­za­ron. Hubo un geno­ci­dio. Ahí esta­ban los que­ran­díes. Cuan­do tuvi­mos la reu­nión con la gen­te de Guer­ni­ca, había dos chi­cas joven­ci­tas, las dos de pue­blos ori­gi­na­rios. A los que­ran­díes los echa­ron en 1830 y aho­ra están vol­vien­do. Les ves la facha y son los que estuvieron. 

-El final de la obra sugie­re que se podrían que­dar ahí.
-Es muy difí­cil saber qué va a pasar. Las reunio­nes (con las auto­ri­da­des) ter­mi­nan en que: les dan cua­tro de las tan­tas hec­tá­reas o en que a algu­nos los van a colo­car en Misio­nes y con los otros «vamos a ver». Se ter­mi­na nego­cian­do para des­pa­rra­mar la insu­rrec­ciónLa lla­ma ardien­te de la jus­ti­cia. Divi­den para rei­nar, lo saben hacer muy bien. Pero los que están den­tro de la toma tam­bién lo saben muy bien. Hay una alian­za, digo esto como nove­dad, una uni­dad muy seria de las agru­pa­cio­nes que quie­ren defen­der esa cau­sa. Una uni­dad que apa­re­ce en la Argen­ti­na cuan­do los mon­to­ne­ros y los erpios se hacen ami­gos. Una expe­rien­cia como esa hizo que nos pudié­se­mos sen­tar, recor­dar, dis­cu­tir qué hacer. No hay duda de que gober­nar es muy difí­cil, pero no hay duda de que vivir en esas con­di­cio­nes es un espan­to. Es una obra de Valle Inclán.

-¿Por qué escri­bis­te una obra para niños?
-Los chi­cos están con­ten­tos ahí con los otros chi­cos, jugan­do. Hay que dar­les lo que uno pue­de tener como arte­sa­nía. Yo hice títe­res con el Gru­po Octu­bre (fun­da­do por él en 1969). Me pare­ció que el mejor rega­lo, apor­te, devo­lu­ción, true­que, lo que sea, era hacer esto que toda­vía hay que hacer. Nece­si­to un gru­po que se ani­me a ensa­yar y que­rer ir. No he bus­ca­do tan­to. Lo pre­sen­to a ver quién se entu­sias­ma. Che Ade­li­ta tie­ne ganas de bus­car las esté­ti­cas que corres­pon­dan a este tiem­po. No es fácil.

-¿Por qué cues­ta tan­to encon­trar al arte en las luchas? ¿Por qué se sue­le encrip­tar en sí mis­mo?
-Casi nun­ca está. ¿Por qué se tie­ne tan bue­na opi­nión del arte? Pare­cie­ra que no es la polí­ti­ca. El arte y la polí­ti­ca están súper alia­dos. Según quién está domi­nan­do, así será la cul­tu­ra que pro­du­ce. Pue­de haber reduc­tos por ahí. La his­to­ria del arte está liga­da al poder, no a los pue­blos. Da Vin­ci no escri­bió para la gen­te sino para el Papa; pin­tó y le paga­ban. Por hacer el Guer­ni­ca Picas­so cobró. Es un pue­blo des­trui­do, bom­bar­dea­do. No que­dó nadie. La cul­tu­ra no res­ca­ta eso. Picas­so lo res­ca­ta en su cua­dro. Enton­ces, Guer­ni­ca no es Guer­ni­ca: es un hecho esté­ti­co. 

-¿Qué sig­ni­fi­ca­do das a las tomas en este con­tex­to?
-Esta­mos en una situa­ción iné­di­ta en la que hay fuer­zas (como en Chi­le o Colom­bia) que bus­can eman­ci­par­se, reco­brar liber­ta­desSus luchas son sig­ni­fi­ca­ti­vas pero no sufi­cien­tes. Lo que esta­ría fal­tan­do es la alian­za con lo que se abur­gue­só, con los par­ti­dos polí­ti­cos. No se pue­de creer la dis­tor­sión que se pro­du­ce por tener el cono­ci­mien­to de estar en el poder, la idea de que para sos­te­ner una socie­dad la úni­ca solu­ción es el capi­ta­lis­mo. No hay nin­gu­na alu­sión a la insu­fi­cien­cia de la demo­cra­cia. Con Trump en el poder ni siquie­ra hay un alto recha­zo al impe­ria­lis­mo, por­que resuel­ve el pro­ble­ma eco­nó­mi­co. Nove­do­sa­men­te, apa­re­ce una alian­za de mane­ras de pen­sar socie­da­des nue­vas, que están con ganas de ser soli­da­rias como ban­de­ra y no con la ban­de­ra para ser solidarias. 

*Los gru­pos intere­sa­dos en hacer la obra pue­den escri­bir a [email protected]​gmail.​com.

Recua­dro: La inercia

Bris­ki odia el tea­tro vir­tual. Odia las cla­ses vir­tua­les, aun­que dio cua­tro en todos estos meses. La solu­ción que halló en este iné­di­to momen­to de pará­li­sis tea­tral fue vol­car­se al cine. Trans­for­mó la últi­ma obra que escri­bió ‑antes de la pan­de­mia- en una pelí­cu­la que está fil­man­do en su sala Cali­bán y en la calle. 981 tra­ta sobre la iner­cia: «Esta­mos muy inmer­sos en la iner­cia. Es un tema­zo. No se pue­de vivir sin iner­cia y a la vez pos­po­ne todo. Tene­mos iner­cia his­tó­ri­ca, iner­cias amo­ro­sas. La del cris­tia­nis­mo, el auto­mó­vil, la mate­ria». La expe­rien­cia de fil­mar una obra le resul­ta un «jue­go nue­vo, diver­ti­do, con capa­ci­dad mági­ca». Para él, «el tea­tro tie­ne la gran­de­za del víncu­lo; el cine la de lo que podés haber soña­do, ima­gi­na­do o deseado».

La pro­pie­dad es la mal­di­ción de la hermandad

Por Nor­man Briski

Juana con bebé.

Jua­na con bebé. 


Ima­gen: REP

Per­so­na­jes

Indio y Luna
Cua­tro gri­llos can­to­res
Ojos y estre­llas
Vicen­te cura vie­ji­to
Dron
Poli­cía con bigo­te y arma
Viz­ca­cha
Comi­sa­rio con bigo­te y arma
Jua­na con bebé
Voz en off del Querandí

(Entra mujer con bebe atrás)

Jua­na: Estoy corrien­do para allá. Ya vuel­vo con nove­dad. Esta­mos que­rien­do tener un lugar para poder… ya vuel­vo… Nos quie­ren rajar. Yo soy una madre, hija y abue­la. Todo eso soy y muchas más. (A públi­co) Uste­des me tie­nen que ayu­dar. Si ven que vie­nen los
boto­nes me tie­nen que avi­sar. Atrás esta mi niño, él me avi­sa cuan­do rajar. Con el chu­pe­te apun­ta y se pone a llorar.

Viz­ca­cha

Viz­ca­cha: Este lugar se lla­ma, sí, sí, había lla­mas, gua­na­cos, viz­ca­chas y sapos. Yo soy la últi­ma viz­ca­cha y todo lo voy a con­tar. Esto que se lla­ma Guer­ni­ca, se lo puso una Matil­de tal y has­ta el ape­lli­do no lo voy a olvi­dar. Díaz Vélez, y su abue­lo Eus­ta­quio era gene­ral. Rajó a los indios que esta­ban acá. Le puso Guer­ni­ca por la madre espa­ño­la que la parió.

Jua­na: Que me impor­ta la his­to­ria, yo nece­si­to un lugar, miren lo que le voy a decir, yo nece­si­to un lugar para vivir.

Viz­ca­cha: ¿Y yo no? Yo no cuen­to nada que no sea la ver­dad. ¿Si tie­nen mucha ham­bre, uste­des me van a cocinar?

Jua­na: No, no de nin­gu­na mane­ra si yo aca­bo de almor­zar fai­sán con sal­sa de nue­ces de la Ita­lia Meridional.

Vicen­te

Vicen­te: Yo soy el cura que sabe que esos indios que vivían acá tenían alma como los demás y sola­men­te creo en los pobres por­que como San Vicen­te solo sien­do soli­da­rio se encuen­tra feli­ci­dad. Déjen­me hablar con la autoridad.

Viz­ca­cha: Yo sé el nom­bre de esos indios, de ellos es esta pro­pie­dad, no de los que hicie­ron estan­cias, oli­gar­cas y man­da­más. Que­ran­díes se lla­ma­ban y a la noche se los escu­cha hablar…

¡Cui­da­do que ahí vie­ne la taque­ría que los va a matar!

(Todos se van, se que­da Vicen­te) (Entran poli­cía per­tre­cha­do, apa­re­ce Dron en el aire)

Dron

Poli­cía: Uste­des que hacen aquí, acá, allí, allá.

Vicen­te: Yo ven­go en son de paz.

Poli­cía: Yo no. (Se lo lle­va) ¿Alguien más vie­ne a que­dar­se por acá? (Al públi­co) por­que lo lle­vo de vaca­cio­nes al cemen­te­rio que ahí nomás está.

Viz­ca­cha: (Entra la Viz­ca­cha y le muer­de el ten­dón de Aqui­les y se va)

Poli­cía: ¡Ay! Me ata­ca­ron por acá y me due­le por allá. Lla­ma­ré a las tan­que­tas, al juez, al gober­na­dor y a los sub­ma­ri­nos, dicien­do que ale­vo­sa­men­te me quie­ren matar. Hijos de los Que­ran­díes ¡Ya los voy a aga­rrar! (sale)

Jua­na: (Entra corrien­do) Nadie nos va a sacar, por­que lo nues­tro es pura nece­si­dad, a la noche hare­mos guar­dia y nadie va a poder entrar. (Sale)

Vicen­te: Le dije al poli­cía que el dia­blo lo va a cas­ti­gar, me dijo que vuel­va a la parro­quia y que no vuel­va más por acá, por aquí, por ahí, por allí y por allá. Y aquí estoy doña Jua­na para avi­sar­le que yo a la noche no voy a per­noc­tar. Pero maña­na voy a seguir insis­tien­do que… hay que pac­tar, nego­ciar, más que un cura parez­co un sindical.

(Sale)

Viz­ca­cha: A la noche es lo mío, nadie me va a encan­di­lar, la noche no es solo para abra­zar, es para abrir los ojos y aler­tar. (Sale)

(Gri­llos telón con estre­llas) (Cua­tro gri­llos entran)

Gri­llos cantores
Ojos y estrellas

(Se callan) (Apa­re­ce Comi­sa­rio y poli­cía tonto)

Poli­cía
Comi­sa­rio

Poli­cía: Aquí me ata­ca­ron comi­sa­rio y yo los detu­ve, los tor­tu­ré como usted sue­le man­dar. Merez­co una meda­lla o un aumen­to salarial.

Comi­sa­rio: Es de noche y no hay luna, es la hora de ata­car. Que todos sal­gan de este pre­dio por­que el Barrio Pri­va­do me van a pagar. Si los des­alo­jo… seré pre­mia­do con ver­des y algo más.

Poli­cía: (con handy) Usted vive en ese Barrio Pri­va­do mi comisario.

Comi­sa­rio: Cálle­se y avi­se que vamos a entrar con sie­te tan­que­tas, perros, heli­cóp­te­ros que Trump nos alqui­ló. Son de la Segun­da Gue­rra mundial.

Poli­cía:(con handy) ¡Aten­ción, aten­ción! Gru­po Hal­cón (se escu­cha voz en el handy) “calla­te alcahue­te te estoy apun­tan­do con mi chu­pe­te”. ¡Mi ofi­cial… me con­tes­tó el enemigo!

Comi­sa­rio: Han inter­cep­ta­do su lla­ma­do, cam­bie de banda.

Poli­cía: ¡No! Yo siem­pre per­te­ne­ce­ré a nues­tra ban­da, Comisario.

Comi­sa­rio: ¿Qué dice? (le qui­ta el handy) Aquí les habla el Comi­sa­rio Eus­ta­quio Roca­ma­dur de la Mala Espi­na. Entré­guen­se sub­ver­si­vos, terro­ris­tas, por orden del juez, culo sucio y de Dios y de María Santísima…

(La luna sale)

Poli­cía: La luna, salió la luna. La luna lle­na. Raje­mos jefe. Nos van a rejunar.

(Se ven muchos ojos)

Mire, nos están rodean­do a puro ojo animal.

Comi­sa­rio: ¡Reti­ra­da tác­ti­ca! ¡Vol­ve­re­mos!

(Entra Jua­na) (Los gri­llos can­tan) (Voz en off de indio que­ran­dí que aquí habitó)

Indio que­ran­dí

Soy Que­ran­dí
Aquí está mi tie­rra don­de nací…
Que sepan los tiem­pos
Que el vien­to soy
Y que la luna esta noche
La puse yo.

Ella es mi ami­ga
Por­que yo vivo en la noche
Por­que el blan­co me oscu­re­ció
Cuan­do ama­nez­ca será
Que uste­des con su lucha
Me devuel­van mi dignidad

Jua­na: Gra­cias por ayu­dar­nos a tener vivien­da, un hogar. Esto recién empie­za, pero vamos a ganar. Si uste­des nos defien­den no habrá nada que nos pue­da derrotar.

Indio: (Indio voz en off) Aquí estu­vi­mos noso­tros, somos los pue­blos ori­gi­na­rios que vuel­ven a su lugar ¿Podrán enten­der­lo? ¿O la pro­pie­dad es el virus que a todos nos contagia?

Viz­ca­cha: No se olvi­den de noso­tros, los bichos y las plan­tas quie­ren salu­dar. Maña­na les diré don­de están las pie­dras, el agua y el cora­je del Gau­chi­to Gil que siem­pre nos va a acom­pa­ñar. Si la ban­de­ra tie­ne un sol no pue­de ser que su luz sea pri­va­ti­za­da por los patro­nes y no para el que va a trabajar.

¡La Pacha­ma­ma no tie­ne dueño!

La tie­rra es de quien nece­si­ta su amor.

Si lle­gas­te has­ta acá…

Es por­que te intere­sa la infor­ma­ción rigu­ro­sa, por­que valo­rás tener otra mira­da más allá del bom­bar­deo coti­diano de la gran mayo­ría de los medios. Página/​12 tie­ne un com­pro­mi­so de más de 30 años con ella y cuen­ta con vos para reno­var­lo cada día. Defen­dé la otra mira­da. Defen­dé tu voz.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *