Estra­te­gias político-militares

Gure memo­ria. Non­dik gato­zen ez ahazteko

[wpdm_​package id=“139869” template=“5c51ba687615d”]

«La pala­bra “terro­ris­mo” se uti­li­za en la mayo­ría de los casos para des­cri­bir la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria. Esta es una peque­ña vic­to­ria para los cam­peo­nes del orden, en cuyas filas, de nin­gún modo resul­tan des­co­no­ci­dos los usos del terror […] Sin duda, hay momen­tos his­tó­ri­cos en los que la lucha arma­da es nece­sa­ria para lograr la liber­tad de los seres humanos.»

Michael Wal­zer: Gue­rras jus­tas e injus­tas, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2001, pp. 269 y 280.

«De este modo abor­da­mos, ya en 1949, el tema del “terro­ris­mo” (1949), y lue­go hemos insis­ti­do tan­to en él como en la tor­tu­ra; y esto tan­to en la lite­ra­tu­ra como en el tea­tro; y así mis­mo en nues­tra vida social y polí­ti­ca. Por cier­to, que en algún momen­to de tan­tos, yo dije algo que muy bien se pue­de recor­dar hoy, y que siem­pre vie­ne a cuen­to cuan­do oímos las opi­nio­nes bien-pen­san­tes “con­tra el terro­ris­mo”, y es que se lla­ma terro­ris­mo a la gue­rra de los débi­les y gue­rra –y has­ta “gue­rra lim­pia”– al terro­ris­mo de los fuertes.»

Alfon­so Sas­tre: Los inte­lec­tua­les y la uto­pía, Deba­te, Madrid 2002, p. 39.

«Toma­do en el más estric­to sen­ti­do del tér­mino, el paci­fis­mo es suma­men­te inmo­ral. Casi todo el mun­do está de acuer­do con la nece­si­dad de emplear la vio­len­cia en cir­cuns­tan­cias extre­mas y excep­cio­na­les. La Car­ta de las Nacio­nes Uni­das auto­ri­za la resis­ten­cia arma­da con­tra una poten­cia ocupante.»

Terry Eagle­ton: Por qué Marx tenía razón, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 2011, p. 177.

1. Ze bal­din­tze­tan sor­tzen da borro­ka arma­tua Eus­kal Herrian? Bes­te hau­tu­rik zegoen?

En la mitad de la déca­da de 1950 se habían esfu­ma­do defi­ni­ti­va­men­te varias espe­ran­zas sobre la posi­ble demo­cra­ti­za­ción polí­ti­ca: el impe­ria­lis­mo y la Igle­sia apo­ya­ban la dic­ta­du­ra; el PNV no la com­ba­tía y la bur­gue­sía «nacio­na­lis­ta» sobrex­plo­ta­ba sal­va­je­men­te al pro­le­ta­ria­do ampa­ra­da por la dic­ta­du­ra; la izquier­da esta­ta­lis­ta esta­ba des­man­te­la­da; las gran­des huel­gas ini­cia­das en 1947 habían sido derro­ta­das; la opre­sión lin­güís­ti­co-cul­tu­ral era impla­ca­ble y el eus­ka­ra retro­ce­día rápi­da­men­te; la autar­quía era un fra­ca­so y la pobre­za crecía…

A fina­les de esa déca­da la dic­ta­du­ra aca­tó las órde­nes de los tec­nó­cra­tas del FMI con el Plan de Esta­bi­li­za­ción; para comien­zos de los años 60 el fran­quis­mo res­pi­ra­ba de nue­vo, pero para enton­ces se habían pro­du­ci­do pro­fun­dos cam­bios socia­les: una «nue­va» cla­se obre­ra comen­zó a resis­tir y con ella se fue crean­do un «nue­vo» pue­blo tra­ba­ja­dor; la vie­ja izquier­da que había lucha­do entre 1936 – 1945 per­día su esca­sa fuer­za y empe­za­ba a ser des­pla­za­da por una juven­tud com­ba­ti­va; las caó­ti­cas barria­das popu­la­res, pega­das a las fábri­cas, se coor­di­na­ban y sur­gían embrio­nes de movi­mien­tos popu­la­res, entre ellos los de la recu­pe­ra­ción lin­güís­ti­co-cul­tu­ral; algu­nos pocos curas se com­pro­me­tie­ron con el pueblo…

Inter­na­cio­nal­men­te las gue­rras de libe­ra­ción nacio­nal anti­im­pe­ria­lis­ta ofre­cían una visión fres­ca muy supe­rior al cetrino dog­ma­tis­mo del PCE y de otros gru­pi­tos. La cri­sis capi­ta­lis­ta de 1967, el mayo del 68, etc., fue­ron el des­en­ca­de­nan­te del pro­ce­so. Duran­te este deve­nir, los deba­tes sobre la lucha arma­da, sobre sus múl­ti­ples méto­dos, sobre sus rela­cio­nes con otras for­mas de lucha, etc., fue­ron per­ma­nen­tes, pero siem­pre se man­tu­vo el prin­ci­pio del derecho/​necesidad del recu­so a la vio­len­cia defen­si­va con­tra la dic­ta­du­ra y, más pro­fun­da­men­te, con­tra el capi­tal, aun­que otra cosa era cómo y cuán­do se prac­ti­ca­se. Los deba­tes eran inse­pa­ra­bles de otros sobre socia­lis­mo, inde­pen­den­cia, len­gua y cul­tu­ra, etc. ¿Había otras opcio­nes? Sí, des­de lue­go. Muchas orga­ni­za­cio­nes de izquier­da recha­za­ban la prác­ti­ca arma­da, aun­que no caían en la abe­rra­ción moral del paci­fis­mo, pero en aque­llas con­di­cio­nes his­tó­ri­cas los gru­pos arma­dos pro­li­fe­ra­ron en los paí­ses impe­ria­lis­tas, des­de Esta­dos Uni­dos has­ta Japón, pasan­do por Europa.

Cen­trán­do­nos en Eus­kal Herria, una razón fun­da­men­tal por la que la lucha arma­da arrai­gó –en reali­dad, reapa­re­ció– hay que bus­car­la en el desa­rro­llo his­tó­ri­co del capi­ta­lis­mo en cuan­to modo de pro­duc­ción domi­nan­te en lo polí­ti­co, que no solo en lo eco­nó­mi­co. Como todas las bur­gue­sías, la vas­ca supo al menos, des­de el siglo XV, que nece­si­ta­ba del poder polí­ti­co-mili­tar para ace­le­rar su expan­sión eco­nó­mi­ca. Ese poder solo podía obte­ner­lo acep­tan­do la domi­na­ción polí­ti­co-mili­tar espa­ño­la y fran­ce­sa, y así lo hizo, sobre todo des­de el siglo XVI cuan­do el ejér­ci­to espa­ñol inva­dió lo que que­da­ba de Esta­do nava­rro. Des­de enton­ces el capi­ta­lis­mo en tie­rras vas­cas ha depen­di­do y depen­de de la fuer­za polí­ti­co-mili­tar fran­co-espa­ño­la, y aho­ra de la OTAN, ade­más de las buro­cra­cias socio­eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les de esos Esta­dos y de la Unión Euro­pea, que garan­ti­zan de algún modo, mal que bien, las con­di­cio­nes de repro­duc­ción amplia­da del capi­tal tan­to con­tra las resis­ten­cias del pro­le­ta­ria­do vas­co, es decir, con­tra la lucha de cla­ses inter­na, como con­tra la com­pe­ten­cia mundial.

Como vere­mos en las res­pues­tas que siguen, este pun­to es crí­ti­co por­que, jun­to a la lógi­ca mis­ma de la explo­ta­ción asa­la­ria­da y del feti­chis­mo de la mer­can­cía que, en lo bási­co, ase­gu­ran la vida del capi­tal gra­cias a su sor­da coer­ción coti­dia­na, invi­si­ble pero real, jun­to a esto, la audi­ble y visi­ble coer­ción, las vio­len­cias múl­ti­ples que apun­ta­lan la civi­li­za­ción bur­gue­sa, están cen­tra­li­za­das estra­té­gi­ca­men­te por el apa­ra­to polí­ti­co-mili­tar fran­co-espa­ñol. Más aún, este apa­ra­to tam­bién cen­tra­li­za muchas de las tác­ti­cas rela­ti­va­men­te autó­no­mas de sojuz­ga­mien­to y explo­ta­ción, cuya auto­no­mía rela­ti­va fun­cio­nal a la nece­si­dad de la ganan­cia capi­ta­lis­ta se redu­ce casi del todo según la gra­ve­dad de las cri­sis socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas mos­tran­do su depen­den­cia estruc­tu­ral del Estado.

2. Tes­tuin­gu­ru ezber­din bat egon da Eus­kal Herrian erre­sis­ten­tzia arma­tua gehia­go irau­te­ko? Zela­koa izan da hau?

Es la ley del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do la que expli­ca por qué la lucha arma­da ha dura­do tan­to, lle­gan­do en un momen­to a ser prac­ti­ca­da por cua­tro orga­ni­za­cio­nes dife­ren­tes, has­ta el pun­to de que no ha sido ven­ci­da poli­cial­men­te. El desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo vas­co ha sido extre­ma­da­men­te con­vul­so, vio­len­to, ten­so, por­que tuvo que ven­cer mili­tar y polí­ti­ca­men­te las tena­ces resis­ten­cias de la inmen­sa mayo­ría de la socie­dad a la liqui­da­ción del lla­ma­do Sis­te­ma Foral. Este era una for­ma de domi­na­ción y explo­ta­ción tar­do­feu­dal patriar­cal y cató­li­co, fre­cuen­te­men­te feroz en sus repre­sio­nes, pero que ate­mo­ri­za­da por las revuel­tas popu­la­res no tenía más reme­dio que garan­ti­zar de algu­na mane­ra las nece­si­da­des bási­cas del pue­blo tra­ba­ja­dor del perío­do, cen­tra­das en defen­sa de las tie­rras comu­na­les, de los bie­nes muni­ci­pa­les y pro­vin­cia­les, de la fija­ción de pre­cios máxi­mos, de obli­ga­cio­nes de asis­ten­cia ofi­cial por ham­bru­nas, de la no cons­crip­ción mili­tar, de la no tor­tu­ra, etcétera.

La his­to­ria vas­ca no es excep­cio­nal ni úni­ca. Las resis­ten­cias de los pue­blos en defen­sa de sus tie­rras y regu­la­cio­nes pro­pias, deter­mi­na­das en cada épo­ca por el poder de las cla­ses domi­nan­tes, ha sido una cons­tan­te ante el avan­ce exter­mi­na­dor del capi­ta­lis­mo. De entre las muchas refe­ren­cias que Marx y Engels deja­ron sobre estas resis­ten­cias, aho­ra des­ta­ca­mos la del libro III de El Capi­tal, en su capí­tu­lo XX dedi­ca­do a la expan­sión del capi­tal comer­cial, don­de se ana­li­za la gran capa­ci­dad de resis­ten­cia de los «sis­te­mas nacio­na­les de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­ta», basa­dos mayor­men­te en las comu­nas, en las inter­ac­cio­nes entre la peque­ña pro­duc­ción domés­ti­ca y local, etc. Marx cita a India y Chi­na como gran­des ejem­plos. Lue­go vino el deba­te de Marx sobre el poten­cial revo­lu­cio­na­rio de la comu­na cam­pe­si­na rusa…

Sus dife­ren­cias con Eus­kal Herria son obvias, pero aun así la socie­dad vas­ca tuvo una gran exten­sión de diver­sas for­mas de pro­pie­dad comu­nal y públi­ca, que inevi­ta­ble­men­te deja­ron su hue­lla pro­fun­da en el com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral y en las rela­cio­nes socia­les coti­dia­nas. Sal­van­do todas las dis­tan­cias, de la mis­ma for­ma en la que el colo­nia­lis­mo euro­peo empleó toda cla­se de vio­len­cias atro­ces para inten­tar des­truir a India y Chi­na, y domi­nar a Rusia, del mis­mo modo, pero a una esca­la infi­ni­ta­men­te más peque­ña, la alian­za entre la bur­gue­sía vas­ca y el poder fran­co-espa­ñol mili­ta­ri­zó la socie­dad para impo­ner­se polí­ti­ca­men­te des­de fina­les del siglo XVIII, habién­do­lo inten­ta­do con anterioridad.

La lucha de cla­ses en Eus­kal Herria, des­de al menos el siglo XV, ha mos­tra­do una y otra vez la exis­ten­cia de dos gran­des mode­los anta­gó­ni­cos de nación: uno, muy poco desa­rro­lla­do, impre­ci­so, borro­so en sus con­tor­nos por las limi­ta­cio­nes socio­his­tó­ri­cas; y otro mucho más pre­ci­so y con­cre­to debi­do a que dis­po­ne de la pro­pie­dad, del poder y del mono­po­lio de la vio­len­cia. El pri­me­ro pode­mos defi­nir­lo como «nacio­nal-popu­lar» según la ter­mi­no­lo­gía grams­cia­na, aun­que es más enri­que­ce­dor el tér­mino usa­do por Marx de «nación tra­ba­ja­do­ra». El segun­do, como bur­gués. Natu­ral­men­te, entre ambos extre­mos fluc­túan mode­los cuyas demar­ca­cio­nes depen­den de la mis­ma evo­lu­ción de esa lucha inter­na y, en segun­do lugar, exter­na, es decir, de las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo tal cual exis­tía en cada fase socio­his­tó­ri­ca en la que encua­dra­ba esa pugna.

Es fun­da­men­tal decir que la defen­sa y recu­pe­ra­ción del com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral eus­kal­dun tam­bién ha depen­di­do y depen­de en su raíz del deve­nir de ese con­flic­to siem­pre vivo a pesar de sus perío­dos de apa­ren­te extin­ción, que ver­te­bra de mil modos la tota­li­dad de la civi­li­za­ción del capi­tal. Otro tan­to debe­mos decir de la lucha con­tra el sis­te­ma patriar­co-feu­dal pri­me­ro y lue­go patriar­co-bur­gués, cla­ve para la acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal y la efi­ca­cia del apa­ra­to polí­ti­co-mili­tar. Las resis­ten­cias de la mujer tra­ba­ja­do­ra han sido cons­tan­tes en estas luchas mar­can­do sus for­mas y con­te­ni­dos. Mujer tra­ba­ja­do­ra, len­gua y cul­tu­ra popu­lar, y defen­sa de lo común, for­man una cons­tan­te de resis­ten­cia a lo lar­go de las machi­na­das des­de el siglo XV has­ta el presente.

Tenien­do esto en cuen­ta, no le resul­tó fácil en la par­te de Eus­kal Herria bajo domi­na­ción espa­ño­la, en la que duran­te todo el siglo XIX se suce­die­ron ten­sio­nes extre­mas y gue­rras de resis­ten­cia nacio­nal que la his­to­rio­gra­fía espa­ño­la ha inten­ta­do negar como tales con el ardid de lla­mar­las «gue­rras car­lis­tas» o dinás­ti­cas. En reali­dad, eran gue­rras de cla­ses en las que el blo­que bur­gués con­ta­ba con el ejér­ci­to espa­ñol, masi­va­men­te extran­je­ro en tie­rras vas­cas. La derro­ta polí­ti­co-mili­tar del Sis­te­ma Foral fue defi­ni­ti­va en el últi­mo cuar­to del siglo XIX, pero aun así era tal la resis­ten­cia pasi­va popu­lar y la dife­ren­cia admi­nis­tra­ti­va entre Hegoal­de y el Esta­do espa­ñol que este no tuvo más reme­dio que ceder par­te de su poder impues­to por las armas a las Dipu­tacio­nes para lograr admi­nis­trar el país: eran el Régi­men Foral y los Con­cier­tos Eco­nó­mi­cos median­te los cua­les la bur­gue­sía ya vas­co-espa­ño­la inte­gra­ba en su estruc­tu­ra de poder a sec­to­res bur­gue­ses fora­lis­tas y carlistas.

Sur­gía así una nue­va uni­dad de cla­se bur­gue­sa –con sus dife­ren­cias inter­nas– deci­si­va para man­te­ner el capi­ta­lis­mo has­ta hoy gra­cias sobre todo a la sor­da coer­ción inhe­ren­te al feti­chis­mo del capi­tal, a la aplas­tan­te pre­sen­cia mili­tar actuan­te con­tra la lucha nacio­nal de cla­ses y a la tarea dia­ria del refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal y cul­tu­ral defen­sor del fran­co-espa­ño­lis­mo impues­to al pue­blo vas­co. Des­trui­do el Sis­te­ma Foral, la bur­gue­sía empleó estos y otros méto­dos para abrir una sen­da a la expan­sión indus­trial caó­ti­ca y atroz, en un régi­men que no tenía nada de demo­crá­ti­co en un con­tex­to lar­go de pro­tes­tas, mar­chas y mani­fes­ta­cio­nes, huel­gas, huel­gas gene­ra­les e insu­rrec­cio­nes, inter­ven­cio­nes mili­ta­res, dic­ta­du­ras y semi-dic­ta­du­ras, con­tra­rre­vo­lu­cio­nes y gol­pes de Esta­do que impu­sie­ron el con­tex­to en el que, como hemos vis­to más arri­ba, sur­gie­ron diver­sas luchas arma­das, así como otras for­mas de vio­len­cia defen­si­va, des­obe­dien­cia y boi­cot pací­fi­co, etc.

Un pue­blo peque­ño, con una len­gua pre­in­do­euro­pea, con una cul­tu­ra popu­lar y hábi­tos socia­les muy influen­cia­dos aún por los res­tos sim­bó­li­cos y refe­ren­cia­les del auzo­lan y de la batza­rra, del tra­ba­jo colec­ti­vo en tareas comu­nes, etc., este pue­blo se encon­tró en menos de un siglo, des­de la últi­ma derro­ta «car­lis­ta» en 1876, lan­za­do bru­tal­men­te al tor­be­llino de la indus­tria­li­za­ción sal­va­je, sin dere­chos ni defen­sas lega­les. La ley del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do per­mi­te com­pren­der cómo lo nue­vo insu­fla vida a lo anti­guo, cómo la indus­tria­li­za­ción pue­de reac­ti­var for­mas auto­or­ga­ni­za­ti­vas del pue­blo tra­ba­ja­dor que, en lo bási­co, se emplea­ron en pasa­dos con­flic­tos: en las dos gue­rras lla­ma­das «car­lis­tas», en las huel­gas e insu­rrec­cio­nes entre 1890 – 1923, en las luchas bajo la dic­ta­du­ra de 1923 – 1931, en los años ante­rio­res a 1936 y en varias fases des­de 1945: se esta­ba ges­tan­do una cri­sis explo­si­va que, tras la nue­va derro­ta en la gue­rra de 1936 – 1945, dio paso a diver­sas expe­rien­cias arma­das has­ta la apa­ri­ción de ETA en 1959, una déca­da antes de la re-crea­ción del IRA.

Muchas izquier­das revo­lu­cio­na­rias se sor­pren­den cuan­do, estu­dian­do Eus­kal Herria, des­cu­bren la rai­gam­bre de la auto­or­ga­ni­za­ción, pro­fun­da­men­te ancla­da en los hábi­tos cul­tu­ra­les coti­dia­nos del pue­blo obre­ro, que ter­mi­na­ron impo­nién­do­se al ver­ti­ca­lis­mo diri­gis­ta de las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da esta­ta­les. Este ver­ti­ca­lis­mo fue domi­nan­te en los pri­me­ros años de la lucha de pro­le­ta­ria­do indus­trial entre fina­les del siglo XIX y comien­zos del XX, pero fue des­pla­za­do por la capa­ci­dad de res­pues­ta auto­or­ga­ni­za­da pal­pa­ble des­de 1931 y deci­si­va en el verano de 1936 para aplas­tar el fas­cis­mo en las gran­des barria­das industriales. 

Tam­po­co aquí hay algo exclu­si­vo del pro­le­ta­ria­do vas­co: ya en 1902 Lenin admi­ra­ba en el ¿Qué hacer? la expe­rien­cia de lucha del cam­pe­si­na­do ruso con­tra el zaris­mo; la teo­ría de la espon­ta­nei­dad de Rosa Luxem­burg, por ejem­plo, par­tía de esa mis­ma admi­ra­ción, y prác­ti­ca­men­te la tota­li­dad de revo­lu­cio­na­rias y revo­lu­cio­na­rios de las luchas anti­co­lo­nia­les y anti­im­pe­ria­lis­tas reco­no­cen la efi­ca­cia de la auto­or­ga­ni­za­ción popu­lar. Nada de esto anu­la la fun­ción de las orga­ni­za­cio­nes mili­tan­tes, de las lla­ma­das «van­guar­dias» que se han gana­do su influen­cia a pul­so, con heroís­mo fas­ci­nan­te, refor­zan­do la auto­or­ga­ni­za­ción des­de ella misma.

Debe­mos insis­tir en que la sín­te­sis con­cre­ta en el caso vas­co de la ley del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do es la for­ma­da por el anta­go­nis­mo entre la con­cien­cia nacio­nal de cla­se de amplios sec­to­res obre­ros y popu­la­res, y el impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol en un con­tex­to estruc­tu­ral­men­te mili­ta­ri­za­do, en el que las vio­len­cias del impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol tam­bién tie­nen mate­ria­li­dad sim­bó­li­co-cul­tu­ral que lle­ga inclu­so al chau­vi­nis­mo des­pec­ti­vo cuan­do no al racismo.

La natu­ra­le­za incon­ci­lia­ble de este anta­go­nis­mo sur­ge de la into­le­ran­cia esen­cial del impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol a todo reco­no­ci­mien­to de dere­chos cua­li­ta­ti­vos de Eus­kal Herria. Tal into­le­ran­cia adquie­re sus expre­sio­nes más vio­len­tas en lo rela­cio­na­do con el con­te­ni­do libe­ra­dor inhe­ren­te a la cul­tu­ra popu­lar vas­ca tan car­ga­da de hábi­tos auto­or­ga­ni­za­ti­vos esen­cial­men­te uni­dos a la prác­ti­ca popu­lar coti­dia­na del com­ple­jo lin­güís­ti­co-cul­tu­ral. No es por tan­to extra­ño que con­for­me la opre­sión nacio­nal se endu­re­ce, se incre­men­tan, a la vez, las resis­ten­cias que pue­den sal­tar de la can­ti­dad de pro­tes­tas múl­ti­ples a la cua­li­dad de algu­nas expre­sio­nes de lucha armada.

Esta es la razón fun­da­men­tal por la que, por un lado, hay tan­tas expre­sio­nes dife­ren­tes de res­pues­tas y pro­pues­ta polí­ti­cas y cul­tu­ra­les masi­vas y poli­fa­cé­ti­cas; por otro lado, se man­tie­ne una lucha de cla­ses en su sen­ti­do obre­ro y popu­lar fluc­tuan­te pero inne­ga­ble; y, por últi­mo, aun­que ha con­clui­do la for­ma de lucha arma­da prac­ti­ca­da en los últi­mos años, apa­re­cen auto­de­fen­sas en mani­fes­ta­cio­nes repri­mi­das, pro­tes­tas acti­vas con­tra la impu­ni­dad fas­cis­ta, con­tra la estra­te­gia car­ce­la­ria de exter­mi­nio, con­tra la pre­po­ten­cia cíni­ca de la gran banca…

3. Zerk eman dio EHko aska­pen pro­ze­sua­ri estra­te­gia politiko-militarrak?

Es muy correc­to que la pre­gun­ta sea sobre la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar en vez de sobre la lucha arma­da a secas, por­que de este modo se ofre­ce una pers­pec­ti­va tota­li­zan­te y dia­léc­ti­ca de las con­tra­dic­cio­nes de la reali­dad, no cayen­do en la tram­pa de foca­li­zar­lo todo en el tér­mino tan mani­pu­la­ble de lucha arma­da. Toda, abso­lu­ta­men­te toda estra­te­gia polí­ti­ca tie­ne un con­te­ni­do mili­tar que apa­re­ce­rá más o menos explí­ci­to según los casos, pero que está en su núcleo al mar­gen de que se prac­ti­que o no. Una de dos: o mien­te quien sos­ten­ga que su estra­te­gia polí­ti­ca no tie­ne nada que ver con lo mili­tar, o solo tie­ne una tác­ti­ca refor­mis­ta que ocul­ta detrás de su supi­na igno­ran­cia de la his­to­ria huma­na. Ni una, la men­ti­ra, ni otra, la igno­ran­cia, son argumentos.

Para fina­les del siglo XIX se habían con­cre­ta­do las cua­tro gran­des dife­ren­cias que sepa­ran abso­lu­ta­men­te la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar revo­lu­cio­na­ria de la tác­ti­ca refor­mis­ta: acep­tar o recha­zar la teo­ría de la explo­ta­ción asa­la­ria­da, de la ley del valor y de la plus­va­lía, etc.; acep­tar o recha­zar la teo­ría del Esta­do y de la demo­cra­cia bur­gue­sa como garan­tes de esa explo­ta­ción; acep­tar o recha­zar la visión mate­ria­lis­ta de la his­to­ria que entre otras cosas es atea e inma­nen­te; y acep­tar o recha­zar la dia­léc­ti­ca como arma revo­lu­cio­na­ria basa­da en la uni­dad y lucha de con­tra­rios y el prin­ci­pio de nega­ti­vi­dad. Las cua­tro dife­ren­cias tie­nen sus res­pec­ti­vas cone­xio­nes par­ti­cu­la­res con vio­len­cias espe­cí­fi­cas, y en su con­jun­to con lo mili­tar en cuan­to anta­go­nis­mo con el capi­tal como rela­ción social de explotación.

Aho­ra no pode­mos expli­car las rela­cio­nes entre el capi­ta­lis­mo mili­ta­ri­za­do vas­co y la cuá­dru­ple demar­ca­ción abso­lu­ta entre revo­lu­ción y refor­mis­mo, o más exac­ta­men­te entre inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta y opre­sión nacio­nal. La sín­te­sis de las cua­tro se plas­ma en dos cues­tio­nes vita­les: ¿se pue­de o no se pue­de con­quis­tar la inde­pen­den­cia socia­lis­ta solo y exclu­si­va­men­te por méto­dos lega­les?, y ¿qué hacer si la res­pues­ta es nega­ti­va, es decir, si se tie­ne la cer­ti­dum­bre de que el capi­tal jamás se va a sui­ci­dar man­sa­men­te? Está cla­ro que que­da la ter­ce­ra opción: excluir el con­te­ni­do socia­lis­ta de la inde­pen­den­cia y redu­cir­la a una sobe­ra­nía bur­gue­sa suje­ta al dic­ta­do del impe­ria­lis­mo. Pero aquí no con­tem­pla­mos esta hui­da hacia la nada.

Des­de esta pers­pec­ti­va, la estra­te­gia aber­tza­le refor­zó la pra­xis del pue­blo tra­ba­ja­dor en cua­tro cues­tio­nes decisivas.

Una, la lucha con­tra la explo­ta­ción asa­la­ria­da demos­tra­da con hechos como el alto núme­ro de luchas y huel­gas, de dele­ga­dos sin­di­ca­les no inte­gra­dos en el sis­te­ma, las rela­cio­nes entre la lucha obre­ra y la de los movi­mien­tos popu­la­res, etc. Este avan­ce fue des­pla­zan­do a la mayo­ría sin­di­cal refor­mis­ta, crean­do las con­di­cio­nes para la radi­ca­li­za­ción de sec­to­res obre­ros, amplian­do el sin­di­ca­lis­mo de con­fron­ta­ción y lucha a fran­jas tra­ba­ja­do­ras no sin­di­ca­li­za­das, etc. A pesar del giro inter­cla­sis­ta de la direc­ción aber­tza­le bus­can­do acuer­dos con la bur­gue­sía auto­no­mis­ta y la recien­te amplia­ción de ese giro hacia la social­de­mo­cra­cia y el euro­co­mu­nis­mo y sus correas sin­di­ca­les, a pesar de esto, es incues­tio­na­ble que la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar ayu­dó a crear una van­guar­dia pro­le­ta­ria den­tro del pue­blo tra­ba­ja­dor que hoy, aho­ra, empie­za a mos­trar su fuerza.

Dos, la estra­te­gia aber­tza­le logró des­le­gi­ti­mar el Esta­do y la monar­quía mili­tar como nin­gu­na otra fuer­za en la penín­su­la: en Hego Eus­kal Herria, el Esta­do espa­ñol y su tra­mo­ya par­la­men­ta­ria no se han man­te­ni­do gra­cias a la decre­cien­te legi­ti­ma­ción que tenía en los sec­to­res unio­nis­tas de la pobla­ción vas­ca, cla­ra­men­te en retro­ce­so, sino a la pre­sen­cia pal­pa­ble y a la vez difu­sa de sus fuer­zas mili­ta­res, inclui­das en ellas las poli­cías regio­na­les y la indus­tria de la segu­ri­dad, y al apo­yo incon­di­cio­nal y per­ma­nen­te de la bur­gue­sía local y sus medios de alie­na­ción y coop­ta­ción. No debe­mos olvi­dar la tarea legi­ti­ma­do­ra del Esta­do rea­li­za­da por la indus­tria cul­tu­ral, la uni­ver­si­ta­ria, la del depor­te asa­la­ria­do, etc. Des­de hace unos años sufri­mos una con­tra­ofen­si­va que bus­ca rele­gi­ti­mar al Esta­do y su demo­cra­cia por todos los medios, tam­bién apro­ve­chán­do­se de los lla­ma­mien­tos a la paz, la nor­ma­li­za­ción, la con­vi­ven­cia, etc., del sobe­ra­nis­mo aber­tza­le. La paz como abso­lu­to kan­tiano es impo­si­ble en el capi­ta­lis­mo, todo lo más que pue­de lograr el refor­mis­mo es que la bur­gue­sía reduz­ca un poco la inten­si­dad y alcan­ce de algu­nas de sus vio­len­cias en for­mas de explo­ta­ción que no son impres­cin­di­bles para el aumen­to de su tasa de ganan­cia, nada más.

Tres, la estra­te­gia aber­tza­le des­tro­zó el esen­cia­lis­mo reac­cio­na­rio de la bur­gue­sía auto­no­mis­ta y regio­na­lis­ta, sacan­do a la luz su natu­ra­le­za capi­ta­lis­ta, obli­gán­do­le a reco­no­cer­lo explí­ci­ta­men­te a pesar de las litur­gias de masas cre­yen­tes del Alder­di Egu­na y de los ser­mo­nes de EITB. Tam­bién ha ayu­da­do sobre­ma­ne­ra al des­cré­di­to de la Igle­sia, orga­ni­za­ción polí­ti­co-empre­sa­rial a las órde­nes de un Esta­do extran­je­ro, el Vati­cano, alia­do estra­té­gi­co del impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol. Uni­do a los dos méri­tos ante­rio­res, ha ayu­da­do a la emer­gen­cia de un poten­te movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio de muje­res que avan­za en la des­truc­ción prác­ti­ca del terror sexo-patriar­cal sos­te­ni­do en el esen­cia­lis­mo y en la reli­gión, con efec­tos libe­ra­do­res casi incal­cu­la­bles. La recu­pe­ra­ción de colec­ti­vos de izquier­da aber­tza­le tam­bién tie­ne que ver con la inma­nen­cia del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co apli­ca­do has­ta hace unos años: es la lucha de cla­ses inter­na a Eus­kal Herria y, a esca­la más amplia, inter­na al capi­ta­lis­mo mun­dial, la que deci­de el pre­sen­te y el futu­ro de nues­tro pueblo.

Cua­tro, la estra­te­gia aber­tza­le faci­li­tó que la mili­tan­cia y los sec­to­res cons­cien­tes emplea­sen la ley de la con­tra­dic­ción en su vida coti­dia­na, superan­do la meta­fí­si­ca y el posi­ti­vis­mo. Mien­tras que el inte­lec­tua­lis­mo pro­gre deam­bu­la­ba como un pato marea­do alre­de­dor de los auto­res encum­bra­dos por la indus­tria cul­tu­ral, la mili­tan­cia aber­tza­le impul­sa­ba la auto­or­ga­ni­za­ción popu­lar, denun­cia­ba la con­tra­in­sur­gen­cia del plan ZEN, derro­ta­ba la nuclea­ri­za­ción, recha­za­ba la OTAN y su base de tiro, humi­lla­ba la tram­pa cons­ti­tu­cio­nal, derro­ta­ba a las nar­co mafias pro­te­gi­das por el Esta­do, recu­pe­ra­ba el eus­ka­ra, crea­ba medios de pren­sa crí­ti­ca, lucha­ba por la Amnis­tía y denun­cia­ba la tor­tu­ra, fre­na­ba a la patro­nal, mejo­ra­ba las infra­es­truc­tu­ras, lle­va­ba la con­tra­dic­ción a ins­ti­tu­cio­nes y par­la­men­tos, era inter­na­cio­na­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta, creó con­tra­po­der en pro­ble­mas estruc­tu­ra­les… La dia­léc­ti­ca son las masas en acción y por eso no hay que popu­la­ri­zar­la, por­que asus­ta a la bur­gue­sía. Des­de media­dos de los años 90 la dia­léc­ti­ca de la uni­dad y lucha de con­tra­rios fue des­apa­re­cien­do para ter­mi­nar impo­nién­do­se el sen­ti­do común, el prag­ma­tis­mo y la mor­ta­ja de la no contradicción.

4. Noiz­bait aska­pen pro­ze­suan borro­ka mol­de ez erran­gi­ko­rra bihur­tu zen? Zergatik?

La pre­gun­ta no pre­ci­sa si se refie­re a los supues­tos efec­tos nega­ti­vos que ha podi­do tener la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar o a la lucha arma­da sobre el pro­ce­so de libe­ra­ción vas­co, si bien habla de modo de lucha, pudien­do dar a enten­der que se refie­re a la lucha arma­da. Tenien­do esto en cuen­ta, la mejor mane­ra de res­pon­der a la pre­gun­ta es ana­li­zar qué reper­cu­sio­nes nega­ti­vas han teni­do las suce­si­vas doc­tri­nas, sis­te­mas, estra­te­gias y tác­ti­cas de con­tra­in­sur­gen­cia apli­ca­das por el Esta­do con­tra la cuá­dru­ple carac­te­rís­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le. Ten­ga­mos en cuen­ta que la «derro­ta del terro­ris­mo» era el pri­mer obje­ti­vo ofi­cial de estas doc­tri­nas, facha­da cier­ta que ocul­ta­ba el ver­da­de­ro fin: aca­bar con el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta como paso para borrar la con­cien­cia nacio­nal de clase.

Hay que decir que nin­gu­na de las suce­si­vas con­tra­in­sur­gen­cias apli­ca­das fue –sigue sien­do– crea­ción exclu­si­va de los apa­ra­tos repre­si­vos de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés, sino que todas ellas reci­bie­ron «con­se­jos» de otros ser­vi­cios impe­ria­lis­tas: crea­ción de «ges­tos por la paz», «madres por la paz», «manos blan­cas», «aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas», «pren­sa libre», fun­da­cio­nes «sin áni­mo de lucro» en pos de la «con­vi­ven­cia», cen­tros de «reso­lu­ción de con­flic­tos»…; ayu­das en méto­dos de inte­rro­ga­to­rios y tor­tu­ras, segui­mien­tos, con­trol y vigi­lan­cia, infil­tra­ción, pro­vo­ca­ción, gue­rra sucia…; for­mas de gue­rra cul­tu­ral, mani­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca, men­ti­ras, bulos y rumo­res… Todo vale.

Cen­trán­do­nos en los cua­tro pun­tos vis­tos, hemos de decir que no empe­za­ron a tener pro­ble­mas debi­do a los gol­pes del capi­tal todos a la vez, en blo­que y al uní­sono, sino por sepa­ra­do y con rit­mos dife­ren­tes por­que empe­za­ron a reci­bir de mane­ra des­igual los dife­ren­tes zar­pa­zos y den­te­lla­das lan­za­dos por la con­tra­ofen­si­va gene­ral del capi­ta­lis­mo mun­dial y sus mate­ria­li­za­cio­nes con­cre­tas en los Esta­dos fran­cés y espa­ñol. Como sabe­mos esa con­tra­ofen­si­va que vul­ga­ri­za­mos con el nom­bre de neo­li­be­ra­lis­mo empe­zó con el gol­pe mili­tar de Pino­chet en Chi­le en 1973, den­tro del Plan Cón­dor que exter­mi­nó físi­ca­men­te el grue­so de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en Nues­tra­mé­ri­ca. Poco des­pués, des­de 1975 el pro­le­ta­ria­do de Ale­ma­nia Fede­ral empe­zó a sufrir gol­pes simi­la­res –el mone­ta­ris­mo– pero adap­ta­dos a la «demo­cra­cia occi­den­tal», lue­go le segui­rían la reduc­ción de dere­chos sin­di­ca­les en Esta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña y el res­to del mun­do capitalista.

Des­de antes de la muer­te del dic­ta­dor Fran­co, el refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal empe­zó a denun­ciar la radi­ca­li­dad del movi­mien­to obre­ro vas­co, dicien­do que la lucha arma­da debi­li­ta­ba su fuer­za. En la his­to­ria de ETA se había deba­ti­do que la repre­sión difi­cul­ta­ba la crea­ción de un poten­te sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le y se toma­ron medi­das al res­pec­to. Los ata­ques al pro­le­ta­ria­do vas­co vinie­ron des­de todos los fren­tes: des­man­te­la­mien­to indus­trial, inten­tos de aca­bar con el mar­co vas­co de rela­cio­nes labo­ra­les, defen­sa de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés como úni­cos garan­tes de mejo­ras socia­les, recha­zo casi total de cual­quier lucha o huel­ga lar­ga y de casi todas las huel­gas gene­ra­les, indi­fe­ren­cia o recha­zo de la len­gua y cul­tu­ra vas­ca en la lucha obre­ra, nega­ti­va a estre­char lazos con el movi­mien­to popu­lar y veci­nal, lucha con­tra el «terro­ris­mo», etc. Aun así, en Hegoal­de el sin­di­ca­lis­mo espa­ñol sigue retro­ce­dien­do y se recom­po­ne tam­bién en Ipa­rral­de un «nue­vo» sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le que se auto­or­ga­ni­za para com­ba­tir las nue­vas for­mas de explotación.

Si el capi­tal no ha logra­do todos sus obje­ti­vos en el ata­que al pro­le­ta­ria­do, tam­po­co el Esta­do ha con­se­gui­do dotar­se de una legi­ti­mi­dad «demo­crá­ti­ca» a pesar de los suce­si­vos pla­nes de con­tra­in­sur­gen­cia que comen­zó a apli­car des­de fina­les de los años 70, antes del gobierno del PSOE. Es cier­to que aho­ra no se ven en las calles tan­tos con­tro­les de las fuer­zas arma­das espa­ño­las, pero su pre­sen­cia es inne­ga­ble. La vigi­lan­cia físi­ca, que no ha des­apa­re­ci­do, ha sido refor­za­da masi­va­men­te por las nue­vas tec­no­lo­gías de con­trol que lle­gan a lo más ínti­mo de la coti­dia­nei­dad. El endu­re­ci­mien­to de las «repre­sio­nes blan­das» –ley Mor­da­za, etc.– tie­ne efec­to-rebo­te con­tra la débil legi­ti­mi­dad esta­tal y con­tra la cada vez más cues­tio­na­da omni­po­ten­cia de las poli­cías auto­nó­mi­cas y fora­les. Si bien es cier­to que el apo­yo de EH Bil­du al gobierno espa­ñol miti­ga en algo la pro­fun­da ile­gi­ti­mi­dad del Esta­do en el pue­blo tra­ba­ja­dor, no es menos cier­to que el impa­ra­ble empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida, tra­ba­jo, dere­chos y liber­ta­des vuel­ve a debilitarlo.

Por ejem­plo, tam­bién se pro­du­ce un efec­to-rebo­te al cono­cer­se la tra­mo­ya polí­ti­co-eco­nó­mi­ca inter­na que sos­tie­ne a ese bodrio mani­queo, inte­lec­tual­men­te plano y con tro­zos pla­gia­dos, que es la nove­la Patria. Esta­mos ante otro de tan­tos méto­dos de gue­rra cul­tu­ral que repi­te los mis­mos erro­res de aquel mon­ta­je que fue la decla­ra­ción de Donos­tia como capi­tal de la supues­ta «cul­tu­ra euro­pea» en 2016, por citar un solo caso del empleo de la ideo­lo­gía impe­ria­lis­ta como arma de contrainsurgencia.

A los fra­ca­sos rela­ti­vos del impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol con­tra el movi­mien­to obre­ro y con­tra la legi­ti­mi­dad del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta, hay que unir­le tam­bién su fra­ca­so en el inten­to de aca­bar con la (re)construcción a modo de ave Fénix de la izquier­da aber­tza­le tras el bajón sufri­do entre 2011 y 2016. La orfan­dad teó­ri­ca que minó la soli­dez de la mili­tan­cia des­de fina­les de los años 90 está sien­do supe­ra­da gra­cias a que el arrai­go del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co pudo dar res­pues­tas bási­cas a los nue­vos ata­ques bur­gue­ses arri­ba vis­tos. Fue una tarea ardua, sis­te­má­ti­ca y pacien­te lle­va­da a cabo por gru­pos de mili­tan­cia crí­ti­ca que aho­ra, bajo el impac­to terri­ble de la Covid-19, está demos­tran­do sus méri­tos y efi­ca­cia en los deba­tes para con­cre­tar la aún impre­ci­sa estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria que diri­ja la lucha con­tra el «nue­vo» capitalismo.

Seme­jan­te labor tam­bién está faci­li­ta­da por la per­vi­ven­cia en sec­to­res con­cien­cia­dos de la ley de la uni­dad y lucha de con­tra­rios, que en lo social expli­ca la obje­ti­vi­dad de la lucha de cla­ses al mar­gen de la sub­je­ti­vi­dad feti­chi­za­da. La Covid-19 con­fir­ma la emer­gen­cia de lo nue­vo, el sal­to cua­li­ta­ti­vo, el prin­ci­pio de con­ca­te­na­ción uni­ver­sal, etc., ele­men­tos sus­tan­cia­les de la dia­léc­ti­ca, y por ello mis­mo la inter­pe­ne­tra­ción entre la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca y la cri­sis sani­ta­ria como ele­men­tos defi­ni­to­rios de la cri­sis polí­ti­ca de legi­ti­mi­dad del capi­ta­lis­mo. Así se com­pren­de mejor el valor cru­cial de la pra­xis como momen­to de opción revo­lu­cio­na­ria orga­ni­za­da des­pués años de bom­bar­deo ideo­ló­gi­co sobre la «paz».

Este repa­so rápi­do de los cua­tro com­po­nen­tes esen­cia­les de la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria des­de fina­les del siglo XIX –teo­ría de la explo­ta­ción, teo­ría del Esta­do, mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y dia­léc­ti­ca – , mues­tra que las movi­li­za­cio­nes y rei­vin­di­ca­cio­nes que el pue­blo tra­ba­ja­dor ha sos­te­ni­do con su com­pro­mi­so dia­rio no han sufri­do un fuer­te des­gas­te por la sis­te­má­ti­ca cam­pa­ña «anti-terro­ris­ta». Más bien, han sido los cam­bios intro­du­ci­dos por el capi­tal des­de hace más de tres déca­das, y el mis­mo ago­ta­mien­to de las for­mas de lucha con­tra el Esta­do key­ne­siano y tay­lor-for­dis­ta, los que han pul­ve­ri­za­do a las izquier­das ancla­das en dog­ma­tis­mos meca­ni­cis­tas y meta­fí­si­cos que daban y dan más impor­tan­cia a los resul­ta­dos elec­to­ra­les gene­ra­les, a la pre­sen­cia en las ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas, que a la fuer­za real de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, con sus alti­ba­jos, demos­tra­da duran­te déca­das a pesar del bom­bar­deo represivo.

5. Gaur egun, borro­ka arma­tu­ra­ko bal­din­tza­rik ote dago?

La res­pues­ta depen­de de lo que enten­da­mos por «con­di­cio­nes». En abs­trac­to, algu­nas veces pue­den dar­se «con­di­cio­nes» para que sur­ja algo pare­ci­do a la lucha arma­da, si por tal cosa se entien­de la apa­ri­ción de gru­púscu­los guia­dos por un volun­ta­ris­mo sub­je­ti­vis­ta extre­mo con nulo o muy débil arrai­go en el pue­blo tra­ba­ja­dor, y menos aún en el pro­le­ta­ria­do. Es más fácil que sur­jan gru­pos que no prac­ti­quen la lucha arma­da sino for­mas de sabo­ta­je no vio­len­to, boi­cots, pin­ta­das, con­cen­tra­cio­nes y escra­ches, etc., pero esto nos lle­va a cues­tio­nes que no pode­mos desa­rro­llar ahora.

En con­cre­to, hoy no hay con­di­cio­nes para ini­ciar una lucha arma­da como la man­te­ni­da en los últi­mos tiem­pos por dos razo­nes bási­cas: una, por­que el grue­so de la izquier­da vas­ca no cono­ce con la sufi­cien­te pre­ci­sión teó­ri­ca y duc­ti­li­dad prác­ti­ca todos los reco­ve­cos de las nue­vas for­mas de explo­ta­ción, todas las vio­len­cias por ellas gene­ra­das, todas las rami­fi­ca­cio­nes socia­les que sur­gen de ellas y cuyo cono­ci­mien­to es nece­sa­rio para ini­ciar una estra­te­gia lar­ga de enfren­ta­mien­to. Aun­que en las dos últi­mas déca­das y sobre todo des­de 2007 el pro­le­ta­ria­do y el pue­blo tra­ba­ja­dor veni­mos sufrien­do el nue­vo sal­va­jis­mo, y aun­que los avan­ces teó­ri­cos son inne­ga­bles, toda­vía el pro­me­dio social inter­pre­ta la situa­ción socio­po­lí­ti­ca en bue­na medi­da según de los códi­gos anteriores.

Recor­de­mos los años de pre­pa­ra­ción clan­des­ti­na que man­tu­vo Ekin des­de 1952 para dar el sal­to a ETA, y el tiem­po que esta orga­ni­za­ción tar­dó en reco­rrer los nive­les más bajos de accio­nes, des­de pin­ta­das y rega­das de pro­pa­gan­da, has­ta unas pocas bom­bas sin bus­car daños, pasan­do por ban­de­ras y requi­sas a la bur­gue­sía des­de 1965 antes de dar el sal­to deci­si­vo en 1968. Duran­te este tiem­po, la mili­tan­cia se fue pre­pa­ran­do, estu­dian­do la reali­dad vas­ca, deba­tien­do y escin­dién­do­se. Muchos tuvie­ron que apren­der o mejo­rar la len­gua y todos la ver­da­de­ra his­to­ria popu­lar de Eus­kal Herria. Tre­ce años de estu­dio trans­cu­rren des­de Ekin has­ta la asun­ción de un socia­lis­mo sui gene­ris por ETA en su IV Asam­blea de 1965. La dic­ta­du­ra fran­quis­ta y la extre­ma debi­li­dad orga­ni­za­ti­va de las izquier­das, así como su des­ca­ra­do espa­ño­lis­mo, difi­cul­ta­ron ese estu­dio, pero aque­lla juven­tud tenía volun­tad de apren­der, esta­ba cer­ca de la fron­te­ra con Ipa­rral­de, lo que faci­li­ta­ba el acce­so al cono­ci­mien­to, y dis­po­nía de una exce­len­te y dura memo­ria mili­tar here­da­da de tan­tas guerras.

Y dos, por­que la apo­lo­gía de la «paz», el aban­dono de la éti­ca de la resis­ten­cia y del dere­cho a la rebe­lión, así como el des­man­te­la­mien­to de las estruc­tu­ras que se ha lle­va­do a cabo en la últi­ma déca­da, uni­do al debi­li­ta­mien­to teó­ri­co ante­rior, han enfria­do casi por com­ple­to el cli­ma psi­co­po­lí­ti­co nece­sa­rio para un cues­tio­na­mien­to radi­cal de la obe­dien­cia incons­cien­te de las masas. Si bien, como hemos vis­to arri­ba, el Esta­do no ha logra­do vic­to­rias esta­bles que le garan­ti­cen un lar­go perío­do de «nor­ma­li­dad social» con la que explo­tar tran­qui­la­men­te al pue­blo tra­ba­ja­dor, no es menos cier­to que por aho­ra se ha debi­li­ta­do la dis­po­si­ción psi­co­ló­gi­ca de sec­to­res para, al menos, apo­yar de algún modo a quie­nes podrían seguir resis­tien­do. Si bien, como hemos vis­to, todo pare­ce indi­car la ten­den­cia al alza de la radi­ca­li­za­ción auto­or­ga­ni­za­da fue­ra de los par­ti­dos que aca­tan la ley bur­gue­sa como úni­co medio de acción polí­ti­ca, toda­vía que­dan sec­to­res enca­de­na­dos por la obe­dien­cia irra­cio­nal, por el prag­ma­tis­mo opor­tu­nis­ta o por el sen­ti­do común como expre­sión del pen­sa­mien­to dócil.

Hoy por hoy, ape­nas se teo­ri­za sobre la esen­cia defi­ni­to­ria de la espe­cie huma­na gené­ri­ca: en el prin­ci­pio fue la acción para defen­der o con­quis­tar la liber­tad y no el ver­bo para implo­rar per­dón y dádivas.

6. Zer­tan era­gin die bes­te herri zapal­duei Eus­kal Herrian egon­da­ko estrategiak?

Dicho rápi­da­men­te, pode­mos dis­cer­nir al menos cin­co gran­des influen­cias muy positivas:

La pri­me­ra, el soplo de espe­ran­za que ale­gró a las orga­ni­za­cio­nes clan­des­ti­nas y a los sec­to­res socia­les que empe­za­ban a enfren­tar­se al fran­quis­mo des­de la déca­da de 1960, cuan­do las toda­vía esca­sas pero heroi­cas luchas obre­ras en el Esta­do, como la de los mine­ros astu­ria­nos de 1962, eran repri­mi­das sal­va­je­men­te y silen­cia­das por la dic­ta­du­ra. En este mis­mo año, las huel­gas se exten­die­ron por Cata­lun­ya, Anda­lu­cía, Madrid, Gali­za… La decla­ra­ción de Esta­do de excep­ción en ese 1962 en Biz­kaia y Gipuz­koa fue un avi­so de que las cosas empe­za­ban a cam­biar. La huel­ga de casi seis meses en la empre­sa viz­caí­na Lami­na­cio­nes de Ban­das en 1966 – 1967 fue segui­da con gran inte­rés por las cla­ses explo­ta­das. Tam­bién. En aque­llos años de plo­mo, las bue­nas noti­cias eran como llu­via en el desier­to. La resis­ten­cia anti­fran­quis­ta empe­za­ba a dejar de ser sub­te­rrá­nea, difu­sa, para ir toman­do con­sis­ten­cia, como se demos­tró con la huel­ga de SEAT en 1971 o en la del Ferrol en 1972.

La segun­da, la mili­tan­cia que por medi­das de segu­ri­dad tenía que dejar Eus­kal Herria tras­la­dán­do­se a otros pue­blos del Esta­do. Mucha de ella pro­ve­nía de las esci­sio­nes suce­si­vas de ETA, lo que ayu­da­ba a orga­ni­zar la lucha en el Esta­do y a divul­gar la cau­sa vas­ca. Pero más impor­tan­te fue­ron las rela­cio­nes y las alian­zas que ETA-berri y ETA VI esta­ble­cie­ron con orga­ni­za­cio­nes del Esta­do espa­ñol y de Euro­pa para crear par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios que tras una decan­ta­ción ter­mi­na­ron asu­mien­do líneas maoís­tas y trots­kis­tas que lle­ga­ron a tener bas­tan­te implan­ta­ción en medios estu­dian­ti­les, popu­la­res e inte­lec­tua­les. Con el tiem­po, bue­na par­te del apo­yo que tuvo Herri Bata­su­na en las elec­cio­nes euro­peas pro­vino del inter­na­cio­na­lis­mo de estas organizaciones.

La ter­ce­ra, el inter­na­cio­na­lis­mo de ETA V en el Esta­do no solo para crear redes de apo­yo para su estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar sino con­tac­tar y rela­cio­nar­se con per­so­nas y gru­pos revo­lu­cio­na­rios, cul­tu­ra­les, obre­ros y popu­la­res, con ejem­plos muy cono­ci­dos. Estas rela­cio­nes, uni­das a las ante­rio­res, crea­ron las redes de soli­da­ri­dad vita­les para la lucha con­tra la repre­sión, con­tra los con­se­jos de gue­rra y los jui­cios en la Audien­cia en Madrid, las redes de ayu­da a las visi­tas a las cár­ce­les de fami­lia­res de pre­sos y pre­sas, etc. Estas redes tam­bién se exten­die­ron al Esta­do fran­cés. Todo ello faci­li­tó de algún modo los con­tac­tos con movi­mien­tos socia­les, sin­di­ca­tos y par­ti­dos, gru­pos cul­tu­ra­les, etc., sobre todo en las nacio­nes oprimidas.

La cuar­ta, sobre lo ante­rior más el apor­te de las luchas obre­ras y popu­la­res en Eus­kal Herria, sur­gie­ron muchas rela­cio­nes inter­na­cio­na­lis­tas para enfren­tar­se a opre­sio­nes comu­nes, como la lar­ga lucha con­tra la nuclea­ri­za­ción en la que el movi­mien­to anti­nu­clear vas­co era refe­ren­cial; otro tan­to en la defen­sa de los dere­chos demo­crá­ti­cos, labo­ra­les, socia­les, con­tra la opre­sión nacio­nal, con­tra la tor­tu­ra y los ini­cios de la soli­da­ri­dad anti­pa­triar­cal, etc.; recor­de­mos el apo­yo elec­to­ral a Herri Bata­su­na, pero no olvi­de­mos la soli­da­ri­dad teó­ri­ca con deba­tes sobre las dife­ren­cias polí­ti­co-orga­ni­za­ti­vas entre la for­ma-par­ti­do ver­ti­ca­lis­ta y la for­ma-movi­mien­to del MLNV, for­ma que fue uno de los secre­tos de sus vic­to­rias que aho­ra se olvi­dan o se nie­gan; rela­cio­na­do con esto, recor­da­mos la enor­me apor­ta­ción que supu­so para muchos gru­pos del Esta­do la lar­ga lucha vas­ca con­tra la heroí­na como arma de des­truc­ción bio­ló­gi­ca; tam­bién rei­vin­di­ca­mos los lazos polí­ti­co-cul­tu­ra­les for­ma­dos al calor del rock radi­cal vas­co y de la recu­pe­ra­ción de la cul­tu­ra popular…

La quin­ta, a otra esca­la estas rela­cio­nes u otras simi­la­res se esta­ble­cie­ron con par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias de Nues­tra­mé­ri­ca, inclu­so con la par­ti­ci­pa­ción de vas­cas y vas­cos en gue­rri­llas con ejem­plos admi­ra­bles que hon­ra­mos. Tam­bién las hubo con gru­pos cul­tu­ra­les y pren­sa de izquier­da. En Euro­pa la acción inter­na­cio­nal del MLNV fue sur­tien­do efec­to como se com­pro­bó pri­me­ro duran­te el con­se­jo de gue­rra de Bur­gos de fina­les de 1971 y sobre todo con­tra los fusi­la­mien­tos del 27 de sep­tiem­bre de 1975.

Uno de los obje­ti­vos cen­tra­les de la lla­ma­da «tran­si­ción demo­crá­ti­ca» fue debi­li­tar en la medi­da de lo posi­ble las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les de la izquier­da aber­tza­le, rela­cio­nes lega­les en el mar­co demo­crá­ti­co del momen­to. Como casi la tota­li­dad de las rela­cio­nes eran con gru­pos obre­ros y popu­la­res, orga­ni­za­cio­nes de izquier­da, etc., la buro­cra­cia diri­gen­te del PCE pre­sio­na­ba mucho a sus bases para que no se rela­cio­na­sen con la izquier­da vas­ca, pre­sio­nes des­pre­cia­das por la mili­tan­cia. Para debi­li­tar la pre­sen­cia inter­na­cio­na­lis­ta de la izquier­da aber­tza­le hizo fal­ta: la cri­mi­na­li­za­ción y las suce­si­vas repre­sio­nes e ile­ga­li­za­cio­nes que gol­pea­ron a la izquier­da vas­ca; el debi­li­ta­mien­to de los colec­ti­vos soli­da­rios por la des­in­dus­tria­li­za­ción diri­gi­da por el PSOE; el reflu­jo de la lucha de cla­ses que ello aca­rreó y por efec­tos des­mo­vi­li­za­do­res del refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal; la reac­ti­va­ción del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta español…

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 25 de sep­tiem­bre de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.