Esta­dos Uni­dos. Rece­ta para el caos: las elec­cio­nes de 2020 ame­na­zan con rom­per a un país ya lle­va­do al límite

Por David Smith, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de sep­tiem­bre de 2020.

Las elec­cio­nes de noviem­bre esta­rán pla­ga­das de supre­sión de votan­tes, inter­fe­ren­cia extran­je­ra, des­in­for­ma­ción y una vacan­te impug­na­da en la cor­te suprema.

Se ha deno­mi­na­do «la elec­ción que podría que­brar a Esta­dos Uni­dos». El 3 de noviem­bre, los votan­tes deci­den si Donald Trump o Joe Biden es su pró­xi­mo pre­si­den­te. Pero esta vez lo que está en jue­go es inclu­so mayor que la sim­ple pre­gun­ta de quién resi­de en la Casa Blanca.

Exis­te una sen­sa­ción gene­ra­li­za­da de que el des­tino de la demo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal más anti­gua del mun­do está en jue­go. Esta­dos Uni­dos ya se ha vis­to sacu­di­do en 2020 por la mor­tal pan­de­mia del coro­na­vi­rus, el colap­so eco­nó­mi­co y un ajus­te de cuen­tas en toda la socie­dad sobre el racis­mo. Aho­ra lle­ga una elec­ción en la que la supre­sión de votan­tes, la inter­fe­ren­cia extran­je­ra, la des­in­for­ma­ción en línea y una vacan­te en la cor­te supre­ma, muy dispu­tada, ofre­cen una rece­ta para el caos.

Lo más ame­na­za­dor de todo es un pre­si­den­te en ejer­ci­cio que ha pasa­do meses difun­dien­do des­in­for­ma­ción y des­acre­di­tan­do lo que él lla­ma «la elec­ción más gran­de mani­pu­la­da de la his­to­ria». Cuan­do se le pre­gun­tó esta sema­na si se com­pro­me­te­ría con una trans­fe­ren­cia pací­fi­ca del poder, se negó y dijo: “Bueno, vamos a tener que ver qué pasa. Tú lo sabes. Me he que­ja­do mucho de las pape­le­tas. Y las pape­le­tas son un desastre «.

Si Trump se nie­ga a dejar el car­go, Esta­dos Uni­dos podría ver­se sumi­do en una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal y encon­trar­se en un terri­to­rio des­co­no­ci­do. Cual­quie­ra que sea el resul­ta­do, exis­te un alto ries­go de que una par­te impor­tan­te de la pobla­ción no acep­te al gana­dor como legí­ti­mo, lo que lle­va a pro­tes­tas calle­je­ras aira­das en un país lleno de armas y al temor de que, des­pués de déca­das de corro­sión, un sis­te­ma que algu­na vez fue la envi­dia del mun­do es irreparable.

“Nun­ca soñé que vivi­ría a tra­vés de nues­tra demo­cra­cia sien­do tan volá­til, vul­ne­ra­ble y frá­gil”, dijo Moe Vela, estra­te­ga polí­ti­co y acti­vis­ta LGBTQ y latino. “Nun­ca soñé que pudie­ra suce­der. No esta­ba en el ámbi­to de lo posi­ble y Donald Trump nos ha lle­va­do al bor­de de la des­apa­ri­ción de nues­tra demo­cra­cia. Real­men­te es así de serio «.

Vota­ción por correo y supre­sión de votantes

La elec­ción se lle­va a cabo en medio de la peor cri­sis de salud públi­ca de Esta­dos Uni­dos en un siglo. Se espe­ra que un núme­ro récord de votan­tes uti­li­ce bole­tas por correo para evi­tar los ries­gos para la salud de hacer cola para votar en per­so­na el 3 de noviem­bre. Cin­co esta­dos (Colo­ra­do, Hawái, Ore­gón, Washing­ton y Utah) ya rea­li­zan elec­cio­nes casi en su tota­li­dad por correo.

Pero Esta­dos Uni­dos es un mosai­co de dife­ren­tes reglas y prác­ti­cas y otros esta­dos están luchan­do para pre­pa­rar­se. Louis DeJoy, el nue­vo direc­tor gene­ral de correos y donan­te repu­bli­cano, ha super­vi­sa­do medi­das que hacen que votar por correo sea más difí­cil en lugar de más fácil, inclui­da la eli­mi­na­ción de los buzo­nes de correo de las calles y la cla­si­fi­ca­ción de las máqui­nas cla­si­fi­ca­do­ras. Des­pués de una pro­tes­ta, DeJoy dijo que sus­pen­de­ría los recor­tes has­ta des­pués de las elec­cio­nes, pero pue­de que sea dema­sia­do tar­de para rever­tir el daño.

El trabajador electoral Kenneth Conkle procesa las solicitudes de boletas por correo el martes en Olathe, Kansas.

El tra­ba­ja­dor elec­to­ral Ken­neth Con­kle pro­ce­sa las soli­ci­tu­des de bole­tas por correo el mar­tes en Olathe, Kan­sas. Foto­gra­fía: Char­lie Rie­del /​AP

Trump ha sido trans­pa­ren­te sobre sus moti­vos. Dijo que esta­ba rete­nien­do fon­dos del ser­vi­cio pos­tal como una for­ma de limi­tar la vota­ción por correo, argu­men­tan­do que es pro­pen­so al frau­de, una afir­ma­ción que ha sido com­ple­ta­men­te desacreditada.

Pero los ata­ques a la vota­ción por correo son el úni­co ejem­plo más atroz de supre­sión de votan­tes, una tác­ti­ca tan anti­gua como la pro­pia demo­cra­cia esta­dou­ni­den­se que afec­ta de mane­ra des­pro­por­cio­na­da a las per­so­nas de color, esta­dís­ti­ca­men­te con muchas más pro­ba­bi­li­da­des de votar por los demócratas.

Por ejem­plo, en Flo­ri­da, un esta­do crí­ti­co crí­ti­co, los votan­tes deci­die­ron en 2018 vol­ver a con­ce­der el dere­cho al voto a 1,4 millo­nes de per­so­nas que habían per­di­do el dere­cho al voto por­que tenían con­de­nas pena­les. Pero los repu­bli­ca­nos han neu­tra­li­za­do efec­ti­va­men­te esa medi­da, lo que sig­ni­fi­ca que es pro­ba­ble que a más de 700.000 per­so­nas se les nie­gue el voto en noviembre.

Neil Sro­ka, por­ta­voz del gru­po pro­gre­sis­ta Demo­cracy for Ame­ri­ca, dijo: “Donald Trump tie­ne los dedos en las palan­cas del poder y cla­ra­men­te las está manio­bran­do de todas las for­mas posi­bles, lega­les y posi­ble­men­te ile­ga­les, para tra­tar de ase­gu­rar una vic­to­ria estre­cha en noviembre. «

“La ame­na­za de supre­sión de votan­tes es muy real. Ya esta­mos vien­do lla­ma­das auto­má­ti­cas en luga­res como Pen­sil­va­nia que disua­den a las per­so­nas de votar anti­ci­pa­da­men­te, votar en ausen­cia o divul­gar infor­ma­ción errónea «.

El ‘espe­jis­mo rojo’

Las encues­tas de opi­nión mues­tran que es mucho más pro­ba­ble que los demó­cra­tas uti­li­cen el voto por correo, mien­tras que los repu­bli­ca­nos tien­den a favo­re­cer hacer cola el día de las elec­cio­nes. Los esta­dos de cam­po de bata­lla de Michi­gan, Pennsyl­va­nia y Wis­con­sin prohí­ben que los fun­cio­na­rios elec­to­ra­les comien­cen a pro­ce­sar los votos por correo has­ta el día de las elec­cio­nes. Por lo tan­to, es pro­ba­ble que los votos de los repu­bli­ca­nos se cuen­ten pri­me­ro, lo que lle­va a adver­ten­cias de un “espe­jis­mo rojo” en la noche de las elec­cio­nes en el que Trump pare­ce cons­truir gran­des pis­tas iniciales.

Se teme que el pre­si­den­te apro­ve­che esa narra­ti­va ini­cial y decla­re una vic­to­ria pre­ma­tu­ra y lue­go, si las bole­tas por correo cam­bian gra­dual­men­te el rum­bo y pro­du­cen una vic­to­ria de Biden días des­pués, afir­mar que le están roban­do las elecciones.

Josh Men­del­sohn, direc­tor eje­cu­ti­vo de Hawk­fish, una fir­ma demó­cra­ta de datos y aná­li­sis, dijo al pro­gra­ma Axios en HBO: “Esta­mos hacien­do sonar una alar­ma y dicien­do que esta es una posi­bi­li­dad muy real, que los datos mos­tra­rán la noche de las elec­cio­nes vic­to­ria de Donald Trump «.

“Cuan­do se cuen­te cada voto legí­ti­mo y lle­gue­mos a ese últi­mo día, que será algún día des­pués del día de las elec­cio­nes, de hecho demos­tra­rá que lo que suce­dió la noche de las elec­cio­nes fue exac­ta­men­te eso, un espe­jis­mo. Pare­cía que Donald Trump esta­ba a la cabe­za y fun­da­men­tal­men­te no lo esta­ba cuan­do se cuen­tan todas las papeletas «.

Los votantes se alinean para votar durante la votación anticipada en persona en Fairfax, Virginia, el 18 de septiembre de 2020.

Los votan­tes se ali­nean para votar duran­te la vota­ción anti­ci­pa­da en per­so­na en Fair­fax, Vir­gi­nia, el 18 de sep­tiem­bre de 2020. Foto­gra­fía: Xinhua /​Rex /​Shut­ters­tock

La lar­ga espe­ra por un resul­ta­do podría per­mi­tir­le a Trump hacer tra­ve­su­ras e inun­dar las redes socia­les con teo­rías de cons­pi­ra­ción. Bill Gals­ton, exase­sor de polí­ti­cas de Bill Clin­ton, dijo: «Lo que más me preo­cu­pa es que el pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos deci­di­rá, por sus pro­pias razo­nes, impug­nar las pape­le­tas que no se cuen­tan la noche de las elecciones».

“Dado el hecho de que se emi­ti­rá un núme­ro récord de bole­tas por correo en esta elec­ción, y pare­ce haber una dife­ren­cia sis­té­mi­ca con los demó­cra­tas votan­do mucho más por correo que en per­so­na, impug­nar la vali­dez de las bole­tas por correo sería la moral equi­va­len­te a decir que solo los votos emi­ti­dos en per­so­na son váli­dos, lo cual es una pres­crip­ción para el frau­de elec­to­ral masi­vo como nun­ca hemos vis­to en este país. Si me pre­gun­tas cuál es mi peor pesa­di­lla, eso es todo «.

Inclu­so exis­te la preo­cu­pa­ción de que Trump y su noto­ria­men­te leal fis­cal gene­ral, William Barr, pue­dan bus­car des­ca­li­fi­car los votos por correo. John Hei­le­mann, un ana­lis­ta polí­ti­co, le dijo a la red MSNBC: “No des­car­te de su men­te la posi­bi­li­dad de que el pre­si­den­te en la noche de las elec­cio­nes diga: ‘Voy a ir a Pen­sil­va­nia y con­fis­ca­ré todas las pape­le­tas no con­ta­das. has­ta aho­ra ‘y envía algua­ci­les fede­ra­les a los luga­res de vota­ción don­de se tabu­lan los votos y tra­ta de incau­tar esos votos «.

Face­book ha pro­me­ti­do eti­que­tar cual­quier publi­ca­ción de can­di­da­tos o cam­pa­ñas que recla­men la vic­to­ria, seña­lan­do que los resul­ta­dos ofi­cia­les aún no están dis­po­ni­bles. El esce­na­rio tam­bién ejer­ce una tre­men­da pre­sión sobre los medios de comu­ni­ca­ción para evi­tar sal­tar el arma, como hicie­ron algu­nos en la noche de las elec­cio­nes de 2000 entre Geor­ge W. Bush y Al Gore.

Inter­fe­ren­cia extranjera

Las agen­cias de inte­li­gen­cia coin­ci­den en que Rusia ata­có la demo­cra­cia esta­dou­ni­den­se en 2016 con la inten­ción de sem­brar dis­cor­dia, ayu­dar a Trump y las­ti­mar a Hillary Clin­ton. El mes pasa­do, el Cen­tro Nacio­nal de Con­tra­in­te­li­gen­cia y Segu­ri­dad advir­tió que Rusia está nue­va­men­te tra­tan­do de «deni­grar» a Biden, mien­tras que Chi­na e Irán tam­bién bus­can entrometerse.

Aun­que la admi­nis­tra­ción de Trump ha san­cio­na­do a altos fun­cio­na­rios rusos, el pro­pio pre­si­den­te nun­ca ha indi­ca­do que se toma en serio la ame­na­za. En cam­bio, ha denun­cia­do repe­ti­da­men­te la inves­ti­ga­ción del fis­cal espe­cial Robert Mue­ller sobre los nume­ro­sos con­tac­tos de su cam­pa­ña con Rusia como «un engaño».

En 2016, el enfo­que ruso fue la pira­te­ría y la des­in­for­ma­ción en las redes socia­les. Esta vez, Max Berg­mann, un miem­bro senior del gru­po de exper­tos del Cen­tro para el Pro­gre­so Ame­ri­cano en Washing­ton, dijo que su mayor preo­cu­pa­ción esta vez es un ata­que a la infraestructura.

«El nivel de ame­na­za tie­ne que estar par­pa­dean­do en rojo», dijo. “Sabe­mos por la comu­ni­dad de inte­li­gen­cia de la admi­nis­tra­ción Trump que Rusia está inter­fi­rien­do en esta elec­ción. Lo sabe­mos por las reunio­nes infor­ma­ti­vas que se han rea­li­za­do duran­te el año pasado.

Vacan­te de la Cor­te Supre­ma. gobierno mino­ri­ta­rio y pér­di­da de la fe en la democracia

La recien­te muer­te de la jue­za de la Cor­te Supre­ma Ruth Bader Gins­burg arro­jó un fós­fo­ro al pol­vo­rín elec­to­ral. Se está libran­do una furio­sa bata­lla polí­ti­ca en Capi­tol Hill, con Trump lis­to para reem­pla­zar al libe­ral Gins­burg por un con­ser­va­dor antes del día de las elecciones.

A cor­to pla­zo, exis­te la posi­bi­li­dad de que la nue­va jus­ti­cia pue­da desem­pe­ñar un papel fun­da­men­tal en el resul­ta­do de las elec­cio­nes. La reñi­da con­tien­da entre Bush y Gore en 2000 se resol­vió a favor de Bush por la vota­ción de la cor­te supre­ma por 5 – 4 siguien­do líneas ideo­ló­gi­cas. Si las elec­cio­nes de 2020 se dispu­tan de mane­ra simi­lar, el tri­bu­nal podría vol­ver a ser el árbi­tro final.

La pri­sa por reem­pla­zar a Gins­burg tam­bién ha ali­men­ta­do un sen­ti­do más pro­fun­do de défi­cit demo­crá­ti­co, un abis­mo cre­cien­te entre el gobierno de la mino­ría blan­ca de dere­cha y los valo­res de la mayo­ría diver­sa. Trump per­dió el voto popu­lar ante Hillary Clin­ton por casi 3 millo­nes de bole­tas, y su últi­mo nom­bra­mien­to en la cor­te supre­ma sig­ni­fi­ca­rá que la mayo­ría de los jue­ces fue­ron nomi­na­dos por un pre­si­den­te que ini­cial­men­te no ganó el voto popular.

El ataúd de Ruth Bader Ginsburg sale del Capitolio de los Estados Unidos en Washington DC el viernes.

El ataúd de Ruth Bader Gins­burg sale del Capi­to­lio de los Esta­dos Uni­dos en Washing­ton DC el vier­nes. Foto­gra­fía: REX /​Shut­ters­tock

Ade­más, la “mayo­ría” del Sena­do repu­bli­cano repre­sen­ta alre­de­dor de 15 millo­nes menos de per­so­nas que la “mino­ría” demó­cra­ta por­que los esta­dos tie­nen dos sena­do­res cada uno, inde­pen­dien­te­men­te del tama­ño de la pobla­ción. Enton­ces Mon­ta­na, que tie­ne una pobla­ción de 1 millón, tie­ne la mis­ma repre­sen­ta­ción que Cali­for­nia, una pobla­ción de 40 millones.

El resul­ta­do podría ser una cor­te supre­ma con una mayo­ría con­ser­va­do­ra de 6 – 3 que des­po­ja a las muje­res de los dere­chos repro­duc­ti­vos a pesar de que las encues­tas mues­tran que sie­te de cada 10 per­so­nas se opo­nen a revo­car el his­tó­ri­co fallo de 1973 Roe v Wade. Tam­bién están en jue­go el acce­so a la aten­ción médi­ca, los dere­chos de voto y la pro­tec­ción ambien­tal. Esto podría con­du­cir a una pro­fun­da des­ilu­sión y dis­tur­bios civiles.

Sro­ka, de Demo­cracy for Ame­ri­ca, dijo: “Pro­ba­ble­men­te sea la ame­na­za más impor­tan­te para la demo­cra­cia esta­dou­ni­den­se en gene­ra­cio­nes por­que lo que esen­cial­men­te estás dicien­do es: ‘Al dia­blo con la volun­tad de los votan­tes, noso­tros, como mino­ría con­ser­va­do­ra en este país, tene­mos el poder de dic­tar la inter­pre­ta­ción de las leyes y el nom­bra­mien­to de jue­ces y así lo vamos a hacer, mal­di­ta sea las consecuencias ‘”.

El esce­na­rio de pesa­di­lla: Trump se nie­ga a dejar el cargo

A dife­ren­cia de sus pre­de­ce­so­res, Trump se ha nega­do repe­ti­da­men­te a com­pro­me­ter­se a acep­tar el resul­ta­do de las elec­cio­nes, mien­tras que tam­bién «bro­mea» acer­ca de bus­car un ter­cer man­da­to a pesar de que la cons­ti­tu­ción lo prohí­be. Él ha afir­ma­do: «La úni­ca for­ma en que vamos a per­der esta elec­ción es si la elec­ción está ama­ña­da». Los obser­va­do­res pre­di­cen que uti­li­za­rá todas las ven­ta­jas de la titu­la­ri­dad para afe­rrar­se al poder.

Rashad Robin­son, pre­si­den­te de Color of Chan­ge, una orga­ni­za­ción de jus­ti­cia racial, dijo: “Lo que sí tie­ne de su lado es que con­tro­la la infra­es­truc­tu­ra fede­ral y enton­ces la pre­gun­ta será, ¿usa esa infra­es­truc­tu­ra fede­ral para hacer tram­pa? Y lo que sabe­mos sobre Donald Trump es que no ha hecho nada en su vida sin hacer trampa «.

La dispu­ta se desa­rro­lla­ría en el Con­gre­so, los tri­bu­na­les y las calles. Los repu­bli­ca­nos han cons­trui­do un cofre de gue­rra de 20 millo­nes de dóla­res para gas­tar en lo que podría ser una lucha legal pro­lon­ga­da; la cam­pa­ña de Biden tam­bién ha cons­trui­do un equi­po legal masi­vo que inclu­ye a Eric Hol­der, el ex fis­cal general.

Ambas par­tes son cons­cien­tes de las lagu­nas cons­ti­tu­cio­na­les que están lis­tas para ser explo­ta­das. Una ley de 1887 , que se supo­ne debe mos­trar cómo resol­ver un voto en dispu­ta, es inquie­tan­te­men­te ambi­gua. Tam­bién podrían entrar en jue­go los capri­chos del cole­gio electoral.

Trump se ha negado repetidamente a comprometerse a aceptar el resultado de las elecciones.

Trump se ha nega­do repe­ti­da­men­te a com­pro­me­ter­se a acep­tar el resul­ta­do de las elec­cio­nes. Foto­gra­fía: Cris­to­bal Herre­ra-Ulash­ke­vich /​EPA

El 14 de diciem­bre, los votos en el cole­gio elec­to­ral deben ser emi­ti­dos por «elec­to­res», gru­pos de líde­res de par­ti­dos esta­ta­les y fun­cio­na­rios elec­tos. Nor­mal­men­te, estos refle­jan el voto popu­lar en el esta­do. Pero esta sema­na, la revis­ta Atlan­tic infor­mó que la cam­pa­ña de Trump está cons­pi­ran­do para reclu­tar a los gobier­nos esta­ta­les con­tro­la­dos por los repu­bli­ca­nos para que selec­cio­nen a sus pro­pios elec­to­res loca­les para anu­lar el voto popu­lar en los esta­dos de cam­po de batalla.

“Las legis­la­tu­ras esta­ta­les dirán, ‘Está bien, se nos ha otor­ga­do este poder cons­ti­tu­cio­nal’”, dijo un ase­sor legal de la cam­pa­ña de Trump al Atlan­tic. «No cree­mos que los resul­ta­dos de nues­tro pro­pio esta­do sean pre­ci­sos, así que aquí está nues­tra lis­ta de elec­to­res que cree­mos que refle­jan correc­ta­men­te los resul­ta­dos de nues­tro estado».

Segu­ra­men­te segui­rían mani­fes­ta­cio­nes masi­vas. Gru­pos pro­gre­sis­tas como Stand Up Ame­ri­ca se han esta­do pre­pa­ran­do para movi­li­zar enor­mes pro­tes­tas calle­je­ras para defen­der el resul­ta­do elec­to­ral válido.

En últi­ma ins­tan­cia, no exis­te un manual de estra­te­gias para lo que suce­de cuan­do un pre­si­den­te se nie­ga a dejar el cargo.

Biden ha dicho que está «abso­lu­ta­men­te con­ven­ci­do» de que las fuer­zas arma­das escol­ta­rían a Trump des­de la Ofi­ci­na Oval si se tra­ta de eso, un con­cep­to que pare­ce per­te­ne­cer a dic­ta­du­ras peque­ñas y ape­nas creí­ble en Esta­dos Unidos.

Des­pués de las mise­rias en cas­ca­da de 2020, las elec­cio­nes pue­den pare­cer un tren fue­ra de con­trol que se pre­ci­pi­ta hacia el bor­de de un acan­ti­la­do. Muchos demó­cra­tas sugie­ren que la úni­ca mane­ra de evi­tar el desas­tre es ase­gu­rar­se de que Biden gane por com­ple­to, de modo que ni siquie­ra los lea­les a Trump pue­dan dispu­tar genui­na­men­te el resultado.

Vela, el estra­te­ga que fue ase­sor prin­ci­pal de Biden en la Casa Blan­ca, dijo: “La vic­to­ria debe ser tan rotun­da que es un men­sa­je que no se pue­de inter­pre­tar de otra mane­ra. Cuan­to más fuer­te sea el resul­ta­do a favor de Joe Biden , menos posi­bi­li­da­des ten­drá Trump de pre­sen­tar su argu­men­to. Pero temo que se cai­ga pata­lean­do y gritando ”.

Fuen­te: The Guar­dian

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *