Việt Nam denun­cia accio­nes de Chi­na en el Mar del Este

Las ten­sio­nes entre varios esta­dos asiá­ti­cos se han incre­men­ta­do en los últi­mos meses a par­tir del accio­nar recien­te de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na en lo que inter­na­cio­nal­men­te se cono­ce como los Mares del Sur de Chi­na. Se tra­ta de una zona estra­té­gi­ca en recur­sos eco­nó­mi­cos para los paí­ses de la región. Se esti­ma exis­ten impor­tan­tes yaci­mien­tos de hidro­car­bu­ros en la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal, como tam­bién recur­sos pis­cí­co­las, que pro­veen de ali­men­to a dece­nas de millo­nes de per­so­nas habi­tan­tes de los paí­ses lito­ra­les. La Repú­bli­ca Socia­lis­ta de Việt Nam se encuen­tra a la van­guar­dia de los recla­mos y denun­cias con­tra el accio­nar invá­li­do de Chi­na en el Mar del Este de Việt Nam (como se cono­ce estos mares en este país del Sudes­te Asiático)

Se pue­de con­si­de­rar que se está entran­do en nue­va eta­pa en las ten­sio­nes. Aun­que la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de las dis­pues­tas en los Mares del Sur de Chi­na se pue­de retro­traer has­ta el fin de la Segun­da Gue­rra Mun­dial en 1945, con la entra­da de la déca­da de 2010 se pue­de apre­ciar una nue­va diná­mi­ca. En mayo de 2009 Mala­sia y Việt Nam rea­li­za­ron una pre­sen­ta­ción con­jun­ta ante la Comi­sión de Lími­tes de la Pla­ta­for­ma Con­ti­nen­tal, en con­for­mi­dad con la Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el Dere­cho del Mar, para poder exten­der los lími­tes de la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal más allá de 200 millas náu­ti­cas, lo cual gene­ró recla­mos por par­te de Chi­na. Una de las con­se­cuen­cias fue la pre­sen­ta­ción en una nota diplo­má­ti­ca de la lla­ma­da “línea de nue­ve guio­nes” por Chi­na, fun­da­men­ta­da en supues­tos dere­chos his­tó­ri­cos, a par­tir de la cual sos­tie­ne sus recla­mos sobre prác­ti­ca­men­te la tota­li­dad de los Mares del Sur de Chi­na. Aho­ra bien, pro­duc­to del accio­nar chino en estas aguas, en enero de 2013 Fili­pi­nas pre­sen­tó un caso con­tra Chi­na ante la Cor­te Per­ma­nen­te de Arbi­tra­je en la Haya, en vir­tud del Ane­xo VII de la Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el Dere­cho del Mar, la cual en julio de 2016 emi­tió su laudo.

Entre otras cues­tio­nes, res­pec­to a los recla­mos de Chi­na de dere­chos his­tó­ri­cos sobre las áreas marí­ti­mas del Mar del Sur de Chi­na abar­ca­das por la línea de nue­ve guio­nes fallo que son con­tra­rias a la CONVEMAR y sin efec­to legal. Res­pec­to a las acti­vi­da­des de ocu­pa­ción y cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes e islas arti­fi­cia­les, como tam­bién la ope­ra­ción de sus buques de vigi­lan­cia marí­ti­ma, enten­dió que Chi­na vio­ló los dere­chos sobe­ra­nos de Fili­pi­nas sobre los recur­sos vivos de su zona eco­nó­mi­ca exclu­si­va y los recur­sos no vivos de su pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal. Final­men­te afir­mó que el accio­nar chino de cons­truc­ción de islas y per­mi­tien­do que bar­cos pes­que­ros chi­nos par­ti­ci­pa­sen en acti­vi­da­des de reco­lec­ción dañi­na, Chi­na fal­to a la pro­tec­ción y pre­ser­va­ción del medio marino. Fren­te a esto Chi­na res­pon­dió con una cam­pa­ña polí­ti­ca de pre­sión inter­na­cio­nal. El actual secre­ta­rio de rela­cio­nes exte­rio­res de la Repú­bli­ca de Fili­pi­nas, Teo­do­ro Loc­sin, dijo que «el Tri­bu­nal dic­ta­mi­nó con auto­ri­dad que el recla­mo de Chi­na de dere­chos his­tó­ri­cos sobre los recur­sos den­tro de las áreas marí­ti­mas que caen den­tro de la ‘línea de nue­ve pun­tos’ no tenía base legal. Más bien, los recla­mos de dere­chos his­tó­ri­cos u otros dere­chos sobe­ra­nos o juris­dic­cio­nes que exce­den los lími­tes geo­grá­fi­cos y los lími­tes sus­tan­ti­vos de los dere­chos marí­ti­mos bajo la CONVEMAR no tie­nen efec­to legal».

En diciem­bre de 2019, Mala­sia vol­vió a rea­li­zar una pre­sen­ta­ción ante la Comi­sión de Lími­tes de la Pla­ta­for­ma Con­ti­nen­tal, lo que gene­ró un nue­vo recla­mo por Chi­na. Aho­ra bien, la estra­te­gia chi­na bus­co com­ple­men­tar aho­ra los supues­tos dere­chos his­tó­ri­cos expre­sa­dos en la “línea de nue­ve guio­nes” con lo que argu­men­ta son dere­chos admi­nis­tra­ti­vos sobre las islas de los Mares del Sur de Chi­na (cono­ci­das en su con­jun­to como Nanhai Zhu­dao). En julio de 2012 Chi­na creó la ciu­dad de Sansha en la Isla de Hai­nan, esta­ble­cién­do­la como el cen­tro admi­nis­tra­ti­vo de las islas, a las cua­les con el tiem­po se divi­dió en cua­tro gru­pos o “las Cua­tro Sha”, a saber las Islas Pra­tas (Dongsha), las Islas Para­cel (Xisha), las Islas Spratly (Nansha), y el área del Ban­co Mac­cles­field (Zhongsha). Esto lo hizo a par­tir de dibu­jar líneas de base rec­tas que conec­ten los pun­tos más exter­nos alre­de­dor de cada gru­po de islas, con­si­de­ran­do los mis­mos res­pec­ti­va­men­te como archi­pié­la­gos. Aho­ra bien, en abril de 2020, Chi­na refor­mu­lo un divi­sión geo­grá­fi­ca en una divi­sión admi­nis­tra­ti­va, al esta­ble­cer los dis­tri­tos de Xisha, el cual admi­nis­tra­ra las islas Para­cel, ade­más de Ban­co Mac­cles­field, y de Nansha, el cual admi­nis­tra­ra las islas Spratly, ambos depen­dien­tes de la ciu­dad de Sansha. Tam­bién desig­nó dece­nas de estruc­tu­ras en la zona. 

Sobre estos anun­cios recien­tes, Chi­na pre­ten­de jus­ti­fi­car su accio­nar en las aguas de los Mares del Oes­te de Fili­pi­nas (como se cono­ce los Mares del Sur de Chi­na en este país del Sudes­te Asiá­ti­co) o los Mares del Este de Việt Nam, vio­lan­do las Zonas Eco­nó­mi­cas Exclu­si­vas de estos y otros paí­ses lito­ra­les del Sudes­te Asiá­ti­co. Recien­te­men­te, ade­más de lle­var acti­vi­da­des de pes­ca ile­ga­les en las aguas viet­na­mi­tas, fili­pi­nas y mala­yas, bar­co pes­que­ros chi­nos están avan­zan­do has­ta las aguas de las islas Natu­na en la Zona Eco­nó­mi­ca Exclu­si­va de Indo­ne­sia, un país no con­si­de­ra­do tra­di­cio­nal­men­te den­tro de los afec­ta­dos por las dispu­tas de los Mares del Sur, pero igual­men­te afec­ta­do por el accio­nar chino. En una nota diplo­má­ti­ca con fecha de junio, Indo­ne­sia decla­ro que “No exis­ten dere­chos his­tó­ri­cos en la Zona Eco­nó­mi­ca Exclu­si­va y la Pla­ta­for­ma Con­ti­nen­tal de Indo­ne­sia con res­pec­to a la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na. Si exis­tie­ran dere­chos his­tó­ri­cos antes de la entra­da en vigor de la CONVEMAR 1982, esos dere­chos fue­ron reem­pla­za­dos por las dis­po­si­cio­nes de la CONVEMAR 1982”. A esto hay que sumar la pre­sen­cia ile­gal reite­ra­da del buque de inves­ti­ga­ción petro­le­ro Hai­yang Dizhi 8 de Chi­na en la zona eco­nó­mi­ca exclu­si­va de Việt Nam, el cual avan­zo en mayo de 2020 sobre la zona eco­nó­mi­ca exclu­si­va de Mala­sia. Tan sólo en el mes de abril de 2020, un bar­co de la guar­dia cos­te­ra de chi­na hun­dió un bar­co pes­que­ro viet­na­mi­ta cer­ca de las Islas Paracel.

Việt Nam (segui­do por Fili­pi­nas) denun­ció inme­dia­ta­men­te el esta­ble­ci­mien­to uni­la­te­ral de los dis­tri­tos de Xisha y Nansha como una vio­la­ción de su sobe­ra­nía e inte­gri­dad terri­to­rial, ya que las islas Hoang Sa y las islas Truong Sa (como se cono­ce en Việt Nam a las islas Para­cel y Spratly res­pec­ti­va­men­te) son par­te del país. La voce­ra del Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Việt Nam, Le Thi Thu Hang, dijo en una con­fe­ren­cia de pren­sa en abril “La pos­tu­ra cons­tan­te de Việt Nam es pro­tes­tar enér­gi­ca­men­te por la for­ma­ción de la lla­ma­da ‘Ciu­dad Sansha’ y el com­por­ta­mien­to rela­cio­na­do, ya que vio­lan gra­ve­men­te la sobe­ra­nía de Việt Nam, no son reco­no­ci­dos, no tie­nen valor y no son bene­fi­cio­sos para la rela­ción amis­to­sa entre paí­ses, mien­tras com­pli­can la situa­ción en el Mar del Este, la región y el mun­do «. En mayo afir­mo que «Việt Nam tie­ne sufi­cien­te evi­den­cia his­tó­ri­ca y base legal para afir­mar su sobe­ra­nía sobre los archi­pié­la­gos Hoàng Sa (Para­cel) y Trường Sa (Spratly) de acuer­do con las leyes internacionales».

Detrás de esto, se encuen­tra la denun­cia de la estra­te­gia chi­na de las Cua­tro Sha, por tra­tar­se de un inten­to impro­ce­den­te de for­zar el sig­ni­fi­ca­do del con­cep­to de archi­pié­la­go según lo esta­ble­ci­do en los artícu­los 46 y 47 de la Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el Dere­cho del Mar para ade­cuar­se a sus intere­ses. De la mis­ma mane­ra está pro­ce­dien­do for­zan­do la inter­pre­ta­ción del artícu­lo 60, supo­nien­do que con la cons­truc­ción, y con­se­cuen­te mili­ta­ri­za­ción, de islas arti­fi­cia­les en los Mares del Sur fun­da­men­ta­ría supues­tos dere­chos marí­ti­mos, lo cual el lau­do de la Cor­te Per­ma­nen­te de Arbi­tra­je vino a negar. Diver­sas foto­gra­fías aéreas en los últi­mos años han demos­tra­do el avan­ce de la cons­truc­ción de las islas arti­fi­cia­les y su con­se­cuen­te mili­ta­ri­za­ción por par­te de Chi­na. Estas y otras acti­tu­des de Chi­na han lle­va­do a un incre­men­to de las ten­sio­nes entre los dis­tin­tos paí­ses de la región

Ade­más de mani­fes­tar su pro­tes­ta en las Nacio­nes Uni­das, don­de actual­men­te es uno de los miem­bros no per­ma­nen­tes del Con­se­jo de Segu­ri­dad para el perío­do 2020 – 2021, Việt Nam está impul­san­do un posi­cio­na­mien­to más fir­me al res­pec­to de la Aso­cia­ción de Nacio­nes del Sudes­te Asiá­ti­co (ASEAN), prin­ci­pal orga­ni­za­ción regio­nal. En la últi­ma reu­nión cum­bre de los líde­res de la ASEAN cele­bra­do a fines del mes de junio del corrien­te, Việt Nam emi­tió una decla­ra­ción, en tan­to pre­si­den­te este año de la ASEAN, en la cual se afir­ma cla­ra­men­te que la Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el Dere­cho del Mar es la base para deter­mi­nar los dere­chos y la juris­dic­ción marí­ti­mos como los intere­ses legí­ti­mos sobre las zonas marí­ti­mas. El vice­pri­mer minis­tro y minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Việt Nam, Pham Binh Minh, afir­mo que “el dere­cho inter­na­cio­nal, inclui­da la CONVEMAR de 1982, es la base para deter­mi­nar la sobe­ra­nía, los dere­chos sobe­ra­nos y los intere­ses legí­ti­mos sobre las áreas marí­ti­mas”. Y en la reu­nión de junio afir­mó “La situa­ción en el Mar del Este es com­pli­ca­da, con accio­nes uni­la­te­ra­les que inclu­yen la mili­ta­ri­za­ción, el aumen­to de los ejer­ci­cios mili­ta­res, espe­cial­men­te las acti­vi­da­des del bar­co de pros­pec­ción petro­le­ra chino Hai­yang Dizhi 8 y sus escol­tas, que están infrin­gien­do la zona eco­nó­mi­ca exclu­si­va y la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal de Việt Nam con acti­vi­da­des ile­ga­les de encuestas».

El gobierno de los Esta­dos Uni­dos apo­yo la posi­ción de Việt Nam en lo rela­ti­vo al accio­nar chino en el Mar del Este. En las últi­mas decla­ra­cio­nes del secre­ta­rio de esta­do de los Esta­dos Uni­dos, Mike Pom­peo, en julio, afir­mo que “Los recla­mos de Bei­jing sobre recur­sos en alta mar en la mayor par­te del Mar del Sur de Chi­na son com­ple­ta­men­te ile­ga­les, al igual que su cam­pa­ña de inti­mi­da­ción para con­tro­lar­los. Bei­jing uti­li­za la inti­mi­da­ción para soca­var los dere­chos sobe­ra­nos de los esta­dos cos­te­ros del sudes­te asiá­ti­co en el Mar del Sur de Chi­na, inti­mi­dán­do­los fue­ra de los recur­sos cos­te­ros, afir­man­do el domi­nio uni­la­te­ral y reem­pla­zan­do el dere­cho inter­na­cio­nal con «el poder hace el dere­cho»”. Tam­bién el gobierno de Aus­tra­lia, que en una nota diplo­má­ti­ca afir­mo que «recha­za cual­quier recla­ma­ción de Chi­na que sea incom­pa­ti­ble con la Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre el Dere­cho del Mar (CONVEMAR) de 1982, en par­ti­cu­lar, las recla­ma­cio­nes marí­ti­mas que no se ajus­tan a sus nor­mas sobre líneas de base, zonas marí­ti­mas y cla­si­fi­ca­ción de acci­den­tes”. A su vez, decla­ra que «no exis­te una base legal para que Chi­na esta­blez­ca líneas de base rec­tas que conec­ten los pun­tos más exter­nos de las carac­te­rís­ti­cas marí­ti­mas o ‘gru­pos de islas’ en el Mar de Chi­na Meri­dio­nal, inclu­so alre­de­dor de los ‘Cua­tro Sha’ o archi­pié­la­gos ‘con­ti­nen­ta­les’ o ‘peri­fé­ri­cos’.

De esta mane­ra Việt Nam no sólo está inva­li­dan­do las estra­ta­ge­mas de Chi­na para sos­te­ner su accio­nar invá­li­do en la aguas de los Mares del Este de Việt Nam a par­tir de supues­tos dere­chos his­tó­ri­cos y admi­nis­tra­ti­vos, sino tam­bién defen­dien­do la solu­ción pací­fi­ca de las con­tro­ver­sias por meca­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les reco­no­ci­dos por la socie­dad inter­na­cio­nal, un cla­ro refle­jo de la impor­tan­cia polí­ti­ca que el gobierno viet­na­mi­ta le asig­na a la mul­ti­la­te­ra­li­za­ción de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les. Refle­jo de la voca­ción pací­fi­ca de Việt Nam, son los dichos del minis­tro Pham Binh Minh duran­te la 12a reu­nión del Comi­té Direc­ti­vo de Coope­ra­ción Bila­te­ral Chi­na-Việt Nam en julio, en la cual mani­fes­tó que “Việt Nam y Chi­na debe­rían tra­ba­jar jun­tos para resol­ver los pro­ble­mas en lugar de com­pli­car y ampliar las disputas”.

*Secre­ta­rio del Depar­ta­men­to de Asia y Paci­fi­co de La Uni­ver­si­dad de la Plata

Fuen­te: Resu­men Latinoamericano

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *