Migran­tes. La cam­pa­ña #Regu­la­ri­za­ción­Ya lle­ga al Con­gre­so con el apo­yo de 8 par­ti­dos para que todos los migran­tes ten­gan papeles

Por Sabe­la Rodrí­guez Álva­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de sep­tiem­bre de 2020.

Lo que comen­zó sien­do «un hash­tag ha ter­mi­na­do sien­do una fuer­za polí­ti­ca en repre­sen­ta­ción de las per­so­nas migran­tes», cele­bra la acti­vis­ta Edith Espinola.

La pro­pues­ta plan­tea tre­ce medi­das urgen­tes, como la regu­la­ri­za­ción de las per­so­nas sin pape­les, el cie­rre per­ma­nen­te de los cen­tros de inter­na­mien­to de extran­je­ros y el fin de las devo­lu­cio­nes en caliente.

Las cui­da­do­ras, las tra­ba­ja­do­ras del hogar, «han impe­di­do que el abue­lo se con­ta­gie». Con estas pala­bras resu­me Edith Espi­no­la el papel de las per­so­nas migran­tes duran­te la cri­sis sani­ta­ria que ame­na­za con echar raí­ces en el país. Al otro lado del telé­fono, habla de los tra­ba­ja­do­res que sos­tie­nen día tras día la acti­vi­dad pro­duc­ti­va, pero tam­bién se refie­re a quie­nes no tie­nen la posi­bi­li­dad de con­tar con un empleo, quie­nes están ence­rra­dos en cen­tros de inter­na­mien­to de extran­je­ros y aque­llos que habi­tan las calles sin poder acce­der a una vivien­da dig­na. Ella es por­ta­voz del ser­vi­cio Domés­ti­co Acti­vo (SEDOAC) de Madrid y tam­bién ejer­ce la por­ta­vo­cía de la cam­pa­ña #Regu­la­ri­za­ción­Ya, que lle­ga este mar­tes al Con­gre­so de los Diputados.

La ini­cia­ti­va emer­gió a fina­les de mar­zo, como una suer­te de bún­ker para cubrir a todas las per­so­nas migran­tes en la esta­ca­da y hacer de la máxi­ma «que nadie se que­de atrás» una reali­dad tan­gi­ble. Para ejer­cer pre­sión sobre las ins­ti­tu­cio­nes, pero tam­bién para fun­cio­nar como apo­yo en el día a día. «Tra­ba­mos tan­tí­si­mo, fue­ron muchí­si­mas noches, por­que por el día había quien salía al cam­po, las emplea­das del hogar que­da­ron prác­ti­ca­men­te ence­rra­das y las tra­ba­ja­do­ras sexua­les expul­sa­das», rela­ta la por­ta­voz sobre el tra­ba­jo con­ti­nuo de todas las pla­ta­for­mas que sos­tie­nen la ini­cia­ti­va. Empe­za­ron sien­do un cen­te­nar de orga­ni­za­cio­nes y aho­ra son más de 1.200 las que han deci­di­do apo­yar la cam­pa­ña.

«De cam­pa­ña pasó a movi­mien­to de inci­den­cia polí­ti­ca«, pre­su­me Espi­no­la. Con razón. La ini­cia­ti­va cose­chó tal impac­to que logró trans­for­mar­se en Pro­po­si­ción No de Ley (PNL) en junio y lle­gar este mar­tes a la Cáma­ra Baja para ser deba­ti­da. Lo hace con el apo­yo expre­so de ocho gru­pos par­la­men­ta­rios: ERC, Uni­das Pode­mos, EH Bil­du, CUP y los cua­tro par­ti­dos que inte­gran el Gru­po Par­la­men­ta­rio Plu­ral –Más País, Com­pro­mís, JxCat y BNG – . La pro­pues­ta entra bajo la batu­ta de ERC, que pre­via­men­te había pre­sen­ta­do otra ini­cia­ti­va simi­lar para la regu­la­ri­za­ción de las per­so­nas migran­tes en el ámbi­to sani­ta­rio, de cui­da­dos y agra­rio. Por una cues­tión de pla­zos, esta será la ini­cia­ti­va que ate­rri­ce maña­na en la Con­gre­so, pero los cata­la­nes pla­nean regis­trar, con el res­pal­do de los otros sie­te gru­pos, una enmien­da para cam­biar el títu­lo y el tex­to. De este modo, la pro­po­si­ción que se deba­ti­rá será real­men­te la plan­tea­da por las orga­ni­za­cio­nes anti­rra­cis­tas en torno a todos los migran­tes irre­gu­la­res, sin impor­tar su sec­tor o situación.

Espi­no­la cele­bra que lo que comen­zó sien­do «un hash­tag ha ter­mi­na­do sien­do una fuer­za polí­ti­ca en repre­sen­ta­ción de las voces de las per­so­nas migran­tes». Son, esti­man los orga­ni­za­cio­nes, cer­ca de 600.000 per­so­nas migran­tes «des­hu­ma­ni­za­das, exclui­das de los dere­chos huma­nos bási­cos, de los dere­chos sani­ta­rios, de una vivien­da dig­na y de la pro­tec­ción total en un momen­to de cri­sis sanitaria».

Tre­ce medi­das para 600.000 personas

El docu­men­to pone de relie­ve los efec­tos de la pan­de­mia mun­dial sobre las per­so­nas migran­tes y sus con­se­cuen­cias a nivel labo­ral, sani­ta­rio, social y eco­nó­mi­co. Recla­man, en ese sen­ti­do, impul­sar un «pro­ce­so de regu­la­ri­za­ción de carác­ter per­ma­nen­te para todas las per­so­nas que en la actua­li­dad resi­den» en el país de for­ma irre­gu­lar, con­ce­dién­do­les una «auto­ri­za­ción de resi­den­cia y tra­ba­jo ini­cial con cri­te­rios espe­cia­les y sim­pli­fi­ca­dos para su reno­va­ción». La ini­cia­ti­va pro­po­ne asi­mis­mo apli­car el artícu­lo 127 del Regla­men­to de Extran­je­ría –la auto­ri­za­ción de resi­den­cia tem­po­ral por cir­cuns­tan­cias excep­cio­na­les– para «seguir con­ce­dien­do el per­mi­so de resi­den­cia y tra­ba­jo a toda per­so­na que lo soli­ci­te», de mane­ra que se con­ce­da «ini­cial­men­te un per­mi­so tem­po­ral por un perio­do de cin­co años», el per­mi­so con­ce­di­do auto­ri­ce a la resi­den­cia y al tra­ba­jo «sin nin­gún tipo de limi­ta­ción» y se asig­ne un núme­ro de afi­lia­ción a la Segu­ri­dad Social «de for­ma auto­má­ti­ca y de oficio».

El docu­men­to pide igual­men­te fle­xi­bi­li­zar la tra­mi­ta­ción de los pro­ce­di­mien­tos de reuni­fi­ca­ción fami­liar y con­ce­sión de exten­sio­nes fami­lia­res de asi­lo, con el obje­ti­vo de garan­ti­zar «los dere­chos bási­cos de las per­so­nas reagru­pa­das, inclui­do el dere­cho a la salud».

Pero «a las per­so­nas migran­tes no sólo las atra­vie­sa un papel», insis­te Espi­no­la. Los obs­tácu­los que les impi­den lle­var una vida dig­na van más allá y muchos tie­nen que ver en par­te con los cen­tros de inter­na­mien­to de extran­je­ros (CIE). El pasa­do 6 de mayo, la últi­ma per­so­na que había per­ma­ne­ci­do en el CIE de Alge­ci­ras atra­ve­sa­ba la puer­ta del cen­tro. Con su sali­da, los ocho cen­tros de inter­na­mien­to de extran­je­ros que hay repar­ti­dos por el país se que­da­ban vacíos por pri­me­ra vez des­de 1985, año en el que se creó su figu­ra jurí­di­ca. La noti­cia fue cele­bra­da por dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan en defen­sa de los dere­chos huma­nos y que ya habían recla­ma­do en dis­tin­tas oca­sio­nes la clau­su­ra de este tipo de espa­cios. Sin embar­go, que­dó empa­ña­da por la reali­dad: los CIE no han cerra­do para siem­pre, solo lo han hecho de mane­ra intermitente.

La PNL que ate­rri­za este mar­tes en el Con­gre­so aspi­ra al cie­rre per­ma­nen­te de este tipo de cen­tros, una pro­pues­ta que ha sido defen­di­da de mane­ra tra­di­cio­nal por los par­ti­dos de la izquier­da. El tex­to reza que, en rela­ción a los «meca­nis­mos y dis­po­si­ti­vos de con­trol migra­to­rio», resul­ta fun­da­men­tal «ase­gu­rar el cie­rre defi­ni­ti­vo y sin alter­na­ti­vas» de este tipo de cen­tros y «el archi­vo de los expe­dien­tes de devo­lu­ción y expul­sión en trá­mi­te». En julio de este mis­mo año, un total de cator­ce euro­dipu­tados –Gru­po de la Izquier­da Uni­ta­ria y la Izquier­da Ver­de– soli­ci­ta­ron al Gobierno de Pedro Sán­chez evi­tar la reaper­tu­ra de estos espa­cios. Para los fir­man­tes, la expe­rien­cia de vaciar­los duran­te la pan­de­mia ha demos­tra­do que su cie­rre pue­de ser per­ma­nen­te, pero ade­más «abre una opor­tu­ni­dad para impul­sar otro tipo de medi­das». Por este moti­vo, los euro­par­la­men­ta­rios ins­ta­ban a «avan­zar en la cohe­ren­cia de polí­ti­cas res­pe­tuo­sas con los dere­chos de todas las per­so­nas por igual, des­ar­ti­cu­lan­do estas estruc­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les racis­tas de inter­na­mien­to de extran­je­ros y a acti­var otros meca­nis­mos alter­na­ti­vos como medi­das cau­te­la­res y que no se basen en la pri­va­ción de liber­tad, medi­das admi­nis­tra­ti­vas no punitivas».

La pro­po­si­ción tam­bién ins­ta al tras­la­do urgen­te de las per­so­nas que se encuen­tran en los Cen­tros de Estan­cia Tem­po­ral para Inmi­gran­tes (CETI) de Ceu­ta y Meli­lla para «garan­ti­zar su salud» y sus dere­chos. Del mis­mo modo, piden «garan­ti­zar que las per­so­nas que se encuen­tran en los recur­sos de emer­gen­cia en Cana­rias sean tras­la­da­das a la penín­su­la a fin de poder con­ti­nuar con su trán­si­to migra­to­rio» y esta­ble­cer un tiem­po máxi­mo de estan­cia en estos cen­tros de quin­ce días, siem­pre en con­di­cio­nes dig­nas. La pro­po­si­ción exi­ge, igual­men­te, el fin de las deten­cio­nes poli­cia­les basa­das en per­fi­les étni­co-racia­les. «Hoy Madrid ama­ne­ció segre­ga­da y con más poli­cía», recuer­da la por­ta­voz, quien vati­ci­na un aumen­to de iden­ti­fi­ca­cio­nes basa­das exclu­si­va­men­te en este­reo­ti­pos racis­tas, espe­cial­men­te tras las decla­ra­cio­nes de la pre­si­den­ta madrileña.

Sobre las expec­ta­ti­vas de la ini­cia­ti­va, Edith Espi­no­la es tajan­te: «Siem­pre tra­ba­ja­mos sobre la base de la espe­ran­za, de la fuer­za y de la insis­ten­cia». Y recuer­da que la «reper­cu­sión de lo que digan este mar­tes los repre­sen­tan­tes polí­ti­cos ten­drá tam­bién impac­to sobre toda la pobla­ción migran­te que ya está votan­do». Se ini­cia, recal­ca la por­ta­voz, un momen­to que será deci­si­vo. Lami­ne Sarr coin­ci­de e insis­te en la impor­tan­cia de que sal­ga ade­lan­te pre­ci­sa­men­te hoy. «Hay per­so­nas que lo están pasan­do muy mal, que no tie­nen pape­les, no pue­den acce­der a ayu­das socia­les, no tie­nen cuen­ta ban­ca­ria, no pue­den aho­rrar, ni cobrar el ERTE, ni el paro, ni el Ingre­so Míni­mo Vital». El por­ta­voz se pre­gun­ta «cómo van a vivir así en la situa­ción actual» que nos atra­vie­sa. «Es muy difí­cil», res­pon­de y apun­ta a la pro­pues­ta teji­da por las orga­ni­za­cio­nes como úni­ca fór­mu­la efectiva.

Fuen­te: Info­li­bre, Kao­sen­la­red.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *