Esta­dos Uni­dos. ¿Habrá suer­te?: Trump vati­ci­na que EE.UU. pue­de con­ver­tir­se pron­to en una Venezuela

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de sep­tiem­bre de 2020.

«Lo empe­cé a decir hace dos años, esto real­men­te pue­de suce­der», agre­gó duran­te la mesa redon­da que aco­gió a puer­to­rri­que­ños, colom­bia­nos, cen­tro­ame­ri­ca­nos y cuba­nos y en la que dijo que Joe Biden se había reu­ni­do con el pre­si­den­te vene­zo­lano, Nico­lás Madu­ro, sin acla­rar si fue algo recien­te o, como suce­dió real­men­te en 2015, duran­te su vicepresidencia.

El pre­si­den­te de EE.UU., Donald Trump, ase­gu­ró que el país se pue­de con­ver­tir pron­to en una Vene­zue­la duran­te una mesa redon­da cele­bra­da este vier­nes con lati­no­ame­ri­ca­nos que elo­gia­ron su lucha con­tra el «comu­nis­mo» y su ayu­da a Puer­to Rico tras el hura­cán María.

«Pode­mos ser una Vene­zue­la tam­bién», sub­ra­yó el repu­bli­cano en el even­to de «Lati­nos por Trump» alu­dien­do a una posi­ble vic­to­ria del demó­cra­ta Joe Biden en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 3 de noviembre.

«Lo empe­cé a decir hace dos años, esto real­men­te pue­de suce­der», agre­gó duran­te la mesa redon­da que aco­gió a puer­to­rri­que­ños, colom­bia­nos, cen­tro­ame­ri­ca­nos y cuba­nos y en la que dijo que Biden se había reu­ni­do con el pre­si­den­te vene­zo­lano, Nico­lás Madu­ro, sin acla­rar si fue algo recien­te o, como suce­dió real­men­te en 2015, duran­te su vicepresidencia.

El encuen­tro Biden-Madu­ro, en efec­to, tuvo lugar en Bra­si­lia duran­te la toma de pose­sión de Dil­ma Rous­seff como pre­si­den­ta de Brasil.

La nica­ra­güen­se Car­la Sal­va­tie­rra le dijo a Trump que ella sabía de pri­me­ra mano qué es «esca­par del comunismo».

«Suce­de rápi­do», le ase­gu­ró, a lo que Trump asintió.

Rela­tos como el de la cen­tro­ame­ri­ca­na domi­na­ron la jor­na­da en la ciu­dad de Doral, a la que el pre­si­den­te lla­mó la «Peque­ña Vene­zue­la» por su gran pobla­ción vene­zo­la­na y don­de tie­ne su club Trump Natio­nal Doral, sede del evento.

Más que pre­gun­tas, Trump reci­bió cons­tan­tes ala­ban­zas de los lati­no­ame­ri­ca­nos. Inclu­so el salón se lle­nó de aplau­sos cuan­do Sal­va­tie­rra dijo que nadie más que él se mere­cía el Pre­mio Nobel de la Paz.

«Gra­cias por todo lo que ha hecho por Israel», mani­fes­tó la inmigrante.

Los par­ti­ci­pan­tes en el foro resal­ta­ron la ayu­da ofi­cial a los peque­ños nego­cios duran­te la pan­de­mia, las san­cio­nes a los gobier­nos de Vene­zue­la, Cuba y Nica­ra­gua y los «millo­nes» para la recons­truc­ción de Puer­to Rico, tras el hura­cán María en 2017.

Del tema de Cuba y Vene­zue­la no enfa­ti­za­ron mucho y pre­va­le­cie­ron los rela­tos de bori­cuas, quie­nes en Flo­ri­da ya alcan­za­ron una pobla­ción de más de 1,3 millo­nes y se incli­nan polí­ti­ca y mayo­ri­ta­ria­men­te por los demócratas.

Lati­nos agra­de­cie­ron a Trump su pos­tu­ra anti comunista

En el encuen­tro tam­bién pre­va­le­cie­ron las his­to­rias de colom­bia­nos que, con al menos tres repre­sen­tan­tes, enal­te­cie­ron los cer­ca de cua­tro años del gobierno Trump.

Sen­ta­do a la dere­cha del pre­si­den­te, el acti­vis­ta Fabio Andra­de le lle­vó un som­bre­ro típi­co colom­biano y le con­tó que él era un fer­vien­te segui­dor del ex pre­si­den­te colom­biano Álva­ro Uri­be, «que luchó con­tra el castrochavismo».

Adi­cio­nal­men­te, agra­de­ció a Trump por las pala­bras de su vice­pre­si­den­te, Mike Pen­ce, quien pidió la pues­ta en liber­tad de Uri­be y lo cali­fi­có de «héroe».

El ex pre­si­den­te colom­biano está actual­men­te en deten­ción domi­ci­lia­ria por pre­sun­to soborno a tes­ti­gos y frau­de procesal.

Andra­de, ade­más, le mani­fes­tó que el expre­si­den­te colom­biano y Pre­mio Nobel de la Paz, Juan Manuel San­tos (2010 – 2018), opo­si­tor polí­ti­co de Uri­be, tenía visa esta­dou­ni­den­se al seña­lar que «él no debe­ría estar aquí».

Juan Gutié­rrez, otro colom­biano de la mesa, que dijo haber tra­ba­ja­do en la admi­nis­tra­ción de Uri­be y lamen­tó que esté «injus­ta­men­te» detenido.

Para­le­la­men­te, sub­ra­yó a Trump que nece­si­tan «cua­tro años más» de su gobierno, no sólo por Esta­dos Uni­dos, sino por Amé­ri­ca Lati­na. «Por­que usted está con­tra el comu­nis­mo», le dijo.

Duran­te el dis­cur­so pre­vio a la mesa redon­da, el man­da­ta­rio cri­ti­có en varias oca­sio­nes el res­pal­do del gobierno del pre­si­den­te Barack Oba­ma (2009−2017) y su vice­pre­si­den­te Biden al pro­ce­so de paz en Colom­bia impul­sa­do por el ex pre­si­den­te Santos.

El apo­yo cubano al mandatario

Trump, por otro lado, se mos­tró muy con­fia­do del apo­yo del voto cubano en Flo­ri­da, un esta­do que según los demó­cra­tas tie­ne que ganar si no quie­re per­der un segun­do mandato.

Por segun­do día con­se­cu­ti­vo se reúne con su elec­to­ra­do en el «esta­do del Sol». El jue­ves con­gre­gó a miles de segui­do­res en el aero­puer­to Cecil, cer­ca de Jack­son­vi­lle, en su gran mayo­ría sin mas­ca­ri­llas y obvian­do el dis­tan­cia­mien­to social.

Este vier­nes en Mia­mi, en un even­to acor­de con las pre­cau­cio­nes del COVID-19, el pre­si­den­te recor­dó que tuvo el «90 %» del voto de los cubano-esta­dou­ni­den­ses y se pre­gun­tó con orgu­llo si alcan­za­ría en estas elec­cio­nes el «100 %».

Para­le­la­men­te, cele­bró que esta sema­na en la Casa Blan­ca, don­de anun­ció nue­vas san­cio­nes a Cuba, se reu­nió con una vein­te­na de par­ti­ci­pan­tes de la falli­da inva­sión de Bahía de Cochi­nos (Cuba), en 1961.

Trump no men­cio­nó a la jue­za cubano-esta­dou­ni­den­se de Mia­mi Bár­ba­ra Lagoa, una de las can­di­da­tas a reem­pla­zar en el Tri­bu­nal Supre­mo de EE.UU. a la falle­ci­da jue­za Ruth Bader Gins­burg, pos­tu­lan­te que ha alen­ta­do al elec­to­ra­do cubano.

Ade­más, el pre­si­den­te y los lati­nos par­ti­ci­pan­tes en la mesa redon­da, deja­ron fue­ra los temas migra­to­rios, el des­pro­por­cio­na­do impac­to del COVID-19 entre los his­pa­nos en Esta­dos Uni­dos y su caren­cia de segu­ro médico.

Pre­vio a la mesa redon­da, Biden, que le lle­va una leve ven­ta­ja a Trump en las encues­tas en Flo­ri­da, cri­ti­có que en ple­na pan­de­mia el pre­si­den­te «man­tie­ne sus inten­tos de eli­mi­nar la Ley de Cui­da­do de Salud Ase­qui­ble (ACA)», que apro­bó el gobierno de Obama.

Lamen­tó, ade­más, que su alia­do, el gober­na­dor Ron DeS­an­tis, quien no estu­vo pre­sen­te este vier­nes, «se rehú­sa a expan­dir el Medi­caid (pro­gra­ma fede­ral de salud), negán­do­le el acce­so a cui­da­do médi­co ase­qui­ble y de alta cali­dad a más de 800.000 flo­ri­da­nos».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *