Argen­ti­na. Izquier­da: La orga­ni­za­ción Ven­ce­re­mos anun­ció que se reti­ró de Correpi

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de sep­tiem­bre de 2020.

Infor­ma­ción y decla­ra­ción de Venceremos:

Este escri­to tie­ne como obje­ti­vo infor­mar que les mili­tan­tes de Ven­ce­re­mos – Par­ti­do de Tra­ba­ja­dorxs toma­mos la deci­sión de dejar de ser par­te de CORREPI. Valo­ra­mos la mili­tan­cia de muches com­pa­ñe­res inde­pen­dien­tes de la orga­ni­za­ción con les que nos segui­re­mos encon­tran­do en la lucha y en las calles. Sin embar­go, el esce­na­rio que se vie­ne des­ple­gan­do en CORREPI, nos lle­va a con­cluir que nues­tra mili­tan­cia en esta herra­mien­ta es un pro­ce­so ago­ta­do e irre­ver­si­ble, lue­go de varios años en los que apor­ta­mos a la cons­truc­ción colec­ti­va en dis­tin­tos terri­to­rios del país.

Nues­tro aná­li­sis de la crisis

Par­ti­mos de com­pren­der que la expan­sión de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus (Covid-19) ace­le­ró y pro­fun­di­zó la cri­sis capi­ta­lis­ta mul­ti­di­men­sio­nal en cur­so que tie­ne fac­to­res eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, socia­les, sani­ta­rios y eco­ló­gi­cos. El capi­tal bus­ca­rá des­car­gar las con­se­cuen­cias sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los pue­blos del mun­do. Y en el mar­co de una socie­dad atra­ve­sa­da por las des­igual­da­des de cla­se, de géne­ro y racia­li­za­ción somos las masas tra­ba­ja­do­ras las que esta­mos más expues­tas a sufrir las con­se­cuen­cias de la pan­de­mia y de la cri­sis con un aumen­to de la pre­ca­rie­dad del tra­ba­jo, la salud, la edu­ca­ción y la vivienda

Esta cri­sis que vivi­mos es una cri­sis orgá­ni­ca que aca­rrea cam­bios cuyo alcan­ce no pode­mos pre­ver en su total dimen­sión. Muchos de los ras­gos pro­pios de la eta­pa neo­li­be­ral del capi­ta­lis­mo se ace­le­ran y el sis­te­ma es inca­paz de dar res­pues­tas a las nece­si­da­des del pueblo.

Asi­mis­mo, per­mi­te reafir­mar la cen­tra­li­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los pue­blos en la eco­no­mía, polí­ti­ca, salud, edu­ca­ción, cul­tu­ra y en todas las dimen­sio­nes de la vida social. Y nos desa­fía a asu­mir las luchas nece­sa­rias para con­quis­tar y defen­der nues­tros dere­chos. Aun en con­di­cio­nes adver­sas es pre­ci­so dejar en cla­ro que la orga­ni­za­ción y la lucha popu­lar es una prác­ti­ca esen­cial para la vida digna.

La reali­dad es más ter­ca que los decre­tos y la bru­ta­li­dad opre­so­ra del capi­tal, sus Esta­dos, gobier­nos y par­ti­dos no aca­tan la cua­ren­te­na. La lucha de los pue­blos, tan ter­ca como la reali­dad, se abre paso y encien­de barri­ca­das de dig­ni­dad: Esta­dos Uni­dos, Boli­via y Chi­le entre otros pue­blos que se rebe­lan ante las injus­ti­cias del sis­te­ma capi­ta­lis­ta patriarcal.

En Argen­ti­na, esta cri­sis empal­ma con los cam­bios en la situa­ción polí­ti­ca des­de la asun­ción del gobierno de Alber­to Fer­nán­dez y el Fren­te de Todos, agu­di­za pro­ble­mas y ace­le­ra pro­ce­sos pro­pios de la cri­sis que ya esta­ba en cur­so, agra­van­do fuer­te­men­te la pobre­za y el desempleo.

Se des­plie­gan en todo el terri­to­rio múl­ti­ples luchas fren­te a des­pi­dos, sus­pen­sio­nes, por con­di­cio­nes sani­ta­rias y de cui­da­do fren­te al Covid-19, fren­te a la vio­len­cia machis­ta, por el dere­cho a la vivien­da. Y fren­te al recru­de­ci­mien­to de la repre­sión esta­tal con gati­llo fácil en los barrios, ase­si­na­tos en con­tex­tos de deten­ción, tor­tu­ras, deten­cio­nes arbi­tra­rias y des­apa­ri­cio­nes for­za­das segui­das de muerte.

La res­pues­ta por “arri­ba” sólo ati­na a des­com­pri­mir la con­flic­ti­vi­dad social al míni­mo cos­to y dis­ci­pli­nar social­men­te con un recru­de­ci­mien­to de la polí­ti­ca represiva.

En este con­tex­to, nos pare­ce impor­tan­te reco­no­cer la refe­ren­cia que tie­ne CORREPI en la defen­sa por los dere­chos huma­nos y la lucha con­tra la repre­sión esta­tal. Esta refe­ren­cia se la ganó por su cohe­ren­cia, que le lle­vó a tener una inde­pen­den­cia abso­lu­ta de todos los gobier­nos en estos años. “Los gobier­nos pasan, la repre­sión que­da” fue una de nues­tras his­tó­ri­cas con­sig­nas. Esa refe­ren­cia tam­bién obe­de­ce a la fir­me­za en sus prin­ci­pios que nos lle­vó a ele­gir luchar con­tra la repre­sión esta­tal des­de una pers­pec­ti­va anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­pa­triar­cal. Tenien­do en cla­ro que la ple­na vigen­cia de los dere­chos huma­nos es impo­si­ble en el esta­do bur­gués, por­que en el mar­co de este sis­te­ma la res­pues­ta siem­pre va a ser repre­si­va, gobier­ne quien gobier­ne. Y que esa cla­ri­dad impli­ca no sólo acor­dar con su for­mu­la­ción gene­ral: es pre­ci­so sos­te­ner­la en toda la línea, sin con­ce­sio­nes ni omisiones.

Los deba­tes en CORREPI

Des­de fines del año pasa­do, con la asun­ción del gobierno del Fren­te De Todos, comen­za­ron a haber deba­tes sobre la carac­te­ri­za­ción de la situa­ción polí­ti­ca, los suje­tos y fuer­zas socia­les que la con­fi­gu­ran, las tareas para la eta­pa y las tác­ti­cas de inter­ven­ción. El ple­na­rio gene­ral debía ser la ins­tan­cia orgá­ni­ca que sal­da­ra esos deba­tes y dota­ra a la orga­ni­za­ción de un plan polí­ti­co para enfren­tar la polí­ti­ca repre­si­va del gobierno del FdT. Pero este ple­na­rio se pos­pu­so, pri­me­ro por la cua­ren­ta y lue­go con múl­ti­ples excu­sas. Mien­tras tan­to, des­de la direc­ción de CORREPI se impu­so de hecho una polí­ti­ca des­acer­ta­da que no enfren­ta con la fuer­za nece­sa­ria al gobierno nacio­nal, empu­ja a un cam­bio del mar­co de alian­zas y pone en ten­sión y en peli­gro la fir­me­za de los prin­ci­pios de la organización.

Esta orien­ta­ción, que se repli­ca en otras herra­mien­tas cons­trui­das por Abrien­do Cami­nos, ha lle­va­do a redu­cir la agen­da anti­rre­pre­si­va a lo ocu­rri­do en los años de gobierno macris­ta y en una men­ción gené­ri­ca de la repre­sión como inhe­ren­te al sis­te­ma capi­ta­lis­ta des­de diciem­bre del año pasa­do. Esto lo hemos deba­ti­do en oca­sión de la reu­nión man­te­ni­da con la Minis­tra de Segu­ri­dad de Nación, en la que la CORREPI se limi­tó a cri­ti­car un con­jun­to de medi­das impues­tas por el gobierno ante­rior y a rea­li­zar el his­tó­ri­co recla­mo fren­te a las deten­cio­nes arbi­tra­rias. En cam­bio, se omi­tió men­cio­nar la dero­ga­ción de las Leyes Anti­te­rro­ris­tas, el pedi­do de liber­tad y des­pro­ce­sa­mien­to de lucha­dorxs popu­la­res, entre otros. Mien­tras tan­to, decre­ta­da la ASPO, des­de los ámbi­tos de la direc­ción se ha fomen­ta­do la des­mo­vi­li­za­ción. Redu­cien­do el accio­nar de CORREPI al rele­va­mien­to y denun­cia de casos, omi­tien­do con­fron­tar con el gobierno nacio­nal. No des­co­no­ce­mos las medi­das de auto­cui­da­do que nece­si­ta­mos cada vez que sali­mos a las calles. Pero no esta­mos dis­pues­tes a aban­do­nar las calles ante cada ata­que a nues­tra cla­se y nues­tro pueblo.

Más allá de las com­ple­ji­da­des que tra­jo con­si­go la pan­de­mia y la cua­ren­te­na, la rati­fi­ca­ción de este rum­bo incon­sul­to está dada por la nega­ción explí­ci­ta de rea­li­zar un ple­na­rio gene­ral para resol­ver estas cues­tio­nes. Des­de la direc­ción y les prin­ci­pa­les refe­ren­tes de la orga­ni­za­ción se impu­so la deci­sión polí­ti­ca de no dar­le un cau­ce orgá­ni­co para avan­zar de for­ma colec­ti­va en un plan polí­ti­co de acuer­do a los obje­ti­vos de CORREPI de denun­ciar, visi­bi­li­zar, com­ba­tir las polí­ti­cas repre­si­vas des­de una posi­ción de inde­pen­den­cia total del Esta­do y pro­mo­ver la con­cien­cia y la orga­ni­za­ción popu­lar. Esto lle­vó a una impo­si­ción de hecho de una polí­ti­ca no dis­cu­ti­da ni defi­ni­da por el con­jun­to de la mili­tan­cia y que impli­ca cam­bios y polé­mi­cas de impor­tan­cia res­pec­to de la carac­te­ri­za­ción y la for­ma de enfren­tar la polí­ti­ca repre­si­va del Esta­do y el gobierno de Alber­to Fernández.

Muchos son los pro­ble­mas de la orga­ni­za­ción. Entre ellos, no avan­zar en pro­ce­sos de poli­ti­za­ción y for­ma­ción de les com­pa­ñe­res: si bien es un pro­ble­ma que se aca­rrea en la orga­ni­za­ción hace mucho tiem­po, en el últi­mo año se pro­fun­di­zó. Esto impi­de, de hecho, que otres com­pa­ñe­res pue­dan apor­tar al deba­te y a la cons­truc­ción real de CORREPI, más allá de sus refe­ren­tes públi­cos. La fal­ta de pla­ni­fi­ca­cio­nes, infor­mes y balan­ces, el vacia­mien­to polí­ti­co de ins­tan­cias y direc­cio­nes que no fun­cio­nan y que se reúnen espo­rá­di­ca­men­te, com­ple­tan el cua­dro del dete­rio­ro de la vida orgá­ni­ca. Peor aún es el pre­do­mi­nio de méto­dos noci­vos, recha­zo de plano a las crí­ti­cas, ausen­cia de auto­crí­ti­ca y natu­ra­li­za­ción de la sali­da de com­pa­ñe­res. Todo esto acom­pa­ña­do de la crea­ción de un cli­ma cre­cien­te­men­te hos­til a las crí­ti­cas y opi­nio­nes diver­gen­tes con acu­sa­cio­nes per­so­na­les con el obje­ti­vo de no dar lugar a los cues­tio­na­mien­tos y al deba­te polí­ti­co. Situa­ción que lle­vó al des­gra­na­mien­to de mili­tan­tes de la CORREPI y al des­pren­di­mien­to de una regio­nal ente­ra, la de la pro­vin­cia de Córdoba.

Agra­va este rum­bo la impo­si­ción de una inter­ven­ción polí­ti­ca basa­da en hacer cum­plir “una agen­da urgen­te e impres­cin­di­ble” con una mayo­ría de con­sig­nas que se enmar­can en el posi­bi­lis­mo, con denun­cias que no eno­jen a quie­nes tie­nen expec­ta­ti­vas en el gobierno actual y que renun­cia a seña­lar y denun­ciar polí­ti­ca­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad pun­tual de Alber­to Fer­nán­dez y su gabi­ne­te. Esta es la polí­ti­ca impul­sa­da des­de los refe­ren­tes y direc­ción de CORREPI en total con­so­nan­cia con Abrien­do Cami­nos, que ha adop­ta­do esa carac­te­ri­za­ción del actual gobierno peronista.

Como diji­mos, los ejes cen­tra­les del plan polí­ti­co debe­rían ocu­par­se de garan­ti­zar el apor­te de la orga­ni­za­ción para enfren­tar la polí­ti­ca repre­si­va del gobierno de Fer­nán­dez y de les gober­na­do­res, lo que inclu­ye una lucha ideo­ló­gi­ca fren­te al dis­cur­so del FdT y el de la dere­cha opo­si­to­ra, des­de una posi­ción de inde­pen­den­cia política.

En todas las ins­tan­cias en las que nos pudi­mos expre­sar hemos sos­te­ni­do la nece­si­dad impos­ter­ga­ble de rea­li­zar un ple­na­rio que nos per­mi­ta la cons­truc­ción de una polí­ti­ca para la situa­ción actual y sus pers­pec­ti­vas. No hay impe­di­men­tos téc­ni­cos para con­cre­tar­lo. Hay una volun­tad polí­ti­ca de no rea­li­zar­lo por par­te de algu­nas ins­tan­cias de direc­ción y les prin­ci­pa­les refe­ren­tes de la organización.

Vivi­mos como un gran défi­cit nues­tro reti­ro de la CORREPI a la que hemos apos­ta­do e inten­ta­do cons­truir, inclu­so dán­do­le vida por fue­ra del AMBA en Men­do­za y Cór­do­ba y Mar del Pla­ta. En este momen­to con­cre­to de fuer­te impac­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal y de refor­za­mien­to del apa­ra­to repre­si­vo para la con­ten­ción de las luchas veni­de­ras es cuan­do más nece­sa­ria se hace la orga­ni­za­ción anti­rre­pre­si­va de masas que pro­mue­va la demo­cra­cia de base, el deba­te polí­ti­co, don­de la for­ma­ción ocu­pe un lugar impor­tan­te en la mili­tan­cia y que pro­mue­va un per­fil mili­tan­te don­de las opi­nio­nes estén liga­das a las prác­ti­cas, con un espí­ri­tu de crí­ti­ca cons­truc­ti­va y ejer­cien­do una auto­crí­ti­ca con­se­cuen­te. Sin embar­go, por los moti­vos enu­me­ra­dos ante­rior­men­te, vemos obtu­ra­dos lo cana­les para poner en dis­cu­sión la línea política.

Des­de Ven­ce­re­mos – Par­ti­dos de Tra­ba­ja­dorxs segui­re­mos apos­tan­do a la orga­ni­za­ción anti­rre­pre­si­va que luche jun­to a las masas opri­mi­das, sin resig­nar nues­tra lucha con­tra el capi­ta­lis­mo, el impe­ria­lis­mo y el patriar­ca­do y sin con­ce­sio­nes de nin­gún tipo. Esta lucha se debe dar des­de una pers­pec­ti­va de inde­pen­den­cia total de los gobier­nos de turno de este sis­te­ma y con una rela­ción con­fron­ta­ti­va con el Esta­do que nos reprime.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *