El Sal­va­dor. La memo­ria don­de ardía: No olvi­dar ni per­do­nar a quie­nes masa­cra­ron al pueblo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de sep­tiem­bre de 2020.

El 22 de mayo de 1979, Varias com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros ini­cian una mar­cha para lle­var ali­men­tos a quie­nes man­te­nían la toma de la emba­ja­da de Vene­zue­la exi­gien­do la liber­tad de com­pa­ñe­ros que habían sido cap­tu­ra­dos. La mar­cha fue repri­mi­da ha bala­zos por los cuer­pos repre­si­vos del Gene­ral Car­los Hum­ber­to Rome­ro, resul­tan­do 15 estu­dian­tes asesinado.

A con­ti­nua­ción el tes­ti­mo­nio de Patri­cia Aré­va­lo, una de las par­ti­ci­pan­tes en la toma de dicha emba­ja­da, nos cuen­ta como se die­ron los hechos:

“En la maña­na me levan­té y fui al local del FUR-30 en la UCA. Ahí me habían cita­do a las 8:00 a.m. y, aun­que yo no sabía a qué iba, iba dis­pues­ta a par­ti­ci­par en la acti­vi­dad. Íba­mos dos del UR-19, uno del FUR-30 y tres del MERS. El úni­co que no era estu­dian­te era un com­pa­ñe­ro de la Unión de Pobla­do­res de Tugu­rios (UPT).
De la UCA todos abor­da­mos taxis dife­ren­tes. Aún no sabía­mos a dón­de íba­mos, creo que me dije­ron en el taxi que íba­mos a tomar la Emba­ja­da de Vene­zue­la. No dudá­ba­mos por­que tenía­mos la uto­pía de vivir en una socie­dad jus­ta.
Yo creo que por el tipo de acti­vi­dad que era se nece­si­ta­ba una pre­sen­ta­ción par­ti­cu­lar. La segu­ri­dad de las emba­ja­das ya esta­ba avis­pa­da por­que ya se habían dado varias tomas. Había que ser muy crea­ti­vos con las estra­te­gias para entrar. Los estu­dian­tes éra­mos de la vida urba­na y podía­mos pasar más fácil­men­te. Por eso creo que todos éra­mos estu­dian­tes; el com­pa de la UPT tam­bién par­ti­ci­pó y él entró como maes­tro de obras. Ade­más, era un ope­ra­ti­vo que que­ría mucho com­pro­mi­so y creo, por lo menos en mi caso, que por eso me esco­gie­ron. Yo era bas­tan­te dis­ci­pli­na­da y res­pon­sa­ble, tenía­mos muchí­si­ma mística.

En el camino pasa­mos por el Cen­tro de Uni­for­mes com­pran­do uni­for­mes de tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas y lue­go vol­vi­mos a subir al taxi y pusi­mos los uni­for­mes sobre nues­tra ropa.
Todo fue cro­no­me­tra­do y cada quien tenía que acer­car­se a la Emba­ja­da con su pro­pia leyen­da: uno lle­va­ba la leyen­da que se le había muer­to un parien­te y entró llo­ran­do a mares con una car­ta. Otro era estu­dian­te de sex­to año de medi­ci­na que iba bien ele­gan­te pasan­do fren­te a la Emba­ja­da, otros iban a pedir beca y el com­pa de la UPT iba ves­ti­do de maes­tro de obra. Yo y otra com­pa­ñe­ra íba­mos ves­ti­das de emplea­das domés­ti­cas con las com­pras del super­mer­ca­do que sen­ci­lla­men­te íba­mos pasan­do por ahí. Ahí lle­vá­ba­mos la comi­da para el ope­ra­ti­vo. Tenía­mos die­ci­sie­te años y no levan­ta­mos sos­pe­chas. Una seño­ra esta­ba regan­do la gra­ma en una gran man­sión y nos salu­dó: “¿vie­nen de com­pras, niñas?” “Sí” con­tes­ta­mos noso­tras.
El com­pa­ñe­ro que iba llo­ran­do tenía que dis­traer a la segu­ri­dad. Otro com­pa­ñe­ro lle­va­ba un ramo de flo­res pre­cio­sas que iba a entre­gar a un tra­ba­ja­dor de la Emba­ja­da y cuan­do le abrie­ran la puer­ta para que entra­ra con las flo­res, tenía­mos que entrar todos. Así fue, no fue nada vio­len­ta la entra­da, fue una toma pací­fi­ca a pesar del gran cer­co mili­tar afue­ra.
Cada quien sabía qué hacer y de for­ma inme­dia­ta deja­mos fue­ra a los poli­cías, toma­mos al Emba­ja­dor y a los tra­ba­ja­do­res como rehe­nes, lle­na­mos la pila con agua y lle­na­mos algu­nas cuan­tas bol­sas. Por la expe­rien­cia que nos habían con­ta­do de las tomas de las emba­ja­das de Fran­cia y Cos­ta Rica, sabía­mos que lo pri­me­ro que harían era cor­tar­nos el agua. Otros com­pa­ñe­ros pusie­ron ban­de­ras para crear un ambien­te adentro.

Esa noche la Poli­cía puso unos gran­des reflec­to­res afue­ra y tam­bién pusie­ron una músi­ca tan fuer­te, tan fuer­te para deses­pe­rar­nos. Pero nos acos­tum­bra­mos. Tenía­mos mucho inge­nio para abor­dar a la Poli­cía. El por­tón de entra­da era casi trans­pa­ren­te y podían ver para aden­tro. Con papel perió­di­co ela­bo­ra­mos figu­ras huma­nas y las pega­mos en el por­tón. Ahí podía­mos parar­nos detrás de las figu­ras y vigiar a la Poli­cía sin que ellos nos vie­ran. Ellos se morían de la risa al ver esta crea­ti­vi­dad nues­tra y gri­ta­ban, entre risas: “¡Que hijos de puta!”. No sabían dón­de está­ba­mos noso­tros. Ellos gri­ta­ban que salié­ra­mos pero nun­ca les con­tes­tá­ba­mos.
Tenía­mos de rehe­nes al Emba­ja­dor, al Agre­ga­do Mili­tar y a varias secre­ta­rias. Yo tenía un pan­ta­lón ver­de y una cami­sa roja y por esto el Emba­ja­dor me decía “la cape­ru­ci­ta roja”. Creo que fui­mos muy fle­xi­bles y abier­tos con ellos. Nos pasa­mos de inge­nuos por­que deja­mos a sus fami­lia­res pasar­les comi­da y ni la regis­trá­ba­mos. No tocá­ba­mos la comi­da que nos ofre­cían por­que tenía­mos mie­do que nos podían enve­ne­nar. El 20 de mayo los fami­lia­res nos dije­ron que era el cum­plea­ños de uno de los rehe­nes y tra­je­ron un pas­tel de Elsy’s Cakes. En este pas­tel escon­die­ron un arma y con ésta nos enca­ño­na­ron para esca­par.
Dos días des­pués fue la mar­cha del 22 de mayo. Noso­tros no sabía­mos que habría mar­cha y de repen­te oímos los megá­fo­nos “Com­pa­ñe­ros de la Emba­ja­da de Vene­zue­la, les trae­mos agua y comi­da.” ¡Noso­tros nos pusi­mos tan feli­ces! Pen­sa­mos que íba­mos a salir y con­fun­dir­nos entre la gen­te para irnos por­que había­mos que­da­do solos, sin rehe­nes, y así no nos garan­ti­za­ba la vida. Es cier­to, está­ba­mos en terri­to­rio de otro país y exis­tían con­ve­nios inter­na­cio­na­les de por medio. Pero vos te dabas cuen­ta que des­pués, en Gua­te­ma­la por ejem­plo, las fuer­zas repre­si­vas se metie­ron a la Emba­ja­da de Espa­ña y masa­cra­ron a la gen­te asi­la­da ahí. En la Cate­dral de San Miguel se metie­ron y saca­ron a la gen­te, así tam­bién en el local del Par­ti­do Demó­cra­ta Cris­tiano.
Yo esta­ba al fon­do de la Emba­ja­da cuan­do se dio la masa­cre. Se oía todo, la bala­ce­ra y los gri­tos, pero yo no veía nada. Fue muy frus­tran­te para noso­tros por­que no sabía­mos que hacer. Un com­pa­ñe­ro del UR-19 quien recién había per­di­do el amor de su vida en la masa­cre de Cate­dral que­ría salir a pro­te­ger a la gen­te. Pero con otra com­pa­ñe­ra eva­lua­ron las con­se­cuen­cias que podría tener si salían y deci­die­ron que mejor nos que­dá­ra­mos dentro.

La masa­cre del 22 de mayo es un hecho que nun­ca pue­de ser olvi­da­do. Entre los quin­ce muer­tos esta­ban varios estu­dian­tes de secun­da­ria inclu­yen­do un mucha­cho de San­ta Tecla, Car­los Alber­to “Misi­so­po”; Nel­son Ernes­to Mén­dez, un niño de quin­ce años del Ter­cer Ciclo “San­ta Lucía” y acti­vis­ta del MERS; Mau­ri­cio Scaf­fi­ni, Del­fi­na Góchez de la UCA y Enma Gua­da­lu­pe Car­pio, maes­tra de ANDES 21 de Junio e hija de Caye­tano Car­pio. Dicen los com­pa­ñe­ros que se die­ron cuen­ta que algu­nos de los muer­tos fue­ron ente­rra­dos en el Cemen­te­rio de Los Ilus­tres pero segu­ra­men­te mucha gen­te que­dó sin que nadie lo reco­gie­ra.
Aden­tro de la Emba­ja­da fui­mos muy orga­ni­za­dos. Para que alcan­za­ra el agua nos tur­ná­ba­mos para bañar­nos: un día sí, un día no. Las racio­nes de comi­da fue­ron bien dis­tri­bui­das. El estu­dian­te de medi­ci­na sabía cuál era la can­ti­dad de pro­teí­nas y azú­ca­res que nece­si­tá­ba­mos para no des­hi­dra­tar­nos ni que­dar­nos fal­tan­tes. Ahí nun­ca nos sen­ti­mos débi­les. Había­mos traí­do Pro­tei­nol que es una cosa como Inca­pa­ri­na: un pol­vo que trae todo lo nece­sa­rio para nutrir­se. Ya sabía­mos cuan­tas cuha­ra­das nece­si­tá­ba­mos por vaso. Cuan­do sali­mos de ahí, no sali­mos demacrados.

El pri­me­ro de junio sali­mos de la Emba­ja­da al exi­lio. Ahí comen­zó otra expe­rien­cia gran­de que cam­bió mi vida. El haber esta­do en esa coyun­tu­ra y par­ti­ci­pa­do en ese tipo de acti­vi­da­des nos dio otro espa­cio, otra prác­ti­ca dife­ren­te. Madu­ré mucho, lle­gué a tener más con­vic­ción, más for­ta­le­za ideo­ló­gi­ca y tuve la rique­za de la con­vi­ven­cia con los com­pa­ñe­ros”. FIN.
Entre las per­so­nas ase­si­na­das están:
1‑Enma Gua­da­lu­pe Car­pio Rosa­les de Ale­gría, maes­tra de ANDES 21 de Junio e hija del Coman­dan­te Sal­va­dor Caye­tano Car­pio y Tuli­ta Alva­ren­ga.
2‑Delfina Góchez Fer­nán­dez, hija del escri­tor Rafael Góchez Sosa. Del­fi­na nació el 16 de junio de 1958, estu­dia­ba 2º año de psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Cen­tro­ame­ri­ca­na UCA y miem­bra del FUR-30
3‑Jorge Mau­ri­cio Scaf­fi­ni Siriany, de 22 años, estu­dia­ba 3er año de Inge­nie­ría Eléc­tri­ca en la UCA, miem­bro del FUR-30.
4‑Antonio Girón Mar­tí­nez, estu­dia­ba 4º año de Inge­nie­ría Mecá­ni­ca en la UCA, miem­bro del FUR-30, resul­tó heri­do de un hom­bro, murió al día siguien­te lue­go de sopor­tar tor­tu­ras de par­te de los cuer­pos de segu­ri­dad.
5‑José Rober­to Sar­mien­to, estu­dia­ba 2º año de psi­co­lo­gía en la UCA, miem­bro del FUR-30
6‑José Fidel Cas­tro Her­nán­dez, nació en Barrio El Cen­tro de Jocoai­ti­que, depar­ta­men­to de Mora­zán; fue su madre Eva Her­nán­dez y su Papa: José de Jesús Cas­tro. Estu­dia­ba 1er año de Inge­nie­ría en la UCA, miem­bro del FUR-30.
7‑Carlos Alber­to Men­do­za, apo­da­do “Misi­so­po”, era estu­dian­te de secun­da­ria en San­ta Tecla.
8‑Nelson Ernes­to Mén­dez Var­gas, de 15 años, estu­dian­te del Ter­cer Ciclo “San­ta Lucía” y acti­vis­ta del MERS.
9‑Francisco Navi­dad
10-Mariano Díaz Mar­tí­nez
11-Este­ban V. Gar­cía
12-Rafael Vás­quez Marín
13-Manuel Girón Roque
Los heri­dos fue­ron en mayor can­ti­dad según el perió­di­co La Cró­ni­ca del Pueblo.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *