Argen­ti­na. Un neo­na­zi con­fe­so en la poli­cía bonaerense

Por CORREPI. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de sep­tiem­bre de 2020.

A pocos días de hacer públi­co el víncu­lo de Vir­gi­nia Luján Sosa, la ex poli­cía y voce­ra de la aso­na­da poli­cial en Mar del Pla­ta, con Car­los Pam­pi­llón y su gru­po de cho­que neo­na­zi, hoy debe­mos con­fir­mar que un con­fe­so miem­bro de esa agru­pa­ción, Mar­cos Daniel Capu­to, está en acti­vi­dad como ofi­cial de la poli­cía bonaerense.

En mayo de 2018, el Tri­bu­nal Fede­ral n° 1 de Mar del Pla­ta dic­tó un fallo his­tó­ri­co en el jui­cio con­tra sie­te inte­gran­tes del gru­po de Pam­pi­llón, por pro­pa­gan­di­zar la ideo­lo­gía nazi y come­ter ata­ques con­tra colec­ti­vos vul­ne­ra­bles, en par­ti­cu­lar muje­res trans, basa­dos en ideas de odio, dis­cri­mi­na­ción y supre­ma­cía racial. Capu­to fue bene­fi­cia­do con una pena leve, sin pri­sión efec­ti­va, ya que era menor a la fecha de los hechos, mien­tras que sus seis cama­ra­das de cau­sa reci­bie­ron con­de­nas de cua­tro a nue­ve años y medio de prisión.

Uno de los ata­ques más recor­da­dos de los “pam­pi­llo­nes” en tiem­pos recien­tes fue el diri­gi­do con­tra muje­res y disi­den­cias en el 30° ENM, en octu­bre de 2015. Un enton­ces casi ado­les­cen­te Capu­to fue fil­ma­do esa noche, jun­to a otros, mien­tras reci­bían órde­nes del jefe del Ser­vi­cio de Calle de la poli­cía mar­pla­ten­se, Eze­quiel Laz, “El Pes­ca­do”, cono­ci­do por el reite­ra­do hos­ti­ga­mien­to y per­se­cu­ción a fami­lia­res de víc­ti­mas de gati­llo fácil y mili­tan­tes en la ciudad.

La con­de­na a Capu­to esta­ble­ció dos años de “tra­ta­mien­to tute­lar”, que incluía la asis­ten­cia a cur­sos de DDHH, por el lap­so de dos años. Sin embar­go, el 7 de junio de 2019, a un año y un mes de dic­ta­da la sen­ten­cia, fue publi­ca­da en el Bole­tín Ofi­cial de la pro­vin­cia su incor­po­ra­ción como ofi­cial de la poli­cía bonae­ren­se, tras su gra­dua­ción en la Escue­la Vuce­tich sub­se­de de La Cos­ta, y en febre­ro de 2020 otra reso­lu­ción simi­lar anun­ció su ingre­so como ofi­cial subayu­dan­te al Cur­so de Ingre­so al Subes­ca­la­fón Comando.

Que­da cla­ro que per­te­ne­cer públi­ca­men­te a una orga­ni­za­ción neo­na­zi de per­ma­nen­te inter­ven­ción vio­len­ta, cons­ta­ta­do ello has­ta en una sen­ten­cia judi­cial, no es un incon­ve­nien­te para con­ver­tir­se en poli­cía. En todo caso, pare­ce haber sido un ante­ce­den­te aus­pi­cio­so, por­que ya venía “edu­ca­do” en el odio con­tra los colec­ti­vos más estig­ma­ti­za­dos por el apa­ra­to repre­si­vo estatal.

Es que, como lo infor­ma la agen­cia Pre­sen­tes en su sitio web (agen​cias​pre​sen​tes​.org), el 13% de los deli­tos de odio hacia las muje­res trans es per­pe­tra­do por per­so­nal de las fuer­zas de segu­ri­dad en ejer­ci­cio de su fun­ción esta­tal. Por su par­te, el Obser­va­to­rio Nacio­nal de Crí­me­nes de Odio LGBT des­ta­ca en sus infor­mes que las fuer­zas de segu­ri­dad argen­ti­nas y los ser­vi­cios peni­ten­cia­rios mani­fies­tan par­ti­cu­lar saña y odio con­tra las per­so­nas LGBT y las muje­res, que se mani­fies­tan en las mil for­mas coti­dia­nas que per­ma­nen­te­men­te denunciamos.

Entre los casos más recien­tes que ejem­pli­fi­can esa polí­ti­ca per­se­cu­to­ria sis­te­má­ti­ca recor­da­mos a Jor­ge Astor­ga, joven gay de 27 años que fue apa­lea­do por el cuer­po de infan­te­ría y poli­cías de la comi­sa­ría 6ª de Río Galle­gos el 1º de mayo pasa­do, o el más recien­te trans­fe­mi­ci­dio de Melody Barre­ras, mujer trans del depar­ta­men­to men­do­cino de Guay­ma­llén, que el 26 de agos­to reci­bió seis dis­pa­ros del arma regla­men­ta­ria del poli­cía Darío Jesús Chá­vez Rubio.

El ingre­so de Mar­cos Capu­to a la poli­cía y su avan­ce en el esca­la­fón no es resul­ta­do de que se les esca­pa­ra algún con­trol o no cono­cie­ran sus ante­ce­den­tes. Es la rati­fi­ca­ción de que no hay mane­ra de demo­cra­ti­zar la fuer­za, incor­po­rar­le pers­pec­ti­va de géne­ro y de res­pe­to a los dere­chos de todxs, por­que no hay refor­ma que pue­da cam­biar su natu­ra­le­za y fun­ción represiva.

Fuen­te: Correpi

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *