Esta­dos Uni­dos. Por qué es impor­tan­te lla­mar­lo fascismo

Por Scott Gil­bert, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de sep­tiem­bre de 2020.

No me ente­ré de que mi madre y Anne Frank habían sido ami­gas en la infan­cia has­ta que, estan­do en sép­ti­mo cur­so, lle­ve el Dia­rio de Anne Frank a casa. Aquél día mi madre me ense­ñó una foto­gra­fía en la que esta­ba con su pri­ma y Anne y Mar­got Frank.

Fue una mira­da excep­cio­nal al pasa­do de mi madre. Ella nun­ca habla­ba de su infan­cia en Ale­ma­nia y en la Holan­da ocu­pa­da, de la gue­rra, de vivir escon­di­dos o del Holo­caus­to. Se nega­ba a hablar ale­mán inclu­so con noso­tros, sus dos hijos.

Pos­te­rior­men­te ave­ri­güé que en 1960 mi madre fue la pri­me­ra per­so­na de su gene­ra­ción en deman­dar al gobierno ale­mán y exi­gir­le repa­ra­cio­nes. El abo­ga­do de mi madre fue Robert Kem­pner, que sobre­vi­vió a un cam­po de con­cen­tra­ción nazi y lle­gó a ser ayu­dan­te del abo­ga­do en jefe esta­dou­ni­den­se en el tri­bu­nal mili­tar inter­na­cio­nal de Núrem­berg. El jui­cio se pro­lon­gó duran­te cator­ce años antes de ser des­es­ti­ma­do por fal­ta de fon­do legal. Solo des­pués de su muer­te vi las trans­crip­cio­nes que des­cri­bían sus cica­tri­ces físi­cas y psi­co­ló­gi­cas y empe­cé a enten­der por qué nun­ca salía de casa, ni siquie­ra cuan­do me galar­do­na­ron en el instituto.

Algu­nas per­so­nas sos­tie­nen que los ale­ma­nes no sabían o no enten­dían lo que esta­ba ocu­rrien­do a su alre­de­dor. Pue­de que sea ver­dad, aun­que las seña­les esta­ban ahí des­de el prin­ci­pio. Bási­ca­men­te, exis­tía un recha­zo a ver lo que esta­ba pasan­do delan­te de sus nari­ces y una fal­ta de lide­raz­go moral en los momen­tos cla­ve, cuan­do aún se hubie­ra podi­do dete­ner al régi­men. Las dife­ren­tes fac­cio­nes polí­ti­cas –comu­nis­tas, socia­lis­tas, Jewish Bund, movi­mien­to sin­di­cal– no logra­ron unir­se para dete­ner el pro­gra­ma “Make Ger­many Who­le Again” (“Logre­mos una Ale­ma­nia Com­ple­ta de Nue­vo”) a pesar de que todos ellos, has­ta cier­to pun­to, reco­no­cían el peli­gro. No se die­ron cuen­ta de que lle­ga­ría un momen­to en que la puer­ta se cerra­ría de gol­pe y no habría más opor­tu­ni­da­des para oponerse.

Hoy pre­sen­cia­mos la mis­ma espi­ral de acon­te­ci­mien­tos con el pro­gra­ma de odio e into­le­ran­cia de Donald Trump “Make Ame­ri­ca Graet Again” (Haga­mos a Amé­ri­ca Gran­de de Nue­vo”) que des­tru­ye las nor­mas y el prin­ci­pio de lega­li­dad al per­mi­tir que una niñas como Darlyn Cris­ta­bel Cor­do­va-Valle mue­ran en cam­pos de con­cen­tra­ción en la fron­te­ra o que una auto­pro­cla­ma­da mili­cia de nacio­na­lis­tas blan­cos ase­si­ne a mani­fes­tan­tes en las calles de Kenosha, Wis­con­sin. Todo se ha pre­ci­pi­ta­do en los últi­mos meses: Trump se nie­ga a reco­no­cer la pan­de­mia en la que han muer­to más de 180.000 esta­dou­ni­den­ses; tro­pas fede­ra­les para­mi­li­ta­res sin iden­ti­fi­ca­ción per­si­guen a mani­fes­tan­tes en vehícu­los civi­les y fuer­zas simi­la­res sur­gen aho­ra en otras ciu­da­des; cla­ras manio­bras para soca­var o can­ce­lar el núcleo de la demo­cra­cia: las elecciones.

Algu­nos comen­ta­ris­tas andan aho­ra deba­tien­do si Trump es fas­cis­ta, si lo que esta­mos pre­sen­cian­do es fas­cis­mo, si ya es hora de uti­li­zar la mal­di­ta pala­bra. Los exper­tos en polí­ti­ca sos­tie­nen que Trump se está com­por­tan­do como un fas­cis­ta, usan­do tác­ti­cas fas­cis­tas, actuan­do como un dic­ta­dor o repre­sen­tan­do un show para su base elec­to­ral, pero siguen negán­do­se a afir­mar abier­ta­men­te que Trump es un fas­cis­ta o a lla­mar fas­cis­ta al régi­men que pre­si­de. Algu­nos defien­den que no es fas­cis­mo por­que toda­vía tene­mos un Esta­do bipar­ti­dis­ta; por­que la Ges­ta­po no está lla­man­do a las puer­tas de todo el mun­do; por­que aún exis­te cier­ta apa­rien­cia de liber­tad; por­que Trump no ha comen­za­do una nue­va gue­rra a pesar de sus beli­co­sas amenazas.

Si ese es el cri­te­rio para cata­lo­gar a un régi­men de fas­cis­ta, tam­po­co los nazis eran fas­cis­tas cuan­do lle­ga­ron al poder. Sin embar­go lo eran. No se juz­ga si un régi­men es fas­cis­ta por sus con­tra­tiem­pos o por lo que toda­vía no ha hecho. Bas­ta con ver lo que Trump ha hecho. Bas­ta con ver lo que ha dicho y lo que pro­me­te hacer. Bas­ta obser­var los pro­pó­si­tos de su régi­men y la direc­ción por la que nos está llevando.

Poco antes de morir, la Fun­da­ción Shoah de Ste­ven Spiel­berg hizo una entre­vis­ta a mi madre. En ella des­cri­bía cómo fue suce­dien­do todo: un cam­bio en la ley o un edic­to aquí y allá… y de repen­te ya no podía com­prar en su pana­de­ría favo­ri­ta. Lue­go pre­sen­ció cómo dis­pa­ra­ron al direc­tor de su escue­la por negar­se a izar la ban­de­ra nazi. Y al final lle­gó el día en que no pudo ver más a su ami­ga Anne Frank.

Pien­so en que mi madre y Anne Frank podrían haber cele­bra­do los éxi­tos de sus nie­tos en una comi­da fami­liar si el pue­blo ale­mán hubie­ra expul­sa­do a los nazis cuan­do toda­vía esta­ban a tiem­po de hacerlo.

¿Por qué es tan impor­tan­te lla­mar­lo fas­cis­mo? Por­que si noso­tros, como pue­blo, reco­no­ce­mos abier­ta­men­te esa terri­ble ver­dad, podre­mos encon­trar un modo de impe­dir que este régi­men fas­cis­ta con­so­li­de su poder, antes de que sea dema­sia­do tar­de. Si el pue­blo ale­mán hubie­ra sabi­do lo que noso­tros sabe­mos y hubie­ra teni­do la opor­tu­ni­dad de echar a Hitler y al par­ti­do nazi con pro­tes­tas con­ti­nuas no vio­len­tas, ¿no la habrían apro­ve­cha­do? ¿No se habrían nega­do a acep­tar lo que ya esta­ba pasando?

Esa es la pre­gun­ta a la que nos enfren­ta­mos aho­ra. Si no lle­ga­mos acep­ta­mos la cru­da reali­dad no hay deba­te posi­ble y esta­re­mos con­tri­bu­yen­do a un enga­ño masi­vo. ¿Cuán­tos Anne Frank, Darlyn Cris­ta­bel, o Joseph Rosen­baum vamos a con­sen­tir? ¿Cuán­tas vidas vamos a sacri­fi­car si no rom­pe­mos ya el engaño?

*Scott Gil­bert es un médi­co que tra­ba­ja en el área de Bos­ton y es por­ta­voz regio­nal de la orga­ni­za­ción Refu​se​Fas​cism​.org. Tra­du­ci­do para Rebe­lión por Paco Muñoz de Bustillo

Fuen­te: Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *