Bra­sil. La agro­in­dus­tria es la prin­ci­pal cau­sa de con­flic­tos en la Amazonía

Por Cida de Oli­vei­ra. Bra­sil de Fato. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de sep­tiem­bre de 2020.

En la publi­ci­dad en pri­me time de todo el país, el agro­ne­go­cio es tec­no­lo­gía, y todo lo que nos quie­ran ven­der, pero este dis­cur­so no demues­tra que sea, en reali­dad, la mayor cau­sa de con­flic­tos en la Ama­zo­nía. Sin men­cio­nar que el sec­tor que inclu­ye gana­de­ría y mono­cul­ti­vos exten­si­vos, como soja, maíz, algo­dón y euca­lip­to, entre otros, tam­bién está detrás de la defo­res­ta­ción y los incen­dios. En 2017 y 2018, fue res­pon­sa­ble de más de la mitad de los 995 con­flic­tos que invo­lu­cra­ron a 131.309 fami­lias en los esta­dos de Ama­zo­nas, Pará, Maranhão, Rorai­ma, Ama­pá, Acre, Mato Gros­so y Tocantins.

Los datos pro­vie­nen del Atlas socio­te­rri­to­rial de con­flic­tos pana­ma­zó­ni­cos, lan­za­do este miér­co­les 23 por la Comi­sión Pas­to­ral de Tie­rras (CPT). Iné­di­to, el atlas con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Ama­pá, Obser­va­to­rio de Demo­cra­cia, Dere­chos Huma­nos y Polí­ti­cas Públi­cas y orga­ni­za­cio­nes de paí­ses de la región ama­zó­ni­ca. Entre ellos, el Cen­tro de Inves­ti­ga­ción y Pro­mo­ción del Cam­pe­si­na­do (CIPCA) y la Fede­ra­ción Nacio­nal de Muje­res Cam­pe­si­nas Bar­to­li­na Sisa, ambos de Boli­via; el Ins­ti­tu­to del Bien Común, Perú; y Aso­cia­ción Min­ga y Uni­ver­si­dad de La Ama­zo­nia, de Colombia.

Según la publi­ca­ción, la tala de árbo­les por par­te de made­re­ros que actúan ile­gal­men­te, con­tri­bu­yen­do a la degra­da­ción de la Ama­zo­nía, apa­re­ce en el segun­do lugar del ranking.

Ama­zo­nía en guerra

De los casi mil con­flic­tos regis­tra­dos en 2017 y 2018, más de la mitad (59%) ocu­rrie­ron por dispu­tas de tie­rras sin lega­li­za­ción y/​o sin títu­lo legal. En la mayo­ría de los casos, comu­ni­da­des tra­di­cio­na­les e indí­ge­nas cuyos terri­to­rios no han sido reco­no­ci­dos y demar­ca­dos, o áreas de ocu­pan­tes ile­ga­les sin reconocimiento.

Enga­ña­dos con pro­me­sas de tie­rras fáci­les, los peque­ños agri­cul­to­res repre­sen­tan el 42% de los invo­lu­cra­dos en los con­flic­tos. Las comu­ni­da­des tra­di­cio­na­les son el 29%, segui­das de las indí­ge­nas (17%) y qui­lom­bo­las (11%).

En los dos años estu­dia­dos se regis­tra­ron 80 ase­si­na­tos, inclui­das seis muje­res. Ade­más de las ame­na­zas de muer­te, agre­sio­nes y cri­mi­na­li­za­ción del lide­raz­go de las fami­lias invo­lu­cra­das en los conflictos.

En la Ama­zo­nía, la agro­in­dus­tria está detrás de la mayo­ría de los asesinatos

Bos­que amenazado

El atlas pana­ma­zó­ni­co reco­pi­la datos de las por­cio­nes de la sel­va tro­pi­cal más gran­de del mun­do en otros tres paí­ses, en los que, a dife­ren­cia de Bra­sil, la agro­in­dus­tria no es la mayor ame­na­za. En Boli­via se tra­ta de tala ile­gal y obras de infra­es­truc­tu­ra. En Colom­bia, infra­es­truc­tu­ra, cul­ti­vos ilí­ci­tos y tala. Y en Perú, la mine­ría apa­re­ce como la prin­ci­pal cau­sa de con­flic­tos, segui­da de la extrac­ción de petró­leo y otros hidrocarburos.

En la Ama­zo­nía colom­bia­na hubo 227 con­flic­tos, que invo­lu­cra­ron a 7.040 fami­lias. En Perú, 27.279 fami­lias estu­vie­ron invo­lu­cra­das en 69 dispu­tas. Y en Boli­via, 1.931 fami­lias, en 17 epi­so­dios. En la gran mayo­ría de los casos se tra­ta­ba de fami­lias indí­ge­nas. En estos tres paí­ses, 38 per­so­nas fue­ron asesinadas.

La edi­ción de un atlas pan-ama­zô­ni­co fue deci­di­da en una reu­nión cele­bra­da en mar­zo de 2018, en la ciu­dad de Cobi­ja, Boli­via, como una rama del VIII Foro Social Pana­ma­zó­ni­co (Fos­pa), en Tara­po­to, Perú.

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Foto: Raphael Alves /​/​AFP

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *