Cul­tu­ra. Wifre­do Lam, el pin­tor cubano que se tra­gó al mundo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de sep­tiem­bre de 2020.

Sep­tiem­bre remi­te a la muer­te… Sal­va­dor Allen­de, las Torres Geme­las… Tam­bién en sep­tiem­bre murió Wifre­do Lam, el mula­to chino del pue­blo cubano de Sagua La Gran­de. Murió en París pero regre­só a Sagua La Gran­de a repo­sar sus hue­sos… Sin embar­go, dejó tan­to, que su vida de idas por la tie­rra, aun hoy nos sir­ve para los des­cu­bri­mien­tos de la cubanidad.

Lam via­ja a Espa­ña en 1923 bene­fi­cia­do por una beca del Ayun­ta­mien­to de su pue­blo natal. Ya antes había ini­cia­do los estu­dios de pin­tu­ra en la Aca­de­mia de San Ale­jan­dro de La Haba­na. Allí pasa 14 años. El exper­to cubano José Manuel Noce­da, cura­dor del Cen­tro Wifre­do Lam en La Haba­na, el mejor cono­ce­dor de su obra en la isla y uno de sus mayo­res intér­pre­tes a nivel inter­na­cio­nal, rela­ta que según con­tó el pro­pio Lam, salió de Cuba para ins­ta­lar­se en París, “Madrid debía ser sola­men­te una eta­pa. Me que­dé ahí tan­tos años por varias razo­nes. Para empe­zar, el cas­te­llano era mi len­gua y no habla­ba el fran­cés. Ade­más me ena­mo­ré y me casé. Lue­go vino la Gue­rra Civil…»

Espa­ña fue una fuen­te extra­or­di­na­ria de su expe­rien­cia artís­ti­ca y huma­na… Se casa, pier­de a su espo­sa e hijo, se ena­mo­ra de la Repú­bli­ca espa­ño­la, se derrum­ba su uto­pía, lo sien­te en el alma…Y par­te a París en 1938… Rela­ta Noce­da que allí esta­ble­ce con­tac­tos con Picas­so y por inter­me­dio de él “cono­ce a otros inte­lec­tua­les y artis­tas como Joan Miró, Chris­tian Zer­vos, Paul Elouard, Geor­ges Bra­que, o Michel Lei­ris, con quien visi­ta el Museo del Hom­bre. Poco des­pués le pre­sen­tan a André Bre­ton, el ideó­lo­go del surrea­lis­mo, quien que­da impre­sio­na­do por la ener­gía pic­tó­ri­ca del cubano.”

Ya en 1940 la capi­tu­la­ción fran­ce­sa ante el fas­cis­mo es un hecho. Va a Mar­se­lla enton­ces y sus con­tac­tos con el surrea­lis­mo lo con­ta­mi­nan y ofre­cen esa impron­ta a su obra: de Les demoi­se­lles d’Avignon a Guer­ni­ca. Y nue­va­men­te la gue­rra lo empu­ja de Fran­cia en 1941… Rum­bo a La Haba­na, al Cari­be… Noce­da afir­ma que “de no ser por el emba­te des­pia­da­do de la gue­rra, qui­zás hubie­ra sido sólo uno de los tan­tos segui­do­res de la Escue­la de París.”

Des­pués de una impac­tan­te estan­cia anti­lla­na Lam está en La Haba­na. Noce­da comen­ta que “en La Haba­na muy pocos lo recor­da­ban. Lle­ga con el roce del París de entre­gue­rras y se con­vier­te en una figu­ra para­dó­ji­ca­men­te con­tro­ver­ti­da y para­dig­má­ti­ca. Vive casi ais­la­do jun­to a su espo­sa Hele­na Hol­zer en su casa de Maria­nao, en las afue­ras de La Haba­na (…) Inti­ma con Lydia Cabre­ra, Ale­jo Car­pen­tier, con don Fer­nan­do Ortiz y otros escri­to­res e inte­lec­tua­les cuba­nos. Su pre­sen­cia aquí, acom­pa­ña­da de las cró­ni­cas de Lydia Cabre­ra, Ale­jo Car­pen­tier o Mir­ta Agui­rre, exce­dió las expec­ta­ti­vas pro­vo­ca­das por las esta­días euro­peas de Car­los Enrí­quez, Mar­ce­lo Pogo­lot­ti, Eduar­do Abe­la y Ame­lia Peláez. Guy Pérez Cis­ne­ros escri­bía en 1944 que Lam «había vuel­to de París arma­do has­ta los pies.» Y el pro­pio exper­to cer­ti­fi­ca que jus­ta­men­te los casi 11 años que Lam vive y tra­ba­ja en Cuba son el naci­mien­to de esa obra en que Lam trans­for­mó la cuba­ni­dad en fenó­meno uni­ver­sal, don­de ger­mi­na­ron gran­des obras como La jun­gla o La silla, en que pare­ce tra­gar­se el mun­do anti­llano para devol­ver­lo pasión y ener­gía des­de cada una de sus esquinas…

Lam fue un pin­tor pobre… Su vida de crea­dor poten­te estu­vo rodea­da de esfuer­zos des­co­mu­na­les para tra­ba­jar. Impre­sio­na­da escu­ché con­tar a Noce­da algu­na vez que Lam uti­li­zó los más diver­sos sopor­tes, inclu­yen­do el papel kraft. Pre­pa­ra­ba esos sopor­tes de mane­ra muy lige­ra, al igual que los pig­men­tos. Solo cono­ce una obra suma­men­te empas­ta­da, que es La silla. Pin­tó has­ta sobre tela de yute, sobre la cual hizo otra de sus bue­nas pie­zas, Hura­cán, per­te­ne­cien­te tam­bién a la colec­ción del Museo Nacio­nal de Bellas Artes de Cuba. “Inclu­so, cuan­do Lam regre­sa a La Haba­na en 1941 era tal su inde­fen­sión eco­nó­mi­ca que tuvo que ape­lar al papel en el que había envuel­to su equi­pa­je, es decir, el papel kraft. Con ese papel pin­tó algu­nos de los pri­me­ros cua­dros en esos años, inclu­yen­do una de sus obras maes­tras, La jun­gla, en1943. Me decía Hele­na Bení­tez (Hele­na Hol­zer en épo­ca de su unión con Lam entre 1938 y 1950, que Lam acos­tum­bra­ba pin­tar de noche y has­ta la madru­ga­da; mien­tras, ella le tra­du­cía del inglés, fran­cés o el ale­mán tex­tos de etnó­lo­gos y antro­pó­lo­gos como Levy-Strauss, Fra­zer y Frobenius.”

Perio­dis­ta – ¿Cuál es el sal­do de Wifre­do Lam?

José Noce­da– “Sus con­tem­po­rá­neos des­ci­fra­ron la ine­quí­vo­ca inter­tex­tua­li­dad con el subs­tra­to natu­ral y etno­cul­tu­ral anti­llano. De la crí­ti­ca neo­yor­ki­na a las apre­cia­cio­nes de Lydia Cabre­ra, Mir­ta Agui­rre, Fer­nan­do Ortiz o Ale­jo Car­pen­tier va un gran tre­cho. Estos últi­mos habla­ron con pro­pie­dad de las imbri­ca­cio­nes de Lam con lo nacio­nal y lo regio­nal, pues cono­cían bien los refe­ren­tes mane­ja­dos en su ico­no­gra­fía. Pero, en todo caso, Cuba y las Anti­llas deben ser vis­tos como el pri­mer esca­lón de una cade­na sim­bó­li­ca de un anti­lla­nis­mo expan­si­vo, que lo con­vier­te, eti­que­tas apar­te, en un pio­ne­ro de la moder­ni­dad en Amé­ri­ca Lati­na, en aban­de­ra­do ideo­es­té­ti­co del Ter­cer Mun­do, en un emble­ma del surrea­lis­mo redi­mi­do post pri­mer mani­fies­to y, sobre todo, en pre­cur­sor en la con­quis­ta posi­ble de un inter­cam­bio cul­tu­ral real­men­te plu­ra­lis­ta. Des­de ese pun­to de vis­ta, Lam fue un ade­lan­ta­do, inau­gu­ró una pers­pec­ti­va afín con la escri­tu­ra post­co­lo­nial de la rela­ción mun­dial de Edouard Glis­sant, a tono con la uto­pía de un gran cam­bio de civi­li­za­ción con­quis­ta­do de mane­ra no menos fecun­da por los pue­blos subal­ter­nos que recla­man su dere­cho a la pre­sen­cia en el mundo.”

Lam se tra­gó al mun­do para devol­ver­lo hecho Patria…

MAD /​RL /​Foto de por­ta­da: Archi­vo Lam

Fuen­te: Cuba en Resumen

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *