Tem­po­re­ras marro­quíes en la agri­cul­tu­ra onubense

A fina­les de abril de 2018, la publi­ca­ción en un medio digi­tal ale­mán del repor­ta­je “Vio­la­das en los cam­pos de Euro­pa”, que denun­cia­ba la vio­la­cio­nes y abu­sos sexua­les sufri­dos por tra­ba­ja­do­ras marro­quíes que vinie­ron a reco­ger la fre­sa a Huel­va duran­te la cam­pa­ña 2016/​2017, puso en el pun­to de mira de la pren­sa nacio­nal e inter­na­cio­nal las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y estan­cia de las tem­po­re­ras con­tra­ta­das en origen.

Ese mis­mo año, en junio, diez jor­na­le­ras marro­quíes, denun­cia­ron abu­sos labo­ra­les y sexua­les en una empre­sa de Almon­te. Otras cua­tro tem­po­re­ras inter­pu­sie­ron denun­cias simi­la­res por abu­sos labo­ra­les y vio­len­cias sexua­les sufri­das mien­tras tra­ba­ja­ban en otra empre­sa del sec­tor agrí­co­la onubense.

En 2019, las coope­ra­ti­vas de inves­ti­ga­ción social Andai­ra y Tara­cea y otras exper­tas inde­pen­dien­tes rea­li­za­ron una inves­ti­ga­ción a peti­ción de la orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal Women’s Link World­wi­de. Dicha inves­ti­ga­ción iden­ti­fi­có las prin­ci­pa­les vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras marro­quíes en 2019, que per­sis­tían pese a que, supues­ta­men­te, ya se habían imple­men­ta­do medi­das (pro­to­co­lo de actua­ción fren­te al aco­so sexual, con­tra­ta­ción de media­do­res cul­tu­ra­les…) a raíz del escán­da­lo del año 2018.

A par­tir de entre­vis­tas en pro­fun­di­dad a actores
cla­ves (sin­di­ca­tos, empre­sa, sec­tor sani­ta­rio, enti­da­des de acción social y
medios de comu­ni­ca­ción) y tra­ba­ja­do­ras, la inves­ti­ga­ción iden­ti­fi­có una
prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca y per­sis­ten­te de vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos duran­te el
perio­do de con­tra­ta­ción en ori­gen, estan­cia y tra­ba­jo de las muje­res marroquíes
con­tra­ta­das para tra­ba­jar en la fre­sa de Huel­va. En el pre­sen­te artícu­lo se
expo­nen algu­nos de los prin­ci­pa­les hallaz­gos fru­to de esa investigación.

Los ini­cios de la con­tra­ta­ción en origen

La pro­vin­cia de Huel­va es la principal
zona pro­duc­to­ra de fre­sa en Euro­pa
.
El sec­tor se inser­ta en una cade­na agro­ali­men­ta­ria glo­ba­li­za­da, en la que ocupa
una posi­ción subor­di­na­da con res­pec­to a las gran­des mul­ti­na­cio­na­les de insumos
agrí­co­las y la dis­tri­bu­ción comercial.

Se tra­ta de un mode­lo pro­duc­ti­vo muy intensivo
en tra­ba­jo 
en el que la con­ten­ción de los cos­tes de la mano de obra
cons­ti­tu­ye una de las prin­ci­pa­les estra­te­gias uti­li­za­das por los agricultores
para ase­gu­rar el mar­gen de bene­fi­cios. En con­se­cuen­cia, des­de los años
90, el sec­tor ha recu­rri­do a la mano de obra inmi­gran­te bajo diferentes
moda­li­da­des y emplea­da en con­di­cio­nes de gran pre­ca­rie­dad
. Los trabajadores
irre­gu­la­res que

tra­ba­ja­ban en el sec­tor en la déca­da de los 90 se
vie­ron sus­ti­tui­dos, a par­tir del año 2000, por muje­res tem­po­re­ras «con­tra­ta­das
en origen».

En 2006, las tra­ba­ja­do­ras marroquíes
adquie­ren un impor­tan­te papel en estas con­tra­ta­cio­nes. 
Ello estu­vo cau­sa­do por la inmi­nen­te entra­da en la
Unión Euro­pea de los prin­ci­pa­les paí­ses de ori­gen de las trabajadoras
con­tra­ta­das has­ta enton­ces, Polo­nia y Ruma­nia. Al mis­mo tiem­po, la existencia
de finan­cia­ción euro­pea, a tra­vés del pro­gra­ma Aeneas-Car­ta­ya, con­so­li­dó el
papel de Marrue­cos como prin­ci­pal pro­vee­dor de trabajadoras.

Las con­tra­ta­cio­nes en ori­gen en Marrue­cos conocieron
un cre­ci­mien­to entre 2005 y 2008, que se vio súbi­ta­men­te fre­na­do debi­do a las
impor­tan­tes tasas de des­em­pleo que se alcan­za­ron en el Esta­do y en la provincia
de Huel­va en el con­tex­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Ello hizo que, entre 2012 y
2017, éstas que­da­ran redu­ci­das a un con­tin­gen­te míni­mo de unas 2.000 temporeras
repe­ti­do­ras. En la tem­po­ra­da 2017/​2018 se pro­du­ce un nue­vo cam­bio de
ten­den­cia que mar­ca­ba el retorno de la con­tra­ta­ción en ori­gen a Marrue­cos
.
Se emi­tie­ron 15.000 nue­vas auto­ri­za­cio­nes que, para 2018/​2019, subirían hasta
19.179.

Tan­to en Marrue­cos como en los paí­ses de
Euro­pa del Este, las con­tra­ta­cio­nes en ori­gen estu­vie­ron, des­de el principio,
diri­gi­das exclu­si­va­men­te a muje­res, hecho que ha pro­vo­ca­do una importante
femi­ni­za­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo del sec­tor. 
Asi­mis­mo, en el mar­co del pro­gra­ma Aeneas, las
orga­ni­za­cio­nes agra­rias onu­ben­ses y las auto­ri­da­des marro­quíes establecieron
que los con­tra­tos se des­ti­na­rían exclu­si­va­men­te a muje­res casa­das o viu­das con
hijos meno­res de 14 años a su car­go, cri­te­rios que se han man­te­ni­do vigentes
has­ta la actua­li­dad. La selec­ción casi exclu­si­va de muje­res de entre 25
y 45 años con hijos meno­res a su car­go con­tra­di­ce los supues­tos de no
dis­cri­mi­na­ción 
que esta­ble­ce la Orden Minis­te­rial que regu­la estas
contrataciones5 y el artícu­lo 14 y 35.1 de la Cons­ti­tu­ción española

Asi­mis­mo, y a pesar de que las contrataciones
en ori­gen han sido eri­gi­das como mode­lo de «migra­ción éti­ca y orde­na­da», se
tra­ta de un dis­po­si­ti­vo que pre­sen­ta serios défi­cits a la hora de garan­ti­zar la
pro­tec­ción de los dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras
. Ello está íntimamente
rela­cio­na­do con que los con­tra­tos en ori­gen pro­por­cio­nan a las tem­po­re­ras un
per­mi­so de tra­ba­jo y resi­den­cia vin­cu­la­dos a una zona geo­grá­fi­ca, un sec­tor de
acti­vi­dad y un emplea­dor con­cre­to, hecho que colo­ca a las tra­ba­ja­do­ras en una
posi­ción de depen­den­cia de cara a su emplea­dor. Su per­ma­nen­cia legal en el
terri­to­rio espa­ñol y el acce­so a un con­tra­to en pró­xi­mas tem­po­ra­das dependen
exclu­si­va­men­te de la volun­tad de este último.

Vul­ne­ra­ción de dere­chos vin­cu­la­da al
pro­ce­so de selección

En el país de ori­gen de las tra­ba­ja­do­ras se iden­ti­fi­can situa­cio­nes de incum­pli­mien­to de la “Orden Minis­te­rial que regu­la la Ges­tión Colec­ti­va de la Con­tra­ta­ción en Ori­gen para acti­vi­da­des de Tem­po­ra­da y Cam­pa­ña”1, fun­da­men­tal­men­te duran­te el pro­ce­so de selección.

Los prin­ci­pios de igual­dad de opor­tu­ni­da­des y no
dis­cri­mi­na­ción se incum­plen al apli­car cri­te­rios de selec­ción que
exclu­yen a deter­mi­na­das tra­ba­ja­do­ras 
y que per­mi­ten el acce­so a los
con­tra­tos de for­ma casi exclu­si­va a muje­res con hijos meno­res a su car­go, a
menu­do divor­cia­das o viu­das. Las muje­res deben acre­di­tar su situa­ción familiar
pre­sen­tan­do el libro de fami­lia duran­te el pro­ce­so de selec­ción. Este criterio
pare­ce que­rer garan­ti­zar el retorno de las tem­po­re­ras al fina­li­zar la campaña,
así como con­tra­tar a muje­res en una situa­ción de mayor res­pon­sa­bi­li­dad familiar
y vul­ne­ra­bi­li­dad y, por lo tan­to, con menor posi­bi­li­dad de posicionamiento
crí­ti­co antes futu­ras situa­cio­nes de abuso.

En rela­ción con la trans­pa­ren­cia, la
infor­ma­ción reci­bi­da en ori­gen resul­ta insu­fi­cien­te
 y, en muchos
casos, total­men­te con­tra­ria a lo que des­pués encon­tra­rán al lle­gar a Huelva.

Las muje­res des­co­no­cen las con­di­cio­nes exac­tas que
esta­ble­cen sus con­tra­tos labo­ra­les o los dere­chos que garan­ti­za el Convenio
Colec­ti­vo pro­vin­cial. Los pre­con­tra­tos que se fir­man en Marrue­cos están en
fran­cés, idio­ma que la mayo­ría de las tem­po­re­ras ni habla ni lee y no se les
pro­por­cio­na una tra­duc­ción escri­ta. Tam­po­co se faci­li­ta en todos los casos una
copia del con­tra­to fir­ma­do (tam­po­co cuan­do lle­gan a Espa­ña). Se les informa
oral­men­te de algu­nas carac­te­rís­ti­cas del con­tra­to, el sala­rio apro­xi­ma­do, su
dere­cho a des­can­so sema­nal y pau­sas duran­te la jor­na­da, o la posi­bi­li­dad de
acce­der a cur­sos de espa­ñol, todos aspec­tos que lue­go no siem­pre se cumplen.
Tam­bién las con­di­cio­nes de alo­ja­mien­to que se infor­ma a las can­di­da­tas mediante
fotos y vídeos dis­ta­rán de la reali­dad encon­tra­da en destino.

Res­pec­to a la gra­tui­dad de la par­ti­ci­pa­ción en el
pro­ce­so, se ha cons­ta­ta­do que en la prác­ti­ca las muje­res deben asumir
una serie de gas­tos para poder acce­der a los con­tra­tos
. Éstos inclu­yen la
tra­mi­ta­ción del cer­ti­fi­ca­do médi­co, el pasa­por­te y el visa­do. Todos estos
requi­si­tos, exi­gi­dos con la ofer­ta de tra­ba­jo. Tam­bién deben hacer fren­te al
cos­te de des­pla­za­mien­to a los cen­tros urba­nos para rea­li­zar trámites
admi­nis­tra­ti­vos y acu­dir a las citas en ANAPEC (para su ins­crip­ción, selección
y fir­ma de con­tra­to), adqui­rir comi­da, indu­men­ta­ria y uten­si­lios de coci­na para
su estan­cia en Huelva.

Dado que el per­fil de mujer que se bus­ca, en estas
con­tra­ta­cio­nes, sue­le coin­ci­dir con un per­fil de alta vul­ne­ra­bi­li­dad (muje­res
con car­ga fami­liar, sin estu­dios, pro­ce­den­tes de ámbi­tos rura­les diseminados),
es habi­tual que pidan este dine­ro pres­ta­do, por lo que empe­zar a tra­ba­jar ya
les endeu­da. Un moti­vo más para seguir tra­ba­jan­do bajo cual­quier condición.

Vul­ne­ra­ción de dere­chos vin­cu­la­da a la
acti­vi­dad laboral

Las irre­gu­la­ri­da­des tam­bién se dan en la fir­ma de
con­tra­tos en des­tino. Por ejem­plo, la fir­ma del con­tra­to pue­de retra­sar­se para
adap­tar las fechas de ini­cio de acti­vi­dad a con­ve­nien­cia del emplea­dor. Otra
infrac­ción iden­ti­fi­ca­da fue la del tras­pa­so infor­mal de tra­ba­ja­do­ras entre
empre­sas, no res­pe­tan­do en la prác­ti­ca la vin­cu­la­ción labo­ral con el empleador.

Según la inves­ti­ga­ción realizada,
tam­po­co se res­pe­tan algu­nos aspec­tos rela­cio­na­dos con la jor­na­da laboral,
incum­plien­do lo esti­pu­la­do en el Con­ve­nio
.
Por ejem­plo, en rela­ción a los des­can­sos, se pudo com­pro­bar que no siempre
dis­fru­tan de la pau­sa de media hora duran­te la jor­na­da y se pri­va a las
tra­ba­ja­do­ras del día de des­can­so sema­nal. Asi­mis­mo, se identificaron
situa­cio­nes en las que se impo­nían horas extra­or­di­na­rias bajo lógi­cas de
con­trol de la pro­duc­ti­vi­dad median­te las cua­les se fija­ba un míni­mo de cajas a
reco­ger por día, lo que a veces les obli­ga­ba a tra­ba­jar más que las horas
esta­ble­ci­das en el Con­ve­nio. Estas horas extra en oca­sio­nes se impo­nen bajo
ame­na­zas de cas­ti­go y san­cio­nes que con­sis­ten fun­da­men­tal­men­te en pri­var a las
tra­ba­ja­do­ras de jor­na­das de tra­ba­jo y en el impa­go de horas
extra­or­di­na­rias o su pago a la tari­fa nor­mal
.

Con res­pec­to a los pagos, la inves­ti­ga­ción puso de
mani­fies­to muchas irre­gu­la­ri­da­des como fal­ta de horas con­ta­bi­li­za­das, omisión
de días tra­ba­ja­dos, des­cuen­tos inde­bi­dos por gas­tos de sumi­nis­tros, pago
infe­rior al jor­nal en la reco­gi­da de la fre­sa para la indus­tria (más conocida
como “fre­sa de segunda”).

La for­ma de pago tam­bién gene­ra una
situa­ción de extre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad
.
Quie­nes reci­ben su sala­rio en metá­li­co, no cuen­tan con evi­den­cias para
denun­ciar. Aque­llas que cobran median­te trans­fe­ren­cia ban­ca­ria no encuentran
siem­pre corres­pon­den­cia entre lo que debe­ría per­ci­bir y lo que terminan
cobran­do. Aquí el idio­ma es fun­da­men­tal. Las muje­res con­tra­ta­das en ori­gen no
hablan espa­ñol, no cono­cen la estruc­tu­ra buro­crá­ti­ca admi­nis­tra­ti­va de nuestro
país y no pue­den ni saben cómo denun­ciar. Algo tan sen­ci­llo como sacar dinero
de un caje­ro se con­vier­te en un pro­ble­ma, al no saber leer cas­te­llano no saben
qué opción mar­car ni en que ban­co sacar dine­ro para que no se les cobre
comisiones.

Por últi­mo, se iden­ti­fi­ca­ron tam­bién abu­sos
rela­cio­na­dos con situa­cio­nes de baja y/​o des­pi­do
. Ya sea por­que se
mani­pu­lan cláu­su­las del con­tra­to exten­dien­do el perío­do de prue­ba de 15 a 30
días, duran­te los cua­les la empre­sa pue­de desis­tir de la rela­ción labo­ral sin
ale­gar cau­sa; o bien por­que a las tra­ba­ja­do­ras se les hace fir­mar docu­men­tos de
baja volun­ta­ria sin expli­car el significado.

Vul­ne­ra­ción de dere­chos vin­cu­la­da a las
con­di­cio­nes de alo­ja­mien­to y estancia

En el momen­to del estu­dio, el Con­ve­nio Colec­ti­vo de
Tra­ba­ja­do­res del Cam­po de la Pro­vin­cia de Huel­va de 2018 esta­ble­ce en su
artícu­lo 13 la gra­tui­dad de los alo­ja­mien­tos y espe­ci­fi­ca que no podrá
des­con­tar­se alqui­ler alguno a las tra­ba­ja­do­ras o tra­ba­ja­do­res. Asi­mis­mo, esta
infor­ma­ción cons­ta en la ofer­ta labo­ral en ori­gen, don­de se indi­ca que tan­to el
alo­ja­mien­to, como el des­pla­za­mien­to del lugar de resi­den­cia al lugar de trabajo
serán faci­li­ta­dos por el emplea­dor. Sin embar­go, se pro­du­cen casos en
los que los empre­sa­rios des­cuen­tan a las tem­po­re­ras los cos­tes de agua, luz y
alqui­ler y, de mane­ra gene­ra­li­za­da, el gas
. Los des­cuen­tos se rea­li­zan de
mane­ra direc­ta y no sue­len figu­rar ni en los con­tra­tos, ni en las nómi­nas. Otra
moda­li­dad de cobro por sumi­nis­tros iden­ti­fi­ca­da es a tra­vés del pago en horas
de tra­ba­jo, esto es, se aña­de media hora de tra­ba­jo no paga­da a la jor­na­da para
pagar los gas­tos rela­cio­na­dos con el alojamiento.

El mis­mo artícu­lo del Con­ve­nio esti­pu­la que los
alo­ja­mien­tos faci­li­ta­dos por las empre­sas, “prin­ci­pal­men­te en los casos en que
se pro­du­ce inmi­gra­ción de trabajadores/​as con moti­vo de reco­gi­da de cosecha,
inex­cu­sa­ble­men­te, debe­rán reu­nir los requi­si­tos ade­cua­dos de sani­dad e higiene
exi­gi­dos por la legis­la­ción vigen­te, para que las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras puedan
habi­tar en ellos de una for­ma dig­na”. Sin embar­go, duran­te la
inves­ti­ga­ción se iden­ti­fi­ca­ron con­di­cio­nes de habi­ta­bi­li­dad pre­ca­rias e
insa­lu­bre en muchos de los asen­ta­mien­tos visi­ta­dos
: esca­sez de agua
pota­ble, impo­si­bi­li­dad de con­tar con agua calien­te para la higie­ne personal
(bom­bo­nas de butano gas­ta­das que no se repo­nían, ter­mos eléc­tri­cos pequeños
para abas­te­cer a un núme­ro alto de per­so­nas), alo­ja­mien­tos en situa­ción de
haci­na­mien­to, inade­cua­da ges­tión de resi­duos y aguas feca­les, asen­ta­mien­tos a
pie de explo­ta­ción sin zona de som­bra ni espa­cios comu­nes, cara­va­nas o casetas
de made­ra sin sis­te­ma de climatización.

Vul­ne­ra­ción de dere­chos vin­cu­la­da al
acce­so al sis­te­ma sani­ta­rio público

Des­de el pun­to de vis­ta legal, el dere­cho de acce­so al
sis­te­ma sani­ta­rio públi­co de las tra­ba­ja­do­ras marro­quíes con­tra­ta­das en origen
es equi­pa­ra­ble al de cual­quier per­so­na extran­je­ra con resi­den­cia legal en el
Esta­do espa­ñol; tie­nen dere­cho a cober­tu­ra sani­ta­ria y a que se les tra­mi­te una
tar­je­ta sani­ta­ria o, en su defec­to, se les regis­tre en la base de datos de
per­so­nas usua­rias del Sis­te­ma Sani­ta­rio Públi­co de Anda­lu­cía (BDU) mien­tras se
les tra­mi­ta la tarjeta.

Sin embar­go, se iden­ti­fi­ca­ron dife­ren­tes obs­tácu­los a
la hora de ejer­cer estos derechos:

  • Ausen­cia de infor­ma­ción: las mujeres
    marro­quís no cono­cen el sis­te­ma sani­ta­rio espa­ñol y no saben cómo acce­der a él.
  • Difi­cul­ta­des para tra­mi­tar sus tarjetas
    sani­ta­rias: muchas tra­ba­ja­do­ras no tenían ni copia de los con­tra­tos que
    jus­ti­fi­can su estan­cia en España.
  • La barre­ra del idio­ma: les costaba
    expli­car sus dolen­cias y enten­der los diag­nós­ti­cos y tratamientos.
  • Las res­tric­cio­nes de movi­li­dad: para
    lle­gar a los cen­tros de salud y la far­ma­cia nece­si­tan que las lle­ven manijeros
    o emplea­do­res. Cuan­do esto no suce­de, inten­tan lle­gar andan­do o espe­ran en la
    carre­te­ra alguien que pase y las pue­da lle­var en coche, lo que las expo­ne a
    situa­cio­nes de extre­ma vulnerabilidad.

Las afec­cio­nes más habi­tua­les tie­nen que ver con el
tra­ba­jo físi­co (heri­das, gol­pes), con las situa­cio­nes de insalubridad
(gas­tro­en­te­ri­tis) y con las con­di­cio­nes labo­ra­les por fal­ta de des­can­so y la
expo­si­ción pro­lon­ga­da al sol (gol­pes de calor, desmayos).

Otro de los moti­vos por los que sue­len acu­dir a los
cen­tros de salud es para la aten­ción a emba­ra­zos, la mayo­ría no desea­dos. Así
lo expli­ca­ron repre­sen­tan­tes de enti­da­des de acción social y las propias
muje­res, refi­rién­do­se a otras com­pa­ñe­ras, duran­te la inves­ti­ga­ción realizada
para Women’s Link World­wi­de. No obs­tan­te, no fue posi­ble obte­ner más evidencias
de este hecho.

Vul­ne­ra­ción de dere­chos vin­cu­la­da a
situa­cio­nes de aco­so sexual

La ines­ta­bi­li­dad del tra­ba­jo jor­na­le­ro y la
pre­ca­rie­dad jurí­di­ca que entra­ña la con­tra­ta­ción en ori­gen, sitúa a estas
tra­ba­ja­do­ras en una posi­ción muy vul­ne­ra­ble fren­te al ejer­ci­cio de la
vio­len­cia. La selec­ción de muje­res pobres con meno­res a su car­go y, a menudo,
divor­cia­das o viu­das, colo­ca a las tem­po­re­ras en una situa­ción de fuerte
depen­den­cia fren­te a los con­tra­tos y su reno­va­ción. Ade­más, el poder de
retor­nar a las tra­ba­ja­do­ras al país de ori­gen repo­sa direc­ta­men­te sobre la
volun­tad del mani­je­ro o del jefe. Igual­men­te, el ais­la­mien­to en los luga­res de
resi­den­cia, el des­co­no­ci­mien­to del entorno local y del espa­ñol, así como las
limi­ta­das rela­cio­nes socia­les fue­ra de las explo­ta­cio­nes, con­tri­bu­yen a
aumen­tar la des­pro­tec­ción de las tra­ba­ja­do­ras. Por últi­mo, cabría aña­dir que las
difi­cul­ta­des encon­tra­das para aban­do­nar de mane­ra defi­ni­ti­va las fincas
agrí­co­las hacen que, en muchas oca­sio­nes, las tra­ba­ja­do­ras tien­dan a recu­rrir a
per­so­nas del exte­rior para lograr su come­ti­do, expo­nién­do­las a nue­vos tipos de
depen­den­cias. Este con­tex­to favo­re­ce la apa­ri­ción de vio­len­cia sexual contra
las trabajadoras.

En la inves­ti­ga­ción rea­li­za­da, se uti­li­zó una
defi­ni­ción amplia de aco­so sexual: chis­tes, bro­mas o piro­pos ofen­si­vos con
inten­cio­na­li­dad sexual; mira­das o ges­tos las­ci­vos; acer­ca­mien­tos invasivos;
comen­ta­rios sobre la vida sexual; mos­trar imá­ge­nes con con­te­ni­dos sexuales;
pro­po­si­cio­nes de inter­cam­bios sexua­les; toca­mien­tos, besos, roces o pal­ma­das y
chan­ta­jes sexuales.

Casi todas las entre­vis­ta­das decla­ra­ron haber sufrido
comen­ta­rios y com­por­ta­mien­tos sexis­tas como insul­tos, acti­tu­des degra­dan­tes y,
en algu­nos casos, vio­len­cia físi­ca. Atri­bu­yen gene­ral­men­te los comportamientos
veja­to­rios que han debi­do sopor­tar a los encar­ga­dos de las fin­cas. Por su
par­te, miem­bros de orga­ni­za­cio­nes socia­les die­ron cuen­ta tam­bién de la
exis­ten­cia de tra­to veja­to­rio en algu­nas fin­cas en las que las tem­po­re­ras son
empu­ja­das, insul­ta­das, se les prohí­be ir a al baño, levan­tar la cabe­za, o les
tiran la caja en el sue­lo por­que no está bien reco­gi­da. En cuan­to a situaciones
de aco­so sexual, las entre­vis­ta­das seña­la­ron haber teni­do cono­ci­mien­to de dos
casos que se habrían pro­du­ci­do en una de las fin­cas visitadas.

Otro fac­tor que supo­ne una impor­tan­te limi­ta­ción para
abor­dar esta pro­ble­má­ti­ca y que cri­ti­can des­de dis­tin­tos colec­ti­vos, es
la ausen­cia de datos públi­cos. Como seña­ló uno de los
entre­vis­ta­dos, esta caren­cia de infor­ma­ción impi­de dar cuen­ta de la amplitud
del fenó­meno y es apro­ve­cha­da por las orga­ni­za­cio­nes patro­na­les para insistir
en que se tra­ta de casos aislados.

Vul­ne­ra­ción de dere­chos vin­cu­la­da a
obs­tácu­los para acce­der a la justicia

Los ele­men­tos pre­sen­ta­dos has­ta aho­ra dan cuen­ta de
los lími­tes estruc­tu­ra­les que encuen­tran las tem­po­re­ras para hacer públi­cos y
denun­ciar los dis­tin­tos tipos de abu­so de los que son víc­ti­mas y, por ende,
acce­der a la justicia.

La situa­ción de des­in­for­ma­ción hace extremadamente
difí­cil denun­ciar los abu­sos, a ello se aña­de las difi­cul­ta­des del idio­ma y un
fac­tor cla­ve para las empre­sas, la tem­po­ra­li­dad de la con­tra­ta­ción y el miedo
de las muje­res a per­der el tra­ba­jo. Cuan­do las muje­res deci­den con­tac­tar a
sin­di­ca­tos, o aso­cia­cio­nes para recla­mar, el retorno pre­vis­to limi­ta las
posi­bi­li­da­des de empren­der accio­nes con­tra los emplea­do­res. Por últi­mo, el
ais­la­mien­to y des­co­no­ci­mien­to del medio y el temor a per­der sus empleos y ser
devuel­tas a Marrue­cos y ver­se exclui­das de la con­tra­ta­ción en próximas
tem­po­ra­das, inhi­ben la inter­po­si­ción de denun­cias por par­te de las
trabajadoras.

Deri­va­do de la ubi­ca­ción de su alo­ja­mien­to, las mujeres
marro­quíes se ven expues­tas a rea­li­zar andan­do o en autos­top, el camino hasta
el pue­blo más cer­cano, gene­ran­do situa­cio­nes poten­cial­men­te peli­gro­sas para la
inte­gri­dad físi­ca de estas per­so­nas. Son mani­je­ros y emplea­do­res quie­nes tienen
el con­trol sobre la vida de estas per­so­nas, gene­rán­do­se todo un ecosistema
social pro­pio de hábi­tos y cos­tum­bres muy pare­ci­das a las rela­cio­nes de
ser­vi­dum­bre. Esto últi­mo tam­bién las­tra la posi­bi­li­dad de la denun­cia por parte
de las muje­res, por­que lle­ga un momen­to en el que, para ellas, no está tan
cla­ro qué situa­cio­nes de las que viven son nor­ma­les o debe­rían ser denunciadas.

A modo de conclusión

La situa­ción que viven las muje­res marroquíes
con­tra­ta­das en ori­gen solo se pue­de enten­der si se asu­me la interseccionalidad
de las dife­ren­tes situa­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad que sopor­tan. Por sus
carac­te­rís­ti­cas socio­de­mo­grá­fi­cas, se tra­ta de muje­res que ya esta­ban en
situa­ción de ries­go de exclu­sión social en su país (en la mayo­ría de los casos
son fami­lias mono­ma­ren­ta­les con meno­res a car­go y empleos pre­ca­rios, sin
estu­dios, pro­ve­nien­tes de peque­ñas y ale­ja­das zonas rura­les). Vie­nen a España
sin cono­cer el idio­ma, con infor­ma­ción poco exac­ta o con­tra­ria a lo que se van
a encon­trar, se le sue­le requi­sar su docu­men­ta­ción al lle­gar a Espa­ña y no
siem­pre se le devuel­ve (los empre­sa­rios dicen rea­li­zar esta prác­ti­ca para
evi­tar que se que­den y se con­vier­tan en pobla­ción migran­te en situación
irre­gu­lar), ade­más no cuen­tan con cober­tu­ra en nues­tro país para mini­mi­zar el
impac­to de esta situa­ción (esca­sez de media­do­res, nin­gún per­so­nal con
cono­ci­mien­to de ára­be en los prin­ci­pa­les ser­vi­cios: sani­dad, entidades
ban­ca­rias, ayun­ta­mien­to). Su pues­to de tra­ba­jo está ais­la­do, viven dónde
tra­ba­jan, en plan­ta­cio­nes ale­ja­das de los núcleos de pobla­ción, limi­tan­do la
posi­bi­li­dad de con­tac­to con otras per­so­nas y difi­cul­tan­do el acce­so a servicios
bási­cos, estos espa­cios se con­vier­ten en gue­tos dón­de todo el mun­do sabe lo que
ocu­rre, pero nadie hace nada.

Nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes socia­les han denunciado
repe­ti­da­men­te esta situa­ción. Recien­te­men­te, la orga­ni­za­ción internacional
Women’s Link World­wi­de, con el apo­yo de otras 7 orga­ni­za­cio­nes, envió una comu­ni­ca­ción urgen­te a dife­ren­tes orga­nis­mos de la
Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU), infor­man­do sobre las vulneraciones
de dere­chos huma­nos que sufren las tem­po­re­ras marro­quíes y otras personas
migran­tes, y advir­tien­do de que la situa­ción se había agra­va­do como
con­se­cuen­cia de la pan­de­mia pro­vo­ca­da por la COVID-19. Ante la inac­ción del
Esta­do espa­ñol, sería muy posi­ti­vo que orga­nis­mos inter­na­cio­na­les se
pro­nun­cia­ran y deman­da­ran medi­das urgen­tes y efec­ti­vas que obli­ga­ran a las
empre­sas y al Esta­do a res­pe­tar los dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras por enci­ma de
los intere­ses económicos.

Una inves­ti­ga­ción de
las coope­ra­ti­vas de inves­ti­ga­ción social Andai­ra y Tara­cea para Women´s Link
World­wi­de saca a la luz las con­ti­nuas vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos que sufren las
muje­res marro­quíes con­tra­ta­das para tra­ba­jar en la reco­lec­ta de la fre­sa en
Huelva.

Por Inma­cu­la­da Mon­te­ro Logro­ño. Artícu­lo escri­to para
ABP sobre una inves­ti­ga­ción rea­li­za­da por Tara­ceas y Andai­ra para Women´s Link
Worldwide


Notas

1. Has­ta 2018 se tra­ta­ba de la Orden ESS/​1/​2012, de 5 de enero, por la que se regu­la la Ges­tión Colec­ti­va de Con­tra­ta­cio­nes en Ori­gen para 2012 y sus suce­si­vas pró­rro­gas. En diciem­bre de 2018, ésta ha sido sus­ti­tui­da por la Orden TMS/​1426/​2018, de 26 de diciem­bre, de igual obje­to. Recien­te­men­te se ha publi­ca­do una actua­li­za­ción de la ante­rior median­te la Orden TMS/​1277/​2019, de 23 de diciem­bre, por la que se regu­la la ges­tión colec­ti­va de con­tra­ta­cio­nes en ori­gen para 2020 (BOE núm. 314, de 31 de diciem­bre de 2019).

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *