Colom­bia. De Belal­cá­zar a la bru­ta­li­dad policial

Por Ale­xan­der Esco­bar. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de sep­tiem­bre de 2020.

Derrum­bar ído­los es derrum­bar ideo­lo­gías o, por lo menos, con­fron­tar­las. Es fácil enten­der enton­ces por qué gru­pos eco­nó­mi­cos y peque­ñas éli­tes polí­ti­cas se ras­gan las ves­ti­du­ras al cono­cer que en Popa­yán, indí­ge­nas del Pue­blo Misak, derri­ba­ron el monu­men­to de Sebas­tián de Belal­ca­zar, cuya ima­gen rin­de cul­to a la bar­ba­rie per­pe­tra­da por la Coro­na de Espa­ña con­tra los pue­blos indígenas.

Estos gru­pos y sec­to­res no con­tem­plan que se cues­tio­ne su poder, su domi­na­ción sobre cla­ses opri­mi­das, masa­cra­das y explo­ta­das. Para ellos, la esta­tua de Sebas­tián de Belal­cá­zar deri­va en sím­bo­los de repre­sión, auto­ri­ta­ris­mo y fas­cis­mo que nece­si­tan pro­mo­ver­se para que toda for­ma de bru­ta­li­dad sea acep­ta­da bajo la excu­sa de “man­te­ner el orden”, es decir, sos­te­ner la bar­ba­rie con ríos de san­gre pro­vo­ca­dos por la Fuer­za Pública.

Pue­de ver­se, de este modo, que la esta­tua de Sebas­tián de Belal­cá­zar, como muchas otras del país, lle­van con­si­go una doc­tri­na de cla­ses eli­tis­tas que se otor­gan el dere­cho de ase­si­nar y repri­mir para con­ser­var el poder, así como man­te­ner sus pri­vi­le­gios obte­ni­dos a tra­vés de masa­cres con­tra pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas, afro­des­cen­dien­tes y campesinas.

De las masa­cres y bar­ba­rie per­pe­tra­das duran­te las épo­cas de la con­quis­ta y la colo­nia, a las per­pe­tra­das por el para­mi­li­ta­ris­mo, pode­mos encon­trar coin­ci­den­cias entre el mode­lo monár­qui­co y el mode­lo neo­li­be­ral, pues la ins­tau­ra­ción de estas for­mas de domi­na­ción, con todas sus dife­ren­cias, se impo­nen por la vía de la ani­qui­la­ción, el ame­dren­ta­mien­to y some­ti­mien­to de quie­nes no per­te­ne­cen a cla­ses socia­les y gru­pos eco­nó­mi­cos, tan­to nacio­na­les como tras­na­cio­na­les, que his­tó­ri­ca­men­te han sido exclui­dos de la política.

Para que el neo­li­be­ra­lis­mo logra­ra avan­zar y posi­cio­nar­se en Colom­bia en la déca­da del noven­ta, bajo el gobierno de César Gavi­ria, nece­si­tó arre­me­ter sal­va­je­men­te con­tra la opo­si­ción polí­ti­ca y cual­quier for­ma orga­ni­za­da que defen­die­ra el patri­mo­nio públi­co, la sobe­ra­nía nacio­nal y lucha­ra por dere­chos socia­les. Para ello recu­rrió a la estra­te­gia para­mi­li­tar que, com­bi­na­da con el nar­co­trá­fi­co, el cri­men orga­ni­za­do y ban­das sica­ria­les, tie­ne como misión redu­cir al máxi­mo cual­quier bro­te de inconformismo.

Ame­dran­tan­do, ase­si­nan­do y masa­cran­do impo­nen con­trol terri­to­rial, don­de rebe­lar­se con­tra la injus­ti­cia es un hecho valien­te y digno que resis­te en el tiem­po, aun­que sin nin­gu­na con­tun­den­cia en las calles para sacar del poder a las éli­tes que gobiernan.

Cada vez que la lucha y el movi­mien­to social tien­den a for­ta­le­cer­se, de igual mane­ra la bar­ba­rie para­mi­li­tar reapa­re­ce modi­fi­can­do algu­nas de sus for­mas ope­ra­ti­vas, pero jamás cam­bian­do sus obje­ti­vos: man­te­ner a una cla­se eli­tis­ta y cier­tos gru­pos eco­nó­mi­cos en el poder, cobi­ja­dos bajo el mode­lo neo­li­be­ral que expro­pia lo públi­co, la sobe­ra­nía y el buen vivir.

Por tan­to no es de extra­ñar­nos que esta cla­se pri­vi­le­gia­da se escan­da­li­ce cuan­do los ído­los de la bar­ba­rie son con­fron­ta­dos y derri­ba­dos, pues­to que Sebas­tián de Belal­cá­zar encar­na la ideo­lo­gía de la domi­na­ción, repre­si­va y ase­si­na, que jus­ti­fi­ca el uso de la fuer­za con­tra quie­nes se opo­nen a la injus­ti­cia. Esa ideo­lo­gía es la que hoy gobier­na en la Fuer­za Públi­ca bajo la doc­tri­na de la sumi­sión que obe­de­ce al poder reinante.

Es así como Belal­cá­zar cons­ti­tu­ye el mejor ejem­plo para com­pa­rar la bru­ta­li­dad poli­cial en Colom­bia, pues­to que repre­sen­ta el gue­rre­ro sin éti­ca, que no cues­tio­na las órde­nes de sus man­dos y que apli­ca la bar­ba­rie para cum­plir la misión enco­men­da­da por el poder: masa­crar y repri­mir pobla­cio­nes y gru­pos huma­nos para obte­ner por la fuer­za un terri­to­rio, o para man­te­ner­lo bajo su poder de for­ma inde­ter­mi­na­da para favo­re­cer a una éli­te mafio­sa, ase­si­na y privilegiada.

Al poder ase­sino no se cues­tio­na, al igual que no se cues­tio­na la esta­tua de Belal­cá­zar que ter­mi­na repre­sen­tan­do, en el con­tex­to actual, el mono­po­lio de las armas, su uso repre­si­vo y sal­va­je, con­tra un pue­blo que debe per­ma­ne­cer domi­na­do. De este modo la bru­ta­li­dad poli­cia­ca en Colom­bia es con­ti­nua­ción de esos sím­bo­los, esas esta­tuas y monu­men­tos que en pla­zas y sitios emble­má­ti­cos del país, sin nin­gún tipo de ocul­ta­mien­to, nos miran des­de arri­ba como Sebas­tián de Belal­cá­zar, escu­pién­do­nos en la cara y recor­dán­do­nos que nues­tros opre­so­res con­ti­núan en el poder, en fir­me como las esta­tuas que defien­den e impo­nen para colo­ni­zar los terri­to­rios men­ta­les de la sociedad.

Dejar de decir “arte” para jus­ti­fi­car la barbarie

El arte pue­de evo­car lo coti­diano, la his­to­ria y memo­ria de una socie­dad en un momen­to deter­mi­na­do. Cuan­do obras como la esta­tua de Belal­cá­zar, que repo­sa­ba en el Morro de Tul­cán de Popa­yán, son vacia­das de con­te­ni­do y ana­li­za­das solo bajo una fun­ción esté­ti­ca, de his­to­ria de una téc­ni­ca o tra­yec­to­ria de un autor, éstas se con­vier­ten en meros ador­nos deco­ra­ti­vos fun­cio­na­les al ego de una civi­li­za­ción sin memo­ria, que mues­tra su facha­da pero que no abre la puer­ta por­que teme que el mun­do conoz­ca sus atro­ci­da­des y estupideces.

La esta­tua de Belal­cá­zar no pue­de ser vacia­da de los sig­ni­fi­ca­dos, sim­bo­lo­gías y con­tex­tos en que se rea­li­za y se mue­ve para per­ma­ne­cer en el tiem­po, del mis­mo modo que no pue­de des­pren­der­se de su fun­ción estética.

La esta­tua de Sebas­tián de Belal­cá­zar indu­da­ble­men­te es una obra artís­ti­ca (una que de ser escul­tor jamás hubie­ra hecho), pero al igual que otros sím­bo­los y monu­men­tos que son sinó­ni­mo de enal­te­ci­mien­to de la bar­ba­rie y la opre­sión, debe ubi­car­se en un lugar para tal fin, qui­zá un museo con un reco­rri­do guia­do don­de el con­tex­to, la his­to­ria, memo­ria y lucha de nues­tros pue­blos indí­ge­nas y afro­des­cien­des que resis­tie­ron al geno­ci­dio de la Coro­na espa­ño­la, no se pier­da ni se agre­da bajo la excu­sa, inte­lec­tau­loi­de y aco­mo­da­da al poder, de con­ser­var, res­tau­rar y pro­te­ger una obra artística.

Los sím­bo­los de la bar­ba­rie deben reem­pla­zar­se por un arte de la memo­ria y la dig­ni­dad, fru­to de con­vo­ca­to­rias artís­ti­cas y encuen­tros con comu­ni­da­des que deben dar vida a nue­vas esta­tuas y monu­men­tos que ocu­pen el lugar de ído­los de la muer­te y la opre­sión. Mien­tras esto no ocu­rra, y se carez­ca de volun­tad para ade­lan­tar este tipo de pro­ce­sos, toda esta­tua de Belal­cá­zar y demás ase­si­nos y opre­so­res deben caer, por­que debe­mos here­dar a las gene­ra­cio­nes futu­ras y pre­sen­tes un mode­lo de socie­dad que enal­tez­ca la vida y no la muer­te, que pro­mue­va la liber­tad y no la repre­sión, que avi­ve la lucha y no la sumisión.

Fuen­te: Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *