Argen­ti­na. Resu­men gre­mial I. En el día de la sani­dad, Larre­ta repri­mió el recla­mo de enfermeras/​Enfer­me­ros piden a legis­la­do­res por­te­ños ser reco­no­ci­dos como profesionales/​Esen­cia­les: una mues­tra foto­grá­fi­ca sobre tra­ba­ja­do­res de Salud

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de sep­tiem­bre de 2020.

Con infor­ma­ción pro­pia y de Mun­do Gre­mial, Info Gre­mia­les, Noti­cias Gre­mia­les, Gre­mia­les del Sur, Enfo­que Sin­di­cal, Línea Sin­di­cal , Corrien­te Fede­ral de Tra­ba­ja­do­res, Canal Abier­to, ANRed, Esta­do de Aler­ta y Agen­cia ACTA, Agencias.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

En el día de la sani­dad, Larre­ta repri­mió el recla­mo de enfermeras

En el día de la sanidad, Larreta reprimió el reclamo de enfermeras

Las y los tra­ba­ja­do­res de la salud se acer­ca­ron a la Legis­la­tu­ra Por­te­ña a recla­mar ser reco­no­ci­dos como pro­fe­sio­na­les de la salud. Son la pri­me­ra línea de com­ba­te fren­te a la pan­de­mia y el gobierno enca­be­za­do por Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta vol­vió a mos­trar su fal­ta de cin­tu­ra para la reso­lu­ción de con­flic­tos labo­ra­les. La poli­cía por­te­ña repar­tió pala­zos a man­sal­va y dejó videos conmocionantes.

Las y los tra­ba­ja­do­res de la salud a car­go de la enfer­me­ría de la CABA bus­ca­ron entre­gar un peti­to­rio en el que exi­gían la revi­sión de su cate­go­ría para ser con­si­de­ra­dos pro­fe­sio­na­les de la salud y mejo­rar sus con­di­cio­nes labo­ra­les. La res­pues­ta del gobierno de la Ciu­dad fue vio­len­ta y des­en­ca­ja­da de la voca­ción de diá­lo­go que ostenta. 

La ini­cia­ti­va de entre­gar el peti­to­rio sur­gió en el con­tex­to de la mar­cha de miles de tra­ba­ja­do­res de la salud que mar­cha­ron al cen­tro por­te­ño en su día recla­man­do mayo­res con­tro­les del ais­la­mien­to y pidien­do mejo­ras salariales. 

Al cie­rre de esta nota la poli­cía de la Ciu­dad gaseó y le rom­pió la cabe­za a tres tra­ba­ja­do­ras, cuyas fotos ensan­gren­ta­das tiñe­ron el día. 

El recla­mo no es nue­vo. La ley en cues­tión, san­cio­na­da en noviem­bre de 2018 por 36 votos a favor y 19 en con­tra en la Legis­la­tu­ra por­te­ña, modi­fi­có la nor­ma­ti­va del sec­tor y sigue des­co­no­cien­do a los Licen­cia­dos en Enfer­me­ría, Licen­cia­dos en Ins­tru­men­ta­ción Qui­rúr­gi­ca y los Licen­cia­dos en Bio-imá­ge­nes como pro­fe­sio­na­les de la salud, ya que los con­tem­pla como per­so­nal técnico-administrativo. 

El con­tex­to de la pan­de­mia dejó en cla­ra evi­den­cia que con esa nor­ma­ti­va su tra­ba­jo que­da des­va­lo­ri­za­do en fun­ción de la impor­tan­cia que tiene.

Comu­ni­ca­do

La CTA Autó­no­ma repu­dió la repre­sión a enfer­me­ras en la Legis­la­tu­ra porteña

«Des­de la Cen­tral recha­za­mos la vio­len­ta res­pues­ta por par­te del Gobierno de la Ciu­dad a los recla­mos que rea­li­za­ban las tra­ba­ja­do­ras de la salud por sus dere­chos en el mar­co de la emer­gen­cia sanitaria.

«Las enfer­me­ras de dis­tin­tos hos­pi­ta­les por­te­ños pre­ten­dían entre­gar un peti­to­rio, don­de exi­gían mejo­res con­di­cio­nes labo­ra­les y mayor pre­su­pues­to para equi­par los hos­pi­ta­les públi­cos con los mate­ria­les nece­sa­rios para poder hacer fren­te a la pan­de­mia, en el mar­co de la Jor­na­da Nacio­nal de la Salud.

«Ante esta situa­ción, la poli­cía de la Ciu­dad fue envia­da para ame­dren­tar a quie­nes están en la pri­me­ra línea con­tra el COVID19, tra­ba­jan­do sin des­can­so y sin los mate­ria­les necesarios.

«Mien­tras que el per­so­nal sani­ta­rio en la Argen­ti­na ya suma más de 30 mil con­ta­gios y supe­ran las 140 muer­tes por el virus, el Gobierno de Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta res­pon­de con represión.

«Des­de la CTAA recha­za­mos cual­quier tipo de vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, y apo­ya­mos a las y los tra­ba­ja­do­res en sus recla­mos por una polí­ti­ca seria en salud pública».

Fir­man:

• Ricar­do Pei­dro, Secre­ta­rio General.

• Clau­dia Bai­go­rria, Secre­ta­ria Adjunta.

• Hugo «Cacho­rro» Godoy, Secre­ta­rio Adjunto.

Enfer­me­ros piden a legis­la­do­res por­te­ños ser reco­no­ci­dos como profesionales

«Pre­sen­ta­mos un docu­men­to diri­gi­do a los nue­ve blo­ques de la Legis­la­tu­ra para que se tra­te de for­ma urgen­te el pase de los licen­cia­dos en enfer­me­ría a la carre­ra pro­fe­sio­nal, de la que fui­mos exclui­dos en noviem­bre de 2018», dijo a Télam Clau­dio Ibe­ro, tra­ba­ja­dor del Hos­pi­tal Durand de la Ciu­dad de Bue­nos Aires.

Dicha ley reco­no­ce 24 pro­fe­sio­nes de la salud, entre las que se encuen­tran, por ejem­plo, médi­cos, odon­tó­lo­gos, fisio­te­ra­peu­tas, fono­au­dió­lo­gos y nutri­cio­nis­tas, pero no inclu­yó a los licen­cia­dos en enfer­me­ría, quie­nes que­da­ron encua­dra­dos como par­te del per­so­nal administrativo.

DIA DE LA SANIDAD

Jor­na­da de lucha por la salud

El gri­to des­de Salud: nos esta­mos muriendo

Un tra­ba­ja­dor del Hos­pi­tal Muñiz de Bue­nos Aires narra la tra­ge­dia en pri­me­ra per­so­na del plu­ral. ¿Cómo pen­sar esa expe­rien­cia del absur­do entre las muer­tes que se vuel­ven coti­dia­nas en el per­so­nal de salud y la pro­mo­ción, des­de la polí­ti­ca y los medios, de prác­ti­cas irres­pon­sa­bles que van en con­tra de cual­quier cui­da­do? ¿Pue­de aca­so la obra de Albert Camus ayu­dar­nos a encon­trar una sali­da en este labe­rin­to pandémico?

“Nues­tros con­ciu­da­da­nos (…) eran como todo el mun­do; pen­sa­ban en ellos mis­mos; dicho de otro modo, eran huma­ni­dad: no creían en las plagas”

“Sin embar­go, es pre­ci­so que le haga com­pren­der que aquí no se tra­ta de heroís­mo. Se tra­ta sola­men­te de hones­ti­dad (…) No sé qué es, en gene­ral. Pero en mi caso, sé que no es más que hacer mi oficio”

Albert Camus, La pes­te (pp 37 y 139)

Des­pe­di­das
Un cor­te­jo con los últi­mos res­tos de Luci­la Núñez, enfer­me­ra de 57 años, se detie­ne fren­te al Hos­pi­tal Gan­dul­fo de Lomas de Zamo­ra mien­tras sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras la des­pi­den entre aplau­sos, lágri­mas, abra­zos y al gri­to de “¡Luci­la, pre­sen­te, aho­ra y siempre!”. 

Dos hom­bres, a los que ape­nas se le ve la cara por­que están ves­ti­dos de pies a cabe­za con el equi­po de pro­tec­ción blan­co, empu­jan una cami­lla de metal con el fére­tro don­de des­can­sa­rá por la eter­ni­dad Cris­ti­na Loren­zo, enfer­me­ra del Hos­pi­tal Cen­tral de San Isi­dro, has­ta la sali­da de ambu­lan­cias don­de dos filas enfren­ta­das de pro­fe­sio­na­les de la salud home­na­jean a su com­pa­ñe­ra con res­pe­tuo­sos aplausos. 

Es de noche y una ambu­lan­cia blan­ca sale con sus faros delan­te­ros encen­di­dos des­de aden­tro del Hos­pi­tal pro­vin­cial «Mag­da­le­na V. Mar­tí­nez» de Gene­ral Pache­co, pasa entre otras dos filas enfren­ta­das del per­so­nal del noso­co­mio, en una esce­na que de repe­ti­da pare­ce natu­ra­li­zar­se, y se detie­ne en el pla­yón; alguien ves­ti­do con el equi­po de pro­tec­ción abre las puer­tas tra­se­ras de la camio­ne­ta y deja que Móni­ca Albor­noz, enfer­me­ra de 56 años, sea home­na­jea­da por sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que la aplau­den y la lloran. 

Tres tra­ba­ja­do­ras sos­tie­nen raci­mos de glo­bos negros fren­te a las puer­tas de ingre­so del Hos­pi­tal Durand de la Ciu­dad de Bue­nos Aires. Detrás de ellas una ban­de­ra argen­ti­na se extien­de a lo ancho jun­to con car­te­les que exi­gen con­di­cio­nes dig­nas de tra­ba­jo; es su mane­ra de home­na­jear a Gro­ver Lico­na Díaz, licen­cia­do en Enfer­me­ría del Ser­vi­cio de Clí­ni­ca médi­ca, de 45 años. Ense­gui­da, los glo­bos negros se ele­van al cie­lo y los aplau­sos lle­nos de tris­te­za dan paso a los recla­mos por un suel­do acor­de a la canas­ta bási­ca, horas extras mejor pagas, ele­men­tos de pro­tec­ción per­so­nal de cali­dad, ingre­so de per­so­nal con expe­rien­cia en el mane­jo de cui­da­dos inten­si­vos y un pedi­do que se lee en varios car­te­les: “Soy enfer­me­ro, si mue­ro x COVID-19 quie­ro morir como ‘pro­fe­sio­nal de la salud’ inclui­do en la ley 6035”, en refe­ren­cia a la legis­la­ción emi­ti­da por el Gobierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires en 2018, que dis­cri­mi­nó a las y los licen­cia­dos de enfer­me­ría (ade­más de las espe­cia­li­da­des de imá­ge­nes e ins­tru­men­ta­ción qui­rúr­gi­ca) y los con­si­de­ró «per­so­nal admi­nis­tra­ti­vo». Es la mis­ma ges­tión que, ade­más de no reco­no­cer y valo­rar los años de for­ma­ción de sus pro­fe­sio­na­les de la salud, tam­bién pre­ten­dió cerrar por decre­to cin­co hos­pi­ta­les (Muñiz, Udaon­do, IREP, Marie Curie, Ferrer) a tra­vés del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio del Sur. Al día siguien­te de dicho home­na­je se cono­ció la muer­te de la enfer­me­ra Vir­gi­nia Vira­vi­ca, de 61 años, con quien suman, jun­to con Julio Gutié­rrez falle­ci­do a fines de junio, tres los inte­gran­tes del equi­po de salud que el Durand pier­de en esta pan­de­mia, y nue­va­men­te glo­bos negros se ele­va­ron al cielo.

Las enfermeras y enfermeros, quienes están desde hace seis meses en la primera línea, ni siquiera son considerados personal de salud por el Gobierno porteño / Foto: Eleonora Ghioldi
Las enfer­me­ras y enfer­me­ros, quie­nes están des­de hace seis meses en la pri­me­ra línea, ni siquie­ra son con­si­de­ra­dos per­so­nal de salud por el Gobierno por­te­ño /​Foto: Eleo­no­ra Ghioldi

Ape­nas una mues­tra de cómo pare­ce ser que al per­so­nal de salud, una vez extin­gui­dos los aplau­sos de los pri­me­ros meses, no nos que­da otra que seguir hon­ran­do a nues­tros muer­tos en sole­dad, mien­tras los medios de comu­ni­ca­ción insis­ten en til­dar­nos de “héroes” y a la vez, en una lógi­ca absur­da, pre­sio­nan para que haya más aper­tu­ra de la eco­no­mía.

Extin­gui­dos los aplau­sos de los pri­me­ros meses, no nos que­da otra que seguir hon­ran­do a nues­tros muer­tos en soledad

Fren­te a este pano­ra­ma, no se tra­ta aquí de brin­dar una esta­dís­ti­ca de los con­ta­gios y muer­tes en salud para per­der­nos en abs­trac­cio­nes esté­ri­les que nada dicen acer­ca de la sin­gu­la­ri­dad y mate­ria­li­dad de estas vidas que se apa­ga­ron cum­plien­do con sus labo­res, sino de pen­sar una sali­da a esta expe­rien­cia de lo absur­do que se gene­ra entre las muer­tes coti­dia­nas (y silen­cia­das) del per­so­nal de salud y las expre­sio­nes de indi­vi­dua­lis­mo cada vez más pregnantes.

La pes­te del indi­vi­dua­lis­mo
En para­le­lo a la satu­ra­ción del sis­te­ma de salud y al sen­ti­mien­to de estar “per­dien­do la bata­lla», tal como advir­tie­ron des­de la Socie­dad Argen­ti­na de Tera­pia Inten­si­va, la fal­ta de empa­tía, el egoís­mo y un libe­ra­lis­mo ran­cio avan­za como una pes­te. Una con­duc­to­ra de tele­vi­sión que se la da de opo­si­to­ra “cool”, antes de ter­mi­nar su pro­gra­ma, pone una fra­se en pri­mer plano: “Dejen de prohi­bir tan­to que ya no alcan­zo a des­obe­de­cer todo”. Saca una bote­lla con un líqui­do simi­lar al jugo de man­za­na y dice al aire: “Voy a tomar un poqui­to de mi CDS” (dió­xi­do de clo­ro). Agi­ta la bote­lla, se la lle­va a la boca y des­pués de unos tra­gos comen­ta “oxi­ge­na la san­gre y vie­ne divino; yo no reco­mien­do, yo les mues­tro lo que hago”, y cie­rra su pro­gra­ma con una son­ri­sa, un gui­ño y el pul­gar levan­ta­do; unos días des­pués, un menor falle­ció en Neu­quén lue­go de que sus padres le die­ran la mis­ma sus­tan­cia de for­ma pre­ven­ti­va con­tra el coronavirus.

¿Qué res­pon­sa­bi­li­dad les cabe a quie­nes tie­nen por fun­ción comu­ni­car y pro­mue­ven que la úni­ca sali­da a este dra­ma (colec­ti­vo) es individual

Tres hom­bres mayo­res, dos son­rien­tes con sus sen­das boi­nas pues­tas y otro más de saco negro lar­go, se dis­po­nen a pren­der fue­go unos bar­bi­jos qui­rúr­gi­cos en medio de la mar­cha deno­mi­na­da “17A”. Al igual que en los ante­rio­res días patrios, la meto­do­lo­gía es la mis­ma; hacer creer a la opi­nión públi­ca a tra­vés de medios y perio­dis­tas opo­si­to­res que la mar­cha fue con­vo­ca­da por la “ciu­da­da­nía”, de modo tal que se dilu­yan las res­pon­sa­bi­li­da­des de seme­jan­te acto de egoís­mo que bus­có, inclu­si­ve en este con­tex­to de pan­de­mia, ampliar “el 41 por cien­to que saca­mos”, como afir­mó la ex minis­tra de Segu­ri­dad y pre­si­den­ta del PRO, Patri­cia Bull­rich. La cáma­ra del celu­lar que fil­ma a los tres incen­dia­rios hom­bres gira a la dere­cha y apun­ta al Obe­lis­co que está a unos metros reple­to de humo; pare­ce una esce­na saca­da de diciem­bre de 2001 pero es ape­nas una lamen­ta­ble far­sa. La lla­ma del encen­de­dor no es sufi­cien­te y no tie­nen suer­te en lo que dura el video. En medio de los inten­tos de sus com­pa­ñe­ros de que­ma, el señor de saco negro toma la pala­bra: “¡Viva la patria, aba­jo los barbijos!¡Para Ginés que dice que tene­mos que usar esto, como señal de dis­ci­pli­na social; no que­re­mos dis­ci­pli­na social, no que­re­mos la dis­ci­pli­na social del nue­vo orden mundial!¡Científicamente el bar­bi­jo no sir­ve, polí­ti­ca­men­te es aca­ta­mien­to de un nue­vo orden mun­dial, ideo­ló­gi­ca­men­te pue­de ser la señal de la bestia!”.

Al combate contra el coronavirus, el personal de salud le suma el combate contra la precarización y los sueldos bajos / Foto: Eleonora Ghioldi
Al com­ba­te con­tra el coro­na­vi­rus, el per­so­nal de salud le suma el com­ba­te con­tra la pre­ca­ri­za­ción y los suel­dos bajos /​Foto: Eleo­no­ra Ghioldi

Un hom­bre de media­na edad, con ante­ojos de sol para que el refle­jo de la nie­ve del cerro Cha­pel­co no lo afec­te y abra­za­do a una mujer más joven tam­bién de len­tes, inte­rro­ga con sor­na fren­te a la cáma­ra que lo gra­ba: “¿Se die­ron cuen­ta que en Euro­pa y en San Mar­tín de Los Andes ya no hay más cua­ren­te­na?”. Ense­gui­da pro­rrum­pe en car­ca­ja­das al igual que sus acom­pa­ñan­tes a la vez que la cáma­ra se ele­va y gira para mos­trar el modo en que miles de turis­tas dis­fru­tan de un cie­lo diá­fano y los pla­ce­res de un sol tibio mien­tras escu­chan músi­ca elec­tró­ni­ca y toman cer­ve­zas sin tener nin­gún tipo de cuidado.

Fren­te a esta otra pes­te cabría pre­gun­tar­nos: ¿qué res­pon­sa­bi­li­dad les cabe a quie­nes tie­nen por fun­ción comu­ni­car, sea des­de los medios o des­de la polí­ti­ca, y pro­mue­ven a des­ta­jo, a cada minu­to, que la úni­ca sali­da a este dra­ma (colec­ti­vo) es indi­vi­dual y que no impor­ta lo que le pase al res­to?; ¿qué nos dicen esos ges­tos de hila­ri­dad, esas risas que des­bor­dan, esos gui­ños cóm­pli­ces mien­tras en salud llo­ra­mos nues­tras pér­di­das en sole­dad?; ¿cómo pen­sar estos recla­mos de “liber­tad” de quie­nes, como los con­ciu­da­da­nos de La pes­te que “no creían en la pla­ga”, solo pien­san en sí mis­mos y no entien­den que, como dice Camus, “nadie será libre mien­tras haya pla­gas”?

La soli­da­ri­dad como úni­ca sali­da
Albert Camus (1913−1960) nació en la colo­nia fran­ce­sa de Arge­lia y fue un perio­dis­ta, nove­lis­ta, dra­ma­tur­go y filó­so­fo com­pro­me­ti­do con su tiem­po como pocos. En 1957, cuan­do reci­bió el Pre­mio Nobel de Lite­ra­tu­ra, des­ta­có en su dis­cur­so que el deber del escri­tor no es «poner­se al ser­vi­cio de quie­nes hacen la his­to­ria, sino al ser­vi­cio de quie­nes la sufren».

En este sen­ti­do, su nove­la La pes­te, edi­ta­da en 1947, per­mi­te gra­fi­car esta ten­sión exis­ten­te entre soli­da­ri­dad y egoís­mo; entre el esfuer­zo que los equi­pos de salud esta­mos hacien­do y las acti­tu­des, dis­cur­sos y prác­ti­cas de una par­te de la socie­dad que pone su indi­vi­dua­lis­mo por enci­ma de todo. En ella se narran los “curio­sos acon­te­ci­mien­tos” que vive la ciu­dad arge­li­na de Orán duran­te casi un año, a raíz de una epi­de­mia que comien­za con la apa­ri­ción de ratas mori­bun­das y que, pese al des­crei­mien­to ini­cial de la pobla­ción en gene­ral y de las auto­ri­da­des en par­ti­cu­lar, pron­to cobra un matiz trá­gi­co cuan­do la ciu­dad entra en cua­ren­te­na para evi­tar pro­pa­gar los con­ta­gios y las muer­tes se vuel­ven coti­dia­nas. Es en este con­tex­to que el rela­to da cuen­ta del obrar de un gru­po de hom­bres que miran de fren­te a la muer­te y se rebe­lan ante las injus­ti­cias de una enfer­me­dad mor­tal bajo la guía del doc­tor Ber­nard Rieux, res­pon­sa­ble de que se haya decla­ra­do el esta­do de pes­te y el ais­la­mien­to de la ciudad.

“Nos da bronca que un sector de la sociedad niegue la existencia de la pandemia
“Nos da bron­ca que un sec­tor de la socie­dad nie­gue la exis­ten­cia de la pan­de­mia», dije­ron en el abra­zo al Hos­pi­tal Durand, que ya sufrió tres muer­tes en el plan­tel pro­fe­sio­nal /​Foto: Eleo­no­ra Ghioldi

Entre estos per­so­na­jes hay un perio­dis­ta lla­ma­do Ray­mond Ram­bert que, tras el ais­la­mien­to, sufre la sepa­ra­ción de su amor que lo espe­ra fue­ra de la ciu­dad. En esta his­to­ria secun­da­ria den­tro de la tra­ma gene­ral de La pes­te, Camus intro­du­ce la posi­bi­li­dad de dejar atrás los deseos egoís­tas por un bien mayor que no es nin­gu­na abs­trac­ción sino la vida humana. 

La sali­da a esta pan­de­mia no pue­de pro­ve­nir de los deseos egoís­tas y del indi­vi­dua­lis­mo sino, como escri­bió Camus en El hom­bre rebel­de, del sen­ti­mien­to de solidaridad

Es así como pode­mos ver a Ram­bert cues­tio­nar a Rieux la deci­sión del ais­la­mien­to por no enten­der que «el bien­es­tar públi­co se hace con la feli­ci­dad de cada uno», en una argu­men­ta­ción simi­lar al dis­cur­so «anti­cua­ren­te­na» con el que con­vi­vi­mos; lue­go lo acu­sa­rá de «heroís­mo» en pos de una idea, a lo que el médi­co con­tes­ta­rá que «el hom­bre no es una idea» y de que «no se tra­ta de heroís­mo» sino «de hones­ti­dad», que no es otra cosa que cum­plir con su ofi­cio de curar per­so­nas; a con­ti­nua­ción Ram­bert se suma­rá a los equi­pos sani­ta­rios del doc­tor Rieux y final­men­te, cuan­do con­si­gue salir de for­ma ile­gal de la ciu­dad en medio de la cua­ren­te­na, deci­de demo­rar su deseo egoís­ta fren­te a la tra­ge­dia que se vive en Orán por­que «des­pués de lo que había vis­to» enten­dió que «este asun­to nos toca a todos». 

Este ejem­plo lite­ra­rio per­mi­te pen­sar que si hay una sali­da a este eterno pre­sen­te de pan­de­mia no pue­de pro­ve­nir de los deseos egoís­tas y del indi­vi­dua­lis­mo sino, como escri­bió Camus en su ensa­yo El hom­bre rebel­de, del sen­ti­mien­to de soli­da­ri­dad que se trans­for­ma en una ver­da­de­ra rebel­día fren­te a un mun­do absurdo.

Por otra par­te, es pre­ci­so resal­tar jun­to con el doc­tor Ber­nard Rieux que las prác­ti­cas de salud no son actos de heroís­mo, sino que se tra­ta de nues­tro tra­ba­jo y como tal tene­mos dere­cho a pedir mejo­res con­di­cio­nes, un suel­do digno o que se res­pe­te el esfuer­zo que esta­mos hacien­do a dia­rio en hos­pi­ta­les, clí­ni­cas o geriá­tri­cos don­de esta­mos dejan­do has­ta nues­tras vidas. Se tra­ta de pen­sar la nece­si­dad de polí­ti­cas públi­cas cla­ras y soli­da­rias que no den más con­ce­sio­nes a las deman­das de una liber­tad edul­co­ra­da por cafés ates­ta­dos y cer­ve­zas arte­sa­na­les mien­tras los hos­pi­ta­les colap­san. Se tra­ta tam­bién de enten­der que el tra­ba­jo en salud enfer­ma y has­ta mata; que los sala­rios bajos en este ámbi­to nos lle­van a tener que hacer horas extras o con­se­guir­nos otro tra­ba­jo; que el tér­mino bor­nout (estar que­ma­do) nos acom­pa­ña en el área de salud des­de mucho antes del COVID-19 y que aho­ra se ha agu­di­za­do debi­do a la pre­sión, el estrés y la angus­tia bajo la cual tra­ba­ja­mos; que las déca­das de des­cui­dos de este ámbi­to, que lle­gó a su paro­xis­mo con la des­apa­ri­ción del Minis­te­rio de Salud duran­te el macris­mo, no son gra­tui­tas tan­to para la pobla­ción en gene­ral como para quie­nes for­ma­mos par­te de los equi­pos de salud.

Final­men­te, como en la narra­ción de Camus, se tra­ta de com­pren­der que en esta pelí­cu­la no hay des­ti­nos indi­vi­dua­les, sino “una his­to­ria colec­ti­va» que es la pes­te, y que es pre­ci­so res­ca­tar del olvi­do a las víc­ti­mas de esta tra­ge­dia y de tener pre­sen­te, todos los días, en la memo­ria a aque­llas y aque­llos que die­ron sus vidas en pos del cui­da­do de otros.

Los pasillos de los hospitales, un territorio cada vez más hostil para quienes los transitan a diario / Foto: Télam
Los pasi­llos de los hos­pi­ta­les, un terri­to­rio cada vez más hos­til para quie­nes los tran­si­tan a dia­rio /​Foto: Télam

+ Esen­cia­les: una mues­tra foto­grá­fi­ca sobre tra­ba­ja­do­res de Salud

Foto: Rober­to Pera.

La Aso­cia­ción de Repor­te­ros Grá­fi­cos de la Repú­bli­ca Argen­ti­na (Argra) pre­sen­ta hoy 21 de Sep­tiem­bre “+ESENCIALES”, una mues­tra home­na­je vir­tual a quie­nes sos­tie­nen el sis­te­ma de salud de todo el país, “los ver­da­de­ros héroes anó­ni­mos en esta pan­de­mia”. Por ANRed.


“En la zona ‘lim­pia’ una tera­peu­ta dice: ‘se me murió’. Y el gru­po rom­pe en llan­to. Las cubier­tas de plás­ti­co, acrí­li­co, tela y látex son ino­cuas para blin­dar el cora­zón de los tra­ba­ja­do­res de la salud. Las emo­cio­nes man­dan. A veces hay com­pa­ñe­ros enfer­mos, otros murie­ron cum­plien­do la voca­ción. El cora­zón tam­bién está en la voca­ción. El ingre­so de nue­vos pacien­tes es constante”.

Una médi­ca de tera­pia inten­si­va en el Hos­pi­tal Modu­lar para pacien­tes con Covid en Quil­mes | Foto: Car­los Brigo.

Así comien­za el pró­lo­go de Her­nán Zen­teno de “+ ESENCIALES”, una mues­tra de Argra que cuen­ta con foto­gra­fías de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de la salud en sus luga­res de tra­ba­jo, des­de La Pla­ta, Men­do­za, Cha­co, CABA, has­ta Tucumán.

Enfer­me­ras tra­ba­jan reco­rrien­do barrios en las peri­fe­rias de Godoy Cruz en Men­do­za | Ft: Orlan­do Pelichotti. 

La aso­cia­ción eli­gió pre­sen­tar­la a tra­vés de su pági­na de Face­book el mis­mo día que se cele­bra el día del Fotó­gra­fo y del Tra­ba­ja­dor de Sani­dad como home­na­je a la labor que cum­ple dicho sec­tor en la prí­me­ra línea des­de los cen­tros de salud.

Patri­cia Colli­pez jefa de enfer­me­ría en el Hos­pi­tal Pedro Mogui­llansky. Cipo­lle­ti, Río Negro | Ft: Anahí Cárdena.

Hoy tam­bién, pre­ci­sa­men­te, tra­ba­ja­do­res de salud auto­con­vo­ca­dos rea­li­za­rán una movi­li­za­ción en CABA para recla­mar lla­ma­do a pari­ta­rias entre otros pun­tos de un plie­go que se entre­ga­rá al gobierno.

“El silen­cio­so cam­bio de hábi­tos, la par­si­mo­nia de la desin­fec­ción, el tedio de repe­tir varias veces esos nue­vos ritua­les no mellan lo humano. El tac­to y la voz de los tra­ba­ja­do­res con­for­tan a pacien­tes y fami­lia­res. Hacen fal­ta cua­tro per­so­nas, a veces más, para cam­biar de posi­ción a un enfer­mo. Boca aba­jo aumen­ta la can­ti­dad de oxí­geno que lle­ga a los pul­mo­nes. Ellos dan aire. Varias veces al día el per­so­nal de lim­pie­za tran­si­ta los pasi­llos, repa­sa pare­des y pisos”, con­ti­núa el prólogo.

Enri­que, per­so­nal de Ser­vi­cios Gene­ra­les en el módu­la de emer­gen­cia de coro­na­vi­rus en Morón, Pcia de Bs As. | Ft: Juan Manuel Foglia. 

“Los cami­lle­ros deben usar el equi­po com­ple­to de pro­tec­ción para mover a los enfer­mos. Se pre­gun­tan cómo será con el calor del verano. En las coci­nas se pre­pa­ran las vian­das. Comer e ir al baño se tor­nó un incor­dio. Para evi­tar cam­biar­se a veces aguan­tan horas. La geo­gra­fía del tra­ba­jo exce­de los cen­tros de aten­ción. En las calles per­so­nal reco­rre barrios para hacer pre­gun­tas, aus­cul­tar, hiso­par. Ade­más, sete­cien­tos pro­fe­sio­na­les iti­ne­ran­tes refuer­zan en don­de hace fal­ta. Y los bebés siguen nacien­do, y per­so­nas con otras enfer­me­da­des van a aten­der­se, a veces por trau­ma­tis­mos, a veces inclu­so heri­dos de bala”

Una pro­mo­to­ra del salud comu­ni­ta­ria del FOL en el barrio Bajo Flo­res, CABA | Ft: Ani­ta Bou­chard Serra. 

“Al final de la jor­na­da vuel­ven a sus hoga­res, don­de se repi­te la mono­to­nía de la desin­fec­ción, el cam­bio de ropas para por fin ver a sus pare­jas, hijos, parien­tes con los que viven. Algu­nos tra­ba­ja­do­res por pre­cau­ción lle­ga­ron a mudar­se solos. En ese río impa­ra­ble de acon­te­ci­mien­tos los tra­ba­ja­do­res de la salud fes­te­jan cuan­do los pacien­tes son dados de alta. Ese es su triun­fo. En el ais­la­mien­to de los cen­tros de aten­ción, lejos de los ojos de la pobla­ción, ellos son los que aplauden”

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *