Txi­ki­to, Eus­kal Herria libre y socia­lis­ta y los pila­res del sistema

[wpdm_​package id=“139086” template=“5c51ba687615d”]

Txi­ki­to. Iña­ki Bil­bao Goi­koetxea. Vas­co. Natu­ral de Leza­ma, Biz­kaia (Eus­kal Herria penin­su­lar). Mili­tan­te por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo para una Eus­kal Herria, reuni­fi­ca­da y euskaldun.

Txi­ki­to pone enci­ma de la mesa una cues­tión por la que, en Eus­kal Herria y por su pue­blo tra­ba­ja­dor, varias gene­ra­cio­nes han eje­cu­ta­do y muer­to. Txi­ki­to lle­va 36 años en manos de los car­ce­le­ros del sis­te­ma (en este caso) espa­ñol que nos opri­me y ocupa.

Esta lucha por la libe­ra­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor no es una cues­tión nacio­na­lis­ta, ni sec­ta­ria, vas­quis­ta, ni del lla­ma­do «ciclo pasa­do» como algu­nos colec­ti­vos de dere­cha e izquier­da (sean vas­cos o no) nos quie­ren hacer ver.

Txi­ki­to lucha por el ser humano y, en con­cre­to, lucha por las que ven­den su fuer­za de tra­ba­jo en Eus­kal Herria. No hay más lec­tu­ras al res­pec­to sal­vo las que hagan los dos sis­te­mas (fran­cés y espa­ñol) que nos opri­men y explo­tan. Txi­ki­to lucha por la Revo­lu­ción Socia­lis­ta Vasca.

Estos sis­te­mas tie­nen pila­res fun­da­men­ta­les para su sos­te­ni­mien­to. Sus ofi­cia­les medios de comu­ni­ca­ción; la sem­pi­ter­na extre­ma dere­cha cató­li­ca o no; los sin­di­ca­tos (de todos los colo­res) que le dan la cober­tu­ra nece­sa­ria para que su chi­rin­gui­to no se cai­ga; los par­ti­dos polí­ti­cos que le dan la cober­tu­ra demo­crá­ti­ca (dic­ta­du­ra del capi­tal) que les sos­tie­ne; las bur­gue­sías peri­fé­ri­cas que se recla­man vas­cas, cata­la­nas, galle­gas, cana­rias… cuyo úni­co obje­ti­vo es nego­ciar su tasa de ganancia…

Así las cosas, cuan­do Txi­ki­to lle­va una doce­na de días en huel­ga de ham­bre y ais­la­mien­to abso­lu­to, la dere­chis­ta agen­cia de noti­cias espa­ño­la, Euro­pa Press, ter­gi­ver­sa el obje­ti­vo de la extre­ma lucha que Txi­ki­to man­tie­ne y mani­fies­ta que Txi­ki­to ha ini­cia­do una huel­ga de ham­bre tras resis­tir­se a una prue­ba de ADN orde­na­da por el tri­bu­nal de excep­ción de la Audien­cia Nacio­nal española.

Ni des­de den­tro del sis­te­ma ni des­de fue­ra del mis­mo se atre­ven a poner enci­ma de la mesa la cues­tión prin­ci­pal de los obje­ti­vos ya men­cio­na­dos. Los pri­me­ros por­que quie­ren ocul­tar la con­tra­dic­ción prin­ci­pal: Espa­ña roja no, pero menos par­ti­da. Los segun­dos por­que la Revo­lu­ción Socia­lis­ta Vas­ca exi­ge una estra­te­gia vas­ca, sí o sí.

Duran­te una sema­na los medios del sis­te­ma espa­ñol han pre­ten­di­do des­co­no­cer esta lucha has­ta que han teni­do que ter­gi­ver­sar­la. Otros con ubi­ca­ción en Eus­kal Herria y pre­ten­di­da­men­te demo­crá­ti­cos la igno­ran con un sec­ta­ris­mo y posi­ción sumi­sa al sis­te­ma que espan­ta. Y alguno la men­cio­na on line pero no por escri­to, no vaya a ser que la noti­cia lle­gue has­ta las cárceles.

Txi­ki­to es un pre­so polí­ti­co vas­co que lucha por la eman­ci­pa­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co con su cla­se obre­ra al fren­te y como tal mili­tan­te tie­ne el DERECHO a la lucha. Tam­bién mere­ce el res­pe­to y el apo­yo (cada cual den­tro de sus posi­bi­li­da­des) de todos los que pen­sa­mos que los que ven­de­mos nues­tra fuer­za de tra­ba­jo debe­mos ser los úni­cos acto­res que deci­da­mos nues­tro pre­sen­te y nues­tro futuro.

¡Por una Eus­kal Herria, Inde­pen­dien­te, Socia­lis­ta, Uni­fi­ca­da, Anti­pa­triar­cal y Euskaldun!

Jon Iurre­ba­so Atutxa

21 de sep­tiem­bre de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *