Para­guay. Un gobierno cul­pa­ble de crí­me­nes de lesa humanidad

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de sep­tiem­bre de 2020.-

Foto: El pre­si­den­te Abdó Bení­tez jun­to con los mili­ta­res que ase­si­na­ron a las niñas argen­ti­nas. Posan­do en la esce­na del cri­men de lesa humanidad.

Hugo Ruiz Díaz, es abo­ga­do, exper­to en Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les y se desem­pe­ñó como minis­tro ase­sor en este últi­mo rubro duran­te el gobierno de Fer­nan­do Lugo. Con­ver­sa­mos con él a la luz de la difí­cil situa­ción que se vive en Paraguay.

-Cómo está vien­do la gra­ve situa­ción que se des­en­ca­de­nó con el ase­si­na­to por par­te de los mili­ta­res de dos niñas argen­ti­nas, a la que el gobierno para­gua­yo inten­tó dis­fra­zar como un com­ba­te con­tra gue­rri­lle­ras adolescentes.

-Lo pri­me­ro que hay que seña­lar es que esta­mos fren­te a un cri­men de lesa huma­ni­dad. Indis­cu­ti­ble­men­te se tra­ta de una eje­cu­ción extra­ju­di­cial, pla­ni­fi­ca­da por par­te del esta­do. Es una eje­cu­ción extra­ju­di­cial que fue per­pe­tra­da por el mis­mo Mario Abdo Bení­tez y por las fuer­zas mili­ta­res. Eso es lo que inten­ta­ron ocul­tar y fue­ron sobre­pa­san­do los lími­tes, inclu­so limi­tes mora­les, sin res­pe­tar el cuer­po de las niñas, sin res­pe­tar el dolor de las fami­lias. Lo cual hace que este cri­men de esta­do se vuel­va más atroz. Inclu­so, a par­tir de allí se des­en­ca­de­nó una lucha hege­mó­ni­ca por la mal lla­ma­da pren­sa y de sus voce­ros polí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos en don­de están tam­bién los inte­lec­tua­les y perio­dis­tas que han deni­gra­do a las niñas, pre­gun­tan­do qué hacían allí, hablan­do de madres y padres irres­pon­sa­bles. Bus­ca­ban escon­der con los eje­cu­to­res estos crí­me­nes gra­ví­si­mos, indis­cu­ti­ble­men­te fas­cis­tas, copian­do una prác­ti­ca de ocul­ta­mien­to adop­ta­do en Colom­bia. Estos son los prin­ci­pa­les ingre­dien­tes en rela­ción con este cri­men. De esta par­ti­da se des­en­ca­de­na la indig­na­ción ciu­da­da­na, la movi­li­za­ción, hay gran­des recla­mos de «no la impu­ni­dad». Por­que tan­to la Fis­ca­lía del Esta­do, como su staff de jue­ces de los Tri­bu­na­les y la Cor­te Supre­ma están que­rien­do garan­ti­zar la impu­ni­dad total del cri­mi­nal que se lla­ma Mario Abdo Bení­tez, el pre­si­den­te, y sus subor­di­na­dos, ente ellos Gene­ra­les y coroneles.

  • La FTC (Fuer­za de Tarea Con­jun­ta) tie­ne pési­mos ante­ce­den­tes. Esto que aho­ra pasó, ha logra­do publi­ci­dad por­que se tra­ta de dos niñas argen­ti­nas. Pero ha habi­do otros hechos ocu­rri­dos ante­rior­men­te con­tra cam­pe­si­nos, y con­tra gen­te muy humil­de que ha ter­mi­na­do de la mis­ma mane­ra, con eje­cu­cio­nes extrajudiciales.

-Exac­ta­men­te, ante­ce­den­tes que podría­mos deno­mi­nar nega­ti­vos y tene­bro­sos. Por ejem­plo, eso de hacer volar heli­cóp­te­ros sobre escue­las don­de están cien­tos de niños que que­dan espan­ta­dos. Inclu­so hay arre­glos de cuen­tas inter­nas, ase­si­na­tos de ofi­cia­les que que­rían denun­ciar aso­cia­cio­nes con nar­co­trá­fi­co, lava­do de dine­ro, atro­pe­llo bru­tal a los asen­ta­mien­tos cam­pe­si­nos, una serie de actos arbi­tra­rios y direc­ta­men­te diri­gi­dos en tér­mi­nos de per­se­cu­ción polí­ti­ca ideo­ló­gi­ca y social. Eso por un lado, pero por otro, ade­más de mez­clar­se con la cri­mi­na­li­dad del nar­co­trá­fi­co. En reali­dad, las fuer­zas de tareas con­jun­tas son fuer­zas más de guar­dia de los soje­ros y de los gana­de­ros. Esas pra­xis de per­se­cu­ción a cam­pe­si­nos, des­alo­jos y con­trol, como pedi­dos de cédu­las y acu­sa­cio­nes, en la cual par­ti­ci­pa la Fis­ca­lía Fede­ral, for­ma par­te y con­fir­ma que no son solo las fuer­zas arma­das nacio­na­les sino más bien guar­dias pre­to­ria­nas asi­mi­la­bles a fuer­zas para­mi­li­ta­res que a fuer­zas arma­das ope­ra­cio­na­les en el terri­to­rio. Se des­ti­nan millo­nes de dóla­res, y el úni­co resul­ta­do en los últi­mos años ha sido la eje­cu­ción y ase­si­na­to a san­gre fría pre­me­di­ta­da, pla­ni­fi­ca­da de dos niñas hijas de campesinas.

-A pro­pó­si­to de la actual situa­ción con el secues­tro, por par­te de una célu­la del EPP, de Óscar Denis, se ha gene­ra­do una nue­va vuel­ta de tuer­ca de la repre­sión, inclu­so se ha dado un ata­que judi­cial con­tra un escri­tor impor­tan­te de Paraguay.

-Si, por favor, diga­mos que es un anciano escri­tor inte­lec­tual filó­so­fo para­gua­yo. Par­ta­mos del pri­mer pun­to. De repen­te la maqui­na­ria de la gue­rra hege­mó­ni­ca sucia del sec­tor pri­va­do vuel­ve a tomar la ini­cia­ti­va y es una lógi­ca real­men­te fas­cis­ta, racis­ta, cla­sis­ta en don­de tus cole­gas perio­dis­tas son los que actúan como pun­ta de lan­za de los intere­ses de la mino­ría fas­cis­ta que está en el poder del país. Por otro lado, pre­sen­tan a Denis que evi­den­te­men­te ha sido secues­tra­do, a él y sus fami­lia­res los mues­tran como víc­ti­mas y a las madres de las niñas ase­si­na­das como cri­mi­na­les. Eso es una cues­tión de dos medi­das. El sec­tor para­es­ta­tal y de la pren­sa está muy pre­sen­te en esto. Ade­más, pre­sen­ta como héroes a la mino­ría oli­gár­qui­ca des­truc­to­ra de la demo­cra­cia, res­pon­sa­ble del colap­so del esta­do y de la cri­mi­na­li­dad que rei­na en el país impues­ta por esa mino­ría. Lle­ga­mos a ese nivel de putre­fac­ción del esta­do para­gua­yo. Es tal el carác­ter fas­cis­ta y la fic­ción esta­tal que en estos días, por­que se mani­fes­ta­ron con­tra la impu­ni­dad y exi­gien­do cas­ti­gos para Abdo Bení­tez y para que el accio­nar para­mi­li­tar no ten­ga impu­ni­dad, la Fis­ca­lía Gene­ral del Esta­do que es neta­men­te fas­cis­ta y encu­bri­do­ra de los gru­pos mino­ri­ta­rios y sus intere­ses, impu­tan a un nota­ble poe­ta, filó­so­fo y aca­dé­mi­co, que es Miguel Ángel Fer­nán­dez y a una mili­tan­te con tra­yec­to­ria extra­or­di­na­ria, a ese nivel de des­qui­cio se lle­ga hoy. No se tra­ta solo de esto, se tra­ta del ali­nea­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes cons­ti­tui­das que care­cen de legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­ca. Es una raz­zia fas­cis­ta de este esta­do en colap­so en medio de una cri­sis eco­nó­mi­ca social sin sali­da, en la que la mino­ría depre­da­do­ra está inten­tan­do que­dar­se con el poder por todos los medios.

-La des­crip­ción que está hacien­do recuer­da a la de una dictadura.

-Cla­ro, es una dic­ta­du­ra con fic­ción demo­crá­ti­ca. Es el pro­duc­to y resul­ta­do de la dic­ta­du­ra. El pue­blo para­gua­yo es un pue­blo caren­te de memo­ria. Si hoy esta­mos así, si hoy se da el colap­so del esta­do en medio de esta cri­sis eco­nó­mi­ca social esta­cio­nal, de la ausen­cia de legi­ti­mi­dad, caren­cia de dig­ni­dad, cri­sis abso­lu­ta de la socie­dad, es por­que el esta­do es resul­ta­do direc­to del gol­pe de esta­do de 2012. Un gol­pe de esta­do en el que par­ti­ci­pa­ron obis­pos y arzo­bis­pos que son tam­bién res­pon­sa­bles de las situa­cio­nes de vio­len­cia y del fas­cis­mo que impe­ra en nues­tro país. A estos se suman los gru­pos eco­nó­mi­cos mino­ri­ta­rios que par­ti­ci­pa­ron en ese gol­pe de esta­do. Ahí se ins­ta­la el fas­cis­mo y ahí el ins­ti­tu­cio­na­lis­mo no es más que fic­ción. No se tra­ta en el caso de los dos com­pa­ñe­ros judi­cia­li­za­dos, de un aca­dé­mi­co y una mili­tan­te, no se tra­ta solo de la apli­ca­ción arbi­tra­ria de la ley, se tra­ta jus­ta­men­te de poner en mar­cha la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pro­pia de este esta­do capi­ta­lis­ta sub­de­sa­rro­lla­do que fue crea­do sobre la base del geno­ci­dio del pue­blo para­gua­yo. Este esta­do actual es el mis­mo de 1870 con algu­nos cam­bios de pin­tu­ra, más rosa­da más negra, más gris, pero el mis­mo esta­do sobre los mis­mos cimien­tos putre­fac­tos en don­de una mino­ría sigue lucran­do sobre la muer­te del pue­blo para­gua­yo. El ata­que es bru­tal, tan gro­se­ro que hoy cul­pan y quie­ren cul­par, todos los voce­ros y toda la pren­sa, quie­ren cul­par a Fer­nan­do Lugo de la situa­ción actual de caos, anar­quía y cri­sis. Has­ta en es eso esta­mos. Ha sobre­pa­sa­do todo lími­te polí­ti­co, ideo­ló­gi­co, ins­ti­tu­cio­nal y nos encon­tra­mos en medio de una pug­na direc­ta de las fuer­zas con­tra­dic­to­rias en el cam­po de lucha. Una de las dos fuer­zas tie­nen que sobrar, no se pue­de con­vi­vir así.

-Nos lla­mó la aten­ción el recur­so de pedir abier­ta­men­te la lle­ga­da de ase­so­res nor­te­ame­ri­ca­nos y ase­so­res colom­bia­nos para que ayu­den a los mili­ta­res a luchar con­tra el EPP. Un caso fla­gran­te de inje­ren­cia abso­lu­ta pedi­do por el gobierno.

-Acá ya se tie­nen mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos ope­ran­do des­de hace un tiem­po. Está la inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na paseán­do­se a su gus­to por las rutas. Tam­bién los colom­bia­nos. El col­mo es que esta mino­ría usur­pa­do­ra y el Par­ti­do Colo­ra­do fas­cis­ta recu­rren a un gobierno y un esta­do geno­ci­da, recu­rren a una fuer­za (la FTC) cuya expe­rien­cia nota­ble se redu­ce a eje­cu­tar cam­pe­si­nos y vio­lar niños. Es la fuer­za mili­tar, para­mi­li­tar, para­po­li­cial y las fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res colom­bia­nos. A ese pun­to hemos lle­ga­do en el esta­men­to polí­ti­co. Pero son los soje­ros y los sec­to­res rura­les que son los sec­to­res más reac­cio­na­rios, como en Argen­ti­na, la Socie­dad Rural. Son los más fas­cis­tas y los que más come­ten crí­me­nes de lesa huma­ni­dad en Para­guay. Enton­ces, lo úni­co que están hacien­do es entrar con más repre­sión den­tro de un pro­yec­to de pla­ni­fi­ca­ción cla­ra, de un Plan Cón­dor 2, a nivel regio­nal. Recu­rrien­do a las fuer­zas terro­ris­tas colom­bia­nas para ope­ra­cio­nes en nues­tro terri­to­rio, inclu­so lle­ga a un pun­to gro­tes­co que el sec­tor pri­va­do dere­chis­ta paga eso no con su dine­ro sino con dine­ro públi­co, mien­tras niños y niñas mue­ren de Covid en Para­guay por­que no hay hos­pi­ta­les ni medi­ca­men­tos y ya ni si quie­ra exis­te for­ma de ali­men­tar. Ese es el carác­ter con­tra­dic­to­rio del con­flic­to agu­do de la lucha de cla­ses en Para­guay. Esta­mos lle­gan­do a un pun­to en don­de la fuer­zas están entran­do en una lucha direc­ta. Eso tam­bién for­ma par­te de esta situa­ción de cri­sis que pue­de trans­for­mar­se en un cam­bio noto­rio en el pue­blo paraguayo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *