Bra­sil. Se que­ma el país de Bol­so­na­ro y de sus socios del agronegocio

Por Dario Pig­not­ti. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de sep­tiem­bre de 2020.

El gobierno con­ge­ló el Fon­do del Cli­ma, recor­tó el pre­su­pues­to para equi­po de bri­ga­dis­tas y supri­mió casi por com­ple­to el cobro de mul­tas a los res­pon­sa­bles de los deli­tos ambientales.

Arde el Bra­sil de Bol­so­na­ro. Los incen­dios segu­ra­men­te inten­cio­na­les que están devas­tan­do a la Ama­zo­nia y al Pan­ta­nal alcan­za­ron pro­por­cio­nes extre­mas en los últi­mos días exten­dien­do sus con­se­cuen­cias a las gran­des capi­ta­les del país. Este fin de sema­na el cie­lo de San Pablo, en el sudes­te, que­dó enne­gre­ci­do por la huma­re­da ori­gi­na­da a miles de kiló­me­tros de allí. Los mete­reó­lo­gos de la empre­sa Cli­ma­tem­po no des­car­tan que una llu­via negra se aba­ta sobre San Pablo y Río de Janei­ro este lunes.

El frío y el cie­lo plo­mi­zo de este domin­go deja­ron desier­tas a las pla­yas del lito­ral pau­lis­ta con­tras­tan­do con el gen­tío obser­va­do en el calu­ro­so fin de sema­na ante­rior. En el Pan­ta­nal las lla­mas alcan­za­ron altu­ras equi­va­len­tes a un edi­fi­cio de 4 o 5 pisos avan­zan­do a una velo­ci­dad con­si­de­ra­ble fren­te a bri­ga­dis­tas mal equi­pa­dos – apo­ya­dos por los luga­re­ños con bal­des y palas – debi­do al recor­te pre­su­pues­ta­rio dis­pues­to por el gobierno como par­te de una polí­ti­ca de Esta­do que tam­bién se supri­mió casi por com­ple­to el cobro de mul­tas a los res­pon­sa­bles de los deli­tos ambientales.

El Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res y otras fuer­zas polí­ti­cas denun­cia­ron ante la jus­ti­cia el con­ge­la­mien­to del Fon­do del Cli­ma, crea­do en 2009 por el enton­ces pre­si­den­te Luiz Inácio Lula da Sil­va, des­ti­na­do a com­ba­tir la defo­res­ta­ción y a dotar de ins­tru­men­tos a los orga­nis­mos de con­trol y punición.

Jair Bol­so­na­ro cum­plió a pie jun­ti­llas su pro­me­sa de cam­pa­ña elec­to­ral cuan­do insis­tió en que «vamos a aca­bar con la indus­tria de la mul­ta con­tra los productores».

Vale decir, anun­ció que habría de apli­car – y lo hizo- un plan de impu­ni­dad para los agri­cul­to­res, gana­de­ros, made­re­ros y explo­ta­do­res de mine­ra­les que se esta­ble­cie­ran en áreas de pre­ser­va­ción eco­ló­gi­ca y en las reser­vas de los pue­blos ori­gi­na­rios los cua­les este gobierno des­pre­cia y ata­ca, al igual que lo hace con el Movi­mien­to de los Tra­ba­ja­do­res Rura­les Sin Tie­rra y los curas vin­cu­la­dos al Con­se­jo Indi­ge­nis­ta Misionario.

«El fue­go atra­ve­só el río»

Miem­bros del pue­blo ori­gi­na­rio Boro­ró resi­den­tes en la reser­va Tere­za Cris­ti­na, en el Pan­ta­nal, se encon­tra­ban pes­can­do a la vera del río San Loren­zo cuan­do vie­ron apro­xi­mar­se un remo­lino de humo, ramas y tron­cos incan­des­cen­tes que lite­ral­men­te atra­ve­só las aguas.

«Los ancia­nos nos habían dicho que el fue­go no iba a entrar a nues­tra aldea por­que el río ser­vi­ría de barre­ra, pero de repen­te el fue­go pasó y lle­gó has­ta la comu­ni­dad, el fue­go aca­bó con todo», des­cri­be Lucio Kogue, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Indí­ge­na Boro­ró Tugo Bai­ga­re. Según el rela­to de los patri­car­cas de la reser­va no se recuer­dan incen­dios de tal mag­ni­tud ni de que un tor­be­llino haya pasa­do por sobre el lecho de un río res­pe­ta­ble, como es el San Lorenzo.

Por otra par­te, hom­bres jóve­nes del pue­blo Boro­ró que tra­ba­jan como jor­na­le­ros en estan­cias pró­xi­mas denun­cia­ron haber sido tes­ti­gos o teni­do noti­cia de que las lla­mas fue­ron pro­duc­to de una acción casi simul­tá­nea de varios fin­que­ros para que­dar­se con esas tie­rras ances­tra­les, infor­mó un repor­ta­je publi­ca­do en la revis­ta Piauí.

La mag­ni­tud nun­ca vis­ta de las que­mas tam­bién fue cita­da por algu­nos de los inte­gran­tes del Fren­te Par­la­men­ta­rio Ambien­ta­lis­ta que visi­ta­ron este domin­go las áreas des­trui­das. Para esos con­gre­sis­tas detrás de estas que­mas iné­di­tas está la la «mano del hombre».

Cla­ro que la pro­pa­la­ción del sinies­tro se vio favo­re­ci­da por la esta­ción de las secas que ocu­rre entre los meses de mayo y setiem­bre. Sin olvi­dar que este año ese perío­do fue par­ti­cu­lar­men­te tórri­do con días de 40 gra­dos cen­tí­gra­dos en Cuia­bá, la capi­tal Mato Grosso.

El Pan­ta­nal es la más exten­sa pla­ni­cie ane­ga­da del mun­do dota­da de una bio­di­ver­si­dad extra­or­di­na­ria, que inclu­ye des­de las casi extin­tas ara­ras azu­les a las onzas pin­ta­das, que ocu­pa par­te de los esta­dos de Mato Gros­so y Mato Gros­so do Sul. Y se pro­lon­ga por Para­guay y Boli­via, don­de recien­te­men­te hubo incendios.

El caso es que en la pri­me­ra quin­ce­na de setiem­bre hubo en el Pan­ta­nal bra­si­le­ño más focos de fue­go que en todo ese mes del año pasa­do. Y en los ocho meses y medio de 2020 se regis­tra­ron un 210 % más incen­dios que en igual perío­do de 2019, de acuer­do con los datos del Inti­tu­to Nacio­nal de Pes­qui­sas Espa­cia­les (Inpe). Núme­ros simi­la­res se regis­tra­ron en la región ama­zó­ni­ca, ubi­ca­da al nor­te del Pantanal.

Fren­te a seme­jan­te cua­dro de des­truc­ción Bol­so­na­ro elu­dió el tema duran­te meses y recién este domin­go deter­mi­nó el envío de tro­pas de la Fuer­za Nacio­nal de Segu­ri­dad a Mato Gros­so, sin pre­ci­sar el núme­ro de efec­ti­vos ni el día que estos embarcarán.

En lo que va del año no sobre­vo­ló las áreas que­ma­das y el vier­nes visi­tó el inte­rior mato­gros­sen­se don­de fue ova­cio­na­do por repre­sen­tan­tes del agro­ne­go­cio, esto es por el sec­tor sos­pe­cha­do de encen­der las chis­pas del desastre.

Ante pro­duc­to­res de soja, caña de azú­car y maíz ‑en fin­cas que posi­ble­men­te se hayan esta­ble­ci­do en tie­rras inva­di­das – el pre­si­den­te fal­tó a la ver­dad al decir que en 2020 hubo «algu­nos focos» de fue­go, tal como ocu­rre todos los años y que esto no tuvo nada de excepcional.

Sin embar­go, ni entu­sias­mo rui­do­so del públi­co ni los gri­tos pro­fe­ri­dos por el man­da­ta­rio des­de el esce­na­rio pudie­ron ocul­tar la reali­dad mos­tra­da por el cie­lo total­men­te toma­do por el humo en la ciu­dad mato­gros­sen­se de Sinop. Debi­do a la fal­ta de visi­bi­li­dad el avión pre­si­den­cial tuvo que hacer una serie de manio­bras arries­ga­das has­ta poder aterrizar.

En para­le­lo el titu­lar del Fren­te Par­la­men­ta­rio Agro­pe­cua­rio, Alceu Morei­ra, rei­vin­di­có el dis­cur­so de Bol­so­na­ro y repu­dió a las «ONGs nacio­na­les y extran­je­ras» que se valen de las que­mas para «fal­tar a la ver­dad con un dis­cur­so ideológico».

El dis­cur­so vir­tual ante la ONU

Fuen­tes de ese gru­po legis­la­ti­vo esti­man que el capi­tán-pre­si­den­te va rea­li­zar una defen­sa de su polí­ti­ca en la Ama­zo­nia y el Pan­ta­nal en el dis­cur­so que va a pro­nun­ciar, por tele­con­fe­ren­cia, en la aper­tu­ra de Asam­blea de las Nacio­nes Uni­das el pró­xi­mo martes.

Se con­je­tu­ra, ade­más, que podría reto­mar el hilo argu­men­tal de su pri­me­ra inter­ven­ción en la ONU, en 2019, cuan­do ase­gu­ró que nadie pro­te­ge al medioam­bien­te mejor que Bra­sil y negó los incen­dios, lo que le valió duros cues­tio­na­mien­tos del pre­si­den­te fran­cés, Emma­nuel Macron y la can­ci­ller ale­ma­na Ange­la Mer­kel. Y más tar­de del actor Leo­nar­do DiCa­prio. A pro­pó­si­to, DiCa­prio aca­ba de embes­tir nue­va­men­te con­tra Bol­so­na­ro y apo­yó el boi­cot inter­na­cio­nal a los pro­duc­tos brasileños.

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *