Argen­ti­na. Dolor y lucha de las muje­res de la toma de Guer­ni­ca /​Asam­blea femi­nis­ta en soli­da­ri­dad (fotos y video)

Por María Torre­llas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de sep­tiem­bre de 2020.-

Fotos y video: María Torre­llas y Julia Mottura.

En la asam­blea femi­nis­ta Adria­na con­vo­có a la mar­cha del 21 de setiem­bre con­tra el desalojo.

En la toma de Guer­ni­ca, las muje­res y disi­den­cias sufren la dure­za de la esca­sez de todo, el agua, la luz, una vivien­da con las nece­si­da­des bási­cas, mie­do a los ata­ques vio­len­tos de algu­nos veci­nos, terror de que la poli­cía lle­gue a des­alo­jar­las, la comi­da tan pre­cia­da y esca­sa, tem­pe­ra­tu­ras extre­mas o mucho frío o mucho calor. Pero tam­bién están uni­das por lazos de apo­yo entre ellas, com­par­ten las penas y lo que tie­nen. Las une la nece­si­dad de una vivien­da dig­na y la valen­tía de seguir luchan­do para conseguirla. 

Adria­na, es una chi­ca trans, era coci­ne­ra en un boli­che chino, esta­ba explo­ta­da pero le daba para comer. Des­de hace 10 meses está des­ocu­pa­da. Tie­ne seis her­ma­nos y her­ma­nas más peque­ñas, asi que se vio en la nece­si­dad extre­ma de ir a la toma a con­se­guir un lugar digno para vivir. Es la dele­ga­da del barrio : La Lucha, y eso es lo que hace jun­to a las otras com­pa­ñe­ras, luchar. Por­que como ella dice, todo es una lucha, en medio de tan­tas esca­se­ces e incomodidades. 

Gladys vive con su hija y pre­pa­ra todos los días una olla y la leche para más de 70 niños y niñas , la leche de la tar­de y la comi­da de sus padres y madres. Como lo hace sola, tie­ne que tra­ba­jar para poder cos­tear algu­nos ali­men­tos, por­que la gen­te y los nego­cios apor­tan, pero no lo sufi­cien­te. Ella no es cons­cien­te de su soli­da­ri­dad, para ella es natu­ral todo ese tra­ba­jo por las demás personas.

Luz­mi­la tie­ne 15 años , vino con su her­ma­na y su mamá por­que ya no podían pagar el alqui­ler , des­pués de la pan­de­mia. Para ella la vida ahi es dura, se ha dado cuen­ta lo que es dar a un inte­rrup­tor y que haya luz, o tener calor en la casi­ta, por­que en la toma van a por leña y la aga­rran con sus manos. El pro­ble­ma del agua es terri­ble por­que aho­ra han ame­na­za­do a los comer­cian­tes de la zona, que si les ayu­dan les cie­rran sus loca­les, asi que eso es otra nece­si­dad bási­ca cer­ce­na­da. Pasan frío en las noches , duer­men con las cam­pe­ras pues­tas y todo lo que tie­nen. Pero una cosa tie­ne cla­ra, va a resis­tir el desalojo. 

Valen­ti­na, Sol, Lucas y Mili son feli­ces en la toma. Son niñas y niños que se sien­ten libres, hacen amis­ta­des con faci­li­dad, no como cuan­do esta­ban en alqui­ler, y tie­nen muchos jue­gos para com­par­tir. Tam­bién sien­ten que no se quie­ren ir de la toma.

A la tar­de se reali­zó una asam­blea femi­nis­ta, con la con­cu­rren­cia de inte­gran­tes de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas y movi­mien­tos socia­les que se acer­ca­ron al inmen­so pre­dio para hacer sen­tir su soli­da­ri­dad con las y les com­pa­ñe­res allí acam­pa­das des­de hace dos meses.

Allí pudie­ron escu­char­se las voces de las muje­res de la toma con­tan­do su situa­ción y su ina­mo­vi­ble deci­sión de luchar con­tra el des­alo­jo. Tam­bién rela­ta­ron su expe­rien­cia de lucha las mili­tan­tes de la UTT, quie­nes expli­ca­ron que se ha pre­sen­ta­do un pro­yec­to para sacar ade­lan­te una ley de tie­rras y rati­fi­ca­ron que «la tie­rra es de quien la tra­ba­ja». Otras muje­res infor­ma­ron sobre dis­tin­tas tomas y tam­bién sobre la expe­rien­cia de tra­ba­jar en fábri­cas recuperadas.

Fue un deba­te abier­to, fran­co, entre her­ma­nas de lucha, pero con el con­ven­ci­mien­to de que aún fal­ta mucho camino para reco­rrer en lo que hace a que las de aba­jo ten­gan de una bue­na vez una vida dig­na, un techo que no corra peli­gro de ser echa­do aba­jo por uni­for­ma­dos o pato­tas. Y para eso, la toma de Guer­ni­ca se ha con­ver­ti­do en sím­bo­lo de resis­ten­cia y de desa­fío a los intere­ses de las y los pode­ro­sos del conur­bano. Esa ralea de gen­te que se lle­na la boca de la pala­bra pue­blo y no dudan en dar la orden, en con­ni­ven­cia con jue­ces y fis­ca­les, para orde­nar des­alo­jos como el que aho­ra ame­na­zan rea­li­zar en Guernica.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *