Vene­zue­la. La abs­ten­ción en los comi­cios par­la­men­ta­rios, los dere­chos huma­nos como arma de des­ca­li­fi­ca­ción y una his­to­ria cer­ca­na de Covid-19

Por Jesús A. Ron­dón, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de sep­tiem­bre de 2020.

Ter­mi­na­mos sie­te días de cua­ren­te­na radi­cal, en la cua­les solo ope­ra­ban los sec­to­res esen­cia­les, pero la diná­mi­ca polí­ti­ca no se detie­ne, y en esta opor­tu­ni­dad tra­ta­re­mos los rela­cio­na­do con la par­ti­ci­pa­ción del elec­to­ra­do en la elec­cio­nes par­la­men­ta­rias y los pro­ble­mas para esti­mar­la en los veni­de­ros comi­cios, así mis­mo comen­ta­re­mos de mane­ra cri­tí­ca la publi­ca­ción de los resul­ta­dos pre­li­mi­na­res de un infor­me sobre dere­chos huma­nos en Vene­zue­la, rea­li­za­do por una Misión de Nacio­nes Uni­das, ter­mi­nan­do con un bre­ve rela­to de un caso cer­cano de Covid-19, ade­más de la sín­te­sis de los indi­ca­do­res de esta semana.

La abs­ten­ción en los comi­cios parlamentarios.

En estos vein­te años de revo­lu­ción boli­va­ria­na muchas cosas se han pul­ve­ri­za­do, entre ellas encon­tra­mos la cre­di­bi­li­dad en los repor­tes que publi­can las encues­ta­do­ras. Las empre­sas pri­va­das que con­sul­tan aspec­tos cla­ves en la opi­nión públi­ca, se han ter­mi­na­do ubi­can­do en uno de los lado de la pola­ri­za­ción polí­ti­ca. Sus repor­tes, pare­cen coin­ci­dir con las expec­ta­ti­vas de bien sea del cha­vis­mo o de su opo­si­ción (según quie­nes sean sus clien­tes), lo que lle­va a ser cues­tio­na­dos por que el menos bene­fi­cia­do. Poco impor­ta el rigor meto­do­ló­gi­co, en estos momen­tos para el públi­co, pues per­ci­be que los repor­tes bus­can legi­ti­mar el dis­cur­so de un actor polí­ti­co deter­mi­na­do. Tal ha sido la impli­ca­ción de las empre­sas encues­ta­do­ras en la polí­ti­ca, que es lla­ma­ti­vo que dos altos eje­cu­ti­vos de las más impor­tan­tes fir­mas, par­ti­ci­pan acti­va­men­te en ambos ban­dos polí­ti­cos, a saber Luis Vicen­te León, de Data­ná­li­sis en el ban­do opo­si­tor a la revo­lu­ción boli­va­ria­na, como dipu­tado a Asam­blea Nacio­nal y Oscar She­mel, como dipu­tado en la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te. No sig­ni­fi­ca que el tra­ba­jo cien­tí­fi­co, se haya deja­do de hacer, sino que lo que se publi­ca, como en todo el mun­do, es lo que quien paga la encues­ta deci­dió que se hicie­ra público.

En rela­ción a las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del veni­de­ro mes de diciem­bre hay múl­ti­ples esce­na­rios, y los repor­tes de las empre­sas encues­ta­do­ras lo vie­nen pre­sen­tan­do, pero vis­to lo expues­to en el párra­fo ante­rior, con­vie­ne revi­sar bre­ve­men­te la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral en los comi­cios par­la­men­ta­rios en los últi­mos vein­te años, para tener un con­tex­to míni­mo. En el año 2000, se rea­li­za­ron unas elec­cio­nes en el mar­co de la rele­gi­ti­ma­ción de pode­res, resul­ta­do de la apro­ba­ción de una nue­va cons­ti­tu­ción; la par­ti­ci­pa­ción se ubi­có en 56, 05 %, y la mayo­ría de dipu­tados y dipu­tadas selec­cio­na­dos eran cha­vis­ta. Cin­co años más tar­de, la opo­si­ción no hizo pos­tu­la­cio­nes y el cha­vis­mo ganó todo los esca­ños, con una par­ti­ci­pa­ción del 25 % del elec­to­ra­do. En 2010, hubo con­tien­da, y el cha­vis­mo superó a su opo­si­ción para vol­ver a tener mayo­ría par­la­men­ta­ria, en esa opor­tu­ni­dad, la par­ti­ci­pa­ción fue de 66,45 %. En las últi­mas elec­cio­nes rea­li­za­das en 2015, hubo una par­ti­ci­pa­ción del 74,17 % y dio una vic­to­ria iné­di­ta a la opo­si­ción vene­zo­la­na al cha­vis­mo, la cual obtu­vo mayo­ría en el par­la­men­to. Como vemos, cada elec­ción en las últi­mas dos déca­das, se da en un esce­na­rio muy par­ti­cu­lar, lo que inhi­be la posi­bi­li­dad de infe­rir, como en otros sis­te­mas políticos.

Dicho lo ante­rior ¿Qué tene­mos de cara a la par­ti­ci­pa­ción en estos pró­xi­mos comi­cios?. En prin­ci­pio se esti­ma que la par­ti­ci­pa­ción va a estar afec­ta­da, fun­da­men­tal­men­te por las con­di­cio­nes de la opo­si­ción. El con­tex­to actual no es simi­lar a nin­guno en los cua­les se die­ron elec­cio­nes par­la­men­ta­rias antes, es decir se carac­te­ri­za por una divi­sión en la opo­si­ción, don­de un sec­tor par­ti­ci­pa­rá, mien­tras que el que enca­be­za Juan Guai­do se nie­ga. Tam­bién encon­tra­mos que se espe­ra­ría que quie­nes siguen a Juan Guai­do, no vayan a votar, pero gran par­te de este gru­po se encuen­tra decep­cio­na­do, pues las rutas pro­pues­tas por este no han con­du­ci­do a un esce­na­rio cohe­ren­te con sus pro­me­sas, lo que even­tual­men­te pue­de dar paso para que escu­chen un men­sa­je alterno en la opo­si­ción al cha­vis­mo, que con­si­de­ra la vía elec­to­ral como par­te de la ruta para cons­truir una nue­va mayo­ría, o al menos para no deva­luar­se políticamente. 

Des­de el cha­vis­mo las maqui­na­rias elec­to­ra­les están lis­tas y en pre­pa­ra­ción para movi­li­zar a su base elec­to­ral, que tam­po­co es una tarea sen­ci­lla, pues los efec­tos de la situa­ción eco­nó­mi­ca en la pobla­ción son un las­tre para la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral. Como hemos apun­ta­do en otras entre­gas, el Gran Polo Patrió­ti­co, hoy es menos fuer­te, debi­do a la deci­sión de un gru­po de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas revo­lu­cio­na­rias de con­for­mar la Alian­za Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria, como alter­na­ti­va elec­to­ral al Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la, pero rei­vin­di­can­do los prin­ci­pios de la revo­lu­ción bolivariana.

Fal­tan un par de meses toda­vía y en estos segu­ra­men­te asis­ti­re­mos a even­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos que defi­ni­rán la par­ti­ci­pa­ción en los pró­xi­mos comicios.

Los dere­chos huma­nos como arma de descalificación.

Den­tro de la estra­te­gia orques­ta­da para des­ca­li­fi­car la revo­lu­ción boli­va­ria­na, esta sema­na se ha hecho públi­co los resul­ta­dos pre­li­mi­na­res de un infor­me de la “Misión de deter­mi­na­ción de hechos para Vene­zue­la sobre las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos des­de 2014” de Nacio­nes Uni­das. La publi­ca­ción se rea­li­za en un con­tex­to don­de el Secre­ta­rio de Esta­do esta­dou­ni­den­se Mike Pom­peo hace una gira por el sur de Nues­tra Amé­ri­ca, que inclu­ye a dos de nues­tros veci­nos, Guya­na y Bra­sil. El infor­me con los resul­ta­dos pre­li­mi­na­res, abar­ca un poco más de cua­tro­cien­tas pági­nas, se reali­zó sin una visi­ta al país y al mar­gen de la rela­ción de coope­ra­ción que el gobierno boli­va­riano ha esta­ble­ci­do con el Alto Comi­sio­na­do de Nacio­nes Uni­das para los Dere­chos Huma­nos. Entre los inte­gran­tes de la Misión se encuen­tra un reco­no­ci­do abo­ga­do, vin­cu­la­do a la defen­sa de los intere­ses rema­nen­tes de la dic­ta­du­ra de Pino­chet en Chi­le (aho­ra con­ver­ti­do en defen­sor de los dere­chos humanos).

No se tra­ta de negar o no los hechos en estos momen­tos, sino que estos se encuen­tran en una narra­ti­va impul­sa­da por el gobierno de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, para des­ca­li­fi­car a la revo­lu­ción boli­va­ria­na, lo que inva­li­da de prin­ci­pio las afir­ma­cio­nes que se pue­den encon­trar en dicho infor­me, pues son cla­ra­men­te ten­den­cio­sas y parcializadas.

Esta noti­cia ha sido un delei­te para la empre­sas de comu­ni­ca­ción glo­bal, que solo se que­dan con las vagas afir­ma­cio­nes de los miem­bros de la Misión y selec­cio­nan extrac­tos que son de su inte­rés, sin hacer un ejer­ci­cio míni­mo de inves­ti­ga­ción periodística.

No son nue­vas las ten­sio­nes que exis­ten en los orga­nis­mos como Nacio­nes Uni­das, para lograr una corre­la­ción de fuer­zas favo­ra­ble a los intere­ses esta­dou­ni­den­ses, en rela­ción al tra­ta­mien­to de Vene­zue­la. Tam­po­co son nue­vas estas manio­bras, que no cons­ti­tu­ye una decla­ra­ción del orga­nis­mo, sino de un gru­po de tra­ba­jo, que como vemos tie­ne una labor cuestionable.

Una his­to­ria cer­ca­na de Covid-19.

Duran­te sema­nas he pre­sen­ta­do esta­dís­ti­cas del com­por­ta­mien­to epi­de­mio­ló­gi­co del Covid-19 en el país, tam­bién les he comen­ta­do las medi­das que imple­men­ta en gobierno boli­va­riano. No les he con­ta­do una his­to­ria real de un con­ta­gio, por­que sen­ci­lla­men­te no la cono­cía, nin­gún miem­bro de mi fami­lia o com­pa­ñe­ro o com­pa­ñe­ra de labo­res afor­tu­na­da­men­te, había sido diag­nos­ti­ca­do posi­ti­vo, has­ta ahora.

Así que me per­mi­to con­tar­les bre­ve­men­te, un caso cer­cano sobre un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, cuya fami­lia se con­ta­gió y lue­go él. En prin­ci­pio nin­guno se repor­tó al sis­te­ma nacio­nal de salud públi­ca, pues sin­tie­ron temor de ser ais­la­dos en los luga­res pre­vis­tos para tal fin, de tal mane­ra que se reclu­ye­ron en sus casas. Solo que mi com­pa­ñe­ro, que ini­cial­men­te no pre­sen­ta­ba sín­to­mas, los comen­zó a expe­ri­men­tar y empe­zó a sen­tir mie­do, pues los rela­tos más terri­bles que había escu­cha­do, lle­ga­ron a su men­te. Aho­ra sí, pidió apo­yo. Se comen­zó a bus­car un cen­tro médi­co públi­co para su aten­ción y encon­tra­mos las dis­tan­cias, entre la reali­dad y el dis­cur­so ofi­cial. Solo tres ele­men­tos apun­ta­re en fun­ción del caso que narro, pri­me­ro, los tras­la­dos no están garan­ti­za­dos con acce­si­bi­li­dad y segu­ri­dad; segun­do, la admi­sión en los cen­tros médi­cos es limi­ta­da y hace que los pacien­tes ten­gan que rotar por varios enti­da­des sani­ta­rias; ter­ce­ro, una vez ingre­sa­dos la dota­ción de medi­ca­men­tos es esca­sa y los fami­lia­res deben sufra­gar los gas­tos de los que no exis­ten. Tam­bién, pode­mos dar cuen­ta del per­so­nal médi­co que está ago­ta­do, con sín­to­mas de fati­ga, pero com­pro­me­ti­do en que se ha con­ve­ni­do en lla­mar la pri­me­ra línea en la lucha con­tra el Covid-19.

Con esto no quie­ro des­ca­li­fi­car de mane­ra algu­na los pro­pó­si­tos pro­pues­tos por nues­tro gobierno boli­va­riano para con­tro­lar el Covid-19, sino pro­ble­ma­ti­zar el accio­nar en lo con­cre­to, lo que sig­ni­fi­ca supe­rar todas y cada una de las limi­ta­cio­nes para garan­ti­zar la aten­ción médi­ca de opor­tu­na y de calidad.

Aho­ra sí, pase­mos a lo de siem­pre. Cul­mi­na la sema­na de cua­ren­te­na radi­cal e ini­cia­mos otra, don­de están auto­ri­za­das acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas dis­tin­tas a las esen­cia­les. Este sába­do, las fuen­tes ofi­cia­les infor­man que se han diag­nos­ti­ca­do 65.949 per­so­nas como posi­ti­vas en la prue­bas para la detec­ción del Covid-19, de las cua­les el 84 % se encuen­tran recu­pe­ra­das, mien­tras que la cifras de falle­ci­dos ascien­de a 539, lo que sig­ni­fi­ca un aumen­to con­si­de­ra­ble en rela­ción a la sema­na pasa­da cuan­do se con­ta­bi­li­za­ban 477.

Esta sema­na abor­da­re­mos el “Infor­me Esta­dís­ti­co Covid 19” del Cen­tro Vene­zo­lano de Estu­dios sobre Chi­na, de fecha 18 de sep­tiem­bre, con una pers­pec­ti­va dife­ren­te, indi­can­do que a la fecha pre­sen­ta 2.260,7 casos por millón de habi­tan­tes en Vene­zue­la, solo sien­do más bajo en la región, Uru­guay (583,5) y el más alto Bra­sil (20.970,3). En cuan­to a los falle­ci­dos nues­tro país, repor­ta 18,3 casos por millón de habi­tan­tes, otra vez supe­ra­do por Uru­guay que pre­sen­ta la tasa más baja en la región, en con­tra­po­si­ción con Perú que tie­ne el índi­ce más alto, al pre­sen­tar 944,6 muer­tes por millón de habi­tan­tes. Final­men­te Vene­zue­la pre­sen­ta 393,9 casos acti­vos por millón de habi­tan­tes, man­te­nien­do la mis­ma pro­por­ción que con los falle­ci­dos, refe­ri­dos anteriormente.

Noti­cias breves:

  • Lue­go que se infor­ma­ra de la deten­ción del ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se, que for­mó par­te de los Mari­nes de la fuer­za arma­da grin­ga, jun­to a un gru­po de vene­zo­la­nos en los alre­de­do­res de una refi­ne­ría en el occi­den­te del país, voce­ros del gobierno esta­dou­ni­den­se nega­ron el envío de per­so­nal bajo su man­do a ope­ra­cio­nes en Vene­zue­la. Es decir, lo habi­tual la nega­ción de ope­ra­cio­nes en cur­so. El Minis­te­rio Publi­co anun­cio que se pro­ce­sa­rán por deli­tos rela­cio­na­dos con terrorismo.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *