Indí­ge­nas Misak derri­ban la esta­tua del con­quis­ta­dor espa­ñol Sebas­tián de Belal­cá­zar en Colom­bia (VIDEO)

Des­de el Movi­mien­to Alter­na­ti­vo Indí­ge­na y Social (MAIS)
con­si­de­ran que se tra­ta de una “for­ma de rein­vi­di­car la memoria
de ances­tros ase­si­na­dos y escla­vi­za­dos por las élites”. 

Indí­ge­nas de la comu­ni­dad Misak derri­ba­ron este miér­co­les una
esta­tua ecues­tre del con­quis­ta­dor espa­ñol Sebas­tián de
Belal­cá­zar situa­da en el muni­ci­pio de Popa­yán, en el departamento
colom­biano del Cau­ca, al sur­oes­te del país. 

Los res­pon­sa­bles del derri­bo pre­ten­dían “rei­vin­di­car la
memo­ria de ances­tros ase­si­na­dos y escla­vi­za­dos por las élites”,
según expli­có en un tuit la pre­si­den­ta del Movimiento
Alter­na­ti­vo Indí­ge­na y Social (Mais), Martha Peralta.

La acti­vis­ta com­par­tió tam­bién un video del momen­to del derribo:

En otro tuit,
Peral­ta defi­nió a Belal­cá­zar como “un geno­ci­da
que masa­cró a los pue­blos que con­quis­tó”
, y a la
escul­tu­ra que le ren­día home­na­je como “un sím­bo­lo de 500
años de escla­vi­tud” sufri­dos por las comu­ni­da­des indígenas.

Jui­cio y condena

El derri­bo de esta esta­tua es tam­bién el cum­pli­mien­to simbólico
de la sen­ten­cia que reci­bió el con­quis­ta­dor en un recien­te jui­cio al
que le some­tió la comu­ni­dad Misak.

Belal­cá­zar fue decla­ra­do cul­pa­ble de “geno­ci­dio,
des­po­jo y aca­pa­ra­mien­to de tie­rras
“, así como de la
“des­apa­ri­ción físi­ca y cul­tu­ral de los pueblos”
afec­ta­dos por sus cam­pa­ñas de conquista.

“Que el cle­ro y la polí­ti­ca crio­lla here­de­ra del legado
geno­ci­da, sepan que nun­ca nos han ven­ci­do y esta­mos aquí”,
pue­de leer­se en el docu­men­to
del juicio.

Las denun­cias de la comu­ni­dad indí­ge­na con­tra Belal­cá­zar se
basan en “cró­ni­cas, rela­tos historiográficos,
recons­truc­cio­nes, expe­dien­tes de archi­vo muer­to y archi­vo clasificado
del archi­vo cen­tral del Cau­ca”, entre otras fuen­tes que
inclu­yen tex­tos aca­dé­mi­cos y has­ta “his­to­rias
fide­dig­nas de la tra­di­ción oral”
 con­ser­va­das a lo
lar­go de varias gene­ra­cio­nes del pue­blo Misak.

Una figu­ra controvertida

Sebas­tián de Belal­cá­zar nació en 1480 en el terri­to­rio que
corres­pon­de a la pro­vin­cia espa­ño­la de Cór­do­ba. En 1534 conquistó
la ciu­dad de Qui­to tras ven­cer vio­len­ta­men­te a la
resis­ten­cia indígena. 

Tam­bién exten­dió sus cam­pa­ñas de con­quis­ta a la región de
Pas­to y a los valles del Cau­ca y Mag­da­le­na, toman­do las ciudades
de San­tia­go de Gua­ya­quil, Ampu­dia, Popa­yán, Anse­ma Gua­ca­yo, Nei­va y
San­tia­go de Cali.

Su esta­tua ecues­tre derri­ba­da este miér­co­les fue realizada
por el artis­ta espa­ñol Vic­to­rio Macho, y eri­gi­da en 1937
en el Morro de Tul­cán, el prin­ci­pal sitio arqueo­ló­gi­co de la
loca­li­dad de Popayán.

Fuen­te: RT

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *