Como hie­nas – farc​-ep​.net

Como hie­nas tras la san­gre poli­cías del CAI (Cen­tro de Aten­ción Inme­dia­ta) de Villa Luz, loca­li­dad de Enga­ti­vá de Bogo­tá, lue­go de tor­tu­rar con des­car­gas eléc­tri­cas de sus pis­to­las TASER, ase­si­na­ron a gol­pes el pasa­do 9 de sep­tiem­bre al estu­dian­te de dere­cho, Javier Ordó­ñez, padre de dos niños que se gana­ba la vida tra­ba­jan­do como taxis­ta. La sevi­cia con que actua­ron los uni­for­ma­dos des­ató la indig­na­ción y la furia de la gen­te del común que salió a las calles a protestar.

La poli­cía ‑que ya había sido ins­trui­da por el alto gobierno para tales even­tua­li­da­des- res­pon­dió con dis­pa­ros a dies­tra y sinies­tra, pro­vo­can­do una masa­cre de ciu­da­da­nos iner­mes, que arro­jó como sal­do luc­tuo­so, la muer­te de 13 jóve­nes y cen­te­na­res de heri­dos, y des­truc­cio­nes por doquier. Estos hechos vio­len­tos, de san­gre, no pue­den ser con­si­de­ra­dos como «casos ais­la­dos», por­que ese eufe­mis­mo insul­so que se han inven­ta­do para bana­li­zar hechos de suma gra­ve­dad que com­pro­me­ten a inte­gran­tes de la fuer­za públi­ca, ya no tie­ne presentación.

Ha tras­cen­di­do que la poli­cía dis­pa­ró con­tra la mul­ti­tud en obe­dien­cia a una direc­ti­va del minis­te­rio de Defen­sa enca­be­za­do por el señor Car­los Hol­mes Tru­ji­llo difun­di­da con la apro­ba­ción de Duque. Ese minis­tro y el gene­ral coman­dan­te de la poli­cía, deben renun­ciar al car­go y res­pon­der por esta masa­cre. Res­pal­de­mos a las fuer­zas demo­crá­ti­cas que hoy exi­gen al gobierno abrir la puer­ta que ha cerra­do a la refor­ma del códi­go de poli­cía y per­mi­tir el tras­pa­so del mane­jo de la ins­ti­tu­ción del minis­te­rio de Defen­sa al minis­te­rio del inte­rior, garan­ti­zan­do simul­tá­nea­men­te que los casos de atro­pe­llos poli­cia­les sean tra­mi­ta­dos por la jus­ti­cia ordinaria.

Duque pare­ce un cama­león, feli­ci­tan­do unas veces la actua­ción cri­mi­nal de la poli­cía, y otras, recri­mi­nan­do sus abu­sos y exi­gien­do cas­ti­go judi­cial, cuan­do la pre­sión ciu­da­da­na no le deja otra sali­da. Pare­ce un pre­si­den­te chi­fla­do, por­que solo a un loco se le ocu­rre, estan­do la ira popu­lar en el pico más ele­va­do, ir a res­pal­dar, dis­fra­za­do de poli­cía, a los agen­tes de un CAI, epi­cen­tro de la repre­sión. Tie­ne razón la gen­te que pien­sa que ya es hora que Duque se qui­te más bien el dis­fraz de pre­si­den­te y se lar­gue pa’ la PM.

Mien­tras siga vigen­te la doc­tri­na de la segu­ri­dad nacio­nal y la con­cep­ción del enemi­go interno como hoja de ruta para la fuer­za públi­ca, y mien­tras exis­tan direc­ti­vas u órde­nes de dis­pa­rar con­tra la gen­te, no habrá nor­ma­li­dad en este país; y como la socie­dad no pue­de sopor­tar ese esta­do de cosas, deben salir a pro­tes­tar y recla­mar los cam­bios que con­vier­tan la doc­tri­na guía de las fuer­zas arma­das en una doc­tri­na que pri­vi­le­gie el res­pe­to a los dere­chos humanos.

Duque, y el uri­bis­mo deben pedir­le per­dón a la socie­dad y com­pro­me­ter­se a res­pe­tar la dig­ni­dad de la gen­te, su vida, y sus dere­chos, y espe­cial­men­te a no jus­ti­fi­car el retorno a la gue­rra sin nor­mas que le gus­ta al «secues­tra­do» del Ubé­rri­mo, que lo que más desea es hun­dir la ver­dad sobre quié­nes son los máxi­mos res­pon­sa­bles del con­flic­to, sus deter­mi­na­do­res des­de las más altas posi­cio­nes del Esta­do para seguir vivien­do en el paraí­so de su impunidad.

Los poli­cías y la mayo­ría de los mili­ta­res no deben olvi­dar jamás que pro­vie­nen de fami­lias humil­des, que tie­nen her­ma­nos, hijos, padres, y que las leyes ins­ti­tu­cio­na­les no pue­den pasar por enci­ma del dere­cho a la vida.

Colum­na Móvil Vla­di­mir Estiven

FARC-EP, Segun­da Marquetalia

Sep­tiem­bre 20 de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *