Argen­ti­na. La pan­de­mia como excu­sa para incum­plir las pro­me­sas de campaña

Por Jor­ge Fal­co­ne, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de sep­tiem­bre de 2020.

“Aten­ción: cuan­do sur­ge la pre­gun­ta ¿quién deci­de?, sur­ge la pre­gun­ta ¿cuál es la fuen­te de la legi­ti­mi­dad? Esta es la pre­gun­ta a par­tir de la cual comien­zan las revo­lu­cio­nes. Lo que­ra­mos o no, es la pre­gun­ta que tene­mos que hacernos”.

Fran­co “Bifo” Berardi,

“Cró­ni­cas de la Psi­co­de­fla­ción #2”

Cua­ren­te­na y ofen­si­va de la bio­po­lí­ti­ca imperial

Como sos­tie­ne el filó­so­fo boli­viano Rafael Bau­tis­ta Sega­les, una cosa es hacer aná­li­sis de coyun­tu­ra, lo que supo­ne armar un dame­ro de cuan­to vie­ne ocu­rrien­do para esta­ble­cer algu­nas aso­cia­cio­nes que le den sen­ti­do, y muy otra es hacer una refle­xión coyun­tu­ral, pro­cu­ran­do com­pren­der el mun­do con ojos pro­pios para rela­cio­nar cómo impac­ta la geo­po­lí­ti­ca glo­bal en el acon­te­cer nacio­nal. Ya que lo pri­me­ro abun­da, opta­mos por esto último.

Por otra par­te, hay coin­ci­den­cias en que el mono­cul­ti­vo del pen­sa­mien­to gene­ra inte­lec­tua­les transgénicos.

Jus­ta­men­te por eso asu­mi­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de nadar a con­tra­co­rrien­te, inten­tan­do apor­tar un recor­te de cier­ta den­si­dad his­tó­ri­ca y pro­fun­di­dad geopolítica.

En la iné­di­ta cri­sis sani­ta­ria que atra­ve­sa­mos, la ban­ca glo­bal tras­na­cio­nal (City­group, HSBS, Bar­clays, Lloyd’s, ING Bah­rings, San­tan­der, etc.) vie­ne pro­ce­dien­do con la mis­ma lógi­ca que apli­có en 2001 ante el aten­ta­do con­tra el World Tra­de Cen­ter, o en 2008 fren­te al derrum­be de Leh­man Brothers, más allá de si indu­jo o apro­ve­chó tales catástrofes.

En sin­to­nía con la Doc­tri­na del Shock – des­crip­ta por Nao­mi Klein (https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​K​L​u​7​a​A​P​hxA) -, cuan­to menos inten­ta capi­ta­li­zar una situa­ción pan­dé­mi­ca para implo­tar los Esta­dos Nacio­na­les y, lle­van­do al paro­xis­mo la liber­tad de mer­ca­do, mover­se a su libre albedrío.

En tal con­tex­to, la bio­po­lí­ti­ca desem­pe­ña un papel fun­da­men­tal a la hora de some­ter a los pue­blos del mun­do a la vora­ci­dad de ese poder glo­bal supra­es­ta­tal. Sabi­do es qué rol jue­gan en ello las mul­ti­na­cio­na­les de la salud: Por ejem­plo, Mon­san­to pro­du­ce la enfer­me­dad y Bayer la cura. Por­que quien con­tro­la la salud, con­tro­la la vida en gene­ral. La cien­cia al ser­vi­cio de tales intere­ses ya inter­vie­ne por enci­ma de cual­quier barre­ra éti­ca sobre la bio­ma­sa o la bio­ge­né­ti­ca. Si ir más lejos, en la ple­na con­vic­ción de que a este pla­ne­ta le sobran dos ter­cios de su pobla­ción, los intere­ses des­crip­tos se empe­ñan en bio­lo­gi­zar las dife­ren­cias socia­les en pro de racio­na­li­zar la pobla­ción mun­dial. Así, cen­tra­li­zan­do el “deber ser” de la salud glo­bal des­de la OMS, la con­se­cuen­te info­de­mia que gene­ran los medios mono­pó­li­cos de comu­ni­ca­ción con­tri­bu­ye a pro­du­cir una depre­sión inmu­no­ló­gi­ca colec­ti­va. Quien supon­ga que todo esto for­ma par­te de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas de carác­ter para­noi­de no tie­ne más que inte­rio­ri­zar­se sobre el cam­po de acción de la viro­lo­gía mili­tar estratégica.

Así, la idea de mun­do que tenía­mos ha sido des­trui­da a par­tir de la inte­rrup­ción de la vida social. Todxs cono­ce­mos gen­te mayor ate­rro­ri­za­da de ver a sus hijos o a sus nie­tos, e inclu­so a gen­te joven indis­pues­ta a ver­se con su pare­ja no con­vi­vien­te, lle­van­do seme­jan­te des­en­cuen­tro al col­mo del sexo virtual.

Los nue­vos dis­po­si­ti­vos de domi­na­ción ope­ran en todos los cam­pos y con simul­ta­nei­dad: En Nues­tra Amé­ri­ca, don­de otro­ra pros­pe­ra­ran pen­sa­mien­tos altruis­tas como el que algu­na vez apor­tó la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción, aho­ra cam­pea la Teo­lo­gía de la Pros­pe­ri­dad que impul­san cier­tas con­gre­ga­cio­nes evan­ge­lis­tas tan acti­vas como lo han demos­tra­do en el Bra­sil de Bol­so­na­ro, con­sa­gran­do a la rique­za como una ben­di­ción y a la pobre­za como una maldición.

A todo esto, EEUU ha ido per­dien­do su capa­ci­dad pro­duc­ti­va, mien­tras Chi­na está en con­di­cio­nes de pro­du­cir TODO lo que el mun­do pre­ci­sa con­su­mir, elu­dien­do los cir­cui­tos de dis­tri­bu­ción nor­te­ame­ri­ca­nos y europeos.

Actual­men­te el Gigan­te Asiá­ti­co oxi­ge­na eco­nó­mi­ca­men­te a Rusia, mien­tras esta le devuel­ve el favor brin­dán­do­le un pode­ro­so escu­do misi­lís­ti­co que con­tri­bu­ye a seguir con­so­li­dan­do la Nue­va Ruta de la Seda.

En con­clu­sión, si bien el capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal pue­de pres­cin­dir del sis­te­ma – mun­do cono­ci­do, ello con­du­ce inexo­ra­ble­men­te a su pro­pio sui­ci­dio, tal como ocu­rre con el cán­cer, que se extin­gue cuan­do des­tru­ye al orga­nis­mo en que se hospeda.

La ries­go­sa con­vic­ción de que la política

da para seguir curran­do sin hacer cam­bios de fondo

A casi 10 meses de ejer­ci­cio pre­si­den­cial por par­te de Alber­to Fer­nán­dez, que­da cla­ro que la cele­bra­da manio­bra de Cris­ti­na Kirch­ner al ele­gir­lo como can­di­da­to sólo fue un recur­so des­ti­na­do a derro­tar a Macri y ganar tiem­po para ima­gi­nar algún freno de nues­tra caí­da en picada.

De modo tal que, con COVID o sin COVID, pue­de pen­sar­se que la mayor par­te de las pro­me­sas de cam­pa­ña (pri­me­ro lxs últimxs, pla­ta en el bol­si­llo, medi­ca­men­tos gra­tis para todxs, aumen­to a jubi­ladxs, mine­ría sus­ten­ta­ble) fue­ron ape­nas un pla­ce­bo para sacar la cabe­za del agua e inha­lar una boca­na­da de aire fres­co. No mucho más.

Resul­ta pre­vi­si­ble que, a ojos del ofi­cia­lis­mo más recal­ci­tran­te, opi­nar así colo­que a quien se atre­va a hacer­lo en línea con los más oscu­ros intere­ses destituyentes.

Muy pro­ba­ble­men­te ocu­rra por­que la pes­te ha veni­do como ani­llo al dedo para disi­mu­lar que en este gobierno lotea­do entre las múl­ti­ples varian­tes del pero­nis­mo ins­ti­tu­cio­nal no exis­te volun­tad algu­na para gene­rar una fuer­za popu­lar orga­ni­za­da capaz de neu­tra­li­zar al poder eco­nó­mi­co más con­cen­tra­do y prio­ri­tar el pago de la one­ro­sa deu­da inter­na, ya que cada ban­da cuen­ta con su pro­pio arre­glo den­tro del “círcu­lo rojo”.

En caso con­tra­rio, ¿qué rol se reser­va­ría a la volun­tad en la acción polí­ti­ca? ¿Da lo mis­mo – por ejem­plo – hacer cau­sa común con el casi cen­te­nar de paí­ses deu­do­res decla­ran­do un default sobe­rano, que patear el pago de la deu­da exter­na a lxs giles que gobier­nen a con­ti­nua­ción y com­pro­me­ter­se a gar­par sin auditarla?

Es inne­ga­ble que venía­mos de cua­tro años de ceo­cra­cia depre­da­do­ra y el coro­na­vi­rus impu­so un esce­na­rio no pre­vis­to y suma­men­te difí­cil… pero no alcan­za con eso para creer que el Fren­te de Todxs venía dis­pues­to a ges­tar la Libe­ra­ción Nacio­nal y una mal­di­ta pan­de­mia lo man­có en la largada.

Aho­ra bien, si alguien se des­mar­ca de esa tra­ji­na­da y fal­sa grie­ta elec­to­ral entre macris­mo y kirch­ne­ris­mo por estar con­ven­ci­do de que la úni­ca grie­ta ver­da­de­ra es la que divi­de a los de arri­ba y los de aba­jo, ¿pues des­de dón­de habla? (¡sobre todo en un con­tex­to en el que no pocos con­si­de­ran que soplan vien­tos de fra­go­te con­tra un pri­mer man­da­ta­rio demo­crá­ti­ca­men­te electo!)

Dicho inte­rro­gan­te con­du­ce irre­me­dia­ble­men­te a la dia­léc­ti­ca entre El Pala­cio y La Calle. O, para quien no gus­te de las metá­fo­ras, entre el poder cons­ti­tui­do y el poder constituyente.

Múl­ti­ples cau­sas han con­tri­bui­do a que la ges­tión del Pala­cio hoy se vea tan des­lu­ci­da. Enu­me­re­mos algu­nas: La pau­la­ti­na dilu­ción de los movi­mien­tos de masas que ejer­cie­ron un enor­me poder alglu­ti­nan­te duran­te bue­na par­te del Siglo XX; la demo­li­ción del Esta­do de Bien­es­tar per­pe­tra­da por la dic­ta­du­ra (sin base mate­rial para la cons­truc­ción de la Jus­ti­cia Social comien­za a impe­rar la Ley del Más Fuer­te); el con­se­cuen­te sal­do de escarmiento/​disciplinamiento que atra­vie­sa trans­ver­sal­men­te a nues­tra socie­dad, y que ha lima­do en gran medi­da la auda­cia colec­ti­va; la ausen­cia de uto­pías glo­ba­les capa­ces de aunar las nume­ro­sas luchas dis­per­sas; y el elen­co esta­ble de la polí­ti­ca for­mal que vie­ne jugan­do al Jue­go de la Silla des­de 1983, ya sin capa­ci­dad de con­mo­ver a CASI nadie. Todo ese cóc­tel pro­du­ce reper­cu­sio­nes múl­ti­ples, y aca­so una de las peo­res no con­sis­ta en una suble­va­ción poli­cial inte­gra­da por efec­ti­vos arma­dos rodean­do la resi­den­cia pre­si­den­cial, sino que el sin­di­ca­to de un jerar­ca cege­tis­ta hos­ti­gue a lxs ocu­pan­tes de la toma de Guer­ni­ca, o – más gra­ve aún – que vecinxs pro­pie­ta­rixs de inmue­bles acom­pa­ñen la repre­sión des­ple­ga­da por las fuer­zas de segu­ri­dad con­tra sus pares sin techo duran­te el vio­len­to des­alo­jo de otra toma de tie­rras ensa­ya­da en la comu­na bonae­ren­se de San Fernando.

Como es evi­den­te, el pano­ra­ma que pre­sen­ta la Calle no es mucho más alen­ta­dor, toda vez que sobre dicho mag­ma colec­ti­vo tam­bién derra­ma gran par­te de las cau­sas con­sig­na­das ante­rior­men­te. Sólo que en dicho uni­ver­so, frag­men­ta­do y alie­na­do en la dia­ria lucha por la super­vi­ven­cia, se veri­fi­ca coti­dia­na­men­te aque­llo de que “don­de hubo fue­go ceni­zas que­dan”. Cual­quie­ra que hoy cami­ne un barrio sabe que, a dife­ren­cia de lo que ocu­rre en los momen­tos de alza de masas, en que a la gen­te se la nuclea des­de un plan­teo pro­gra­má­ti­co, hoy eso no se con­si­gue sin garan­ti­zar pri­me­ro el sumi­nis­tro ele­men­tal de ali­men­tos, hecho que bien pue­de cons­ti­tuir el tram­po­lín hacia una polí­ti­ca auto­ges­ti­va o el más espu­rio y des­mo­vi­li­za­dor con­tra­to de sub­si­dia­rie­dad con el Esta­do. Pero como con­tra­par­te de tales limi­ta­cio­nes, tam­bién se veri­fi­ca a dia­rio que los barrios alber­gan la memo­ria laten­te de nues­tras mejo­res luchas y vic­to­rias, sólo ocu­rre que fre­cuen­te­men­te sus depo­si­ta­rixs han veni­do sien­do deli­be­ra­da y sis­te­má­ti­ca­men­te des­po­jadxs del orgu­llo de haber sido pro­ta­go­nis­tas de la His­to­ria. Pero cuan­do exis­te la capa­ci­dad de remon­tar lo colec­ti­vo y tales espa­cios se lle­nan de jóve­nes y niños, baja la marea oscu­ra que nos con­vir­tió en un mon­tón de islo­tes y vol­ve­mos a reco­no­cer­nos como un mis­mo con­ti­nen­te pleno de viven­cias comunes.

En con­se­cuen­cia, muy lejos de fomen­tar des­de esta tri­bu­na un dis­cur­so anti­cua­ren­te­na o que mini­mi­ce la viru­len­cia del mal que nos ase­dia, pero en el enten­di­mien­to de que sin vida social no hay mun­do posi­ble ni peor ni mejor, habrá que plan­tear­se con­vi­vir con el virus echan­do mano a los recau­dos de rigor, en la con­vic­ción de que hoy reu­nir­se es el ges­to más sub­ver­si­vo que pue­de espe­rar­se por par­te de un pue­blo dis­pues­to a adue­ñar­se del futuro.-

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *