Vene­zue­la. Demo­cra­cia con­tra blo­queo (Opi­nión)

Por Angel Gue­rra. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de sep­tiem­bre de 2020.

El 6 de diciem­bre hay elec­cio­nes en Vene­zue­la para ele­gir la tota­li­dad de dipu­tados a la Asam­blea Nacio­nal (AN), hecho de extra­or­di­na­ria tras­cen­den­cia polí­ti­ca. Pero antes de entrar en ese tema men­cio­na­ré las elec­cio­nes que se desa­rro­lla­rán en varios paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos en los pró­xi­mos meses, todas ellas muy impor­tan­tes en la dispu­ta por nues­tra Amé­ri­ca entre la dere­cha y las fuer­zas populares. 

El 18 de octu­bre, elec­cio­nes gene­ra­les en Boli­via, don­de el MAS de Evo Mora­les es favo­ri­to para ganar en pri­me­ra vuel­ta pero que­da la gran pre­gun­ta de si el mis­mo gru­po oli­gár­qui­co y racis­ta que, apo­ya­do por Washing­ton derri­bó a Mora­les e ins­tau­ró una dic­ta­du­ra, está dis­pues­to a reco­no­cer la vic­to­ria elec­to­ral de los “sal­va­jes”, como lla­man a los indígenas. 

El 25 de octu­bre, ple­bis­ci­to nacio­nal en Chi­le para deci­dir si se redac­ta una nue­va Cons­ti­tu­ción que sus­ti­tu­ya a la pino­che­tis­ta, una sen­ti­da deman­da de la rebe­lión popu­lar de octu­bre de 2019, viva, aun­que momen­tá­nea­men­te con­ge­la­da por la pandemia. 

El 15 de noviem­bre, elec­cio­nes muni­ci­pa­les en Bra­sil, don­de la izquier­da va divi­di­da pero aca­so podría con­se­guir algu­nos triun­fos impor­tan­tes, unién­do­se en segun­da vuelta. 

El 7 de febre­ro de 2021, elec­cio­nes gene­ra­les en Ecua­dor, don­de el correís­mo está bien posi­cio­na­do y podría ganar en pri­me­ra vuel­ta pero igual cabe inte­rro­gar­se si la dic­ta­du­ra del trai­dor Moreno con­ti­nua­rá la gue­rra judi­cial sin lími­tes para impe­dir la vic­to­ria de los can­di­da­tos de la Revo­lu­ción Ciudadana.

Los comi­cios del 6 de diciem­bre en la patria de Bolí­var son estra­té­gi­cos, por­que se deci­de quién con­tro­la el Legis­la­ti­vo con todo su con­te­ni­do sim­bó­li­co adi­cio­nal, en el país con las mayo­res reser­vas mun­dia­les de petró­leo. Y es que la pér­di­da de esa herra­mien­ta en 2015 fue muy cos­to­sa en el plano nacio­nal, como inter­na­cio­nal, para un cha­vis­mo acos­tum­bra­do a radian­tes vic­to­rias elec­to­ra­les. El enemi­go impe­ria­lis­ta y la oli­gar­quía pasa­ron a la ofen­si­va y apro­ve­cha­ron la coyun­tu­ra para arre­ciar su gue­rra total con­tra la Revo­lu­ción Bolivariana.

No fue más lesi­vo el gol­pe por­que la opo­si­ción qui­so con­ver­tir su vic­to­ria elec­to­ral en gol­pe de Esta­do con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio y siguió insis­tien­do en esa sen­da, subor­di­na­da a Esta­dos Uni­dos. Mien­tras, el cha­vis­mo demo­ró un cor­to perio­do en enca­jar el gol­pe, pero cuan­do reac­cio­nó recu­pe­ró la ini­cia­ti­va polí­ti­ca y así se ha man­te­ni­do has­ta hoy. 

La prue­ba es la derro­ta aplas­tan­te por el pue­blo del terro­ris­mo gua­rim­be­ro de 2017 y la capa­ci­dad demos­tra­da por el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro y la direc­ción polí­ti­co mili­tar de la revo­lu­ción de derro­tar una por una las accio­nes del auto­pro­cla­ma­do Guai­dó des­de el inten­to de inva­dir el país con el pre­tex­to del paso de la “ayu­da huma­ni­ta­ria”, el aten­ta­do con dro­nes con­tra el pre­si­den­te Madu­ro, pasan­do por el frus­tra­do gol­pe de Esta­do del 30 de abril de 2019, la derro­ta de la Ope­ra­ción Gedeón y des­de antes, el vacío ver­gon­zo­so de con­cu­rren­cia a los míti­nes de Guaidó.

Si esto fue­ra poco, el auto­pro­cla­ma­do y su gobierno de ope­re­ta se han reve­la­do como unos vul­ga­res ladro­nes y entre­guis­tas, hechos millo­na­rios con los fon­dos y empre­sas públi­cas vene­zo­la­nas, como Cit­go en Esta­dos Uni­dos y Monó­me­ros en Colom­bia, lo que les ha gran­jea­do la inqui­na de la mayo­ría de dipu­tados opo­si­to­res deja­dos fue­ra del saqueo y la suble­va­ción de un gru­po de dipu­tados, que depu­so a Guai­dó como pre­si­den­te de la AN. 

La per­ti­naz obe­dien­cia a Trump del “pre­si­den­te encar­ga­do”, el incum­pli­mien­to de sus pro­me­sas y fra­ca­so de sus pla­nes, uni­do a la nega­ti­va orde­na­da por Washing­ton a par­ti­ci­par en las veni­de­ras elec­cio­nes han ter­mi­na­do por ais­lar­lo de un impor­tan­te sec­tor opo­si­tor, que nuclea­do por el dos veces can­di­da­to a pre­si­den­te Hen­ri­que Capri­les sí va a con­cu­rrir a las elec­cio­nes y ya tie­ne ins­crip­tos a sus candidatos. 

Guai­dó podrá tener el apo­yo de Trump y actuar a las órde­nes de un ener­gú­meno y cri­mi­nal de gue­rra como Elliot Abrams, pero ya en Vene­zue­la es un don nadie. Capri­les ha cali­fi­ca­do a su inte­ri­na­tu­ra como “gobierno de Inter­net” que “no ha dado resul­ta­do” y ha dicho que “hay que abrir camino” y con­cu­rrir a las elec­cio­nes. Pre­via­men­te, en agos­to, la muy con­ser­va­do­ra Con­fe­ren­cia Epis­co­pal se pro­nun­ció con­tra el abs­ten­cio­nis­mo guai­do­cis­ta al que cali­fi­có de error.

Este esce­na­rio sería incon­ce­bi­ble sin la volun­tad de diá­lo­go de Madu­ro, que ha inver­ti­do cien­tos de horas tra­tan­do de encon­trar enten­di­mien­tos con la opo­si­ción; de su voca­ción demo­crá­ti­ca y de paz, que lo lle­vó a indul­tar a prin­ci­pios de sep­tiem­bre a 110 opo­si­to­res, muchos de ellos pre­sos por par­ti­ci­par en accio­nes terro­ris­tas y golpistas.

Madu­ro ha invi­ta­do a la ONU y a la Unión Euro­pea a acom­pa­ñar con su vee­du­ría las elec­cio­nes de diciem­bre pero ya la segun­da dijo que no, ale­gan­do tec­ni­cis­mos, que encu­bren su carác­ter de semi­co­lo­nia de Esta­dos Uni­dos. El cha­vis­mo ha pro­mo­vi­do la com­pe­ten­cia elec­to­ral en medio del blo­queo y ya se emplea a fon­do en la movi­li­za­ción del voto para ganar en diciem­bre a una opo­si­ción que podría enfren­tar­lo unida.

Fuen­te: Tele­SUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *