Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Un fan­tas­ma reco­rre el mundo…la vio­len­cia policial

Por Enric Llo­pis, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 sep­tiem­bre 2020.-

La bru­ta­li­dad de las fuer­zas del orden se extien­de por Esta­dos Uni­dos, Colom­bia y Chi­le.

Los hechos suce­die­ron en 30 minu­tos y a cau­sa de un supues­to bille­te fal­so. Geor­ge Floyd, ciu­da­dano negro de 46 años, des­em­plea­do y padre de una niña, fue ase­si­na­do por la poli­cía el pasa­do 25 de mayo en la ciu­dad de Min­nea­po­lis (Min­ne­so­ta, Esta­dos Uni­dos). Sus últi­mas pala­bras –“no pue­do res­pi­rar”- cata­li­za­ron las pro­tes­tas ciu­da­da­nas en todo el mun­do. Sur­gi­do en 2013 y con un lar­go reco­rri­do en la denun­cia de la bru­ta­li­dad poli­cial, el movi­mien­to afro­es­ta­dou­ni­den­se Black Lives Mat­ter aban­de­ró las manifestaciones.

Otro caso recien­te que pren­dió las revuel­tas fue el de Jacob Bla­ke, negro, de 29 años, a quien los agen­tes tiro­tea­ron por la espal­da el 23 de agos­to en la ciu­dad de Kenosha (Wis­con­sin); las auto­ri­da­des situa­ron el ori­gen de los hechos en un “inci­den­te domés­ti­co”. Una sema­na des­pués, los tiros de la poli­cía de Washingh­ton DC ulti­ma­ron al joven negro de 18 años Deon Kay, en medio de una per­se­cu­ción. Un ejem­plo ante­rior es el de Daniel Pru­de, tam­bién negro y con pro­ble­mas de salud men­tal, quien per­dió la vida en mar­zo –asfi­xia­do- a manos de la poli­cía de Roches­ter (Nue­va York).

En Esta­dos Uni­dos las fuer­zas de segu­ri­dad matan al menos a tres per­so­nas al día, apun­tan los inves­ti­ga­do­res del Mapa de la Vio­len­cia Poli­cial. Con 781 muer­tos con­ta­bi­li­za­dos has­ta el 20 de sep­tiem­bre, lle­gan a la siguien­te con­clu­sión: “Los negros repre­sen­tan el 28% de los ase­si­na­dos por la poli­cía en 2020, a pesar de ser sólo el 13% de la pobla­ción”. Ade­más, la pro­ba­bi­li­dad que un afro­es­ta­dou­ni­den­se sea víc­ti­ma de un homi­ci­dio poli­cial es tres veces supe­rior a la de un blanco.

La Unión Ame­ri­ca­na por las Liber­ta­des Civi­les (ACLU) cons­ta­ta, a par­tir de la base de datos de The Washingh­ton Post, la mis­ma ten­den­cia: un total de 5.442 per­so­nas muer­tas por los dis­pa­ros de los agen­tes entre enero de 2015 y julio de 2020; esta ONG tam­bién resal­ta que la pobla­ción nativa/​indígena ame­ri­ca­na tuvo en 2019 tres veces más opcio­nes de morir por las balas que los ciu­da­da­nos blan­cos (infor­me La otra epi­de­mia: tiro­teos poli­cia­les mor­ta­les en tiem­pos de cri­sis).

En Colom­bia, el ase­si­na­to del abo­ga­do y taxis­ta Javier Ordó­ñez el 9 de sep­tiem­bre en Bogo­tá col­mó la pacien­cia popu­lar; las gra­ba­cio­nes per­mi­ten obser­var cómo dos patru­lle­ros le espo­sa­ron y pro­pi­na­ron una pali­za ‑para lo que hicie­ron uso duran­te cin­co minu­tos de la pis­to­la eléctrica‑, antes que fue­ra tras­la­da­do al Coman­do de Aten­ción Inme­dia­ta (CAI) en el barrio de Villa Luz. En estas depen­den­cias poli­cia­les fue pre­sun­ta­men­te tor­tu­ra­do. Asi­mis­mo fue un caso señe­ro el del estu­dian­te Dilan Cruz, víc­ti­ma mor­tal en noviem­bre de 2019 del Escua­drón Móvil Anti­dis­tur­bios (ESMAD), uno de cuyos agen­tes le dis­pa­ró un pro­yec­til en la cabe­za cuan­do par­ti­ci­pa­ba en una mar­cha en Bogotá.

Más allá de la capi­tal, pro­li­fe­ran las denun­cias por homi­ci­dios, abu­sos y racis­mo; en mayo, en el muni­ci­pio de Puer­to Teja­da (Cau­ca), dos agen­tes gol­pea­ron al joven afro­des­cen­dien­te Ander­son Arbo­le­da con un boli­llo en la cabe­za has­ta que el mucha­cho falle­ció; la ver­sión difun­di­da por los medios es que, supues­ta­men­te, no había res­pe­ta­do el con­fi­na­mien­to por la COVID-19 (“Ander­son Arbo­le­da: la his­to­ria del Geor­ge Floyd colom­biano”, titu­ló el perió­di­co Sema­na). Por otra par­te, las auto­ri­da­des indí­ge­nas de Jam­ba­ló (Cau­ca) denun­cia­ron la deten­ción el 10 de sep­tiem­bre de un ado­les­cen­te, de 15 años, que fue espo­sa­do y for­za­do por los agen­tes a des­nu­dar­se y fir­mar docu­men­tos al salir de su casa en la vere­da Mari­po­sas, infor­mó Con­ta­gio Radio.

En este con­tex­to, la muer­te de Javier Ordó­ñez des­ató la ira en las calles de Bogo­tá, Mede­llín, Cali o Popa­yán. Y tam­bién la repre­sión vio­len­ta de las movi­li­za­cio­nes (13 muer­tos y más de 200 civi­les heri­dos, según las cifras ofi­cia­les). Bajo la con­sig­na “Acción Urgen­te: #9S #Poli­cía­Cri­mi­nal”, 25 orga­ni­za­cio­nes seña­la­ron que –a par­tir de los vídeos e imá­ge­nes en las redes sociales‑, se cons­ta­ta­ba el uso de armas de fue­go por par­te de la Poli­cía Nacio­nal y “per­so­nas ves­ti­das de civil”. 

La ONG Tem­blo­res, que inves­ti­ga los abu­sos poli­cia­les en Colom­bia, ha hecho públi­co el siguien­te balan­ce: 639 homi­ci­dios pre­sun­ta­men­te come­ti­dos por la fuer­za públi­ca en el perio­do 2017 – 2019; y 242 casos de vio­len­cia sexual des­de 2017 (Tem­blo­res, la Fun­da­ción para la Liber­tad de Pren­sa y Sis­ma Mujer denun­cia­ron la deten­ción ile­gal de una perio­dis­ta ‑el 13 de sep­tiem­bre- cuan­do rea­li­za­ba unas foto­gra­fías en el barrio La Maca­re­na de Bogo­tá; se le requi­só el mate­rial y en la esta­ción poli­cial fue some­ti­da a humi­lla­cio­nes sexuales).

No difie­ren mucho algu­nas prác­ti­cas de los cara­bi­ne­ros (pacos) en Chi­le, cuyo emble­ma está pre­si­di­do por la leyen­da “orden y patria”. Agen­tes de este cuer­po poli­cial liqui­da­ron en la madru­ga­da del 23 de mar­zo, en la comu­na Inde­pen­den­cia de San­tia­go y con un dis­pa­ro en el pecho, a Jonathan Reyes Somer­vi­lle; ocu­rrió cuan­do el gobierno ya había decre­ta­do el toque de que­da noc­turno por el coro­na­vi­rus; veci­nos y fami­lia­res nega­ron que los poli­cías actua­ran en legí­ti­ma defen­sa, sub­ra­yó el perió­di­co Inter­fe­ren­cia. Entre los casos denun­cia­dos por las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, figu­ra el de Fabio­la Cam­pi­llai: el 26 de noviem­bre per­dió la vis­ta por el impac­to de una bom­ba lacri­mó­ge­na en el ros­tro, dis­pa­ra­da por los cara­bi­ne­ros en la comu­na San Ber­nar­do; un capi­tán de esta fuer­za poli­cial fue dete­ni­do por los hechos.

La repre­sión y el racis­mo en Chi­le se ensa­ñan con el pue­blo mapu­che. El 4 de junio fue ase­si­na­do uno de los diri­gen­tes de la comu­ni­dad We Newén de Colli­pu­lli (Arau­ca­nía), Ale­jan­dro Treu­quil, por los dis­pa­ros de unos des­co­no­ci­dos; “des­de el 13 de mayo se esta­ble­ció un esta­do de sitio alre­de­dor de la comu­ni­dad, sien­do víc­ti­mas de la per­se­cu­ción poli­cial ile­gí­ti­ma”, des­ta­có la comu­ni­dad We Newén en un comu­ni­ca­do; tres sema­nas antes del homi­ci­dio, un agen­te de los cara­bi­ne­ros comu­ni­có a Ale­jan­dro Treu­quil que tenía una orden de deten­ción, le insul­tó, ame­na­zó y dis­pa­ró un per­di­gón en la cabe­za, según decla­ró el wer­kén (por­ta­voz) a Radio Uni­ver­si­dad de Chi­le; Ale­jan­dro Treu­quil se des­pla­za­ba enton­ces a la cár­cel de Angol para visi­tar a los pre­sos políticos.

La sar­ta de ase­si­na­dos podría con­ti­nuar con Álex Núñez, tra­ba­ja­dor del sec­tor eléc­tri­co, de 39 años y padre de tres hijos, falle­ci­do –en octu­bre de 2019- tras una pali­za de los pacos en la comu­na de Mai­pú (San­tia­go).

En octu­bre de 2019 se ini­ció el deno­mi­na­do “esta­lli­do social” en Chi­le. El recha­zo a la subi­da de los pre­cios en el trans­por­te públi­co actuó como deto­nan­te –coyun­tu­ral e inme­dia­to- de las movi­li­za­cio­nes masi­vas. En el con­tex­to del Esta­do de Emer­gen­cia y la acción de mili­ta­res y cara­bi­ne­ros, falle­cie­ron más de 30 per­so­nas (al menos cin­co por la acción direc­ta de agen­tes del Esta­do y otras dos bajo cus­to­dia esta­tal en comi­sa­rías, deta­lló en diciem­bre la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos). Según Amnis­tía Inter­na­cio­nal, “la inten­ción de las fuer­zas de segu­ri­dad chi­le­nas es cla­ra: lesio­nar a quie­nes se mani­fies­tan para des­in­cen­ti­var la pro­tes­ta, inclu­so lle­gan­do al extre­mo de usar la tor­tu­ra y vio­len­cia sexual con­tra los manifestantes”.

“Se han pro­du­ci­do las más gra­ves y nume­ro­sas vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos en Chi­le des­de el retorno a la demo­cra­cia”, valo­ra el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos (INDH), que un año des­pués que comen­za­ra el “esta­lli­do social” ha inter­pues­to 2.499 que­re­llas ante los tri­bu­na­les (2.329 de ellas con­tra los cara­bi­ne­ros y 126 con­tra mili­ta­res); del total de accio­nes pena­les, seis son por pre­sun­to homi­ci­dio, 38 por homi­ci­dio frus­tra­do, 12 por lesio­nes “gra­ví­si­mas” y 191 por vio­len­cia inne­ce­sa­ria, ade­más de otras por tor­tu­ra o dis­pa­ros injustificados.

Entre octu­bre de 2019 y febre­ro el INDH, que rea­li­za tareas de obser­va­ción en comi­sa­rías, mani­fes­ta­cio­nes y cen­tros de salud, com­pu­tó 9.787 dete­ni­dos y 2.122 heri­dos por dis­pa­ros. Asi­mis­mo, en el cita­do perio­do, “el uso de la fuer­za poli­cial se ha cobra­do más de 460 víc­ti­mas de trau­ma ocu­lar, de las que 35 sufrie­ron lesio­nes irre­pa­ra­bles a la vis­ta”, denun­cia en las redes socia­les el Obser­va­to­rio de Prác­ti­cas e Ins­ti­tu­cio­nes Poli­cia­les (OPIP).

Ima­gen: Ame­ri­can Civil Liber­ties Union (ACLU).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *