Chi­le. Abo­ga­do defen­sor de un joven acu­sa­do de pro­vo­car incen­dio en Uni­ver­si­dad, seña­la que el cul­pa­ble es un Cara­bi­ne­ro infil­tra­do /​Otro jui­cio farsa

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de sep­tiem­bre de 2020.

Antes de ayer, en el Ter­cer Tri­bu­nal Oral en lo Penal de San­tia­go, se decla­ró cul­pa­ble a Ale­jan­dro Car­va­jal Gutié­rrez (19) por el deli­to de incen­dio frus­tra­do de la Uni­ver­si­dad Pedro de Val­di­via ‑monu­men­to his­tó­ri­co ubi­ca­do en Vicu­ña Mac­ken­na 44 y que fue cons­trui­do en 1915 y reco­no­ci­do como la casa Sch­nei­der Her­nán­dez- per­pe­tra­do el pasa­do 8 de noviem­bre. Su abo­ga­do defen­sor, Loren­zo Mora­les, decla­ra que había un per­so­nal de cara­bi­ne­ros enca­pu­cha­do e infil­tra­do que pro­vo­có el incen­dio que le impu­tan a Carvajal. 

El modus ope­ran­di del cara­bi­ne­ro invo­lu­cra­do en el incen­dio fue a tra­vés de un gru­po lla­ma­do “Intra- Mar­chas”, que actuó “sin auto­ri­za­ción de un juez, pero ava­la­do por el minis­tro del inte­rior”, decla­ró el abo­ga­do Loren­zo Mora­les. “No tenía ins­truc­ción de un fis­cal”, agre­gó Morales.

Ade­más de esto, lo decla­ra­do en el tri­bu­nal, por el Cara­bi­ne­ro Cáce­res del depar­ta­men­to OS.9 de cómo ocu­rrie­ron los hechos ponen en duda la vali­dez de su tes­ti­mo­nio. Afir­mó que él entró enca­pu­cha­do a la uni­ver­si­dad, mani­fes­tó minu­tos más tar­de dijo que ingre­só con un pole­rón. Ins­tan­cia que ocu­pó la fis­ca­lía para con­sul­tar­le “si su pole­rón tie­ne algu­nas carac­te­rís­ti­cas, con res­pec­to a que estos tie­nen garras de tigre. Dice que no se acuer­da”, des­ta­có Mora­les. Des­pués Cáce­res afir­mó que tenía un pañue­lo en la cabe­za y que había otra per­so­na con capu­cha blan­ca y que ésta aten­tó a la inmobiliaria. 

Mora­les sobre el actuar de la poli­cía el 8 de de noviem­bre afir­mó que tie­ne razón con que es “fru­ta del árbol enve­ne­na­do de un poli­cía que elu­de la acción de que entró enca­pu­cha­do. Que elu­de al decir si él come­tió des­tro­zos. Ingre­só con short, pole­ra, celu­lar ado­sa­do, capu­cha ‑que no recuerda‑, “gorro” dice el señor Cáce­res”, concluyó.

Ver­sión que se con­tra­po­ne con la que entre­gó el fis­cal jefe de Ñuñoa, Álva­ro Pérez, debi­do a que este últi­mo no dice que el fun­cio­na­rio de la poli­cía nacio­nal tra­ba­jó gene­ran­do el incen­dio como infil­tra­do, solo des­ta­có que los cara­bi­ne­ros gra­ba­ron el suce­so. “Los fun­cio­na­rios de Cara­bi­ne­ros que se encon­tra­ban en cum­pli­mien­to de labo­res pre­ven­ti­vas y de con­trol de orden públi­co en las inme­dia­cio­nes, y pos­te­rior­men­te fun­cio­na­rios poli­cia­les que se encon­tra­ban en otros sec­to­res del cen­tro de San­tia­go regis­tra­ron fil­mi­ca­men­te el tra­yec­to que empren­de el impu­tado en su hui­da para pos­te­rior­men­te ser dete­ni­do en las inme­dia­cio­nes de Metro Mone­da”, dijo.

El abo­ga­do defen­sor de Car­va­jal acu­só que hubo con­ta­mi­na­ción de prue­bas. El fun­cio­na­rio de OS.9, Faun­dez, “no habla de las evi­den­cias, no acla­ra lugar y momen­to de deten­ción”, comen­tó Mora­les refi­rién­do­se al levan­ta­mien­to de prue­bas. Inclu­so, lue­go de la deten­ción del impu­tado, Faun­dez le entre­ga la mochi­la ‑de Car­va­jal- a otro fun­cio­na­rio del depar­ta­men­to de Inves­ti­ga­ción de Orga­ni­za­cio­nes Cri­mi­na­les, Nico­lás Valen­zue­la, a quien se le cor­tó la comu­ni­ca­ción por más de 15 minu­tos. Tiem­po sufi­cien­te para creer que el pro­ce­di­mien­to no se hizo de for­ma correc­ta y para que se gene­ren diver­sas dudas.

Car­va­jal, a meses de su arres­to, le comen­tó a un medio lo siguien­te: “escu­cha­ba gen­te que que­ría que­mar. Yo vi humo en el piso dos y escu­ché gen­te que decía que eva­cuá­ra­mos y otros que que­rían que se que­ma­ra. Esta­ba en el patio y vi una cor­ti­na del pri­mer piso, en una ven­ta­na. Inten­té pren­der con el encen­de­dor la cor­ti­na, pero no encen­dió. Retro­ce­dí, siem­pre den­tro de la uni­ver­si­dad y veo a un tipo con capu­cha blan­ca que tira algo a la cor­ti­na y lue­go veo que se encien­de la cor­ti­na. Retro­ce­do y tiré una bote­lla de bebi­da que había com­pra­do en un quios­co”. Sien­do esto la úni­ca par­ti­ci­pa­ción de él en el hecho, y que se ajus­ta con la des­crip­ción del abo­ga­do sobre quién incen­dió la uni­ver­si­dad.

Sin embar­go, el tri­bu­nal decla­ró como cul­pa­ble al joven de 19 años. A Car­va­jal se le impu­ta haber ocu­pa­do líqui­do ace­le­ran­te con el fin de pro­pa­gar más rápi­do las lla­mas que ya exis­tían en algu­nas par­tes de la Uni­ver­si­dad. Esto que­dó regis­tra­do por los Cara­bi­ne­ros, y según el abo­ga­do defen­sor del joven son “2 minu­tos de un video, fru­to del árbol enve­ne­na­do, que final­men­te se le hace el peri­ta­je corres­pon­dien­te, el cual tie­ne más con­tra­dic­cio­nes que el mis­mo vídeo. Gra­ve situa­ción”, con­clu­yó. La lec­tu­ra de sen­ten­cia que­dó fija­da para el pró­xi­mo mar­tes 22 de sep­tiem­bre a las 15.00 horas.

fuen­te: Capu­cha Informativa

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *